La cocina vista de Koy Shunka se ha convertido en centro de peregrinación para cualquier gastrónomo que pase por Barcelona. Sus nigiri y piezas de sushi beben no solo de la influencia nipona, sino también de la mediterránea, y su calidad está avalada por la estrella que le concedió la prestigiosa guía Michelin.

Ordenar por:

relevancia fecha

03/04/2017

Cocina de producto de 10. Cuidado con el precio.

Gran cena en Koy shunka con un producto de primera. Sale caro, pero porque se combinan productos muy caros juntos, que quizás es innecesario, pero es un poco el tipo de cocina de exhibición de producto que les gusta hacer aquí. Wagyu, trufa negra, ventresca de atún rojo...

Servicio correcto, pero algo frío. Falta emoción y creatividad en la cocina por eso no le doy las 5 estrellas, pero como sitio para comer buen producto si puedes pagarlo, no hay igual en Barcelona.

Muy recomendable.

Liliana

Tengo un amigo que siempre me dice que el tema en japo en Barcelona es muy serio y vaya repaso que le has dado. Bienvenido y felicidades porque mola lo que cuentas y como lo cuentas, yo por el momento solo he estado en 11870.com/pro/mosquito-barcelona y 11870.com/pro/kitsune. Pero me guardo los que comentas.

3 de abril de 2017

14/06/2014

UNA EXPERIENCIA INOLVIDABLE

Era nuestra segunda visita al restaurante Koy Shunka, lo descubrimos por primera vez hará tres años en una escapada de cuatro días a la capital catalana cuando aún no ostentaba su flamante estrella Michelín. Acudimos ante el reclamo de este restaurante por una referencia casual en un reportaje de restaurantes japoneses en el país.

La experiencia fue inolvidable. El verdadero espectáculo está en su gran barra de sushi, desde la que puedes disfrutar de la maestría de los sushiman cortando el pescado, preparando el sushi e incluso limpiando la zona de trabajo tras una jornada extenuante. En aquella ocasión tomamos el menú más largo, pantagruélico sería el término más correcto, al que apenas si pudimos sobrevivir y que tantas veces aún hoy recordamos.

En esta nueva oportunidad de saborear su cocina, acudimos con unos amigos a los que habíamos picado la curiosidad, el pasado 7 de junio de 2014, en una visita literalmente relámpago a la ciudad condal (llegamos el sábado a mediodía y nos marchamos el domingo por la mañana).

Hicimos la reserva sin demasiada antelación, por lo que no pudimos disfrutar de nuevo de la barra de sushi, pero la verdad es que acudiendo cuatro personas es más cómodo cenar en una mesa del comedor.

El encanto no es el mismo, la sala es austera y bastante pasada de moda, pero lo importante en Koy Shunka es su cocina.

Y volvimos a repetir la misma osadía; a mi amiga, que no es de mucho comer, se le antojo el menú largo (118€+ IVA) porque “ya que vamos…”, así es que nos armamos de valor y nos pusimos manos a la obra:

Mientras se preparaba un estupendo caldo dashi (ver foto), comenzamos con unos aperitivos sencillos. En mi opinión no estaban a la altura del menú y, además, no eran necesarios.

Una vez que estuvo listo el caldo dashi lo degustamos con unas flores comestibles muy ricas. El caldo estaba tremendo y preparaba el estómago para lo que vendría a continuación.

Caviar de Río Frío en Nube de Umami. Plato fresco y suave, sin embargo, no fue ni mucho menos lo mejor de la degustación, es uno de los platos que se añade al menú largo. Desde mi punto de vista prescindible, de hecho creo que es mucho más acertado el menú corto (86€ quiero recordar), los platos que se añaden al largo no justifican la diferencia de precio.

Vieira, pepino y trufa de verano. Resulta paradójico, pero fue uno de los platos que más me sorprendió, muy sencillo pero tremendamente fresco y elegante, gran acierto.

Qué bonito. Unos tacos de bonito en tataki con una gelatina y un granizado de tomate espectaculares, sin embargo, lo acompañaron con unos tomates cherry cortados a la mitad que no aportaban nada, no entendí esta intrusión del cherry completamente innecesaria. Excepto por este ingrediente, el resto del plato era soberbio.

Espárrago blanco y percebe asado. El espárrago de gran calidad, el plato en perfecta ejecución, sin más.

Fideos japoneses “Nyumen” con espardeñas. Y presa ibérica. La soba estaba muy buena, era el segundo plato que se añadía al menú largo, pero me reitero en lo que ya comenté antes.

Sashimi. Todo un clásico que nunca debe faltar en un buen japonés. Piezas de una calidad insuperable.

Gambas de “Estrella”. Gambas de Palamós excepcionales presentadas en dos texturas. Cruda y en tempura. La tempura estaba riquísima. Este y el siguiente plato fueron de 10. Mi amiga entró en shock y no pudo tomarlos, ¡Una pena!

Bogavante Nabicol. Con unas rodajas de nabo y un crujiente de col. Bogavante tempurizado. Ración más que generosa con unas piezas de bogavante inéditas. Estaba soberbio.

Ternera japonesa “Wagyu”. Cocinada en salsa de miso. Si la preparación hubiera sido diferente, quizás me hubiera gustado mucho más, era el tercer y último plato que se añadía al menú largo y la única carne. Estaba buena, pero decididamente no merecía la pena.

Y para finalizar (y reventar); sushi. Tres piezas de niguiri, de nuevo clásico pero inigualable, y una pieza de maki.

Y los postres. Una cucharadita de helado gratamente refrescante y unas porciones de bizcochito de chocolate con helado y frutos rojos correcto, pero como ya es casi maldición en los japoneses, nada destacable.

Acompañamos toda la cena con dos botellas de Chablis Gran Cru (45€/u). Carta de vinos muy mejorable con precios bastante elevados.

Servicio no más que correcto.

Si pasáis por Barcelona no dejéis de visitarlo, merece la pena, especialmente la barra. Por cierto, también tiene carta. La cocina es sencilla pero el producto y su elaboración son magistrales.

Me queda pendiente Dos Palillos, tiene una pintaza estupenda. Y unas cuantas docenas de restaurantes más, Barcelona tiene un nivelón gastronómico nada desdeñable, lástima que esté tan lejos y el AVE tan caro para ir en fin de semana.

06/04/2014

Hicimos un viaje exprés para conocer este inhóspito restaurante situado en una céntrica callejuela de la ciudad condal en la que nadie espera darse de bruces con un restaurante que esta montado con gusto y clase.

Nos acomodaron en una mesa desnuda tras pasar por la famosa barra donde se cuece la chicha del restaurante. Optamos por el menú Koy, tras echarle un vistazo a la carta de vinos me doy cuenta que las posibilidades de elección se limitan a muy pocos vinos,no por la amplitud de la misma, sino por las poquísimas referencias que bajan de 40 euros,lo cual hace que los que pertenecemos a la clase media tengamos una carta reducida a unas 10-15 referencias(aproximadamente),lo que me parece que condiciona determinantemente la experiencia enológica. Mención aparte el porcentaje aplicado al vino, en algunos casos casi triplica su precio de mercado en las referencias "económicas".Optamos por "txacoli uno" del que no teníamos ninguna referencia y que salio redondo para maridar la que nos venia .

1.Sopa de miso y cortezas de arroz.Las cortezas prescindibles, la sopa sápida,potente,concentrada.MAR.

2.Ostra y tobiko sobre crema de tupinambo.La ostra servida en forma de tartar con huevas(pez volador?)espuma de algas y la cremita.Gran plato, finura,textura y sabor.

3.Lenguado en tofu.Suave,agradable,pero no pasara al recuerdo.

4.Negitoro temaki.2 piezas por persona.IMPRESIONANTE.Un 10!

5.Verdes de temporada salteados.Plato súper mediterráneo, con ingredientes de máxima calidad(que guisantes),muy del gusto de la guía Michelin.Un pelín pasado de punto el salmonete. Este plato lo podía haber firmado Carme Ruscalleda. Rico.

6.Sashimi.Producto,vajilla curiosa aunque algo incomoda para el uso de la salsa de soja.5 variedades(tres de ellas atún, quizás demasiado).Bien.

7.Gamba de estrella. Calidad y presentación. Lo de verter el fumet con la botella de estrella Damm no lo veo.Bien,pero el acompañamiento no aportaba demasiado.He probado en Miyama Castellana un plato similar que me dejo más satisfecho. Aún así, nada repochable,bien.

8.Wagyu en toban.Contundente y sabroso.La salsa demasiado salada.Acompañamos la carne con una copita de vino(5.80 copa)que no nos sirvieron delante nuestro.Y tuvimos que requerir el nombre del vino para saber al menos lo que estábamos bebiendo.

9.Sushi.4 niguruis previamente sometidos a tratamiento térmicos. Brutales. Salmon , toro, anguila, jurel.Punto de arroz,vinagre equilibio de azúcar, calidad del pescado,wasabi...segundo 10!

10.El postre.Bizcocho de chocolate con frutos rojos, flojísimo es poco.No se puede servir un postre así en un restaurante de estás pretensiones(a pesar de que los japoneses no son muy dados a terminar con dulce la comida, si lo haces, hazlo en condiciones).Mi mujer tomo un chupito de sake que no cargarón en la cuenta final.

El servicio agradable, con un par de lapsus pero nada importante.Si vuelvo será a la barra, creo que la puesta en escena tiene que ser parte importane de la coreografia, aunque en las mesas se disfruta de una mayor privacidad. La cuenta final abultada.

28/10/2014

Japonés en Barcelona para caprichazo

Increíble barra, muy recomendable el menú degustación, aunque se paga

28/10/2011

SÓLO MERECE LA PENA CENAR EN LA BARRA. EL MENÚ DEGUSTACIÓN UNA DECEPCIÓN. VIVA KABUKI!

He estado de finde gastrómico por Cataluña (Celler de Can Roca es Dios) y el viernes fuimos a cenar al que muchos consideran el mejor japo de España.

Es curioso lo de Barcelona, y explico por qué. Este es mi mini estudio sobre la comparativa Barna-Madrid:

1. Es mil millones de veces más cosmopolita y europea que Madrid. Hay que reconocer que los catalanes no se parecen al resto de españoles. Igual que los vascos desde mi punto de vistas son los más españoles de todos (comer, beber, gritar, fumar, etc), los catalanes son como, por ejemplo, los holandeses, serios, aburridos, tranquilos, etc.

2. En Barcelona hay mil sitios chulisimos por mil zonas diferentes y cualquiera de ellos sería en Madrid como la novedad que fue Bar Tomate. Hay miles de mini restaurantes super chulos puestos cosa que escasea en Madrid.

3. Es curioso ver bares con gente fuera tomando una copa de vino en vez de un buen Gintonic o whisky! Esto es europeo a saco. Quién cojones en Madrid sale de fiesta y bebe por la noche copas de vino en vez de combinados!!!!!!!!!!!!!!!!???

4. En Madrid se pone algo de moda y se llena de pijos lo q acaba conviertiendo el sitio en pereza. Ese concepto de pijería no existe en Barna.

Dicho esto, Koy Shunka se encuentra en una callejuela nada apetecible. Una vez dentro me encuentro la enorme barra alrededor de la cocina donde ves en directo el espectáculo de los japos haciendo sushi. ES AHÍ DONDE DEBES CENAR SI VAS!

Nosotros íbamos 6 así q la barra nos parecía demasiado impersonal así q nos sentamos en mesa.

Digamos que Koy es en Barna lo que Kabuki Wellington en Madrid.

Pues bien, llegamos a las 22:30 y ya había mesas acabando!! Y al lado había una pareja normal, nada pija ni estirada, con el carrito del niño, acabando de cenar! Quién va a un sitio de 80 pavos a cenar sushi para irse a las 22:30 y encima se lleva al niño en el carrito? Flipante.

Acabamos de cenar a la 1 o antes y no quedaba ni Perry en el restaurante! Estos catalanes no hacen sobremesas!!!!!!!!!!!

Como se debe hacer en cualquier sitio de este estilo q se prueba por primera vez, optamos por el menú degustación largo de 105 €. Os cuento:

Aperitivo: pequeñas cucharadas como calamar, algas, etc. q estaban ricas.
Caviar de riofrío: delicioso el caviar.

Mar de Galicia: esto es un plato con varios pescados: cigala cocida rica pero enana, trozo de pulpo correcto, almeja enorme cruda q estaba deliciosa.

Fideos japoneses: una puta mierda q te podrían poner en cualquier japo de barrio.

Carpaccio de toro con trufa: LO MEJOR DE LA CENA, brutal, no es carpaccio sino sashimi con trufa q estaba de muerte.

No había cigala a la piedra que tenía pinta cojonuda y en su lugar nos pusieron una puta mierda de cosas curdas como cocochas, gamba y demás q no me moló.

Gamba de Palamós: viene cruda, y a mi sinceramente no me mola la gamba cruda, el resto de pescados sí pero justo la gamba no, así q no me moló, esa gamba está deliciosa a la plancha, no cruda.

Ternera wagyu: el iluso de mi me esperaba la costilla wagyu de Kabuki y en su lugar me encontré una ternera totalmente cruda q costaba horas masticar y q no tenía apenas sabor. UNA MIERDA!!!

Nigiris: por fin te ponen algo japonés coño! Delicioso el de anguila. Los otros dos eran de toro y atún, q originales! No estaban muy allá la verdad.
Postre: sin más.

Todo, con vino salió a 160 euros. Caro de pelotas. En conclusión, que de japo tiene poco este sitio, que abusan de las cosas crudas así q las posibilidades de acabar con cagalera son elevadas y que o cenas en la barra, no pides el menú y vas pidiendo según veas cosas apetecibles en la barra o mejor no vayas! Resultado: Kabuki 10-4 Koy Shunka.

Albert B Macaya

He estado en Kabuki 3 veces y en Koy Shunka 4 veces. En Japon he estado 5.
No estoy de acuerdo contigo. Koy Shunka me parece mucho mejor que Kabuki, tanto por la decoración, el trato y la experiencia no solo de comer sino de los detalles: la presentación, la vajilla, la madera, la piedra y el espacio. Es muy fiel al estilo japones porque son japoneses. Kabuki parece un comedor universitario a veces y con una buena materia prima de primera calidad no es nada complicado hacer un buen sashimi.
Ah... Y la gamba de Palamós cruda ha sido seguramente el plato que les ha dado la primera estrella Michelin.

23 de noviembre de 2012

24/02/2013

Felicidad efímera

Japón y su gastronomía en muy alta expresión, con todo lo que esperas y con todo lo que no imaginas.
Los detalles y fotos en:
elfrancotiradorgourmet.blogspot.com.es/2013/02/koy-shunka-barcelona.html

13/07/2011

Se Sale

Pa mi sin duda e mejor Japo de España, una pasada. Menu degustación servido con ritmo. el local tiene la opción de comer en la barra de la cocina, pero hay tambien unas mesas altas en segunda fila que te permiten seguir el espectaculo, sobre todo el de ver en acción al dueño que es un auténtico showman y que maneja los cuchillos de una forma casi religiosa. los susis i shashamis perfectos como no podría ser de otra forma, pero el resto de platos "preparados" una auténtica maravilla. Creo que si te lo puedes permitir (el menu sale por unos 79 euros) es INDISPENSABLE pasarse por la casa de este maestro

11/12/2010

el top de los japoneses

pensaba que lo tenia ya entre mis servicios pero era el shunka, que esta muy bien! pero al descibrir el Koy shunka me he hecho fiel a este porque el ambiente me gusta más, el cocinero Masuda que antes estaba en el shunka ahora está aqui y porque ves toda la cocina y es un espectaculo en si mismo! la comida al nivel delshunka o igual hasta mejor! desde luego el menu degustacion esta muy muy bien pero a mi me encanta pedir a la carta y donde ves una diferencia bestial con otros japoneses es en los nigiris! que variedad..eso si n le pidas que te haga algo american top forty tipo atun picante porque se parten de risa! son puristas y que sigan siendolo porque los sabores son para llorar!!!! no hay visita a Barcelona que no encuentre algo que celebrar o alguna excusa para ir a verles!!
el dueño es tambien super simpatico!
un 12 le doy!!!!!

comprobamos en la ultima visita que nuestro amigo ya no trabaja ahi..una pena porque era un resalao! lo unico que no me gusta de este sitio es que si llamas con 2 meses para reservar y pides que te pongan con Hideki,(el dueño) no te dicen nada, te preguntan el nombre y entonces te dicen que hideki ese dia esta ya reservado y claro siempre que vamos vemos a parroquianos de confianza con el super chef..me parece super poco profesional, que sino eres alguien que conocen no te reserven..para eso mejor no hacer el paripe y decir claramente que NO reservan con nadie en concreto...una pena!! pero bueno la comida sigue siendo de lux!

24/06/2010

increible! genial!

Después de ser fans del Shunka, hemos ido al Koy Shunka, y wow! increible!
Nos sentamos en la barra, y probamos el menú degustación, que no defraudó. Fue genial, unos platos elaborados, inteligentes y con un punto de sorpresa. El sushi, el mejor de mi vida. Calidad máxima. Y el servicio, muy amable y agradable.
El menú degustación es 65€ (junio 2010), sin bebidas incluidas, pero creo que sale mejor que ir a carta.
Uno de los mejores japoneses que he ido en mi vida, sino es el mejor. Desde luego, el mejor duo: Shunka+Koi Shunka.

19/03/2013

Japonés

El precio está justificado.
Hay que pedir sitio en la barra.

14/02/2012

Impresionante... cocina japonesa de alto nivel, una delicia y un espectáculo.

23/04/2010

japo d bcn delicious

Me encantó!Me llevaron el otro día e iba ya con unas expectativas altísimas por lo q me habian hablado pero no me decepcionó!
Todo muy bueno,comimos en la barra viendo la cocina,que para 4 es más incomodo para hablar,así q de lo único q hablas es de la comida q estás viendo preparar!
El sashimi muy bueno,el niguiri de espardeña , el de toro soasado,y el de anguila del delta del ebro espectaculares!Un temaki de salmón soasado con el contraste de las huevas de salmón frías único!Neguitoros buenísmos...no hubo nada q no me gustara la verdad
Precio unos 70 euros sin vino,con cervezas y muuuuuucho toro y sashimi q es lo más caro.
El servicio,que según he visto aquí muchos no piensan igual, con nosotros amabilísimo,el cocinero japo q nos tocó enfrente de la barra y era el que hacía nuestras cosas bastante histrionico,muy majo!