Ordenar por:

relevancia fecha

17/12/2016

Picante estilo KungFu

27/11/16

3,5* Chino pintón, no es que sea una joya del diseño, pero acostumbrado a los tonos rojos, dorados y demás ornamentaciones horteras de los restaurantes chinos en España, cualquier pequeña mejora es digna de mencionar.

En KungFu están especializados en platos de la región de Guizhou, casi todo pica, lo cual es un punto muy a favor del restaurante.
Muchas mesas están ocupadas por autóctonos del pais oriental, segundo mini punto.

Empezamos con las GAMBAS CON PIM NEG, unas gambas fritas con una salsa gelatinosa con toques picantes. Ricas.

SOPA WANTUN, para entrar en calor está bien, pero no lo volvería a pedir.

PAOJIAOFEICHANG o un salteado de verduras con cortes de intestino ligado con una salsa dulzona (toques anisados). Muy rico.

El mejor plato fue su LUBINA ESTILON QUIAN, el pescado con un punto perfecto, muy jugoso, sobre un baño de salsa picantona. PLATAZO!!
*Recomiendo pedir arroz para acompañar, así se aprovecha bien la salsa.

Comiendo mucho y bebiendo una cerveza por persona salimos a 20€. Muy recomendable, cocina china rica y diferente.

nindiola

Pues yo creo que EL plato son los rejos. A mi la lubina me dejó un poco así.

17 de diciembre de 2016

fresandco

Volveré y pediré rejos a tu salud Nindi!

19 de enero de 2017

18/03/2018

Mi chino favorito hasta este momento

Bueno a estas alturas creo que he ido unas 5 o 6 veces, todo delicioso, he probado muchos platos todos buenos, buena atencion tambien ...
Lo recomiendo...!!!! (octubre 2017)

He ido solo dos veces, pero ya lo considero mi chino favorito.
Volvere. Todo lo que he probado estaba buenisimo, cosa que no puedo decir casi de ningun restaurante. El sitio es muy bonito (esto a mi me importa poco pero es de agradecer). Las mesas estan bastante juntas entre si. Solo lo recominedo para ir solo o dos personas creo que mas es casi imposible. Casi toda la carta es bastante picante, pero si no te gusta el picante tambien tienes varias opciones como las berengenas (que no es plato vegetariano sino un guiso con cerdo y berengena), empanadillas al vapor (esto lo hay en casi todos los chinos pero aqui estna deliciosas). La relacion calidad precio me parece bastante buena.

18/05/2016

Chino bien puesto y delicadamente cocinado

Mayo 2016

Han hecho obra en Kung Fu y ahora parece un chino limpio y todo. Tienen cuidado hasta de no abrir demasiado la compuerta que conecta con la cocina para que no salgas con el famoso y archiconocido #regalodelchino, oséase un pestuzo de inmersión en la lavadora nada más llegar a casa.

Íbamos con miedo sobre el nivel de picante así que lo pedimos todo suave. Error, aquello no picaba nada. O mi lengua está más tiesa que la suela de un zapato o la clientela es una blanda, la próxima vez iré a medio-picante, a ver si se me colorean las orejas.

Muy ricas las berenjenas, nada excesivamente grasientas, bien los rejos guntou y correctas las empanadillas. Me sorprendió la Lubina "a la ardilla" por el buen punto del pescado aunque no me gustó nada de nada la salsa agridulce que la bañaba, de bote, densísiima. La sopa agripicante muy rica.

Tendré que volver para probar más cosas pero después de visitar el Lao Tou en Usera este se queda un escalón bien grande por debajo, aunque es de lo mejor en Madrid City Center.

1Falces

Esas berenjenas... en su día no me convencieron nada.

10 de mayo de 2016

Yanzoo

Este local me da "respeto"...

19 de mayo de 2016

20/07/2016

Chino diferente

Pues no es ni el típico chino de rollito, arroz tres delicias y cerdo agridulce y por aspecto y decoración tampoco es el típico chino "auténtico" cutre con comidas que a los occidentales se nos hacen muy exóticas.

La comida me gustó, picante bajo el prisma de un español pero nada "inhabilitante".

Tengo pendiente volver, primera opinió un me gusta a secas

Segunda visita
Plato único: Lubina qjang. Soberbia, me ha encantado, tengo pendiente llevar a incrédulos a que la prueben. 4+

21/05/2016

Lleno de chinos, no hay más que hablar!

Restaurante chino de verdad en Calle de la Luna (hay unos cuantos sitios en esta calle, la tenía despistada)

LOCAL, normal, rectangular en forma de pasillo alargado, con una barra al entrar y luego mesas a ambos lados. Con mesas de madera y cuadros de KungFu en todo el restaurante.

COMIDA, pedimos para compartir todo y como no soy una experta en comida china mi valoración por plato es más gusto personal que otra cosa:

- Gyoza china, de lo mejor, enormes, suaves y buenísimas

- Gambas, el plato más curioso, acostumbrada a pelar las gambas y langostinos, estas gambas vienen rebozadas sin pelar, y estaban buenas

- Bambu verde, muy bueno

- Rejo / pulpo, el rejo es una variación del calamar, pero como se parece al pulpo aquí lo llaman pulpo, estaba bueno aunque pedimos que fuera normal de picante y no hubo nadie de la mesa que no llorara, bebiera varios vasos de agua o usara varias servilletas.

- Cangrejo KungFu, también picante, pero ya no sé distinguir si más o menos que el anterior porque ya estábamos con el regusto picante. Las patatas que lo acompañaban estaban buenísimas, y el cangrejo, al igual que las gambas, iba con la cáscara debajo del rebozado (en este caso, si que hubiera estado mejor pelado)

- Arroz frito mixto, muy bueno

- Ternera, muy tierna acompañada de cebolla en su salsa

- Postre: arroz con leche de coco y mango, ver foto, sin comentarios.

SERVICIO, muy atento y simpatico, aunque se olvidaron del arroz y casi morimos con el picante esperándolo y el que nos vendió el postre, mejor que no hubiera dicho nada, que nos encantó todo menos eso.

PRECIO, 4 personas 30 € cada uno pidiendo 6 platos a compartir, 2 postres y dos botellas de vino

03/01/2018

Auténtico y diferente

Me encanta que ahora en Madrid se pueda comer cocina regional china. Este es un lugar auténtico, rico y con excelente relación calidad/precio. Amantes del picante, acudid.

24/01/2016

Dejarse los prejuicios en la puerta

Aunque el sitio viene precedido de innumerables criticas positivas, en mi caso creo que debería haber dejado los prejuicios en la puerta.

Soy de los que me he llevado múltiples decepciones en chinos finos (Palace, Bernabeu, etc) donde he pensado que habían puesto más atención en el decorado que en su razón de ser (grave error de planteamiento, la razón de ser de estos sitios es que sus pijos y estirados clientes se sientan cómodos y disfruten de la atención y espacio, no de la comida) y la comida no deja de ser entre vulgar y muy vulgar.

El ver el Kung Fu tan reformadito (había que verlo antes, que ni siquiera sé si se llamaba Kung Fu para darse cuenta del cambio sufrido y el shock por mi parte), tan aseadito, tan decoradito, con mesas y sillas tan nuevas e incluso en las mesas cierto toques de sofisticación en la presentación de los platos, sinceramente me dio muy mala espina.

Tener que esperar, poco pero esperar, para ser sentados no ayudó en demasía a esa sensación “tenemos cerca el Jin Jin, ¿qué hacemos aquí?”. El que las mesas fuesen enanas y pegadas unas a otras tampoco ayudaban.

La carta bien presentada, habían desaparecido los 4000 platos disponibles en su anterior versión y ahora había una cosa más lógica (me parecen una locura esos restaurantes chinos o hindús con cientos de plato que te hacen perderte entre ellos). Como suele ser habitual mi compinche en estos asuntos pidió por ambos, la chica tiene mil virtudes y entre ellas el saber elegir platos (y hombres).

Volví a acordarme de Jin Jin cuando el camarero nos decía a bastantes cosas que no le quedaban, eran las 23:30. Salíamos de un concierto y aunque es algo lógico, en otros templos de la comida oriental, no saben lo que significa las palabras “no tengo”. Mal asunto volví a pensar.

PERO, cuando a los tres minutos de pedirlo, aparecieron con los rejos y les hincamos el diente, me volví a reafirmar en mi condición de hombre de poca fe y mi tendencia a la critica acelerada. ¿Qué era aquello?, me atrevería a decir que el mejor plato chino jamás probado por este que os habla en mi vida. La bomba, sinceramente sublime, immmmmmpresionante, en fin. Cubriría megas y megas de espacio en los servidores de 11870 describiéndolos. En serio, solo por esos vale la pena, el viaje hasta la calle Luna, la espera, las estrecheces e incluso los miedos y prejuicios.

Además de los rejos, pedimos un arroz que ni fu ni fa, pero que con la salsa de los rejos se convertía en un arroz sublime.

El tercer plato fueron unas gambas pimientadas. Confucio se volvió a posar sobre nuestras cabezas. Menuda cosa tan rica, no voy a decir que el segundo mejor plato chino que he probado en mi azarosa vida, pero si en el top5. Impresionantes de verdad. Volvería a sobrecargar el servidor de 11870 con alabanzas al plato, pero ustedes ya se han hecho una idea.

Por último tomamos una ancas de rana muy chungas. Las peores ancas de rana que he tomado en mi vida. Chungas, sin más.

Todo el mundo sabe que los dragones en china echaban agua y los dragones en Inglaterra echaban fuego, jamás he visto a chinos más británicos. La madre que los parió, lo que estos entienden por picante medió, en el mundo libre entendemos por llamaradas en la boca. A nosotros nos gusta, pero ojo a esto. Si no te gusta el picante (me imagino que “poco picante” será bastante) mejor McDonalds.

Como detalle decir que los de al lado tomaron exactamente lo mismo que nosotros. ¿Casualidad?, ni mucho menos, nos vieron la cara de satisfacción.

Servilletas de papel, y solo una por barba. Se hecha mucho de menos el elegantísimo detalle del paquete de servilletas que tan a menudo sirve como tarjeta de presentación de estos sitios.

La mahou en lata.

Servicio encantador.

Y un pelo caro para su segmento (e incluso localización). Pagamos 59 euros por 4 cervezas y lo arriba descrito. Sin cafés, postre o copa.

Volveré no más, sino mucho más.

PD: Avelio, te debo una.

Avelio

Otra recomendación Nindi. Venid al Sublime Tokyo y reservad en barra, que os va a gustar.

24 de enero de 2016

nindiola

es uno de los pendientes. no fallaremos

24 de enero de 2016

Pamplinero

Sí , si, sí y a todo sí de este sitio. Sí a la dorado Yu Xian, sí a la ternera con pimienta de Sichuan y sí a casi cualquier plato. Menos a las ancas de rana, a mí también fue de los que menos me gustó.

25 de enero de 2016

rosarosa

A mi me encanta, me paso un poco igual, que el primer dia que fui pense..ay Dios!!!, que "el chino" ahora es una pijada... (antes no se si eran los mismos pero era un super antro, que yo iba .. pero un antro) despues de quedarme estaba encantadisma... ay tengo que volver..

7 de abril de 2017

21/02/2016

Si te gusta e picante, es tu sitio.

Confirmado,

Nominada la LUBINA a mi plato del Año.
Esta vez la pedí medio picante y muuucho mejor.
La otra la pedimos muy picante y me quede sin papilas por 1 mes, y aun asi me encanto.

--------------------
La primera vez que me rindo con el picante. No es el mas fuerte que he probado pero fue como una carrera de fondo y yo me desfonde.

La verdad es que la comanda fue todo una prueba.

Todo muy muy rico. Sabrosisssimo.

La lubina es un platazo.

El lugar standar. Vamos decoración sencilla tipo Ikea.

Servicio amable y atento.

VolVeRe

Pamplinero

BraVo

29 de enero de 2016

17/05/2016

Muy bueno

Las especialidades de la casa que he probado, el pollo con apio (creo que Guango) y la lubina son como para regresar varias veces. La decoración es agradable, y el servicio es excelente.

26/12/2015

Chino de referencia en Madrid

Chino rompedor: de la provincia de Guizhou -dicen que el único en Madrid de esa zona-, bien puesto, el servicio con ganas de hacerlo bien y ayudar y todo lo que probamos a la altura de las expectativas: con la lubina con pimienta de Sichuan espectacular. Eso si, ojo que pica hasta el agua.

nindiola

Pica hasta el agua, acertadisimo comentario.

24 de enero de 2016

12/11/2015

Kung Fu a muerte en Torremolinos

Había muchas ganas de probar este restaurante "chino "auténtico" de la provincia de Guizhou que me habían recomendado por su excelente RCP. O por lo menos tan auténtico como la joya de culto "Kárate a muerte en Torremolinos" cuyo título he fusilado.
A pesar de mi cara de natural inocente e ingenua que predispone al más pintado a embaucarme con quimeras esta vez no me habían mentido.
El Kung Fu de la calle Luna es un buen restaurante: nuevo, con un equipo joven y con muchas ganas de hacer las cosas bien, entre las que figuran cocinar con cariño y hacerle pasar un rato agradable al cliente.
El local, que huye de la clásica decoración kitsch de los restaurantes chinos con profusión de rojos, dorados y dragones, es pequeño, acogedor y está decorado en tonos suaves con carteles y fotos de Bruce Lee. Llega así incluso a un punto pop que le lleva a mimetizarse con el barrio, caracterizado por el gran número de tiendas de tebeos que hay en los alrededores del restaurante.
Cena del sábado con tres amigos más. Ninguno de ellos demasiado amante del picante pero yo jamás dije que la comida del Kung Fu no fuese picante... simplemente no lo mencioné.
Pedimos al modo tradicional chino: Todo al centro.

ENSALADA DE TOFU CON HUEVO NEGRO: No apta para aquellos pusilánimes que no conciban la existencia de un huevo de clara negra traslúcida. Los huevos milenarios, o centenarios, se preparan dejando macerar huevos cocidos en baños alcalinos de manera que vayan cambiando el color. La clara queda de un color oscuro, casi de un negro ambarino, traslúcida y con la yema verdosa. Son más duros que los huevos cocidos y se utilizan cortados en dados como condimento pues tienen un sabor bastante fuerte. En mi opinión una ensalda muy rica pero hay que atreverse.

LUBINA YU XIANG: La clásica lubina abierta y rebozada en pimienta de Sichuán en una fuente con salsa de soja condimentada con ajo, cilantro y jengibre. Con los palillos se van pellizcando las mollas de la merluza cuya carne se ha dorado apenas superficialmente bajo el calor del horno.

ANCAS DE RANA: No recuerdo el nombre del plato pero también era una elaboración picante. Estaba rico pero es complicado de comer ya que los trozos de las ancas de rana van con hueso y hay que estar pendiente de sacarlos de la boca mientras se mastican. Quizás el único que no repetiría.

POLLO GANG GUO: Unas cazuelitas en un soporte sobre un infiernillo por lo que siguen cocinándose mientras se da cuenta de ellas. Fuerte presencia de cilantro. También muy rico plato. No confundir con el famoso hot pot chino.

ARROZ FRITO CON TERNERA Y VERDURAS ENCURTIDAS: Pedido como acompañamiento. En su punto y francamente adictivo.

Con dos cervezas cada uno y habiendo comido como venados en plena berrea salimos a 16 euros PAX. El servicio muy amable, en concreto una chica que atiende en sala que en un español perfecto explica los platos, recomienda combinaciones de los mismos y no tiene ningún problema en decir si estás pidiendo mucha o poca comida para el número de comensales.

Volveré sin duda, mis amigos, a los que les pareció que todo estaba muy picante, no lo tengo tan claro.

Lady Spider76

yo ya quiero ir!

12 de noviembre de 2015

spider72

envidia desde Marbella (y eso que no está cachuli)

12 de noviembre de 2015

EandradA

A este ha ido un tal Víctor Roces.

12 de noviembre de 2015

1Falces

En su día no me convenció en exceso el Kung Fu. Las berenjenas yu-xiang eran berenjenas occidentales (vamos, que no eran berenjenas chinas), lo que hizo que me retorciera de pena y perplejidad.

Se salvaron los tallarines en salsa (con carne picada y salsa a base de vinagre de Chinkiang), que también se pueden encontrar en mi templo chino absoluto (WangWang, en San Bernardino) a mitad de precio.

Eso sí: el trato de la chiquilla que lo regentaba fue impecable.

Volveré a ver qué se cuen.

12 de noviembre de 2015

Pamplinero

1Falces, prueba la lubina yu Xiang, la bordan.

12 de noviembre de 2015

CubaLibre

Tiene buena pinta y la RCP imbatible

12 de noviembre de 2015

07/09/2015

Uno de los chinos imprescindibles de Madrid

Al lado de la Plaza de la Luna, muy cerquita de Gran Vía, se encuentra KUNG FU, restaurante al que teníamos ganas de ir desde hace tiempo pues tiene fama de ser un "chino para chinos", con recetas orientales auténticas, nada de cerdo agridulce ni rollitos de primavera.

Se trata de un local pequeño y alargado con las mesas un poco apretaditas, en tonos claros, decorado con posters del maestro Bruce Lee. Buen ambiente, domingo a mediodía y restaurante lleno, muchas mesas con clientes orientales.

Ofrecen cocina sichuanesa, es decir picante, si no te gusta mejor no venir. Nosotros pedimos que nos recomendasen platos que no picasen mucho, y aun así picaban de narices, así que ni me imagino pedir los que estaban señalados con una guindilla roja en la carta.

Nuestra opción fue:

Guo Tie. Empanadillas tradicionales al estilo chino, hechas con carne y verduras, y envueltas por una pasta de harina de trigo, y servidas con salsa de soja. Muy ricas.

Arroz con carne y verduras encurtidas. Arroz en su punto y carne y vegetales con un sabor excelente.

Ternera a la plancha a la pimienta. Finas tiras de carne servidas con una salsa de pimienta y cebolla dulce picada. Bastante buena.

Berenjena Yu Xiang. El nombre es debido que utilizan los ingredientes para elaboración de los pescados: Jengibre, Ajo, Puerro, Vinagre y Salsa Soja. Servida con carne picada. No estaba mal, aunque pecaba de exceso de aceite.

De postre, a compartir, un arroz glutinoso con judías y salsa de coco. Buena textura aunque un poco empalagoso.

Para beber, no hay mucho vino donde elegir, pero nos apañamos con un albariño Bicos, servido a su temperatura.

Buena rcp, pagamos 48,10 € por todo. Pues nos ha gustado mucho este Chino, volveremos a probar las cazuelitas "hot pot" que vimos en otras mesas y no nos atrevimos a pedir por lo del picante, pero lo haremos porque la amable camarera nos aclaró que había varios grados de picante y se pueden pedir más flojitas.