Ordenar por:

relevancia fecha

04/08/2015

La manga, tendría que tener ancha....

Lugar importante, de aquellos de antaño, donde ministros y periodistas famosos vienen a comer y a ser vistos.

Comida tradicional, supuestamente de la buena. Eso habrá que verlo.

Pedimos:

Tortilla con almejas: supuestamente uno de los clásicos de la carta. Como tortilla me pareció directamente mala. Le hubieran puesto otro nombre y no habría aprobado tampoco. Tortilla guisada… a quién se le ocurre? Si yo intentara hacer una tortilla en casa, y me saliera algo como esto (hervido) iría a parar directamente a la basura. Ahora, hacerla así, guisada, a propósito… estamos locos?
Ensalada de cangrejo: muy rica! Aunque más que el cangrejo, lo que se notaba eran unas gambitas deliciosas.
Chopitos: buenos.
Escalope Armando: esto es lo que en Argentina llamamos milanesa, pero de un tamaño King size (incluso comparado con las megamilanesas de los restaurantes esos a pie de ruta donde paran todos los camioneros, que son los que saben dónde se come bien y en abundancia). El problema es que machacan tanto la carne, que la dejan de 1mm de grosor, con lo cual el plato es 80% pan, 20% carne. Ya lo dice el refrán: pan con pan, comida de tontos. Aburre, y abandoné sin siquiera llegar a la mitad de la milanesa. Y yo nunca, NUNCA dejo una carne en el plato. Mala señal, aunque podríamos aceptar que eso no era carne… Por 24 euros, esperaba algo delicioso y me quedo con cualquier schnitzel de cualquier bar mediopelo de Alemania (sí, ya sé que el schnitzel es de cerdo pero, qué importa? Cuando dejas la carne tan finita, y le pones tanto pan, da igual que sea ternera o gato).
Solomillo de buey: lo pidieron bien hecho y llegó rojo y chorreando sangre. Uno de los comensales lo cortó al medio y eso tenía aspecto de carne congelada. Muy apetecible no parecía, eh? De los 3 solomillos que pidieron bien hechos, los 3 volvieron a la cocina para pasar un (buen) rato más al calor. Será este otro de esos sitios donde te preguntan el punto de la carne y luego te traen lo que les da la gana? Y ojo que advertimos que los comensales eran especialitos en cuanto a la cocción de la carne…
De postre me tomé un sorbete de limón con una cantidad brutal de clara de huevo. Más que un sorbete era un merenguete, no tan refrescante como esperaba, pero a mí me encanta el merengue y me gustó mucho. Le hubieran puesto un poco de masa desgranada por encima y lo podían vender como un lemon pie desestructurado.

Teniendo en cuenta que comer aquí, con vino y postre, se te puede ir a 45 euros, me parece que lo que sirven no está a la altura. No sé, a mí no me emociona ver un escalope gigante. Me emociona comer un escalope riquísimo, que es otra cosa, y no fue el caso. Si encima sumamos que, en aras de la originalidad, te ponen una tortilla hervida, entonces no vamos a ninguna parte. O sí, vamos a OTRA parte, pero a la Ancha no.

10/08/2015

Para comer bien de verdad

Un restaurante de los de toda la vida, donde vas a comer bien, pero bien de verdad, sin sorpresas ni experimentos, pero con la certeza de que aciertas siempre. Nada más y nada menos.

Lo frecuentamos con niños y los fines de semana. Siempre está lleno pero el servicio es profesional y no notas que la sala está abarrotada. Todo funciona a la perfección y dada la calidad de los productos que te sirven a precio relativamente razonable.

Las croquetas, las tortillas con callos o almejas, los boquerones y la ensalada de cangrejos de río son el preludio perfecto de lo que nosotros vamos buscando: el escalope Armando. Un fantástico (y pantagruélico) escalope de ternera. Perfectamente cortado, rebozado y con el punto exacto de fritura. A los niños, y los que no lo somos tanto, nos encanta. Para los más peques (y gente más frugal) tienen una versión reducida, el Armandito. También nos encantan los callos, las albóndigas o la merluza y el bacalao. Como he dicho, aquí no hay nada que cojee. El problema es que no te lo puedes comer todo.

Los postres también son excelentes. Uno de nuestros habituales.

02/12/2014

Te tratan de lujo

He estado varias veces comiendo en este restaurante. Siempre he salido bastante satisfecho. Aunque la comida está muy buena, lo mejor es el trato. Son muy profesionales y correctos, nunca les he encontrado un pero. Recomendable 100%

11/04/2014

Me encanta. Un clásico que ofrece una muy buena y clásica carta, buen trato y decoración que neutra y acogedora.

Foie casero extraordinario. Callos de toda la vida. El escalope Armando... Buff, buenísimo. Los salmonetes, los chipirones, los postres.... Todo muy bueno.

Invitados a la segunda copa.

Que gusto de sábado compartido con Amigos de fuera de Madrid.

No entiendo los sitios que proliferan en Madrid que se alejan de la comida tradicional y que se basan más en la decoración y la moda. Suerte que hay sitios como La Ancha.

Sin duda volveré.

Alforomeo

He vuelto y calidad y servicio siguen al mismo nivel.

20 de octubre de 2014

20/03/2014

La buena comida siempre está de moda

En La Ancha podemos disfrutar de comida de calidad. Entrantes clásicos como las croquetas, ensaladas, boquerones fritos, gambas al ajillo… y una especialidad, la tortilla de patatas con almejas... goo.gl/ccTUEc

25/03/2014

A mi me resultó muy clásico, pero se come bien. A mi madre le encantó. Está escondido en la calle Zorrilla (al lado del Museo ICO) y parece muy oscuro pero luego el ambiente es agradable.

27/02/2011

Comida casera

Un restaurante de comida casera, tradicional, de toda la vida. Para comer comida conocida, bien preparada, sin efectos teatrales.

Uno de esos sitios donde da gusto ir por lo bien que te tratan, aunque no te conozcan.

La decoración es tradicional, como de restaurante de provincias, lo que le da un sabor familiar al sitio. Mesas amplias, cómodas, bien separadas, con una suave iluminación y un ambiente tranquilo.

Al estar justo detrás del congreso no es extraño encontrarse algún que otro político famosillo.

A mediodía tienen un menú para comer que sale por unos 30 euros.

Manteles y servilletas de tela.

17/04/2012

cocina honesta y algo cara

Un clásico de toda la vida sin trampa ni cartón. Sabes a lo que vas; no esperes sorpresas, mesas corridas, camareros vestidos de negros, platos cuadrados, florituras, ni cocina de autor. Tendrás por el contrario manteles de tela blanca inmaculada, camareros profesionales impolutamente vestidos, comensales a tu alrededor haciendo negocios, un lugar agradable y una comida honesta. Los callos, el escalope y los caracoles están muy buenos.

Perfecto para un desavío entre semana. Algo caro.

01/07/2013

Mahoudrid te recomienda: La Ancha

Próximo a Las Cortes, La Ancha es un valor seguro a la hora de sentarse a disfrutar de un menú de alto nivel. Muy recomendables son primeros como la terrina de foiegras casera, brandada de bacalao o la ensalada de cangrejos de río. En pescados la estrella es el lenguado, aunque el mero empanado con pisto, la merluza en dados con salsa de chipirones o los salmonetes de roca fritos no desmerecen en absoluto. ¿Mejor carne? La carrillera de ternera glaseada, las albóndigas y sobre todo, el solomillo.

17/10/2013

Tortilla con almejas. Ensalada de cangrejo. Bacalao con tomate.

07/07/2009

Dormirse en los laureles

Enésima incursión en La Ancha de Príncipe de Vergara. Para variar, ni el Armando ni la tortilla de almejas. Es verano, demasiado calor. Atestado, tanto en terraza como dentro. Zona fumadores, qué la vamos a hacer, Fernando! Ensalada de cangrejos con cierto regusto a nevera. Da un poco de miedito. Boquerones adobados, demasiado adobados. Chuletitas de cordero fritas en sartén, algo tiesas, algo aceitosas. Es julio. ¿Están los becarios en la cocina? En sala, todo bien, la atención, estupenda, como siempre. Los jefes, de vacaciones. Al frente, el hijo, el de "Las tortillas de Gabino". Cuidadín, que ni siquiera La Ancha puede dormirse en los laureles. La próxima vez pido la tortilla y santas Pascuas.