Decorado de manera preciosa, con un servicio que te hará sentir en casa, en plena milla de oro madrileña y con una cocina de toda la vida pero brillantemente ejecutada y con algunos platos más arriesgados firmados por José De Dios, La Bien Aparecida es ese restaurante donde sabes que siempre vas a comer de maravilla.

descripción completa de La Bien Aparecida

Ordenar por:

relevancia fecha

24/02/2017

Visita a visita, nos parece cada vez mejor.

12-2-2017. Mediodía.

De nuevo aquí, en ese lugar que por su calidad ya se ha convertido en uno de nuestros fijos, en uno de nuestros lugares de confianza en la capital.

En el capítulo bebercio,hemos repetido un Tomas Postigo fermentado en barrica 2014, DT Castilla y Leon, uva verdejo, vino potente, con cuerpo, con presencia en boca persistente. Muy agradable.

En el capitulo comercio, la ingesta ha consistido en:

- Huevo duro relleno de tomate y bonito, bañado con mahonesa. Clásico comienzo, a modo de aperitivo, con un sabor que me transporta a la infancia. No me canso de este aperitivo. Si en lugar de una unidad, sirvieran una bandeja, aseguro que no quedaría ninguna pieza.

- Mix de croquetas, steak tartar y bombones de mejillón. Tres propuestas, una ya conocida, la estupenda croqueta, y dos nuevas, una versión mas que agradable de un steak tartar y un sorprendente bombón de mejillón, con gran intensidad de sabor.

- Caviar con caldo de cardo. Agradable, buen contraste de sabores.

- Alcachofas en flor, sobre rabo de toro y parmentier de patata. Es tiempo de alcachofa, y se nota por la frescura y el sabor. Sorprende esta propuesta, la combinación con una parmentier de patata y un potente rabo de toro, hace un conjunto muy agradable en boca, donde nada sobra, donde ningún sabor excluye a los demás. Buena combinación.

- Pencas a la importancia. Un plato que siempre pedimos y que sigue estando igual de bueno que la primera vez que lo probamos. La conclusión es fácil, seguirá estando en nuestras comandas.

- Su version de la purrusalda. Vendría a ser una suerte de purrusalda deconstruida, pero que mantiene, en boca, el sabor y las texturas de la receta original. Original, diferente, muy agradable.

- Estofado de vaca a la bourguignon. Un gustazo de plato. Nos ha encantado. Sabor y sabor.

- Tarta Tatin templada con helado de vainilla. Me gusta esta tarta, lo confieso, y cuando encuentro una versión que en lugar de trocitos presenta hermosos trozos de manzana, me tiene ganado, y si encima está bien hecha, con su punto de equilibrio entre la dulzura del conjunto y la acidez de la manzana, pues puedo incluso intentar aplaudir con las orejas. Pues eso, que me han dolido las orejas.

Cafes con hielo, petit fours y chupitos, gentileza de la casa, han supuesto el cierre a esta nueva visita, que en este caso y ademas del disfrute culinario, ha supuesto el conocer, saludar y felicitar al chef de la casa, un pedazo de cocinero como la copa de un pino.

---------------------------

27-11-2016. Mediodía.

No solo no me canso de acudir a este establecimiento, sino que cuento las visitas como disfrute realizado. Y hoy no podía ser menos.

Todo ello regado con un Botani, un vino que nos gusta y mucho.

- Aperitivo: Huevos rellenos de bonito. El tradicional aperitivo de este lugar, que me traslada a la infancia, y como por ello, pierdo años, a lo mejor es por eso por lo que me gusta tanto.

- Ensaladilla "La Bien Aparecida". Rica, rica.

- Croquetas de huevo y lacón. Ricas, no son las mejores, pero están muy ricas.

- Chipirones, boletus y yema de huevo. Platazo.

- Pencas a la importancia. Platazo.

- Canelones de ropa vieja, champiñones, jugo de carne y trufa negra. Un plato que no habíamos probado hasta ahora, y que se convierte en otro de los destacados.

- Pochas con cocochas de merluza. Toma, toma. Vaya pochas y vaya cocochas.

- Tarta fea de Torrelavega. Otro fijo de la casa.

Cafés con hielo, chupitos gentileza de la casa. Y poco mas que añadir, salvo que como me gusta mucho el sitio, antes de que me crujan lo diré: Con este sitio no puedo ser objetivo.

----------------

17-4-2016. Mediodía.

De nuevo aquí con una visita ya programada desde que supimos que se había producido un relevo al frente de la cocina. Ahora, al frente del equipo de fogones se encuentra Jose Manuel de Dios Quevedo, cocinero con bagaje y recorrido (Amos, Bras, Cigaleña,..)

Yo no sé si en lo engullido hoy estaba presente su mano, pero solo nos ha faltado pasar la lengua por los platos. Aunque si conozco al autor material de uno de ellos, al que tuvimos ocasión de saludar y felicitar por lo que bien cocinado que estaba.

Poco que reseñar respecto a las instalaciones y servicio de sala, siguen en su buena linea, aunque hoy estaba menos agobiante de público, por consiguiente, mas agradable.

Clásico aperitivo de huevo relleno de bonito con una muy suave mahonesa, lastima la cantidad, comería una fuente, así, directamente.

1/2 de Almejas a la sartén. El recipiente fue rebañado con pan. Ahí lo dejo.

1/2 de Pencas a la importancia. Recipiente devuelto limpio, a base de rebañar con cuchara y después con pan. No me canso de este plato. Ahí lo dejo.

Espárragos blancos cocinados con mantequilla, acompañados con un sabayón y rematados con huevas de trucha. Suculentos, super tiernos.

Asado de Wagyu (36 h a baja temperatura) con puré de patata y jugo del propio asado. Muy tierno, se deshacía con tocarlo, tremendo sabor, y un excelente acompañamiento con el pure mezclado con el jugo del asado. Un platazo.

Tarta fea de hojaldre de Torrelavega. Que voy a decir que no este dicho ya de esta tarta. Pues eso, que esta muy buena.

Un Micaela, vino cántabro con mezcla de Albariño y Riesling, mas que aceptable y cafés con hielo, ponen fin a esta nueva visita, a la que me temo que van a seguir otras muchas.

---------------------------
13-12-2015. Mediodia

Nueva visita, en esta ocasión muy bien acompañados, a este lugar que vayas cuando vayas, siempre mantiene unos niveles de ocupación muy altos, tanto que parece que no se sostiene el defender que esos niveles de ocupación solo responden a una moda o a un postureo, aquí hay algo mas solido, aquí hay una oferta culinaria seria, con fundamento.

Si bien en la primera visita, no salí totalmente satisfecho, hoy, en cambio, la sensación es mas homogénea, es mas redonda, lo cual no quita que no todos los platos tuvieran el mismo nivel, pero hoy estos son minoritarios.

Cuatro personas, como decía, dispuestos a compartir conversación, alegria y de paso, disfrutar con las propuestas de este lugar, y ello a pesar de que dos de ellos, por razones domesticas, no estaban en su mejor momento.

Comenzamos al centro

- Un aperitivo previo, consistente en un huevo relleno de bonito, bien comenzamos.

- Ensaladilla, tipo ensaladilla rusa, con patata cortada en trozos muy pequeños, sabrosa, muy buen sabor.

- Pastel de mejillones. Potente de sabor, ración mas que generosa. Sabor intenso, se reconoce perfectamente el bicho.

- Pencas rellenas a la importancia. Al igual que en la anterior visita, todo un platazo.

- Cocido montañés. Barbaridad de ración, en teoría individual pero que sirvió para que cuatro comensales pudieran disfrutar de su excelente versión del cocido montañés.

- Filetes rusos. Mucho había leído sobre la bondad de este plato. La verdad es que está elaborado con un buen producto (solomillo) y tiene buen sabor, pero a estas alturas de la comida, tres hermosos filetes rusos, con su base de puré de patata y su tomate, se hace muy cuesta arriba.

- Tarta fea de hojaldre. Interesante postre, agradable, pero no pasa a mi lista de postres excelsos.

En definitiva, mucha mejor sensación culinaria respecto a visita anterior. Raciones mas que generosas, de tal suerte que salvo que seas un tragón importante, es preferible compartir platos. Y fundamentalmente, compartir mesa y mantel con las personas que hoy tuvimos la suerte de compartir, es un lujo.

------------------

1-11-2015. Mediodia.

Comienza un nuevo mes, y para hacerlo con bien pie, - teoría que me invento en este momento-, nada mejor que visitar un lugar de reciente comienzo.

Instalado, en el barrio de Salamanca, en zona de moda gastro (Jorge Juan), tanto por las ofertas ya existentes como por la que vienen de camino.

Significa este lugar, el tercer establecimiento en la capital de Paco Quiros (Cañadio, la Maruca y ahora La Bien Aparecida), todas presentan un nexo común, la cocina tradicional de base cántabra.

Edificio de dos plantas, varias salas, decoradas con sencillez: maderas claras, cemento; mesas casi desnudas. En esta visita nos ubican en la planta superior, ocupando una mesa situada en un rincón de la misma y que promete que tendrá un acceso por parte del personal de sala, no muy cómodo precisamente. Quizás sea ese el motivo que justifique que sea la única mesa no visitada por el jefe de sala.

Todas las salas, llenas y Paco Quiros, en la sala controlando.

Carta de vinos, mas que correcta, buena y variada oferta y precios medios. De ella optamos por un Louro, uva godello.

Carta bien estructurada, como dije anteriormente, basada en cocina tradicional de origen cántabra.

Comenzamos con una crema de verduras, según yo, pues aun estoy esperando que alguien me diga que es lo que me dejan en la mesa. Crema muy suave, templadita, con un agradable sabor a verdura.

- Lasaña fría de pisto y boquerones en vinagre, sobre un fondo de salmorejo. Buena idea, bien presentada, pero el exceso de vinagre anulaba el sabor global. Solución: separar el boquerón y comerlo aparte, hecho esto, el plato ha mejorado un montón.

- Pencas a la importancia con almejas y langostinos. Platazo. Almeja y langostino de gran calidad y sabor. Pencas suaves, perfectamente cocidas, rebozado correctisimo, con una salsa marinera, para mojar y mojar pan.

- Merluza al pilpil. Según me cuentan, producto de calidad, pero al venir tan bañada en el pilpil, pierde bastante sabor.

- Pochas con cocochas al pilpil. Platazo. Muy generosa ración, vamos que con la ración pueden comer dos personas salvo si uno de ellos soy yo, en ese caso, solo es válida para uno. Pocha muy suave, buena cococha y un pilpil muy suave.

- Tarta crema de queso Idiazabal, manzana y helado de canela. Viene dentro de una especie como de tulipa. Aunque soy fan del Idiazabal, reconozco que el sabor del queso tenia demasiada presencia.

Cafés con hielo, ponen punto final a la visita.

Carta con muchas posibilidades y muy explorable, por ello habrá que volver, de paso para comprobar si los normales desajustes de sala y la falta de experiencia de algunos de sus componentes se van corrigiendo, no obstante la impresión general es buena.

Avelio

Se sabe cuando abren?

26 de octubre de 2015

Sr Rodriguez

Hoy al menos hay gente comiendo aunque igual es solo para profesionales

26 de octubre de 2015

Gath

twitter.com/canadio1010/status/658606743493042176

twitter.com/canadio1010/status/658606019615006720

Esto es lo que ha publicado Cañadio, junto con varias fotos en twiter de un afamado critico.

26 de octubre de 2015

EandradA

Carito carito según veo en varios blogs.

29 de octubre de 2015

Lady Spider76

A mi me pareció soso por los 4 costados.

Nos pareció tan tradicional que le auguramos mucho exito en la zona

2 de noviembre de 2015

acme

Jose Luis, ¿tiene barra practicable o similar?

2 de noviembre de 2015

Avelio

La "barra" muy practicable no es. Está situada en la primera planta y consiste en una enorme mesa comunal estilo "pain quoitidien", encajonada en una estancia alargada, y al fondo una especie de mesa de pase de platos de cocina. Te atiende el camarero. En cuanto a precios, estilo Alabaster, pedimos 2 vinos de la casa (Sierra Cantabria) a 3,50 each.

2 de noviembre de 2015

spider72

Sí, esa parte del local es la que menos convence...demasiado oscuro para un barra, es un poco agobiante.

2 de noviembre de 2015

acme

Gracias Avelio

2 de noviembre de 2015

Miss Migas

Un grande José de Dios. Va a dar que hablar...

25 de febrero de 2017

16/07/2017

Cada vez mejor

Actualización julio 2017

Tremenda comida hoy en La Bien Aparecida, uno de los restaurantes de Madrid que más me gustan.

La cocina de factura clásica que se servía en los inicios en esta casa, ha ido evolucionando hacia propuestas más innovadoras pero con fundamento, sin fuegos de artificio, cada dia se come mejor. Jose Manuel de Dios es un auténtico crack.

Aprovechen y vayan "asap" porque cuando le den la estrella, subirán precios y se pondrá imposible.

Hoy la comanda ha incluido un plato para el recuerdo: migas de centollo con colinabo, pues eso... brutal y tal.

Y, además de la comida, como en el resto del imperio Quirós, la atención y el servicio de 10.

No se puede pedir más.

------------------

Cena en barra julio 2016

Sube a 5*

No habíamos vuelto a LBA desde su apertura, pero gracias a los comentarios del Sr. Rodríguez y 1Falces, nos enteramos de que en barra se tapeaba bien, liamos a unos buenos amigos para que nos acompañasen, y allí que nos plantamos a comprobarlo. Efectivamente, nos fue estupendamente. Personalmente, me ha gustado más en barra que de mesa y mantel.

Lo primero que hay que decir es que la barra es rara de narices, es una especie de mesa comunal en una estancia estrecha y alargada. Sin embargo en cuanto pillas sitio se está muy a gusto, las sillas son muy cómodas y no hay ruido ni olores, a pesar de que la ventana de pase de la cocina está al lado, y el comedor estaba lleno.

La carta no ha variado mucho desde que estuvimos la primera vez, y a priori los platos suenan bastante contundentes para una cena, pero no os preocupéis porque la comida es de tan buena calidad y todo está tan bien cocinado que no vais a salir con sensación de pesadez en absoluto. No obstante, aunque no lo ponga expresamente, también se pueden pedir medias raciones, más recomendable si se va en pareja porque las raciones son grandes.

Nosotros éramos 4 tragones, y con 4 platos para compartir, quedamos más que satisfechos. Comenzamos con un aperitivo de unos caserísimos huevos rellenos cortesía de la casa, y después cayeron:

Rabas fritas. Un clásico que no falla en los locales de Paco Quirós. Como siempre, fritura fina y sin rastro de aceite

Canelones de rabo de toro. Servidos con trufa laminada que le daba un toque delicioso, una bechamel cremosa y una carne con un sabor impresionante, para comerse una docena.

Guiso de pata y morro con huevo, que consistió en una suerte de pisto guisado con pata y morro al estilo de los callos a la madrileña, coronado por un huevo frito que fue convenientemente mezclado con todo. Excelente verdura y acertada la combinación con la melosidad de la casquería y la yema de huevo. Francamente bueno, acabamos rebañando el plato (por cierto el pan excelente).

Rematamos con un arroz con pollo, que parece un plato muy simple, pero si el pollo está rico y el arroz está en su punto, como fue el caso, se convierte en una preparación de alta cocina.

Sin sitio para el postre, terminamos con un medio GT de Nordés, cortesía de la casa. Para beber, le dimos al tinto, y nos pimplamos dos botellas de dos grandes vinos de la Ribera del Duero, un Corimbo y un Viña Sastre, servidos a su temperatura y en copas adecuadas.

Servicio de sala impecable y simpático, pendientes de todo y cambiando platos y copas entre pases. Pues este festín salió por unos 35 euros por cabeza, no se puede pedir más.

Nos ha dejado muy buen sabor de boca, un sitio animadísimo y con una cocina en franca mejoría. Efectivamente el nuevo Jefe de Cocina, el Sr. De Dios, cocina como Dios. Volveremos.

--------------------------------------------
Cena de sábado en LA BIEN APARECIDA, el nuevo restaurante de Paco Quirós, que tras el enorme éxito de Cañadío y La Maruca, parece que todo lo que toca lo convierte en oro. Situado al principio de Jorge Juan, donde estuvo Vino Tinto, se trata de un local en dos plantas, varios comedores y una barra con una mesa comunal y cocina vista. Bien decorado, en madera claras y cemento pulido, han conseguido un espacio moderno y acogedor.

Carta breve de corte clásico, dividida en entrantes fríos y calientes, arroces y guisos, cinco carnes y cinco pescados.

Nada más sentarnos nos ponen de aperitivo un cuenquito de una rica crema de lentejas y parmentier, buen detalle. Cuatro personas de buen comer, con intención de compartir todo y probar varios platos, pedimos:

Lasaña de pisto y boquerones. Plato frío, compuesto de laminas de pasta y pisto, en una base de un suave salmorejo, todo ello coronado por unos lomos de boquerones en vinagre. Buen entrante, rico y refrescante.

Arroz meloso con pollo de corral guisado. Pollo con saborazo, prácticamente deshecho y muy buen punto del arroz.

Costilla de Wagyu (36 horas de cocción) con puré de patata. La carne hecha a baja temperatura, técnica que conserva el sabor y retiene los jugos, y la deja tierna como mantequilla. Buen sabor, aunque nos toco una pieza con exceso de grasa infiltrada que nos resultó un tanto empalagosa.

Estofado de vaca en cazuela al estilo "bourguignon". Enorme ración de carne guisada con chalotas, patata y champiñones, en una salsa de vino tinto que nos pareció que necesitaba algo más de reducción. Sabor contundente aunque nada sorprendente.

A estas alturas estábamos muy llenos y nos fuimos directamente al postre, que consistió en una crema de queso idiazábal con helado y manzana asada, que no nos gustó mucho, pues el fuerte sabor del queso, poco adecuado para un postre, anulaba el resto de los ingredientes.

Para beber dos botellas del Shiraz alicantino de Enrique Mendoza, servido a temperatura correcta, que acompañó muy bien el festín.

Buen pan de hogaza, manteles "tu y yo", servilletas de tela, copas y vajilla de mucho nivel. Servicio atento aunque un poco despistado, excesiva espera entre platos y algún olvido, que achacamos a fallos de "rodaje". Con dos cafés acabamos pagando 40 euros por barba.

Pues nos pareció un sitio recomendable, con guisos bien ejecutados y platos de toda la vida que cada vez se ven menos en las nuevas aperturas. Cantidades grandes, sobre todo en los platos principales y precios subiditos. No les vendría mal meter la opción de medias raciones para ajustar la cuenta y de paso facilitar probar más cosas. Aunque lo vemos demasiado tradicional para nuestro gusto, y nos gusta más la propuesta de La Maruca o Cañadío, yo creo que a este volveremos.

spider72

Yo creo que incluso un cuarto de ración podría funcionar...

2 de noviembre de 2015

Gath

Buena reseña Avelio, coincidimos en la impresion sobre el desajuste de la sala, supongo que con el tiempo mejorará.
Ahora bien, yo pedi alguna cosa en formato media racion y, no solamente no pusieron pegas, ademas cobraron el 50%, es decir, sin recargos.

2 de noviembre de 2015

Sr Rodriguez

Entiendo que al estilo del resto de locales de la marca. No lo pone en ningún lado ni en carta, pero pides media y ok

2 de noviembre de 2015

Avelio

Aaahh, que no sabía yo ese "truquis". Me lo apunto.

2 de noviembre de 2015

Gath

Cierto sr, Rodriguez, no lo citan en ningun sitio, pero lo aceptan sin ningun problema.

2 de noviembre de 2015

spider72

Lo próximo...La Máquina!

Nos cuentan que intentarán abrir en enero...casi que se dan por vencidos para Xmas.

2 de noviembre de 2015

Helen Holms

Me encantan los restaurantes donde puedes comer en la barra igual de rico que sentado!! Muchas gracias por tus comentarios!!!

16 de junio de 2016

12/01/2017

Tercer éxito de Paco Quirós tras Cañadio y La Maruca.

Ya sabes que vas a comer bien si vas a un local de Paco Quirós, que desde que abrió Cañadío no para de encadenar éxito tras éxito.

Hoy nos tocaba La Bien Aparecida. Es Domingo y para no variar buscamos reserva de última hora y encontramos mesa aquí.

Este restaurante es la tercera apuesta de Paco Quirós en la capital después de Cañadío y La Maruca (y ya va por el cuarto restaurante, llamado La Primera). Todos ellos han cosechado éxito y buenas críticas, ya que sigue una fórmula que garantiza éxito: Buena comida y buena relación calidad precio, unido a buenos locales.

En los cuatro restaurantes se come de manera similar, además la mayoría de los platos de la carta se repiten entre los distintos establecimientos. La fórmula original es Cañadío, un sitio sin pretensiones con una carta muy apetitosa. El producto sencillo y bien elaborado.
El mejor local de los cuatro por situación y polivalencia es La Maruca. Fue el sitio de moda y es complicado encontrar mesa sin antelación. La carta es la mas sencilla de todas y por ello quizá la menos sorprendente (aunque el nivel es muy bueno igualmente), pero también tiene los precios mas comedidos. Además es el mejor para picar o tomar algo por la tarde a ser posible sentado en frente de la maravillosa chimenea. Por todo ello el público es mas joven de media.
El tercero es el que nos ocupa, La Bien Aparecida, donde creo es en el que mejor se come, en disputa con Cañadío. La particularidad que tiene es una carta donde hay platos que se salen de la sencillez de la fórmula original y, por tanto, resultan diferentes a lo visto anteriormente, a pesar de que se sigue la línea habitual del grupo.
Por último La Primera, un buen local situado en el número uno de Gran Vía, en un segundo piso. Ese es su mayor atractivo, ya que no aporta nada nuevo con respecto a los anteriores. La carta prácticamente es una copia de la de La Maruca, pero mas cara.

La decoración en este caso recuerda a una iglesia o catedral, con arcos de madera imitando bóvedas de crucería para hacer un guiño al nombre del restaurante, basado en el santuario de La Bien Aparecida, patrona de Cantabria. El local dispone de dos plantas y hay una barra que no requiere reserva.
También dispone de aparcacoches, que al irnos no nos trajo el coche, si no que nos indicó donde estaba aparcado. No se si esto es habitual aquí pero nunca me había pasado.

El servicio está en la línea de los otros locales, amable, profesional y bien engrasado.

Como ya he dicho en la carta hay novedades pero siguiendo la misma línea que en los otros restaurantes del grupo. En general es apetecible, tiene variedad y se puede pedir casi el 100% de la carta por medias raciones. Se percibe una cierta modernización en la elaboración y presentación de los platos además de combinaciones mas arriesgadas, aunque la cocina clásica sigue siendo protagonista.

En cuanto a la selección de vinos pasa exactamente igual, es similar en los cuatro locales: Referencias muy conocidas y precios económicos, pero hecho en falta variedad.

En el top de las mejores croquetas de Madrid están las de chorizo de Cañadío y las de carne de cocido de La Maruca, por tanto había que empezar con las CROQUETAS DE HUEVO Y LACÓN (1/2) que, aun siendo la bechamel y el rebozado exquisito, se me quedan cortas de sabor y prefiero las otras dos versiones.

Probamos también 1/2 "ENSALADILLA". Las croquetas y la ensaladilla me salen hasta por las orejas pero me cuesta negociar con mi novia no pedir alguna de estas dos cosas. En este caso encontramos una ensaladilla a medio camino entre rusa y ensalada de verano. Bastante patata con buen punto de cocción, bonito, cebolla y mayonesa casera. Recomendable.

Seguimos con la ALCACHOFA CON RABO DE TORO (1/2 ración). La alcachofa, abierta en flor, está tremenda, y el rabo de toro por separado también, pero junto no aporta nada el uno al otro. Todo lo que no sea alcachofa en este plato me sobra, aunque por llevar rabo de toro se venderá 10 veces mas.

Seguimos con 1/2 PENCA, ALMEJA, LANGOSTINO Y BOUILLABAISSE. Se supone que la penca es el elemento principal del plato, pero pasa completamente desapercibida debido a la bullabesa, que por otro lado es espectacular.

En los segundos cometimos el error de no pedir medias raciones (tampoco nos informaron de la posibilidad al tomar la comanda). Las raciones son desproporcionadas, con media ración puedes comer perfectamente y lo saben, por eso te ofrecen la posibilidad de llevarte lo que sobre.

El GUISO MELOSO DE PATA Y MORRO efectivamente es muy meloso. Buen guiso de los que pegan los labios, eso si, prepárate para una digestión difícil.

También probamos un buen ESTOFADO DE VACA AL ESTILO BOURGUIGNON bastante recomendable. Comida clásica de la que cada vez es mas difícil encontrar. La ración viene en una cazuela enorme, lo que se ve en la foto sería algo menos de 1/2 ración ya servida en el plato.

De postre solo hubo sitio para un rico HELADO DE QUESO. Si tenéis hueco la tarta de Torrelavega es una delicia que no os podéis perder. No la he probado en ninguno de sus locales pero siempre que voy a Cantabria es una obligación pasar por la confitería Blanco y surtirme de esta tarta, polkas y palmeras.

Después del postre fue buen detalle la invitación a 1/2 Gin tonic y el precio final se quedó en 50€ por persona sin vino, precio estándar del grupo (excepto La Maruca, que es el mas económico) teniendo en cuenta que nos sobraron media ración de cada principal.

gastrolola

Muy buena crónica Adreid, conozco hace poco Cañadio y La Primera y me encantan

12 de enero de 2017

Adreid.

Gracias gastrolola!

13 de enero de 2017

27/12/2016

Suma y sigue la fórmula Paco Quirós

16/12/16

Varias visitas, merecidas por su concepto redondo, buena zona, agradable decoración, buen servicio, riquísima comida y cuentas razonables.

La barra es una opción perfecta para esos días que no sabes donde ir y es tarde para hacer reservas.

No se pierdan las PENCAS, no es que la verdura sepa mucho, pero el fondo del plato es mágico.

Domigo 1/11/15. Cena de aniversario.

Me encanta la fórmula Paco Quirós, Cañadio Santander fue de los primeros restaurantes que despertaron mi interés por la gastronomía, la tarta de queso de Cañadio Madrid no tiene rival, es mi dulce favorito, y no creo que haya un restaurante con mejor RCP para una cena de amigos como La Maruca; por lo que la noticia de una nueva apertura tuvo una respuesta inmediata, llamar para reservar.

Local precioso, decoración moderna y con mucho gusto, se nota la mano del equipo de Sandra Tarruella (conocida por sus trabajos para el grupo Tragaluz). Servicio en rodaje, con altibajos, los nuevos aprendiendo, y el resto muy profesionales.

La propuesta gastronomica de La Bien Aparecida, es en su mayoría una cocina tradicional, llena de sabor y con raciones contundentes.

Nosotros probamos unos muy buenos CANELONES, las ALCACHOFAS CON RABO DE TORO, venía una base de Rabo de toro con puré de patata y coronando una flor de alcachofa, buenísimas.
De segundo un RAPE, simplemente con una bilbaína, lo aplaudo, ¿para que cargarse el producto con salsas que restan sabor al elemento principal?.
De postre una TARTA DE QUESO DE CABRA, que no era tarta mas bien una tartaleta de pasta brick, con una crema de queso de cabra muy fuerte que mataba todo el conjunto del postre.
Buenísimo detalle del sala que nos invitó a una copa de champú por el aniversario.

Con vino la cuenta ascendió 95€ (47,5€ p.p) precio razonable.

spider72

Buena reseña, me encanta que además de comer bien, salierais con el pelo limpio del festejo...(una copa de "champú"?). :D

30 de noviembre de 2015

14/04/2017

Muy grande

Le tenía muchas ganas a este restorán y es que cualquier cosa que hace Paco Quirós por la capital es un éxito asegurado, ya solo me falta probar la Primera y es que lo de bajar tanto al centro siempre me da pereza, más últimamente que no sabes si puedes circular o no a riesgo de comerte alguna multa.

Bien vamos a lo que de verdad importa, varios puntos a favor nada más llegar como son el aparcacoches muy útil para esos días en los que Madrid está insufrible, así como la terraza que tienen súper agradable.

Llegamos con un poco de antelación y nos tomamos una caña en la barra mientras esperábamos, me gusto mucho la atención del personal en todo momento, del primero al último un trato de 10 y es que cuando pagas en un sitio no es solo la comida, también es el local, lo cómodo que estés así como el trato de los trabajadores. Estéticamente el restaurante me pareció muy chulo, maderas, una decoración muy simple y esa sensación de calma y amplitud que tan necesaria es para pasar una buena velada.

Aperitivos por parte de la casa, el clásico huevo duro con bonito. Simple y efectivo, rico.

De entrantes pedimos Media de Rabas, perfectas, que importante es el punto de la fritura; y una se Pencas a la Importancia, este plato que nunca lo había probado me gustó, pero es que a mis padres les encantó, menuda mano tienen los cocineros.

En los principales yo me decanté por una cola de Merluza meunière, una ración muy generosa con la que fácilmente pueden comer dos personas, pero como digo siempre "estoy en edad de crecer". El pescado súper jugoso con el punto de cocción perfecto acompañado de unas patatuelas que para mí son imprescindibles.

Mi madre optó por los filetes rusos y luego hicimos algún trueque, de nota alta este plato.

Finalmente mi pater pidió las flores de alcachofa acompañadas de rabo de toro y puré de patatas, mucho ojo que estos elementos hacen una combinación perfecta, rico rico.

Para rematar la faena pese a que estábamos más que saciados un toque dulce no viene mal así que pedí una tarta de hojaldre para compartir a falta de la famosa tarta de queso de Cañadio, pues esta me gustó y no poco. Si es que aquí lo difícil es encontrar algo que no esté bueno.

No es barato, pero teniendo en cuenta que las raciones son grandes y que puedes pedir medias se puede ajustar el precio, a mí me gusto mucho y también a mis progenitores tema importante ya que ellos acostumbran a pagar la dolorosa.

Que Viva la Tierruca!

19/03/2017

3--

Bajo a 3--.

Picoteo en barra que hizo aguas. Servicio atropellado, tres platos de golpe en la mesa y unas rabas mal ejecutadas. Croquetas toscas. Servicio de tasca, de los de ligar con las dos chicas de al lado.

La copa de vino más barata a 5€.

Una pena.

Salut.

_________
Subo a 5*.

Riquísima cola de rape. Riquísima tarta fea.

La barra mola y la RCP también.
_____

Comida en barra. No hace falta reservar para disfrutar de ella. Trato exquisito por camarero ex-Cañadío.

Ya me explayaré.

Miss Migas

Ay, pues yo la barra esta tengo que trabajarla.

13 de junio de 2016

1Falces

Es la misma carta que en mesa y mantel, eso creo. Lo bueno es que no hay que reservar y siempre hay sitio, así que es el comodín de sábado mediodía.

13 de junio de 2016

13/03/2017

el mas premium de Paco Quiros (maruca y Cañadio) algo decepcionante

Visita al nuevo y más cuidado restaurante La Bien Aparecida de Paco Quirós el chef/dueño de los archiconocidos Cañadio 11870.com/pro/canadio-madrid y La Maruca 11870.com/pro/la-maruca ambos están en mi top de relación calidad precio. Comida española de toda la vida, con buen producto y cuidada preparación a un precio más que razonable. Este nuevo restaurante es la versión más estrella Michelin del grupo (2os platos a media de 26€), compite en zona, publico y precio con El paragüas o la Maquina (este un poco más barato) y después de la primera visita me decanto por 11870.com/pro/el-paraguas como calidad y 11870.com/pro/la-maquina-jorge-juan como ambiente y un poco mejor de precio. El local situado en la calle de restauración más pija de todo Madrid, aka: Jorge Juan, tiene dos plantas recomiendo la de arriba. La de abajo es más fea y oscura mientras que la de arriba es más agradable. Carta muy castiza, con mucha verdura, clásicos de Quirós como las rabas, la ensaladilla, buenas alcachofas, anchoas, etc. Los segundo me parecieron bastante caros, con unos arroces, pescados con algo más de elaboración, lo mismo pasa en las carnes, mas ingredientes y alguna que otra mezcla rara (manitas de cerdo con carabinero por ejemplo). Fuera de carta suelen tener cosas, la vez que yo fui solo lubina.

De aperitivo nos pusieron un típico huevo con atún, muy buena mahonesa. Pedimos para picar alcachofas, solo que esta vez vienen con rabo de toro, haciendo una gran combinación. Lo mejor de la cena para mí. Anchoas sobre una cama de tomate, y pan tostado. Muy buenas anchoas pero lejos aún de las mejores que he probado que son la de Opazo. Las clásicas rabas, rebozado perfecto. Y como novedad probamos los canelones de ropa vieja que estaban buenos, pero me esperaba más, la masa era algo artificial.
De segundo yo me decanté por el sapito con una salsa de ajo y guindilla, bien sin más. Probé la paletilla de cordero que me gustó algo más.
De postre una tarta tatin rica bastante gruesa de tamaño. Regado con buen vino, a precios altos. Diría que el precio medio esta en 55€ sin vino, por ese precio creo que hay una larga lista de restaurantes que se puede comer mejor y tampoco tiene otros alicientes de local, ambiente, estrellas, etc.

16/04/2017

Bien, pero excesivamente caro

Leí el otro día, y estoy muy de acuerdo, que en una carta de vinos, a no ser que seas millonario, en un restaurante de cierto nivel, hay que pedir el vino más barato de la misma.

La razón es de peso, un restaurante bueno, no puede ofrecer un vino malo. Incluso el más barato es bueno, ¿qué hay uno mejor?, nos ha jodido, la mayoría de los otros, pero ¿el que pides es malo?, si el del restaurante no es tonto, no.

En este Bien Aparecida cumplen el tema al pie de la letra. Pedimos un Habla del Silencio (un vino que nos gusta mucho independientemente del vino) a unos atractivos 19 euros. Era el segundo más barato (que era un Sierra Cantabria, un euro más barato – un rioja decente). Una vez realizada la reflexión voy con mi parecer del restaurante.

Empiezo diciendo que me ha gustado.

Pedimos mesa y nos la confirmaron al rato con un SMS (cuestan poco ciertos detalles), buen detalle. Nos llamaron a las 12:11 y 13:28 para confirmar la mesa en el mismo día de la reserva…

La mesa estaba esperándonos cuando llegamos, se agradece que no te hagan esperar cuando vas con reserva. Punto a su favor.

Creo que una de las cosas que menos me gustó fue que ni habíamos acoplado confortablemente el culo en la silla cuando ya vinieron a traernos las cartas aparte de preguntar si queríamos algo para abrir el fuego. Éramos tres y una de las personas estaba en el baño. Tardaría 5 minutos y en esos cinco minutos vinieron tres veces a preguntarnos los mismo. Pedimos los famosos espárragos y unas ricas almejas que aparecieron por arte de magia dos minutos después en la mesa. No se, me dio una impresión de hacer las cosas muy rápido, un poco vips que desde que te sientas a que empiezas a mover el bigote han pasado tres minutos. El ir a un restaurante, en una terraza en este caso, no es ir a comer es ir a otras muchas cosas. He de decir que esta sensación pasó después de los primeros donde la cosa paso a un trato reposado.

Los famosos espárragos, bueno, espárragos no le vimos tanta cosa. Eso si, la salsa excelente, pero volvemos a lo mismo. Una buena salsa la puedes poner con patatas fritas que deberías triunfar. Las almejas realmente buenas, tanto en la calidad como en la ejecución.

De segundo se pidieron cogote de merluza (ración inmensa), una anchoas (la del baño que no estaba muy por la labor footi) y aquí su seguro servidor un rico bacalao. Todo muy rico.

De postre pedimos un milhojas de Torrelavega (el nombre del postre invita a pedirlo pues en la segunda ciudad cántabra hay un par de pastelería que hacen unos pasteles de milhojas que justifican el viaje), sinceramente y lo dice uno que es poco de dulce. Lo mejor de la noche.

El servicio de 10. Muy atento, profesional, cercano y efectivo.

La segunda cosa que no me gustó fue el precio. 180 euros tres personas por: espárragos, cazoleta de almejas, cogote de merluza, bacalao, anchoas, tres poleos, botella de habla del silencio, coca cola light, agua mineral y ya. Me parecen muy caro los 60 por barba, estaba bueno todo, el servicio se lo curro, pero sigue siendo una pasta.

¿Volvería?, me quedó con la duda...

26/02/2018

Comer bien. Que no es poco.

Comida febrero-2018

Volvemos al lugar de los hechos y me parece que mejora como los buenos vinos

Un mejor servicio, unos vinos nada subidos de precios para el campo donde jugamos y sobre todo, unos platos mas redondos cada dia: rica ensaladilla, rabas de nivel y unas croquetas liquidas por dentro que no se como demonio las hacen pero están de muerte. De segundo, mi manita de cerdo con carabineros: un mar y montaña como se hace en poco sitios.

Medios de gin&tonic de chupito gentileza de la casa. Cuenta: 55 pavetes/cabeza. Bien, vamos bien.
------------------------------------------------------------
Comida junio 2016

Seré breve:
- Sitio muy chulo, con una barra para tapas espectacular. Resto de sitios, por lo menos los de arriba, mas que decentes. Vamos, que se han dejado una pasta decorandolo
- Servicio voluntariosos, pero que una semana de formacion en una escuela de hosteleria no les vendria mal. Para un menu del dia de barrio, pase. Para Jorge Juan, pincha, y bastante
- De jamar:
De primeros, ensaladilla (bien sin mas), anchoas (bieeen) y rabas (perfectas)
De segundos: Sapitos (muy bien y buenas raciones), steak tartar (correctos) y manita de cerdo (correcto aunque la combinacion con carabinero hace que suba puestos y se ponga en mi top ten "peu de porc")
Tarta tatin a compartir: De 7
Cafeses
Copas gentileza de la casa (detallazo)

Regado con Emilio Moro, salimos a 50 pavos per pax

Esta pero que muy requetebien por el sitio y la calidad de la mayoria de las cosas que comes. Si pulieran alguno de los platos y el servicio, comparandolo con los 50 eurazos que se pagan, nos iriamos a las 5 estrellas

17/07/2017

Jul 17. Cena en la terraza, turno de las 22.45h.
Excelentes las pencas, las croquetas, una sopa fría cortesía de la casa de ajoblanco, antxoa brutal, steak tartar algo fuerte, excelente carrilera.
Bodega bien, muy razonable el precio en blancos.
Gran servicio, por allá anda un tal Carlos que mima bien.
Una vez conocidos todos los rttes de Paco Quirós, y en una decisión complicada mi ranking es: Cañadío Santander, Cañadío Madrid, la bien aparecida, la primera y maruca.

Volver. Gustazo.

Miss Superlike Aveli...

Discrepo de su ranking pero coincido en que hay que volver una y otra vez al imperio Quiros...

hace 8 meses

21/08/2016

Clasicismo académico bien ejecutado, local precioso, raciones grandes. Valor seguro.

Agosto 2016 x2

Nueva visita (hubo también otra en mayo) y nivelón con los platos de José de Dios. La bien aparecida es valor seguro y de estrella. Platazos.

Marzo 2016

José de Dios sustituye a José Luis Esteban aportando un bagaje extraordinario (Cenador de Amós, Michelín Bras, La Cigaleña) que se demuestra con una cocina sutil, maravillosamente cuidada en sabores y texturas. Dará mucho que hablar, seguro.

Febrero 2016

Cocina perfecta, medias raciones disponibles, sabor, producto, confort. Me gusta mucho.

Diciembre 2015

Mucho se ha hablado de la tercera apertura de la capital de Paco Quirós y Carlos Crespo, que parecen decididos a conquistarla. Ha sido, sin duda alguna, uno de los estrenos más sonados de la temporada con todo lo que ello conlleva: cambios sobre la marcha, rodajes forzados a no existir, llenos hasta la bandera y muchas horas de trabajo sin parar.

Quien escribe es asidua a sus hermanos mayores, Cañadio y La Maruca, y aunque le tenía muchas ganas a la Virgen Cántabra tras leer opiniones encontradas decidí darle un margen de tiempo para que se asentaran los fundamentos. Pues bien, en este precioso local de la calle Jorge Juan he encontrado una cocina de corte clásico muy bien ejecutada, con propuestas tradicionales que casi resultan originales en un momento en el que lo que está de moda en todos los restaurantes son las gyozas, los baos, los tiraditos o los ceviches. Los precios son más elevados que en las otras marcas del grupo pero las raciones son generosamente abundantes, tanto que con un entrante y un principal comen dos personas tranquilamente.

Como la ocasión era especial nos dejamos llevar por la cocina, que abrió el festín con un huevo relleno como los que hace mi madre, con mayonesita casera. A partir de ahí, pude probar el riquísimo pastel de mejillones, que al cubrirlo con una mayo aireada de vermut, se convierte en un entrante muy interesante. Emplatadas individualmente, la alcachofa en flor con rabo de toro es un bocado jugoso y suculento, igual que las pencas rellenas a la importancia, nada grasientas y con buen sabor a mar con una salsa bien ligada.

El producto, tal cual, bien ejecutado se puede ver en los chipirones con huevo, setas y trufa al igual que la generosísima cola de merluza a la menier, perfecta de punto y con el ligero toque del limón que acompaña sin enmascarar. Como colofón, la costilla de wagyu que presume de un intenso demi glaçè y un suave parmentier trufado.

Postres que, si bien correctos, no terminan de convencer, ni la tarta fea de hojaldre ni la torrija.

Como apunte, creo que el concepto mejoraría si las raciones se redujesen y los precios hicieran lo mismo, invitaría a probar más cosas y a hacer una experiencia más completa. Aún así, es una muy buena cocina, con sabores reconocibles pero suculentos y atractivos.

11/03/2017

muy buena relación Cal./Precio

Empezamos mal, al darme cuenta de que pertenece al mismo grupo que Cañadío (en mi modesta opinión, muy continente, poco contenido).
Pero ...
La ensaladilla estaba muy buena.
Las pencas a la importancia fenomenal, muy bueno!.
Las rabas bien, sin más.
Y el cocido montañés bastante bueno.
Ya el postre, tarta fea de Torrelavega pues bien, todo lo que tenía estaba muy bien pero no me entusiasmó, donno why.
El precio incuido vino pues menos de 100E dos personas, que para el pijerío que se gastan de sitio y para la calidad de la comida pues muy bien, sinceramente.

31/10/2016

A veces tienes tan buenas referencias de un sitio que a la hora de probarlo es difícil que te sorprenda.
Pues bien, hacia mucho pero mucho tiempo que un restaurante no me dejaba tan alucinado.
No solo por la calidad de la comida, algo que te esperas, sino por el trato y la atención desde que entras hasta que sales. Detalles como emplatar una ración de postre para cuatro personas no es fácil de encontrar.
La comida pues toda a alto nivel: lasaña de pisto, ensalada de bacalao, chipiron con setas y huevo ( impresionante ), sapito, carrilleras ... Buena carta de vinos, con algunas opciones a buen precio. En nuestro caso Sierra Cantabria Cuvee.
Para volver siempre y recomendar con la conciencia tranquila de que no vas a errar.

10/05/2017

Platos riquísimos, más que abundantes, recomiendo pedir los segundos para compartir ya que las raciones son enormes, los entrantes muy muy bueno ac en general todos los poros.

Como todos los restaurantes que montan lo llenara y será imposible reservar en meses, así que aprovechad ahora que está recién abierto.