Ordenar por:

relevancia fecha

29/11/2016

ni tan bueno, ni tan low cost

Cena de tapeo para 2 en noviembre de 2016.

Nos movemos por recomendaciones, y en este caso veniamos recomendados por familiares, allegados y amigos a probar la Chamartina del que recibiamos alabanzas por su ambiente, precios baratos, comida rica y con la ardua misión de catar la ensalada de tomate. Una prima mía me la recomendo encarecidamente y, pese a comentarios anteriores, no me podía ir sin probarlo.

La decoración del restaurante es superficialmente bonita, con el producto de huerta a la vista, cajas de alcachofas, tomates, y demás productos horticolas, aunque con ese patrón ya un tanto manido de ladrillo visto y mesas falsamente envejecidas que empieza a ser aburrido por reiteración del decorador de utilizar los mismos trucos para todo restaurante de reciente apertura. Las sillas altas de terciopelo verde bastante comodas. Nos acomodamos en una mesa alta porque veniamos sin mucha hambre y con la intención de picar un par de raciones.

El ambiente de sala, aunque pueda justificarse siendo lunes, era descorazonador por lo desangelado y vacío del mismo. Una mesa ocupada, más otra en el interior y el resto el desierto vacio del Gobi. El servicio discreto. Entre simpaticos, profesionales y excesivamente relajados. Una sala vacía invita a la laxitud y deambulación inconsistente.

Pedimos para compartir la ensalada de tomate, con aceite picual y sal gorda (10€). 4 rodajas de tomate gruesamente cortadas, a temperatura templada, carnoso y sabroso, con el toque del aceite picual (mi variedad preferida). Pese a la conjunción de elementos, paso sin pena ni gloria. La mala suerte de un plato tan sencillo es que tengo antecedentes cuñadiles que me traen tomates de aldea infinitamente más sabrosos que sientan precedente. En mi recuerdo, los de la Chamartina son estolidos y sin sustancia.

Una tapa de CHOCOS, que tambien pasarán al olvido sin pena ni gloria. Rebozado fino y poco grasiento pero sin mucha historia para el recuerdo.

Una tapa de ALBONDIGAS con salsa de foie y trufa. En teoría. Las albondigas estaban muy ricas, la salsa estuvo de 10, para mojar pan pese a la predominancia de la cebolla (o el apio que dudo), en su elaboración. Eso si, ni rastro ni del foie ni de la trufa.

Todo ello aderezado por una trina de limón para mi acompañante y una caña y un tinto de Martinez Lacuesta (clasicismo carpetovetonico), más un postre de crema de limón (un yogur) con galletas, sencillo pero sabroso.

La comanda total se fue con el servicio y pan, a 39,40 € (20 pax). Sin ser una estocada dolorosa, nos parecio inflada para la sencillez de lo ingerido. Por un poco más, de 25 a 30, ya comes de forma seria y sin ambages en otros sitios cercanos. Una pena el cobro de servicio y pan en mesa alta (que es como comer en barra), y que hubiera ajustado la cuenta a ecuanime.

Pasa el corte aunque no destaca. Quizas fallamos en la elección de los platos.

Miss Migas

Es cierto que el sitio no es lo más acogedor del mundo, yo normalmente pido otras cosas y siempre me ha ido bien para comer por 20-25 eurillos. Qué pena!

29 de noviembre de 2016

03/07/2016

La versión "low cost" de Pepa Muñoz

Junio 2016 - ¡A las ricas ortiguillas!

He vuelto tres veces a La Chamartín a y cada vez me gusta más. El local no me gusta pero su comida en formato tapa y su servicio profesional y rápido si, además muy bien de precio.

Las ortiguillas están muy ricas y son una ración generosa aunque también me gusta mucho su salmorejo, las mollejas de ternera, las tortillitas de camarones, la ensaladilla o el jugoso cazón en adobo.

Hay otras cosas en mi opinión más flojas como el tomate del que presumen (con poco sabor el día que lo probé), las tortillas que estando correctas tampoco sobresalen.... Pero en lineas generales RS un sitio por el que me verán para cenar de tapas a buen precio y con buen producto.

Abril 2015

Cada vez estoy menos de acuerdo con la forma de puntuar del 118, para mí La Chamartina es es un sitio con una terraza de lo más agradable, con un local moderno pero no muy acogedor, una propuesta de platos centrados en el producto a MUY buen precio y un servicio que todavía está en rodaje, ¿equivale eso a un OK? ¿o a cuatro estrellas? Pues no lo sé. A la hora de puntuar hay algunos entendidos en la materia que lo hacen en función de la experiencia sin tener en cuenta el precio de la factura pero, qué quieren que les diga, a mí lo que se empobrece mi cartera sí que me parece importante. Pero bueno, que yo simplemente soy una disfrutóloga comilona y lo que aquí importa es que, Pepa Muñoz, del Qüenco de Pepa, se ha lanzado a abrir su línea "low-cost" basada en tapas y raciones centradas en la materia prima.

Primeros días de rodaje y servicio un poco enquilosado pero amable y con ganas de hacer bien las cosas, en estas incursiones casi de i+D este aspecto ha de ser comprendido. Pocas referencias de vinos por copas y desconocimiento por parte del servicio de cuáles eran, little by little. Muy interesante la oferta de comida que divide todas las propuestas en "tapas" y "raciones" por lo que se puede confeccionar un "menú degustación" de tapeo fácilmente.

En nuestro caso probamos una tapa de berenjenas rebozadas (2uds a 1.50€), perfectas pero quizás mejorarían si pusieran alguna salsilla para mojarlas (¿un poquito de salmorejo?). Excelso el tomate con burrata (5€) y un buen chorro de aceite de oliva virgen extra de gran calidad pero muy flojas y pastosas las croquetas (1€/ud), sobretodo para una a la que le gustan muy cremosas. Bien la ensaladilla rusa (3€/tapa), con abundante mayonesa y también langostinos pero, como la mayor parte de los platos, adolece de falta de sal. Nos hicimos con un salero que acabó pasando por encima de toda la comida.

Riquísimas también las alcachofas con parmesano (4€/tapa), confitadas y luego marcadas en la plancha a modo de flor, cuya tapa se compone de dos unidades y riquiñas las tortitas de camarones (2,5€/ud), nada grasientas y muy finitas.

Todo lo empezaron a sacar al centro, agrupando tapas y amontonándose, a un ritmo mayor que el que comíamos, cuestión que se convirtió en un problema cuando tras sacar la tapa de callos (3,5€) con pata y morro también flojos de sal y sin picante, pero melosos y muy correctos, y la tapa de mollejas de ternera con patatas caseras (6,50€) que hubiesen ganado si más crujientes, también sacaron los dos platos contundentes que habíamos pedido.

Obviamente cuando fuimos a meterle mano a los chipirones a la plancha con cebolla frita y salsa de cacahuete (14€) se habían quedado congelados así que tuvimos que devolverlos a la cocina que, muy amablemente, nos los devolvió a los pocos minutos ligeramente recalentados. Ricos, muy bien la fritura de la cebolla (me llevo los fritos como el hit de la casa junto con el tomate burrata) y sorprendente la combinación del cacahuete con el chipi, que funciona muy bien.
De carne, la hamburguesa "La Chamartina" que se aprecia por su forma que viene prehecha directamente de "La Finca". Correcta aunque sin un sabor a carne pronunciado, bien el punto pedido en su estricto "poco hecha" y agradable gesto el de servir al lado tres cuencos con ketchup, mostaza dijon y mayonesa; pero la lámina de queso cheddar me mata. Tras esto acordamos que aquí se apuesta a las tapas.

De postre una prescindible tarta de queso de textura demasiado densa.

Terraza extremadamente agradable y una cuenta que frenó en los 58€ para dos personas bebiendo tinto de verano (de botellín La Casera) y saliendo sin casi poder cenar por la noche por lo que por unos 20€ por persona me parece una opción muy buena por la zona.

Avelio

Pep.... guardiola??

20 de abril de 2015

Miss Migas

Lo que nos faltaba... Guardiola dándonos de comer. Acabemus!

20 de abril de 2015

05/02/2017

Esta bien

fecha de la visita 4/02/2017
la comida; bien
El servicio: bien
la relaccion precio-calidad: bien
Las instalaciones, muy ruidosas y mucho calor, creo que hay mucha cocentracion de mesas

22/10/2018

Sitio correcto para comidas informales

Platos ricos en un ambiente informal

20/07/2016

Pepa pepa

Pepa Quenco ha conseguido en La Chamartina crear una taberna para que todo el mundo pueda degustar lo que ofrece en su otro restaurante, mucho mas solicitado.

Cualquier ensalada de tomate (el mejor de Madrid) es perfecta.

Gran fritura, buenas carnes...todo perfecto.

Y de postre...la mejor tarta del mundo!

19/01/2016

La Chamartina. El buen hacer y la buena materia prima.

Abierto desde abril de 2015 La Chamartina es la opción más informal y económica de Pepa Muñoz, propietaria del conocido restaurante El Qüenco de Pepa, este último ya con cierto recorrido y éxito en la capital.

La Chamartina es un local donde se ofrece una cocina de corte tradicional pero informal, donde predomina una buena materia prima acompañada de una excelente ejecución de los platos.

El aspecto del local es desenfadado, moderno y alegre, e invita a disfrutar del rato que vas a pasar desde el momento en que entras por la puerta. Creo que va muy de la mano con lo que se quiere ofrecer y por tanto resulta un gran acierto.

Fuímos un grupo de 11 personas y nos recomendaron alguno de los menús que ofrecen (25, 30 y 35€), todos enfocados hacia platos al centro de la mesa para compartir. Nos decidimos por el de 35€.

A continuación pasamos a mostraros los diversos platos que probamos y ya puedo decir que disfrutamos…

Sigue leyendo en...

gastrobloggia.com/2016/01/la-chamartina-la-sencillez-de-la-buena...

03/05/2015

El "fast food" de Pepa

Cena en LA CHAMARTINA (antes “Pepa”), el nuevo restaurante de Pepa Muñoz, a escasos metros de su “hermano” mayor el Qüenco, que lleva abierto más de 25 años. Según su Web, aquí se pretende dar de comer de forma más dinámica y desenfadada, y con la misma calidad que en el local originario.

El encargado comentó que, hasta hace bien poco, con “Pepa” se hacían la competencia a ellos mismos, y por eso le han dado un vuelco al formato. Pretenden que el mismo señor que por la mañana tiene una comida de “bisnes” en el Qüenco, por la tarde se quite la corbata y venga a La Chamartina a tomar unas tapas con su mujer y sus hijos.

Local muy bonito, amplio, decorado e iluminado con gusto, en tonos verde manzana, maderas decapadas estilo provenzal y macetas con flores por las paredes. Agradable terraza urbana en la puerta. Mención aparte merecen los impolutos cuartos de baño, los más limpios que hemos visto en mucho tiempo en Madrid.

Carta de “cocina casera” que pretende contentar a cualquier paladar: ensaladas, tortillas, frituras y carnes, pero también pasta, pizza y hamburguesas. Casi todo se puede pedir en raciones completas o en tapas.

Con idea de probar varias cosas pedimos, en formato tapa, las siguientes:

Ensaladilla rusa. Francamente buena, fresca y ligera. Lo mejor de la comida.

Alcachofas fritas con parmesano rallado, tiernas aunque un poco aceitosas.

Arroz cremoso con gurumelos y foie. Estilo rissoto italiano, pero demasiado compacto, resultó pesado y empalagoso, costó acabarlo.

Pulpo con crema de patata y ajada. Presentado en un bol, en el fondo un puré de patata, encima unas finas rodajas de pulpo con ajada y pimentón. Un poco insípido, no nos dijo mucho.

Boquerones fritos a la andaluza. De tamaño pequeño, pero con su espina y sin eviscerar. Regulares.

Acabamos con una tarta de queso con frutos rojos normalita.

Carta de vinos interesante a precios amables. Nosotros pedimos un tinto de Toro de la bodega Matsu, El Pícaro, servido a temperatura adecuada, muy rico.

Mesas sin manteles, servilletas de celulosa y sillas de tijera, tipo caseta de feria, incomodísimas. Servicio "filipino" demasiado rápido. Nos sentamos a las 9 y media, y a las 10 ya nos habían puesto en la mesa todos los platos (y eso que les dijimos que pararan un poquito) lo que te lleva a pensar que lo tienen todo semi preparado, le dan un calentón y a correr.

Barato, pagamos 40,30 euros por todo. La verdad es que con estos precios tampoco se puede pedir más. Nos recordó a los Public, Bazaar, Ginger, etc. Platos que se dejan comer, pero que no destacan especialmente, y precios moderados.

acme

Esto es un "no padre" en clave amable ¿no?

3 de mayo de 2015

Avelio

Nosotros tardaremos en volver, pero reconozco que puede tener su público porque no hay nada parecido por la zona. Si estás currando, tienes poco tiempo para comer, y te apetece salir del sota-caballo-rey de los menús del día, es buena opción.

4 de mayo de 2015

16/06/2015

Descubrimiento. Bueno, bonito y barato.

Aparecimos aquí de casualidad de comida improvisada un domingo cualquiera en la terraza que tienen habilitada tanto para invierno como para verano.

La carta tiene para todos los gustos: verduras, ensaladas, pizzas y pastas, arroz, carnes y pescados. Lo mejor es que tienen tapas de prácticamente todos los platos, lo que permite probar varias cosas.

Empezamos con:

- Ración de Alcachofas con fritas con parmesano: Son de esas que entran hasta por la vista. Alcachofas naturales, primero confitadas y después bien frititas. Ummm, con un corazón tierno y unas hojas bien crujientes.

- Tapa de Tartar de atún rojo con aguacate: El color del atún lo dice todo, de un rojo intenso. Bien picado con un aliño suave, nos encantaron hasta los panecillos.

- Tapa de Arroz cremoso con gurumelos y foie fresco: Combinar en un plato gurumelos, un tipo de seta de aspecto parecido al champiñon pero con sabor de 5*, y el foie fresco, debería estar catalogado dentro del pecado capital de Gula. Una tapa per fec ta, sabrosa y contundente por 4€. Que pena que no hayan inventado todavía lo de poder oler o comer a través de un monitor.

- Tapa de Pisto con queso de cabra: ver más en lesamp.tumblr.com/post/121678997585/la-chamartina

10/07/2015

La Chamartina, algo del Quenco en una versión más barata e informal.

3+

La Chamartina es la última aventura de Pepa Muñoz, famosa por ser la cocinera del Quenco y el Quenco de Pepa, sitios muy contrastados después de muchos años sirviendo una cocina de mercado, cuidada y con bastante éxito en Madrid.

La idea es la de un sitio más desenfadado, con una terraza muy agradable y con una cocina basada en la de Pepa. Todo ello a un precio mucho más acotado que el de sus hermanos mayores.

En cuanto a la comida, los clásicos de Pepa están presentes mezclados con algunas otras opciones más irregulares, logrando una carta desigual en la que encontrar platos riquísimos y algunos otros más flojos.

Nosotros probamos sus berenjenas fritas, que la verdad es que estaban muy bien hechas, con un puntito dulzón muy agradable. Por poner una pega, las sirven solas y creo que le podría dar algo de gracia acompañarlas de alguna salsa.

La tortillita de camarón muy bien frita y hecha, grande, crujiente y con muy poca grasa. Muy buena.

En cuanto a las croquetas, muy normalitas. El rebozado sí que estaba a la altura siendo bastante fino y agradable pero el interior pecaba de poco cremoso y con alguno que otro grumo. No obstante, son pasables.

Por último en los entrantes, el arroz con gurumelos y foie, uno de los míticos platos del Quenco que sin duda debéis probar. Arroz meloso con mucho sabor a las setas y con pequeños trozos de foie, riquísimo..

SI QUIERES VER LAS FOTOS Y SEGUIR LEYENDO ENTRA EN: cookinganddisfruting.es/2015/07/la-chamartina-algo-del-quenco-en...

spider72

Misma impresión...platos buenos y otros más bien chungos...pero nuestra segunda visita fue peor que la primera...así que se nos ha caído de la agenda.

10 de julio de 2015

Cooking and Disfruti...

Una pena porque la terraza es muy agradable!!!!

14 de julio de 2015

spider72

la terraza sí, pero el comedor es fallido completo: mesas incómodas, sillas de tijera que bailan y un decorado de Ikea de cuarta.

Salvo las mesas altas para un picoteo, pero no para cenar.

14 de julio de 2015

12/05/2015

Pepa con Tapa.

2++

Después de las buenas sensaciones que tuvimos con un mini picoteo en mesa alta, nos decidimos a experimentar el mesa + mantel con resultado más que dudoso.

El local parece de los reformados en Pesadilla en La Cocina: se le ha dado una mano de pintura, se han colgado unos cubitos del Ikea con flores de plástico, sillas de tijera y tira millas. La impresión es similar a la que uno tiene en locales como Muta...algo no ha funcionado y le hemos hecho al local el lavado del gato a ver si lo enderezamos.

Mesa pequeña para seis personas. Muy pequeña. Sillas de tijera que a poco que te muevas oscilan de un lado a otro...en suma: muy incómodo.

Calor el día que estuvimos nosotros y una acústica digna de una beat-box de Dr Dré. Terrible.

NUESTRA OPCIÓN:

PIZZA DE JAMÓN BRASEADO. Una base con jamón que parece de sobre. Descorazonador. Una cosa es que los niños se lo coman todo y otra esto. Mal.

ALITAS DE POLLO "ajinomoto", buenas alitas con un toque salsa picante que no identifiqué pero que se comían muy bien.

CROQUETAS. Buenas por lo visto. Yo no probé.

RISOTTO CON FOIE. EL único plato que sobresalió un poco de la carta. Muy bien, de lo poco que me recordó a Pepa en esta cena.

HAMBURGUESA.- Correcta, hace falta ser bestia para hacer mal una hamburguesa y aquí estuvieron a punto.

TARTAR DE LA FINCA. Si en Arrakis no quedaba ni una sola gota de agua en su superficie, me pregunto si quedan vacas en La Finca...qué invasión. En este caso EL PEOR TARTAR QUE HE PROBADO EN AÑOS. Si la vaca de éste y la de La Tasquería, por ejemplo, pastan en el mismo prado, que alguien me lo explique. Mal.

HUEVOS ROTOS CON JAMÓN. Buen huevo y abundante jamón servido en lonchas demasiado largas lo que hace complicado el comerlo. Correcto.

159 EUROS 6 PERSONAS CON VINOS Y AGUAS.

CONCLUSIÓN: Aunque algunos platos como el Risotto o el Tataki son salvables, la carta es muy irregular. El local puede que funcione para unas tapas en terraza pero el interior es descorazonador. Not my cup of tea.

************

La cocina de Pepa arrasa con las comidas de bizniz en la zona Eurobuilding: el Qüenco, El Qüenco Selección...ahora Pepa (el local, no la chef), el último en llegar se reconvierte en La Chamartina.

Pepa repetía la fórmula de Qüenco Selección en un local mucho más grande y con un precio medio bastante subido, algo que en mi opinión, es misión más imposible que las pelis de Tom Cruise (o las serie de los 70, según os de).

Al igual que otros "locales de alto copete", Pepa se baja del caballo y presenta esta fórmula low-cost, que sólo lo es en el precio puesto que la materia prima, preparación y cantidades hacen que tenga una RCP muy pero que muy recomendable.

Ahora con esta vuelta de tuerca tiene mucho que ganar, en una zona dónde los buenos locales de raciones/tapas son inexistentes (con la excepción de el Horrero Asturiano, que sigue arrasando y que está siempre reventado).

Local decorado como un patio andaluz: sillas de maderita de tijera y una zona de mesas altas perfecta para un picoteo. Aquí me veo yo más por lo alto que en mesa + mantel. Todo muy sencillo, un simple lavado de cara comparado con el antiguo Pepa, pero más que efectivo.

La fórmula es simple, que no sencilla: buena materia prima, cocina clásica, esta vez con algún toquecillo lolailo como la tempura de tomate cherry con wasabi o las alitas de pollo "ajinomoto". En cualquier caso se nota la mano de Pepa flotando por toda la carta.

NUESTRA OPCIÓN:

TAPA DE CALLOS. Lo más flojo de lo que pedimos, pero claro, estamos ya "encallizados" de La Tasquería y ahora a todo le sacamos pegas...en cualquier caso en mi opinión les faltaba punch y un poco más de chup-chup para que soltaran bastante más grasa. También temperatura (aunque aquí hubo división de opiniones). 3,5 EUR. Imbatible RCP.

TAPA DE RISOTTO CON FOIE. Un clásico de Pepa versión low cost. Muy buen risotto con un considerable trozo de Foie jugando a atolón en medio del plato. Muy bien. 4 EUR.

TAPA DE TATAKI DE SOLOMILLLO. Dos generosas rodajas de solomillo únicamente marcado. Muy bien. 6.50 EUR

TAPA DE MOLLEJAS. También muy correctas. Perfectas de fritura y de sabor. 6.50 EUR.

Servicio correcto y profesional.

CONCLUSIÓN: No le pongo 5 porque me queda explorar (el viernes noche) la cena en mesa, pero la calidad de las tapas y su precio van a hacer de La Chamartina uno de mis sitios de tapeo/aperitiveo/ceneo de cabecera de mi walking area.

Venid.


**************£*

La cocina de Pepa arrasa con las comidas de bizniz en la zona Eurobuilding: el Qüenco, El Qüenco Selección...ahora Pepa (el local, no la chef), el último en llegar se reconvierte en La Chamartina.

Pepa repetía la fórmula de Qüenco Selección en un local mucho más grande y con un precio medio bastante subido, algo que en mi opinión, es misión más imposible que las pelis de Tom Cruise (o las serie de los 70, según os de).

Al igual que otros "locales de alto copete", Pepa se baja del caballo y presenta esta fórmula low-cost, que sólo lo es en el precio puesto que la materia prima, preparación y cantidades hacen que tenga una RCP muy pero que muy recomendable.

Ahora con esta vuelta de tuerca tiene mucho que ganar, en una zona dónde los buenos locales de raciones/tapas son inexistentes (con la excepción de el Horrero Asturiano, que sigue arrasando y que está siempre reventado).

Local decorado como un patio andaluz: sillas de maderita de tijera y una zona de mesas altas perfecta para un picoteo. Aquí me veo yo más por lo alto que en mesa + mantel. Todo muy sencillo, un simple lavado de cara comparado con el antiguo Pepa, pero más que efectivo.

La fórmula es simple, que no sencilla: buena materia prima, cocina clásica, esta vez con algún toquecillo lolailo como la tempura de tomate cherry con wasabi o las alitas de pollo "ajinomoto". En cualquier caso se nota la mano de Pepa flotando por toda la carta.

NUESTRA OPCIÓN:

TAPA DE CALLOS. Lo más flojo de lo que pedimos, pero claro, estamos ya "encallizados" de La Tasquería y ahora a todo le sacamos pegas...en cualquier caso en mi opinión les faltaba punch y un poco más de chup-chup para que soltaran bastante más grasa. También temperatura (aunque aquí hubo división de opiniones). 3,5 EUR. Imbatible RCP.

TAPA DE RISOTTO CON FOIE. Un clásico de Pepa versión low cost. Muy buen risotto con un considerable trozo de Foie jugando a atolón en medio del plato. Muy bien. 4 EUR.

TAPA DE TATAKI DE SOLOMILLLO. Dos generosas rodajas de solomillo únicamente marcado. Muy bien. 6.50 EUR

TAPA DE MOLLEJAS. También muy correctas. Perfectas de fritura y de sabor. 6.50 EUR.

Servicio correcto y profesional.

CONCLUSIÓN: No le pongo 5 porque me queda explorar (el viernes noche) la cena en mesa, pero la calidad de las tapas y su precio van a hacer de La Chamartina uno de mis sitios de tapeo/aperitiveo/ceneo de cabecera de mi walking area.

Venid.

01/09/2015

Muy buena calidad, elaboración y precio

Está en el local donde antes estaba Pepa, que no ha durado demasiado por lo visto, pero sigue siendo de Pepa. Estuvimos en la terraza viernes noche, hasta arriba y un poco incómoda, no es una terraza bonita sino funcional, pero es que yo creo que el cambio que le han dado ha sido para modernizar y ampliar el público, había de todo, matrimonios mayores, matrimonios medianos, parejas y grupos de pijos y de precio está muy bien. Hay pocos camareros para la terraza, tienen buena disposición y amabilidad pero son lentos porque están superados.
La carta de vinos es fantástica, qué gran selección de vinos nuevos y poco conocidos, pero buenos, y muy bien de precio, casi todas las botellas entre 10 y 20 euros. Mi felicitación al que lo haya decidido.
La carta tiene una variedad amplia, tiene tapas y platos. Comimos de tapas y muy bien, pequeñas pero no insuficientes. El pan de cristal con fuet muy bueno, de verdad pan de cristal y no ese pan duro que en otros sitios te intentan colar. Pedimos un tomate con sal que es una de las especialidades de Pepa y estaba espectacular, un tomate con sabor! el arroz con gurumelos muy rico, para mí un plato es demasiado, con una tapa para dos está bien para no cansar. Berenjenas fritas buenas, boquerones fritos a la andaluza bien y lo peor el tataki de solomillo, que no valía nada. La tarta de queso está bien pero no memorable. Con café además nos salió por 60 euros por dos personas, me parece un precio super ajustado, porque se nota la mano de buena cocinera de Pepa en los platos, en especial en el arroz. Me parece una buena elección para cenar ligero disfrutando de calidad.

14/07/2015

Genial.

Que buenos sus arroces y sus helados.
De precio regular y tiene una buena terracita.
La higiene es absoluta.

02/05/2015

Gath lo descubrió en abril de 2015

Nuevo Espacio gastronómico Pepa Muñoz. Desayunos-Tapas-Vinos-Comidas-Cenas

2-5-2015.

Se anuncian en la web diciendo que estan dando servicios desde las 8 h, pues bien, hoy, a las 13 h, absolutamente vacio, sensación de estar montando y organizando la sala. Vamos que si entra algun cliente, molestaria.

Visto lo visto, media vuelta y ya habra ocasion de testarlo.

spider72

Joé la Pepa no para...por lo menos éste no se llama "La Chamartina de Pepa" jajaja

16 de abril de 2015