La Casa del Perro

Ordenar por:

relevancia fecha

04/08/2017

tapado en Málaga centro

Revisión Agosto 2017

Visita después de un tiempo sin ir. Han cambiado de local a uno próximo. Según nos contó la propietaria, el anterior era de alquiler en un inmueble viejo que les estaba dando muchas averías y decidieron cambiar a un local en propiedad.

La decoración se mantiene, así como la carta y la propuesta de mordicos y bocados (ver abajo para saber más). Siguen atendiendo de maravilla. Super amables. Y sus platos son un compromiso entre la sencillez y la originalidad. Y todo riquísimo. Aparte de los platos que recomiendo abajo, destaco también el arroz negro y el pastel de verduras con salmón

En justicia, 4,5 estrellas. Muy recomendable

-------------
He ido varias veces y siempre me ha gustado. Es un local colorido y alegre con una cocina acorde; divertida propuesta de mordiscos (tapitas que te zampas de un idem) y bocados (plato más abundante tipo ración). Esta pensado para pedir mordiscos individuales y luego compartir al centro algunos bocados (ellos mismos te sugieren este modus operandi)
Me recuerda un poco al Abastos 2.0 de Santiago y su cocina menuda, aunque es evidente que más allá del planteamiento, lo que ofrece cada sitio difiere bastante.

Los platos se dividen en carnivoros, de pescado y vegetarianos. Lo que ofrecen es sencillo, honesto y sin pretensiones, pero también con toques originales y siempre muy rico y muy bien trabajado. Por recordar algúnas cosillas, siempre pido su mordisco de crema de calabacín con chocolate (un chupito que sabe a gloria) y su postre "el perro verde" que es un pastel color verde "blandiblup" que está de coña.

Suelen tener una carta cortita de vinos interesante (aunque en este apartado es donde he pinchado alguna vez con algún caldo no muy de mi agrado)

El sitio lo lleva gente joven con muchas ganas de hacerlo bien y de agradar con su propuesta. En esto también se parece a Abastos. El servicio es muy agradable (la chica que está encargada de la sala casi siempre es super amable y te explica tanto el mecanismo de su propuesta como el contenido de cada plato).

Encima, tienen un precio super ajustado.

Se trata de un sitio diferente pero complementario a la oferta tradicional malagueña, ya de por si muy atractiva con sus espetos, boquerones victorianos, conchas finas, rosadita a la plancha, berenjenas con miel de caña, etc, etc...madre mia que bueno todo; ¡me he engorilao solo de escribirlo! Con todo y con eso, id a visitar al perro a su casa que merece la pena.

18/02/2011

Juan Antonio Ramírez Mostazo lo descubrió en febrero de 2011

Mordiscos y bocados

Situado en un callejón en realidad (uno de esos lugares de la Málaga de otro tiempo), ahora encima en obras, merece la pena llegar hasta aquí. Su puerta rústica, con un perro como aldaba, ya nos indica ante qué sitio nos encontramos. Es un local amplio de toques decididamente rústicos, con una parte un poco más elevada. La decoración, acorde con la arquitectura. Es un sitio alegre que transmite alegría y bienestar. La comida es variada, sin complicaciones, rica y nada más, no pretende sorprender, sólo hacerte pasar un buen rato. Tiene un menú diario (mediodías laborables) por 8.50 €. También se puede comer a la carta, dividida en tres apartados (vegetariana, carnívora y marinera), a su vez dividida en Mordiscos (cositas para comer de una vez) y Bocados (platos para compartir en el centro de la mesa).
Para hippies reciclados (¡o sin reciclar!).

05/06/2012

Muy buena opción para comer en el centro. Servicio muy atento y amable, de lo mejor de la zona.