Este sitio ha cerrado, si crees que esta información no es correcta: ponte en contacto con nosotros

Ver otros restaurantes cocina creativa en Madrid

La Candela - CERRADO

Desde el corazón de Valdemorillo. Entre el agua del embalse de Valmayor y el Monte de Abantos. Aquí estamos. Haciendo lo que más nos gusta. Crear. Crear platos ricos y nuevos ...

Ordenar por:

relevancia fecha

23/02/2019

Sorpresa en cada bocado

En una zona emblemática (Ópera), se encuentra uno de los mejores restaurantes de Madrid. Sí, lo digo así de contundente porque se trata de sorpresa tras sorpresa en cada bocado. No sabes con qué te van a salir en cada plato (de hecho, no hay un menú con platos fijos, van cambiando).

Lo único fijo es el tipo de menú, medio con 17 platos y largo con 22 platos. Yo opté por el medio, en lo que fue una auténtica delicia de comida. Un rollito de invierno de chorizo, morcilla y salsa de callos, un pastelillo de manitas de cerdo o una reinterpretación del cocido madrileño son algunos de los mejores platos probados. Como le dije a la maitre, no encuentro ningún 'pero' a ningún plato. Por supuesto, la decoración de cada plato es impecable. Un ambiente muy cuidado y una atención exquisita completan la reseña de este restaurante.

Totalmente recomendable ir a este restaurante. No te defraudará en absoluto. Junto con Cebo, de lo mejor en Madrid.

08/12/2016

Servicio expcecional. Experiencia agradable, pero no llena del todo.

Fuimos a comer, menú largo para dos personas. 100 euros por persona.
La atención estupenda, atentísimos, servicio rápido platos bien contados. Local muy agradable ,amplio y luminoso.
Los platos estan bien, todo muy rico. Sin embargo, echo de menos ese punto de sorpresa agradable. Demasiada carne, guiso, estofado...
Los postres bien, pero no increíbles.La presentación, sin embargo, creo que es la mejor que he visto nunca. Sorprendente.

10/10/2016

Impresionante, toda una experiencia..!!

Experiencia maravillosa, tienen dos menus, uno largo y un corto, y lo puedes maridar.
Nosotros pedimos el largo y cada plato era una experiencia nueva, fusión asiatica, arabe con productos mediterraneos y todo bajo el mismo sello del chef Sami Ali, un genio.
Recomendable ir sin ningún tipo de problema por algun tipo de comida, ya que la sola experiencia de mezcla de sabores merece muchisimo la pena.
volveremos seguro ya que cambian la carta cada dos semanas mas o menos.
el trato por parte del personal excepcional, muy profesionales, amables y simpáticos.
muy muy muy recomendable.

07/02/2016

Divertido

Está visto que cada uno cuenta la feria como le va. Y a nosotros, nos ha ido genial. Elegimos el menú de 9 pasos (67 euros) por aquello de que en el término medio está la virtud. El trato fue muy cordial y el ritmo adecuado. Eso sí, un dato a tener en cuenta es que la duración de la cena no llegó a las tres horas, pero casi. No quiero imaginar a que hora hubiéramos salido de haber escogido el menú de 11 pasos.

En líneas generales, las impresiones fueron muy satisfactorias: Sobresaliente en creatividad y presentación y notable alto en la ejecución.Mi memoria de pez no me permite entrar en detalles pero lo que sí puedo afirmar es que hacía tiempo que no disfrutaba tanto en un restaurante.

spider72

a mi me gusto mucho la cocina de la candela...aunque en sala nos fue muy mal

7 de febrero de 2016

Gloria in the sky

Sí, leí tu crítica y esa es la impresión que me dio. Por eso, reservé relativamente pronto (a las 9 y media). Los tiempos me parecieron adecuados y el trato fue de lo más cordial. Salimos muy contentos con todo, con la cocina, con la presentación, con la atención. Fue una noche redonda :D

7 de febrero de 2016

11/12/2015

alto nivel de cocina a un precio muy interasante

Mini-crítica resumida de mi unica visita a este restaurante en agosto de 2015 con compañeros de trabajo

Tomamos el menú mediano. Ha pasado bastante tiempo y no recuerdo muchos detalles, pero puedo rescatar de mi memoria varias cosas:

los aperitivos servidos en "rama" de olivo traido de su anterior ubicación en Valdemorillo Medio arbol, oiga. Muy impresionante la presentación. Y ricos.

Usuzukuri de corvina (creo recordad), Iba levemente marinado. Delicioso

Rollito de pichón con su caldo. Espectacular especie de ravioli relleno de carne guisada de pichón bañaada en caldo de la carcasa. Un bocade de dioses..

El resto de los platos los recuerdo de nivel alto o muy alto pero no recuerdo sus detales.

Mención aparte el riquísimo champán con el que acompañamos la comida y que nos recomendó el sumiller. Me encanta comer con espumosos buenos (aparte del indudable glamour, creo que van muy bien con la buena cocina, jeje)

Tuve la suerte de que en esta ocasión me invitaron, pero el precio del menu mediano recuerdo que rondó los 60 y pico lereles (espumoso glamouroso aparte) Me pareción muy contenido para estar hablando de una comida de nivelazo.

Servicio atento y local agradable.
En general, sitio que huele a estrellita michelín, aunque parece que no le han dado ninguna.
Espero volver con la consorte para quedar como un señor :)

06/09/2015

De Valdemorillo a Madrid con su complejidad, riesgo y, en muchas ocasiones, triunfos.

Abril 2015

Tras una visita con un final no demasiado final, básicamente amargo por culpa de un servicio excesiva y agotadamente lento - tanto que a la mitad ya pedimos que dejaran de sacar platos - , había que darle una nueva oportunidad al recién inaugurado emplazamiento de La Candela en pleno Madrid centro.

El local, agradable, decorado con en tonos vintage, se encuentra en el meollo turístico más difícil de acceder de la capital así que la única solución será vía taxi o aparcando en alguno de los párkines de la zona. El servicio, esta vez encantador, eficiente, con un ritmo perfecto, nos guió a través de la cocina de Samy y Álvaro a las mil maravillas; una gastronomía caracterizada por combinaciones arriesgadas, productos y técnicas de otras culturas pero integrados de forma creativa, convirtiendo lo extranjero en algo propio y dándole una vuelta de tuerca con maneras distintas por lo que los baos o las gyozas pasan a formar parte de una línea de trabajo propia y no se entienden como meras adopciones orientales aplicadas "porque es lo que se lleva". No, su trabajo va mucho más allá.

El menú gastronómico, cuyo precio pasa a ser de 49€ a 79€ tras el cambio de ubicación, arranca con unos snaks entre los que sobresale la fantástica Esfera de leche de tigre - ácida, picante, ideal para salivar y tener ganas de más - y cuenta con platos para el recuerdo como el Huevo Kijote, su versión de la sopa castellana, o el erizo con oreja, curry rojo y holandesa, un platazo. Apuestan por cocciones en crudo, como el sashimi de cabra de roca que podría potenciarse más con otro pescado, o también por platos secuencia como el Anticucho de Lomo de Corzo. Los postres son suaves, no empalagosos, perfectos para terminar un menú de estas características y la bodega, aunque bastante reducida, tiene referencias divertidas a precios más que asequibles.

-----


Un caos al que se busca poner orden y pulcritud en una sala que gusta por hacer un batiburrillo de lo encontrado en el desván y lo comprado hace tres días. Servicio atento pero excesivamente lento, encantadores eso sí.
La cocina funciona con dos menús cerrados, uno corto a 36€ y uno largo con dos platos más a 46€, por el que optamos pero que a mitad de camino nos retraemos por la cadencia que llevábamos y porque mi acompañante de bloqueo literalmente después de un rollito de oreja que trajeron en el aperitivo, el asqueroso poder de la mente.
La cocina busca en general presentaciones de las que se quieren hoy en día y se arriesga con combinaciones inusuales que algunas veces funcionan aunque es en lo tradicional donde más triunfa, como es el caso de la corvina con alcachofas y holandesa o la espléndida albóndiga de rabo de toro con un cremosísimo puré de patatas.
Nos regalaron un cucurucho de sorbete de albahaca muy logrado, fresquito para aligerar la cena y muy bien equilibrado.

je suis béatrice

David, os odio a todos...

15 de enero de 2014

Miss Migas

Si sus opciones sólo fueran el VIPS hasta me relajaría. No me lo digas dos veces que allá que me apunto. Hasta a un bombardeo como dicen por ahí... jajaja

16 de enero de 2014

je suis béatrice

Vete con ellos, Miss , que son muy majos. Yo les odio porque han quedado un día que yo no puedo ir...

16 de enero de 2014

Miss Migas

Resulta que está muy bueno! Por cierto.... Me dan luz verde para organizar alguna actividad cocinillas en la escuela.....

17 de marzo de 2014

je suis béatrice

...Olé, olé, olé! Ya nos dirás, yo colaboro con lo que me digas...

17 de marzo de 2014

Sr Rodriguez

bien bien...

17 de marzo de 2014

EandradA

Yo, que soy de poco comer (uissshhh), también me apunto a lo que sea.

17 de marzo de 2014

Abraham Rivera

El menú corto ahora son 53 y el largo 79. Supongo que habrá cambiado el contenido, pero vaya diferencia.

30 de julio de 2015

Miss Migas

Abril 2015

Tras una visita con un final no demasiado final, básicamente amargo por culpa de un servicio excesiva y agotadamente lento - tanto que a la mitad ya pedimos que dejaran de sacar platos - , había que darle una nueva oportunidad al recién inaugurado emplazamiento de La Candela en pleno Madrid centro.

El local, agradable, decorado con en tonos vintage, se encuentra en el meollo turístico más difícil de acceder de la capital así que la única solución será vía taxi o aparcando en alguno de los párkines de la zona. El servicio, esta vez encantador, eficiente, con un ritmo perfecto, nos guió a través de la cocina de Samy y Álvaro a las mil maravillas; una gastronomía caracterizada por combinaciones arriesgadas, productos y técnicas de otras culturas pero integrados de forma creativa, convirtiendo lo extranjero en algo propio y dándole una vuelta de tuerca con maneras distintas por lo que los baos o las gyozas pasan a formar parte de una línea de trabajo propia y no se entienden como meras adopciones orientales aplicadas "porque es lo que se lleva". No, su trabajo va mucho más allá.

El menú gastronómico, cuyo precio pasa a ser de 49€ a 79€ tras el cambio de ubicación, arranca con unos snaks entre los que sobresale la fantástica Esfera de leche de tigre - ácida, picante, ideal para salivar y tener ganas de más - y cuenta con platos para el recuerdo como el Huevo Kijote, su versión de la sopa castellana, o el erizo con oreja, curry rojo y holandesa, un platazo. Apuestan por cocciones en crudo, como el sashimi de cabra de roca que podría potenciarse más con otro pescado, o también por platos secuencia como el Anticucho de Lomo de Corzo. Los postres son suaves, no empalagosos, perfectos para terminar un menú de estas características y la bodega, aunque bastante reducida, tiene referencias divertidas a precios más que asequibles.

Aquí porque no me deja actualizar donde se debería...

20 de agosto de 2015