Un restaurante agradable, rodeado de jardines, la mejor materia prima y mucho interés en acertar en todos los detalles.

Ordenar por:

relevancia fecha

16/11/2016

Mucho mas que arroces! Productazo y genialidad en las elaboraciones. 5 estrellas de libro.

En mi primera visite puntué a La Bomba con 4,5 estrellas recalcando que probablemente se convertirían en 5 en la siguiente visita, y así es. Ya se han sucedido varias visitas, pues se ha convertido en un habitual para mi, y efectivamente me parece un 5 estrellas de libro. Es uno de mis favoritos.

5 estrellas por producto, por ser de temporada, por su calidad, por el respeto en los puntos de cocción. No debe ser nada facil conseguir productores que te proporcionen esa materia prima.

En esta nueva visita probamos unas OSTRAS Gillardeau, tanto al natural como aliñadas con la salsa diablo, que se han convertido en un fijo en la comanda. Brutales, en mi top.

También probamos los PUERROS LÁPIZ, suaves, con una textura perfecta, nada fibrosos y acompañado de una muy buena vinagreta.

Las ALCACHOFAS FRITAS (1/2 ración) son otra delicia. Crujientes por fuera y carnosas por dentro, con muchísimo sabor que perdura en boca y que te hace salivar. Con una copa de manzanilla el binomio perfecto. Acompaña una yema de huevo que aporta untuosidad.

Para finalizar los entrantes tomamos las COLMENILLAS A LA CREMA, que es otro plato de escándalo. La salsa de boletus y vino francés es para comerla a cucharadas! Unido a la textura de la colmenilla hace un platazo. Eso si, la ración es pequeña.

De segundo siempre acabamos pidiendo arroz, y es que Christophe los clava. En esta ocasión volvimos a probar el ARROZ A BANDA. Otra vez perfecto. Saborazo potenciado, punto perfecto del arroz y del carabinero, bastante socarrat y ración medida, que es un plato para cada uno. Como siempre digo odio ir a arrocerías y que la ración sea 3 platos por persona. No tiene sentido.

Para terminar tienen postres diferentes y también a gran nivel. Optamos por el HELADO DE CACAHUETE CON CHOCOLATE Y CONGUITOS, un helado con mucho el sabor y marcado contraste dulce salado. También el BABÁ AL RON, que me recordó a los babá que probé en Nápoles, lo cual es buena señal. La diferencia es el corte y que viene mas empapado, aun así buenísimo.

También hay que comentar que el pan es de calidad y que en el aperitivo probamos el famoso Bloody Mary que no desmerece en absoluto. El servicio sigue igual, un poco lento en esta ocasión pero nada fuera de lo normal.

La cuenta fueron 63€ por persona con vino por copas y el bloody mary. Nos invitaron a los puerros, no se la razón pero se agradece muchísimo, y te vas con una sonrisa doble por lo bien que has comido y por el detalle.

Y no me parece caro. Estaba todo perfecto, ¿qué mas se puede pedir? Es en estos sitios donde no me importa el precio, porque el disfrute de la comida está muy por encima.

El mejor producto es caro y se paga, y la excelencia y el conocimiento de los profesionales también.

----------------------------------------------

Y he vuelto, y he probado, que sea nuevo, una SOPA DE CEBOLLA brutal, unos buenísimos BOLETUS acompañados también por una yema de huevo, unas cremosísimas CROQUETAS DE JAMÓN que pueden estar fácilmente en el top y el famosísimo ARROZ DE PICHÓN, en la línea de la excelencia. Potentísmo y buenísimo el pichón. La ración es algo mayor y sales mas lleno, hay que tenerlo en cuenta al pedir. De postre el JESS, sorbete de manzana con vodka y cava perfecto para refrescar y bajar la comida.

Esta vez fueron 56,5€ (Lo anterior mas tres ostras y dos Bloody Mary). Nos invitaron al Jess y otro postre, un té y dos copas de vino.

Un sitio para repetir.

----------------------------------------------

1ª visita.

4,5 con estrellas que se convertirán probablemente en 5 en la próxima visita.

Aun no había encontrado el momento para conocer este restaurante que fue una de las aperturas mas sonadas del año pasado, y ya tenía ganas...

Al ver la terraza lo vi claro y me fui directo ahí, pero el calor y un problema con el nebulizador me hizo cambiar de opinión y entramos a comer dentro (luego nos seguirían las otras dos mesas porque hacía demasiado calor), y la verdad es que fue todo un acierto, ya que se está súper a gusto dentro. La decoración, basada en los bistrots franceses, está cuidada y me recuerda a la de Platea con los baldosines blancos, las maderas y los espejos.

El servicio, simplemente, es exquisito. Trato mas amable, imposible.

En cuanto a la oferta gastronómica es bastante variada, por lo que voy a tener que volver pronto, y además tienen varias elaboraciones fuera de carta, como el TARTAR DE TOMATE madurado en la huerta que estaba espectacular. Que tomate! Al final tomé a cucharadas el agua que había soltado...

Anteriormente te sirven un aperitivo consistente en unos buenos garbanzos con curry.

En la carta ponía que la ENSALADILLA RUSA había ganado no se que premio y por eso quisimos probarla. La verdad es que está buenísima, no se si será la mejor de Madrid, pero de las mejores, fijo.

Que decir del ARROZ A BANDA. Simplemente perfecto. Lo traen con un reloj para vigilar cuando termina su reposo ideal. Precisión máxima. Durante la espera puedes ir tomando el cabracho que acompaña. Luego el arroz. Sabroso, crujiente.

Una cosa que me ha gustado es la cantidad perfectamente medida que no hace que acabes explotando si te lo terminas, ni da tiempo a enfriarse, ni sobra.

Como postres hemos probado la PAULOVA, que se trata de un merengue con frutas, mas concretamente mango, frambuesa, fresa y fruta de la pasión. Según ponen en su carta es el mejor postre del mundo. No hay que exagerar tanto pero está bien.

Me gustó mas el BROWNIE. El 90% de los brownies no me gustan y por eso suelo no pedirlos pero este postre se anunciaba como una tarta y menos mal que me han engañado porque he probado el mejor brownie de mi vida con un helado que tampoco desmerecía.

La cuenta: 38,5€ por persona. No me parece barato pero merece mucho la pena.

Para repetir.

spider72

Es un gran sitio la bomba bistrot

6 de septiembre de 2014

Gath

La Bomba es un excelente sitio, además tiene dos cracks al frente: Christophe y Cristina, que conocen su oficio y transmiten pasión por la cocina. Un gran lugar.

6 de septiembre de 2014

28/03/2017

Para bailar esto es una bomba

Nuestro patriarca cumple años una vez al año y eso en mi familia significa fartera. Esto es, comilona hasta hartar. Es algo muy típico nuestro y yo pensaba que era “lo normal”, ahora cuando voy a otros cumpleaños de otras personas me quedo estupefacto. Porque sí, la gente come, pero no, no siempre comen como si quisiesen reventar. Y me quedo estupefacto porque no se si aliviarme o llorar. A mí me dicen “cumpleaños de…” y ya no desayuno ni como ni ceno ni nada ese día ni el anterior.

Con esos precedentes fuimos a comer todos en familia, desde el abuelo hasta la nieta, a “La Bomba Bistrot”, que está ahí en Chamartín, en una zona que me llama poderosamente la atención. Porque es algo totalmente fuera de mis recorridos pero tiene una vida gastronómica interesante, unos cuantos restaurantes que no están nada mal, uno cerca del otro, en calles no necesariamente atractivas. Este bistrot está en la calle Pedro Muguruza en un recoveco en el que si no vas a propósito directamente no vas, pero ah, es una zona de concentración gourmet y lo uno llama a lo otro.

El local tiene dos plantas. La primera, pequeña y acogedora, es lo que en mi cabeza es un bistrot. Un sitio con fotos medio bohemias, pizarras por sitios diversos, mesas cómodas aunque modestas y una luz tenue. En seguida nos ofrecieron aperitivos en forma de cocktail, el Xiquet optó por Bloody Mary y un servidor por un “Senador” que viene a ser un vermú adornado convenientemente. El resto de la mesa fue más conservador en esto.

Con el Xiquet pasa también que tiene una tendencia a la exageración, y ahora que un amigo suyo le ha dicho que cuando se va a un restaurante nuevo lo mejor es pedir “todos los entrantes” hay que sujetarle con cadenas y vigilarle mucho. Claro, hablamos de una persona que dice que para ser de nuestra familia hay que pesar mínimo 80kg (por lo que estoy a 13 de ser de mi propia familia).

Entre que debatíamos los entrantes el amable “señor Bistrot”, esto es, el dueño y cocinero, además de hacernos la estancia mejor con su amabilidad, nos sirvió una tapita de garbanzos que desató el clásico debate familiar acerca de si los garbanzos pequeños son franceses o no. Esto fue para abrir boca.

En orden de desaparición cayó, para toda la mesa, una ración de alcachofas con huevo , una tortilla trufada y unas cañas de tuétano. Por orden, las alcachofas estaban crujientes y espectaculares. La tortilla (más cerca de un huevo revuelto) era puro sabor. Ambos platos no muy grandes. Lo del tuétano ya era otra cosa, porque no era más que eso, tuétano, pero ponerse hasta el tuétano de tuétano es una manera de comenzar una comida sin igual y además el agradable señor Bistrot nos dio trucos acerca de como preparar esto en casa y donde comprar mejor el tuétano. Untaditos los quiere Dios.

Pasamos a los segundos donde hubo divergencias en la mesa. Paterfamilias y La Mare se desmarcaron cada cuál con un segundo (hamburguesa él, canelón de pintada ella) pero entre La Reina, el Xiquet y yo optamos por tomar TRES arroces para dos. Lo que viene siendo, arroz para cuatro. Los arroces son una gran especialidad de La Bomba (¿vendrá el nombre del arroz idem?). Uno de pichón, otro de pato. Ambos de capa muy fina (llevan el concepto de capa fina hasta sus últimas consecuencias), ambos de sabor extraordinario y por tanto ambos recomendadísimos. Un arroz tiene que ser así, con sus tropezones justos y necesarios y un fondo que le de personalidad, un fondo bien currado. ¿Con cuál quedarnos? Hubo divergencia de opiniones, así que prueben cualquiera. También es verdad que nos dio por comer con cava (que es otra de nuestras manías habituales cuando estamos en familia) y yo me achispo con facilidad. Quiero decir, que es lo malo de estas cosas ¿uno juzga adecuadamente el detalle de cada plato, los matices, el pato , el pichón y todo lo demás? Yo sostengo que ir a comer a un restaurante es una experiencia global en la que lo que importa es el impacto que produce en uno en su totalidad, por eso no entiendo convertirlo todo en un “juzgar plato a plato” y sacar una media de puntos. Quiero decir, que yo soy punki y si he comido bien, mucho, me han tratado bien y me he bufado convenientemente, pues ahí queda la cosa.

En los postres el “Señor Bistrot” nos puso una tarta de cumple para el homenajeado y yo comí una pavlova que fue el remate final. O el medio remate final, mejor dicho, porque pidieron los aventureros de mi familia una tabla de quesos que luego no se pudieron terminar. Una barbaridad.

Salió a 60€ por cabeza la experiencia, creo que es un precio correcto si tenemos en cuenta la calidad del producto, el atentísimo servicio, los arroces perfectos de punto y sabor (no habitual en estos pagos) y el gran cumple familiar que tuvimos. Desde luego vale la pena repetir y seguir investigando la carta.

guindillasmutantes.wordpress.com/2017/03/28/la-bomba-bistrot-madrid

Liliana

Un cumpleaños pantagruélico! Me ha encantado la opinión, dan ganas de ir a probar esa bomba.

hace 9 meses

Antonio Álvarez

no te lo pierdas!

hace 9 meses

14/12/2016

Excelente cocina y materia prima. Apto para todos los paladares.

30/11/2016 Domingo mediodía

Comida familiar de domingo, estrenamos su segundo sol repsol.
Para mi Christophe es uno de los mejores cocineros de la ciudad, todo lo que he probado en la Bomba Bistrot siempre ha estado de notable / sobresaliente.

De esta última visita destacaría el TUÉTANO MOLLEJA BOLETUS (que maravilla de mollejas de ternera) y el CIVET DE LIEBRE. Tradición francesa, con sabores para el recuerdo.

El ARROZ DE PATO AZULÓN con niscalos, tambien estaba muy bueno, en pocos sitios clavan los arroces como aquí (mejor los arroces secos que los caldosos)

24/10/2015 Sábado mediodía

Comida de amigos, fuimos de cabeza a Kabuki de Presidente Carmona, pero estaba cerrado, inexplicable, no se entienda que cierren un sábado mediodía.
¿Alternativas? Probamos en la bomba que seguro que no defrauda.
El local bonito, decoración cálida, tipo bistrot muy agradable.
Nos toca esperar 15 minutitos hasta que se levanta una mesa en la terraza cubierta.
Aperitivo CREMA DE CALABAZA, suave, sutil y con un toque de pimienta negra que va estupendamente con las cremas.
Dos OSTRAS GUILLARDEAU no. 2. (4€/ud) Excelente bicho, tamaño gigante, carnosa y cremosa. Es tan bueno el sabor que deja en el paladar que da pena seguir comiendo. Viva la france.
Media ración de su famosa ENSALADILLA, esta muy buena pero me es difícil decir que es la mejor de Madrid, es más no sabría decir cuál es mi favorita.
CROQUETAS DE JAMÓN (1,5€/ud) cremosisimas, muy buenas pero aquí en Madrid, Albora tiene la pole position.
COMENILLAS, Dios mío que sabor, el hongo cocinado en una cremita con un vino algo dulce. Para mojar hasta dejar limpio el plato.
ARROZ CALDOSO DE CARABINEROS (22€/pax) el punto del arroz muy bueno, el fondo del marisco sutil, pero faltaba un punto de sabrosidad, tuve que salarlo un poco. La cabeza del carabinero muy buen sabor y la ración bastante grande, tocamos a dos buenos platos cada uno.

Tuvieron el buen detalle de ofrecernos algo de beber mientras esperábamos por la mesa y fue por parte de la casa. Muy buen detalle.

60€ p.p con un Riesling y dos gintonics

15/02/2017

Muy bien.

Nueva visita dominguera: febrero de 2017.

El arroz de los domingos en La Bomba empieza a ser costumbre. Reseño aquí el último domingo porque me pareció el mejor desde hace tiempo. Los motivos:

- Rico el aperitivo. Garbanzo pequeño, pedrosillano (supongo), con calamar. Guiso sabroso, para rebañar con el estupendo pan que se sirve en La Bomba.

- Puerros confitados y a la brasa acompañados con romesco. Muy buenos. Tiernos y carnosos. Romesco sobresaliente.

- Canelón de pintada. Tremendo. La farsa, con foie, espectacular. Platazo.

- Croquetas. Como siempre.

- Arroz de pato, alcachofas y ajetes. En mi última visita, el arroz con sepionets y butifarra estaba algo duro. Demasiado socarrat. En esta ocasión la ejecución fue perfecta. Cocción no demasiado al dente, sabor equilibrado y socarrat en su justa medida. Perfecto.

- Paulova, obligatoria, y bizcocho de amapola con trufa negra (más pre postre que postre).

Borgoña Daniel Rion, Pinot Noir, ligero y agradable.

Comimos en el salón de la parte de abajo. Nunca había comido en él. Cómodo y recogido. Christophe oficiando. Un hombre trabajador y peculiar al pie del cañón.

Salud.

________


Nueva visita dominguera, 25/09/2016.

Subimos a 5 estrellas.

Cada vez mejor. Se consolida como sitio en el que es difícil fallar.

- Rica, como siempre, la crema de calabaza del aperitivo.
- Muy buen gazpacho de centolla, bastantes metros por delante del de BIBO.
- Rico tartar de tomate, aunque después de haber probado el corazón de buey zamorano de Angelita el listón está muy alto. Mención especial a los cherrys confitados.
- Estupendas croquetas, como siempre. Un poco menos lácteas que en ocasiones anteriores.
- Arroz de carabineros. Muy rico, como todos los arroces que se preparan aquí. Quizá algo irregular en el cocinado. No toda la paella presentaba el mismo punto de cocción. Detalles nimios.
- Mara de bois con mascarpone. Nada que añadir, Monjarama lo dice todo.
- Paulova. Bastante mejor que en visitas anteriores. Rozando la perfección.

Salud.
______

Nueva visita dominguera (20/03/2016).

Todo en orden: ostras, ensaladilla, croquetas y arroz. Muy buen baba y buena conversación con Christophe. Sala muy agradable.

Qué buen sitio.
_______

Bravísimo. Honestidad.

Noviembre. Sábado mediodía.

Cometí el error del novato y pedí terraza al realizar la reserva. Desde luego que la sala parece más agradable que la terraza.

Ya sentados conocimos a nuestro camarero, momento mágico en cualquier banquete: enjuto, alto, profesional, agradable y la mar de majo. Un gran tipo.

Comenzamos la fiesta pidiendo un BLOODY MARY capado o, lo que es lo mismo, un zumito de tomate preparado que cabalgaba entre Woodstock y el Westin Palace (sin gota de alcohol). Pulpa de tomate natural, ramita de apio y aliño delicado que admitía un punto más de picante. El detalle de la ramita de apio me pareció mágico y propio de la vuelta al mundo antiguo, lo cual es loable. Acompañó también una birrita y unas aceitunas. Muy agradable este aperitivo.

Tras nuestra comanda y agradable conversación con la agradable Jefa apareció el post-aperitivo: una CREMA DE CALABAZA, rematada con pimienta, suave y elegante. En 4 cucharadas y dos pasaditas de ese PAN maravilloso desapareció sin dejar rastro.

Mención especial al PAN. Riquísimo.

Minutos después (no sé cuántos) aterrizaron unas poderosas OSTRAS GILLARDEAU CON SALSA DIABLO. Magnífico calibre, sabor profundo, textura vigorosa y presente regusto final. Gillardeau. Lo siento por los gallegos, no me apuñalen, pero en esto de las ostras nos llevan ventaja.

Siguió MEDIA DE ALCACHOFAS A LA ITALIANA (ALCACHOFAS FRITAS CON YEMA DE HUEVO Y PIMIENTO DE ESPELETTE). Ricas aunque no memorables. Correcta la textura de la yema y disperso el polvo de Espelette. Algo así como un tercer aperitivo. Esperaba algo más. Buen producto, eso sí y siempre.

Como caídas del cielo llegaron las CROQUETAS DE JAMÓN. Pudimos pedirlas por unidad, lo cual demuestra que un comensal preguntón puede conseguir todo lo que se proponga en la vida. Deliciosas. Deliciosas. Deliciosas. Equilibrio. Textura perfecta sin sucumbir a la moda líquida. Todo mi agradecimiento por no ofender a la institución más maltratada de España.

Siguiendo a las croquetas llegaron unas COLMENILLAS CON SALSA DE QUESO Y VINO. Colmenillas deshidratadas ricas, con sabor algo difuso y una más que correcta salsa de queso con buen regusto a vino del Jura.

Tras las colmenillas terminó en nuestra mesa un plato de SARDA CON TOMATE. Me apetecía probarla después de haber leído sus bondades en el blog de Cristhophe. La textura de la pieza, aunque algo irregular (pues el grosor del corte no era uniforme), era excelsa en su parte más oronda. El sabor deslizante y agradable de la sarda se compenetraba con el tomate. Sin embargo, una pieza tan especial debería haber ido un punto más allá.

Las PATATAS TRES COCCIONES merecen su mención de honor y en apartado propio. Siguiendo (supongo) la receta de Heston a la perfección nos sirvieron las mejores patatas fritas que se pueden probar en España. Extremadamente ricas.

Tras la sarda y el éxtasis patatero llegó el cénit de la velada: ARROZ CON SEPIONETS, BUTIFARRA Y ALCACHOFAS. Rico a rabiar. Muy intenso y potente. Nos va la marcha. Generosos en el acompañamiento: una butifarra espectacular (de Hispania comentaron), sepionets de un tamaño y calidad brillantes y alcachofas perfectamente tratadas. Aun cuando le hubiera venido bien medio minutito más a fuego vivo (llegó una micra más húmeda de lo deseado) no hay pegas: socarratismo puro y sabor machacante.

De postre una rica Paulova.

Espresso sin galletita de beurre ni bombón, lo cual me llenó de pena, y bonita conversación con la Jefa a la que alabamos el trabajo realizado.

Servicio muy profesional y buena RCP que puede oscilar desde los 35 a los 60 euros per cápita dependiendo de la actitud con la que se visite el restorán.

Pamplinero

Con esta reseña dan muchísimas ganas de probarlo, ¡muy buena!

4 de diciembre de 2015

Gath

Buena reseña 1Falces, refleja muy bien la realidad de este lugar: pasión por la cocina y busqueda constante de la maxima satisfaccion del cliente a traves de sus propuestas culinarias.
Tan solo un apunte, Cristina (la jefa de sala) no es la esposa de Christophe.

4 de diciembre de 2015

1Falces

Gracias por el matiz José Luis! Me dio esa sensación. Ella hablaba del restaurante como si fuera suyo -magnífica jefa entonces-, por eso pensé que algún vínculo les unía. Procedo a cambiarlo.

4 de diciembre de 2015

Gath

Jajaja... Claro, algo suyo es, forma parte del accionariado...

4 de diciembre de 2015

1Falces

Pues como si estuvieran casados entonces... jajajaja

Gracias Pamplinero.

4 de diciembre de 2015

Miss Migas

Vaya, yo este le tengo en cuarentena después de las dos primeras experiencias. Por lo que leo, me da la sensación de que aquí te va, o muy bien, o muy mal. No debí pillarles en buen día, o quizás era yo la que no lo tenía.

28 de septiembre de 2016

1Falces

Lo cierto es que nunca he optado por platos arriesgados (véase carnes o pescados con elaboraciones muy complejas). Mi planteamiento siempre ha sido de entrantes relativamente sencillos y un arroz con el que es difícil fallar. De mis tres visitas, las tres han salido muy bien. Además, me parece admirable la evolución de Christophe y su equipo.

Dales otra oportunidad.

A mí me ha pasado en sitios como La Malaje: la gente los pone por las nubes y mis experiencias fueron verdaderamente nefastas.

C'est la vie.

28 de septiembre de 2016

25/12/2016

Esto es la BOMBAAAAAAA

Con ocasión de mi viaje a Argentina, contacta una vieja amiga C.M. para pedirme tips y recomendaciones así que aprovechando que estamos en Navidad y que me gusta comer bien, sigo la sugerencia de Sergiete y reservo aquí: la Bomba Bistró.

Me leo las anotaciones de mis compañeros de 11870 y para mi sorpresa me doy cuenta de que son especialistas en arroces. A pesar de ser mi plato estrella y favorito por encima de cualquier otro, aquel día no tenía cuerpo de arroz peeeeeeero me dejo sucumbir con uno de verduras de temporada y pato. Qué arroz, el mejor que he probado en mi vida, lo juro y no estoy cruzando los dedos!!!!! Bueno, antes de empezar por el segundo, vayamos por partes.

Bloody Mary para esperar a la pesada de C.M. que llega con 30 minutos laaaaaargos de retraso. Servido en copa de putón como diría mi amiga y con zumo natural de tomate. Aunque no estaba mal, tengo que reconocer (siento ser modesta) que mis preparados son mejores y, sin lugar a dudas, más abundantes. (7 euros)

- Media ración de alcachofas de temporada a la planta (9 euros): deliciosas piezas servidas en pedazos de a cuatro. Las coges por el rabito y las empapas bien en la yema del huevo con que lo sirven.

- Colmenillas en salsa cremosa de queso: Se me va la cabeza con las setas de temporada. Sencillamente, increíbles. Hombre si puedo pedir algo a este plato es un poco más de cantidad que aunque sea mujer de paladares más que de cantidades no hubiera estado de más quedarme satisfecha.

- Arroz de verdura de temporada con pato: la primera impresión es que de nuevo vienen las alcachofas .... Carajo, si lo llego a saber no las pedimos de entrante! Los trozos de pato están servidos generosamente sobre el paellón que nos muestra el camarero para que le demos su aprobación. Capa finita de arroz. Nos sirven a cada una nuestra ración y comienza el espectáculo .... ¿Pero qué es esto? El mejor arroz comido en mi vida!!! No solo por el sabor, que era excelente, sino por la textura, arroz suelto en su justa medida de coción y con la cantidad adecuada de socarrat. Espectacular, atómico, delicioso. Nunca hubiera pedido esta combinación de ingredientes para un arroz pero me alegro infinito de haberme dejado llevar por las críticas de otros usuarios para pedirlo.

Llega el postre y pedimos una paulova a la que nos invitan .... Pues oye, muchas gracias!! Haciendo reflexión del motivo de esta invitación concluyo que fue por el interés de mi amiga en saber si los patos que utilizan para el arroz son salvajes o de granja infernal donde hinchan a los animalitos para sacar más rentabilidad. El chef sale de sus fogones, da las oportunidades explicaciones a C. y ella, sin quedarse nada convencida, le mira y acuerda seguir con su elección.

La amabilidad del personal es exquisita. Muy bien atendidos y aconsejados.

Disponen de terraza acondicionada para el invierno y fumadores pero para mi gusto el restaurante interior es mucho más acogedor y con encanto.

Pedimos un poleo y un té verde para acompañar este postre y una cerveza y copa de vino para lo anterior.

La Bomba Bistró es una fabulosa elección para un antojo de arroz, setas o verdura de temporada. Encantada con las 5 estrellas con las que puntúo este restaurante.

Por si fueran de interés, los siguientes datos:
- viernes diciembre 2016
- Comida
- 2 personas
- 100 euros en total (50 persona)

15/04/2017

3.5/5 ha bajado media nota para mi, platos muy pequeños, precio medio alto 40€

Marzo 2017
Precio min 40€ persona, terraza, buena cocina. Este restaurante lo recomiendo si no quereis cruzar la barrera de los 50€ persona, puesto que a partir de ahi hay mil restaurantes mucho mejores, asi que es recomendable para una ocasion especial, ir con padres, o probar un arroz bueno. Aparte del arroz los entrantes aunque algo pequeños estan tambien muy buenos, alcachofas fritas (16€) vienen con una yema de huevo estan bien,pero es una racion enana y cara, la presentacion tambien agrava el tamaño de la racion un plato medio vacio. Esparragos blancos muy buenos, gran tamaño, con una mahonesa casera rica. Tortilla trufada, otro plato enano, bien pero escaso.
De segundo tomamos el arroz de carabineros 25€ que estaba muy hecho y probé el tartar de secreto de buey con caña de tuetano, demasiado especiado el tartar y tapaba el sabor del tuetano.
Me ha gustado en general menos que la ultima vez que fui, sobre todo por raciones muy pequeñas y porque se trata de un sitio caro para no salir encantado. Me quedo con ganas de probar el chuleton Obelix que tienen por sabor y maduracion que ponen en la carte, pero una muestra de que el tamaño de los platos es enano, ellos ponen este chuleton de 850g para 2 personas por 50€ y a poco que tenga un poco de grasa y lo que pese el hueso te quedaras silbando.
---------
Con el buen tiempo los findes en Madrid son perfectos para comer en una terraza, si además echas de menos un buen arroz La Bomba Bistrot es tu sitio. Tiene una terraza pequeña frecuentada por las clásicas familias del barrio, así que reserva con tiempo si quieres comer fuera.
Como he dicho el sitio es típico sitio de comida con padres, abuelos, etc…así que el precio es ligeramente alto, aunque el servicio y producto es francamente bueno.
De entrantes nosotros tomamos la ensaladilla rusa, muy buena y una tortilla (estilo francesa) con butifarra negra pero muy sabrosa, algo pequeña.
De segundo todos pedimos el arroz de pato con alcachofas, puerro y ajetes (23€)… que esta espectacular! Raciones grandes, así que si vais unos cuantos podéis pedir para 1 persona menos.
Postres nos decantamos por la Torrija con Baileys (7€) muy buena y Chocolate (6€) algo pequeño pero también cojonudo.
Con agua y cañas salimos a 52€ demasiado caro teniendo en cuenta que el producto no es lo más del mundo (huevos, arroz…) pero la comida en cuanto a calidad fue muy buena. Por tanto si no pagas tu (padres, trabajo, etc) lo recomiendo encarecidamente. Otra opción que no recuerdo de precio es Samm, restaurante de paellas buenísimo.

20/09/2016

ES LA BOMBA

Cena Viernes Septiembre 2016

4+

Mucho tiempo con ganas de visitar este sitio. Reservo en la terraza, que a priori prefiero y que me confirman, al reservar, que es lo más demandado, y termino cambiando la reserva dentro por recomendaciones de comilones expertos.
No sabría decir que es mejor porque no vi apenas la terraza, pero no tenía pinta de ser especialmente acogedora. Dentro se está bien.
El sitio y la decoración es más sobria y sencilla de lo que esperaba, pensaba que sería un sitio bastante peripuesto, pero no lo es en absoluto. Iluminación baja.

CUBIERTO. A 2,80€ pax, pero hay que decir que el pan es la locura y no escatimaron, te ponen una navaja "Opinel" como cuchillo, etc.

APERITIVO. Una crema de calabaza (¿o zanahoría?) buenísima, con muchísimo sabor de fondo, diría que a alguna carne.

HABITAS CON SEPIONETS Y BUTIFARRA. (Platos del día) A mi este plato, estando bueno, no me encandiló, pero al resto le gustó más que a mí. Destacable la calidad de los sepionets, el buen sabor del fondo para mojar pan y la dureza excesiva de los habitas, que deberían haber sido más tiernas. Para compartir entre 2 o 3, entre 4 se queda un pelín corto.

CROQUETAS MELOSAS. De jamón. Realmente destacables y muy buenas.

MOLLEJA, TUETANO Y BOLETUS. Un plato redondo, vaya combinación para probar delicias, me encanta. La molleja lieramente empanada y el tuetano buenísimos. Lo más flojo los boletus, que imagino serán de la temporada pasada, en temporada aportarán aun más.

TARTAR DE SECRETO DE BUEY. No sé si será buey buey, pero el steak tartar estaba buenísimo. Otro plato muy recomendable. Lo pedimos al punto de picante y quizá me habría gustado con un puntito más.

ARROZ DE PATO. Viene en su paella, con un grosor de poco más de un grano de arroz, con socarrat. Una verdadera delicia y quizá, para mí, el mejor plato de la cena. Está tan sabroso que casi diría que hasta tiene demasiado sabor y sustancia.

MERLUZA A LA BRASA. Probablemente lo último que se me ocurriría pedir en este sitio. Pues resultó un éxito. Me dejaron probarla y hay que decir que estaba buenísima y su acompañamiento de verduras a la brasa, piel crujiente del pescado incluida, también.

CHULETÓN OBELIX (850grs/50€). Siempre carne... en fin...
Viene acompañada de las famosas patatas triple cocción, tuetano asado y pimientos de guernika.
La carne era buena y con buen sabor, pero mi tajada no destacaba especialmente por tierna, ligeramente correosa. Es una buena carne, pero no es la locura, yo soy de comer carne en los sitios especializados en carne y en sitios como este probar otras especialidades donde se note la buena cocina además del producto.
Las patatas me decepcionaron, pensaba que serían algo super especial y la verdad preferiría unas buenas patatas bien fritas que esas.
Los pimientos (piparras fritas) buenos pero no estaban recien hechos y se notaban algo blandos ya.

ATENCIÓN. Impecable en todo momento.

PRECIO. 55 € por cabeza cenando demasiado, con aguas, bebidas varias, buen vino (Abadía Retuerta 29€), sin postres, y con algunos cafés.
En el precio no incluyo el ginto final, bien puesto, que fueron 7€ más.
Precio correcto para la atención, experiencia, calidad de producto y vívieres consumidos.

ME GUSTA:
- El pan.
- Que se nota que manejan buen producto, y bien manejado.
- El Bloody Mary que puedes pedir de aperitivo tiene un sabor a tomate del bueno que "quita el sentio".

NO ME GUSTA:
- Las mesas no son especialmente amplias.

Volveré...

14/11/2016

Arroces top..!!!

Nueva visita 12/11/2016

Nueva visita a uno de mi top3 de arroces.
Cuando voy a la bomba voy a lo que voy, a por el arroz, siempre suelo pedir unos entrantes de temporada o antojo de acompañantes y directos al arroz, en esta ocasión 5 comensales:

-Croquetas, buenas, cremosas y sabrosas, me gusta el crunch exterior.
-Boletus, estamos en época, muy ricos y sabrosos y acompañados por una yema de huevo.
-Butifarra y morcilla, muy ricas, sobre todo la morcilla con ese toque dulzón que a mi particularmente me gusta.
De segundo dos arroces para dos:
- a Banda, mi preferido, sabor y como siempre de un grano, con socarrat y comiendo de la paellera (me encanta).
- de pato y niscalos, soy de los que le cuesta salir de los arroces de pescado, mariscos, en definitiva de mar, pero he de decir que estaba muy rico este arroz, a mi particularmente me gusto bastante y el pato muy tierno, tenia punch el arroz y eso me gustó, por ponerle un pero a este arroz se le fue la mano en una parte y vino un poco quemado, pero era ínfima esa parte.
- postre paulova, muy rica.
- Botella vino de unos 20€
- cervezas, refrescos varios, agua y un vermout.

total 40€ per capita.

Me gusta que tenga aparcacoches, el servicio correcto aunque siempre se pueden pulir detalles.
No me gusta la terraza cuando hay mesas muy grandes y ruidosas, y sobre todo que la gente fuma y no esta del todo abierta y mas cuando hay niños pequeños, prefiero para esta época del año la sala principal, también porque es difícil medir la temperatura ambiente con las setas de calor, ya que a quien le toca cerca se asa de calor, al que le toca pegado al cierre pasa frío, se abre la puerta y se va a el calor, la gente fuma y no puede estar cerrado todo, etc....lo dicho, prefiero la sala principal.

Fotos de los arroces en mi instagram.

----------------------------------------------------------------------------------------------------

Mi top de arroz, espectaculares, no me canso de ellos, dedito de arroz socarrado y sabor con punch.
resto de carta de calidad, los entrantes me suelen gustar siempre y mucho, sobre todo su fuera de carta.
de mis preferidos en Madrid.
servicio atento y amable.

15/11/2017

UNO DE MIS FAVORITOS

PUNT: 9 LUNAS

Lee más: dimeunrestaurante.com/restaurantes/bomba-bistrot

Rosalía Martínez (Pi...

el otro día me chivó un pajarito que te ventilaste quince platos en La Tasquería :D

10 de marzo de 2015

ALBERTO DE LUNA FANJ...

jajaja, así fue!!! Ya sabes que yo siempre voy a lo grande!!

11 de marzo de 2015

26/09/2016

fallido, falta de profesionalidad

En mi humilde opinión el cocinero está falto de formación profesional.Se le ven maneras de amateur, en la presentación, la falta de unión de los elementos, la falta de concepto.
Mal la ensaladilla (y peor que nos intentara colar que no estaba todo cortado con termomix, algo que era evidente).Ante el reparo por lo mediocre del plato, nos responde que no se habían esmerado mucho con la ensaladilla, o algo así.Postre escaso , desgana en general.

Christophe

Hola, soy el cocinero con el que supuestamente mantuvo esa conversación.
En primer lugar decirle que la receta que empleamos incluye chascar a mano los ingredientes de la ensaladilla en caliente.
Es imposible que hayamos mantenido una conversación sin que se haya dicho. Lo que insinúa sobre picar con Thermomix no tiene sentido porque dejaría todo hecho un puré. Menos aún porque no tenemos Thermomix. Aunque, en ensaladillas, para gustos colores.
Le invito a venir a ver el proceso en persona. Puede llamarnos y preguntar por mi.
Con respecto a los demás comentarios me parece que son ofensivos y prefiero no contestar.
Me cabe la duda de si realmente ha estado en nuestro restaurante o no.

Un saludo

27 de septiembre de 2016

el tío del periódico

Estuvimos mi mujer y yo coincidiendo con la exposición sobre Cleopatra, que estaba cerca.
Hace meses, y puede que no recuerdes el momento, pero cuando salimos estabas charlando con tu socia, ella nos dijo que te estaba comentando que debiais cambiar de proveedor del postre que habíamos tomado, porque era muy pequeño.
Recordarás quizá que te comenté que yo también estoy expuesto a la crítica de mis clientes (en otro sector), y que esto hay que tomarlo como una oportunidad de mejorar.
Durante la comida ya le comentamos a tu socia que la cosa estaba regular, nada especialmente bueno, aunque correcto.Y que el detalle de la ensaladilla era como de haberle puesto pocas ganas, ya que , por supuesto, cortar los componentes a tamaños de 3-4 mm no lo hace nadie a mano: eso es de máquina .Vamos, dos segundos a velocidad 6-7 y te queda tal cual.
A mí el sitio no me gustó, y me parece que había unas carencias evidentes (teniendo en cuenta además cómo se come ya en todas partes, el nivel de los cocineros en España).Pero vamos, se puede comer allí, en peores plazas hemos toreado.
Y ahora, perdona, te dejo que voy a hacer mi comentario sobre el Celler de Can Roca.

27 de septiembre de 2016

Sergiete

Supongo que su valoración del lugar no será sólo por tomar una ensaladilla y un postre (que no se sabe cuál es). Me parece muy poco útil y muy poco constructivo criticar diciendo que falta profesionalidad, falta de unión de elementos, falta de concepto y no decir en qué, cómo ni cuándo... máxime tratándose de un sitio con tan buenas críticas, incluida la mía, y en que las malas suelen ser por el precio y no por su cocina...

28 de septiembre de 2016

el tío del periódico

Falta de concepto y de unión de elementos: con esto me refiero a lo siguiente: uno de los platos que tomamos eran unas habitas con pulpitos o sepietas (no lo recuerdo exactamente).Pues bien, ahí tenías los pulpitos y ahí las habitas, guisadas ambas muy sencillamente:una cosa al lado de la otra sin más.Concepto cero, incluso estética cero.
Sobre la falta de profesionalidad: Durante la comida nos comentó la socia del cocinero que , en efecto, no tenía una formación específica, que era autodidacta.Bueno, cada uno tiene una biografía, pero esa falta de fundamentos técnicos sale a la luz y se nota; más todavía en los tiempos actuales, con tantos cocineros bien formados que hacen virguerías de todo tipo.
Comparas esa comida con cualquiera de los platos que tomamos anoche en la gastrocroquetería de Chema y te entra la risa, vamos.
Concepto: la idea que unifica los componentes del plato.Ponerlos uno al lado del otro no es ningún concepto.

28 de septiembre de 2016

Sergiete

Estoy de acuerdo con usted en que no es un sitio que destaque por técnicas, fusiones, ligar elementos, etc. Pero no creo que sea imprescindible para comer muy bien en un sitio. Además creo que sí destaca por buen producto, por los arroces (que sí tienen su técnica) y, para los 7 que cenamos recientemente allí, por un resultado final muy satisfactorio.
En todo caso está claro que a cada uno le va como le va...

28 de septiembre de 2016

1Falces

Vamos, que lo que te gusta son las esferificaciones, los aires y las tierras de. Es decir, un concepto erróneo de técnica.

28 de septiembre de 2016

el tío del periódico

no, no me gustan mucho las esferificaciones.Me gusta un plato con un concepto.
Para aclarartelo, cualquier plato de cocina tradicional tiene detrás un concepto, por ejemplo.

28 de septiembre de 2016

Ramon Garcia

A mí tampoco me gustó. No disfruté del arroz

29 de septiembre de 2016

23/02/2017

Agradable

Mucha variedad de platos.todo muy bueno.
Fuimos en familia.nos atendió muy bien.
Lo único,nos dio una mesa en la terraza cubierta que está estupenda,pero era zona fumador y tenía a mi bebé....

20/07/2016

El mejor arroz de Madrid

Christophe Christophe...Merci Bien!

Hay que darte las gracias por traernos las mejores verduras a Madrid (que guistantes lágrima y que piparras con judias)...

Sitio en el que siempre se acierta, pidas lo que pidas...pero mi predilección en este sitios son los arroces...el de pato para ser mas concreto.

Capa fina de arroz, de un grano casi en la paella con un pato preparado a la perfección y alcachofas, puerros y ajetes que le acompañan de maravilla.

Dejense de Sams, St James y demas sitios de toda la vida que ofrecen arroz...innoven, vengan, disfruten de las sugerencias y platos de carta...y sobre todo...del arroz!

Y si ya os gusta el champagne, es vuestro sitio...posiblemente la mejor carta de Champagnes de Madrid...y de pequeñas bodegas...

Merci encore!

Ramon Garcia

Pues algo debió pasar cuando yo fui porque el arroz no estaba bueno

20 de julio de 2016

csanchaoria

Hola Ramón, yo la verdad es que he probado varios arroces en La Bomba y siempre estan perfectos.

20 de julio de 2016

23/11/2016

Encantador pequeño bistrot

Como en casa. Agradable trato.

Buenos los pulpitos con habas, la molleja rebozada espectacular, aunque el tuétano que la acompañaba era muy escaso. Había oído hablar mejor del steak tartar, no me cautivó, el de atún sin embargo estaba exquisito.

Buena RcP.

24/05/2016

Pequeño Sacha

Mayo 2016: Comida martes

Mi primera visita a este bistrot ha sido sorprendentemente buena. Igual de sorprendente que la disparidad de comentarios que se ven en el resto de críticas.

A mi me ha encantado, incluso he dudado en ponerle 5*, pero lo tendré que dejar para una incursión nocturna, que tiene pinta de tener mejor ambiente.

Y es que dejarme llevar por alguien que me explica los platos y dónde compra cada ingrediente me hace muy feliz. Si además me transmite que sólo quiere aportar, y no arañar 10 euritos más a la cuenta, mejor que mejor. Y este fue el caso con Christophe, muy pendiente del local y disfrutando con su trabajo.

Disfrutamos de unos espárragos blancos de calidad excepcional, tartar de buey muy bueno, colmenillas con las que acabamos el pan para mojar y sarda en escabeche con verduras.

Con 4 cervezas, agua y café llegamos a 102,90€ (2 personas), invitados a la tarta de chocolate (menos mal porque fue lo peor, por tamaño más que nada).

Y yo que iba a por un arroz...

Volveré.

06/06/2016

¿el mejor arroz de Madrid?

Séptima vez. No puedo dejarlo, soy un yonqui de La Bomba. Los espárragos mejores que he comido jamás, simplemente para llorar. En esta ocasión junto con unas piparras y judías verdes fritas y el picantón asado. Tremendo. Y siguiendo la recomendación de la maitre, un vino de Cotes du Rhone espectacular, Granacha, a un precio muy ajustado.

Quinta visita, y cada vez me gusta más. El arroz con pato, puerro y alcachofas está para llorar (de placer), el tartar de ostras fantástico (aunque muy escaso) y en general todo muy bueno.
Servicio un poco demasiado atento para mi gusto, porque no me gusta que me estén permanentemente preguntando si quiero vino, si voy a tomar postre, etc. Los veo, y si los necesito, puedo llamar. Pero aparte de esa pega -menor, en cualquier caso- uno de mis favoritos.