Ordenar por:

relevancia fecha

30/01/2015

¡Un Atelier de Crèpes muy creativos tanto dulces como salados!

Krampus es uno de esos restaurantes que se han hecho un lugar en Barcelona, por el tipo de producto que trabajan. Llevan más de 10 años de historia y con cada vez un mayor numero de clientela.
En Krampus el protagonista principal es el Crèpe, ya que la mayoría de su oferta gastronómica gira en torno de esa galleta bretona. La estrella son los crèpes salados, con combinaciones bastante sorprendentes pero muy sabrosas y con una masa de crepe muy bien conseguida. La variación de combinaciones o la mezcla del relleno es infinita. Para ayudarte a decidirte tienes sugerencias de 2 o más ingredientes, como la Crèpe Catalana: de espinacas salteadas con pasas y piñones (a escoger: con un chorrito de crema de leche, crema de queso Gorgonzola, o crema de queso de cabra). En total más de 25 sugerencias de crèpes salados que no te dejaran con hambre. Y es que le tamaño es considerable con una masa de galleta muy sabrosa y consistente.
La oferta de crepes salados también es amplia con crepes que combinan ingredientes más clásicos con otros más elaborados, como la variación de helados y licores flambeados. También disponen de alguna sugerencia como el Nogo: helado de plátano con caramelo, nata, chocolate caliente y crocanti de almendras.

La carta se complementa con una amplia oferta de ensaladas, alguna sopa o crema del día y algún entrante para compartir.

Al mediodía en laborable ofrecen alguna combinación de menús del día sobre los 11 € que combinan un entrante (sopa o ensalada), crep de la carta o ceración del día y postre por unos 12 €.
Las sopas y cremas de entrante acostumbran a estar muy buenas. En mi última visita la crema del día era una sopa de moniato con coco pero con demasiado sabor a jengibre. Tampoco acerté en la elección del crep del día ya que era demasiado empalagoso y tuve que renunciar a la mitad (croqueta de pollo, con jamón y mozzarella), los que combinan diferentes quesos están de muerte.

Varias opciones de vino y una correcta sidra para acompañar los creps. A evitar el vino de la casa,. Vale la pena rascarse un poco el bolsillo y pedir un Protos , que es la mejor opción. Además te lo servirán en copa burdeos.

Disponen de alguna mesa en la sala que hay en frente de la cocina abierta y una marquesina interior para grupos más grandes y que abren al aire libre en verano. La localización en una calle poco transitada del barrio de Lesseps la convierte en un espacio ideal para las noches de verano.

Encargada algo despistada en la atención a las mesas.

Recomiendo al menos ir a probar los crèpes salados.

01/12/2011

Galettes bretonas de calidad

Galettes y crepes a la bretona, y la mejor sidra del país!

07/03/2010

Crepes muy buenas

Es una buena crepería. Pequeña por lo que es mejor reservar pero con crepes "de galleta" (los marrones) muy buenos.

Como en cualquiera de estos sitios no hay que ir con demasiada hambre o sube un poco la factura.

30/01/2008

un sitio con encanto con buenas crepes

Restaurante con terraza cubierta en el que degustar muchos tipos de crepes. Para compartir, de menú a mediodía...

Lo descubrí por casualidad en mi último viaje a Barcelona porque me alojaba cerca, y fue todo un acierto comer allí. El staff es joven con buen rollo y eso se nota.
El menú se compone de una ensalada u otro plato y una crep. No podría recomendaros ninguna pues están todas buenísimas.
Eso sí, la terraza por la noche es una maravilla. En una calle tranquila y sin mucho tráfico, la decoración, la comida... es algo casi mágico.

19/03/2008

Crêpes d'arreu del món

Gran variedad de crepes para comer y de postre.
Si bien no es de los sitios en los que vas a quedar saturado de comida, los crepes son sabrosos y son una buena opción para hacer una cena o comida diferente.
Admiten reservas y hacen dos turnos en las cenas. Servicio agradable.

05/06/2007

X@vi lo descubrió en junio de 2007

El mejor sitio de Crêpes de Barcelona

07/03/2013

Loli

Supongo que sería casualidad pero ese día había mucha tensión en el personal se peleaban entre ellos y nos trataron bastante mal. Las crepes están buenas pero muy pretenciosas para lo que cuestan, un buen servicio hubiera equilibrado la cosa... Además es mu pequeño pero lo llenan hasta reventar.
Ojalá repitamos y me hagan cambiar de opinión, no sé.

26 de abril de 2013