Este sitio ha cerrado, si crees que esta información no es correcta: ponte en contacto con nosotros

La Coloquial - CERRADO

Ordenar por:

relevancia fecha

01/12/2013

Sencilla y creativa!

Cocina de altura con estilo y ticket medio a pie de calle. El buen producto y las recetas tradicionales imperan, pero en un formato contemporáneo. Sabores de siempre revestidos de vanguardia. Sus croquetas, de crujiente perfecto y suave interior a base de carne de buey y leche de oveja, su ensaladilla desestructurada servida en copa de Martini, sus fingers de pollo de corral o el cochifrito con puré de limón son algunas opciones a degustar en un entorno de inspiración y aires funcionales válido a cualquier hora del día.

27/04/2012

Un agradable comodín

Tenía bastantes ganas de ir a La coloquial, porque paso diariamente por esa calle, y hoy se me ha presentado la ocasión de ir a desayunar. Es un local con buena pinta desde fuera, muy en sintonía de los que hay desde ahí hasta el Paseo de la Habana: un local un poco híbrido restaurante-cafetería-lugar de copas, y con terraza. Efectivamente, puedes ir para cualquier comida, sea desayuno, aperitivo, comida, merienda o cena. Había gentecilla desayunando, y hemos comentado que era un sitio para desayunar o gente rica o gente desempleada, a juzgar por lo que han tardado en atendernos. Desde luego, es para hacer un desayuno de lo más tranquilo, como puedas hacer un sábado. Si vas atacado del estrés y esperando un café rápido de diez minutos como break de oficina, olvídate. Tienen ofertas de desayunos a un precio de mercado y no excesivamente caro. El local es muy agradable y está bien montado.

04/11/2012

una agradable sorpresa

en estos tiempos en los que se abren y se cierran restaurantes a la velocidad del rayo, es de destacar este que ya lleva mas de año y medio, llevo llendo a comer ahi hace aproximadamente 1 año y la evolución que ha tenido en sus platos a sido muy positiva, dentro de la nueva carta que acaban d sacar cabe destacar la lasaña de morcilla con wantun crujiente y parmesano, el cochifrito con manzana y por favor la versión de la tarta de manzana, aunque la decoración sea modernilla, al final es como si te comieras una tarta clasica hecha por la abuela, esta deliciosa, buena selección de vinos y los precios estan dentro de la media de restaurantes de la zona (alrededores del bernabeu).

20/10/2011

Totalmente omitible

Una de las cosas que mas me alucina de Madrid es que la gente se conforma con cualquier cosa, me impresiona que alguien cambie local por comida, me explico. La coloquial es un bar puesto desde mi punto de vista con cierto gusto, local amplio y bien decorado, y una terraza con un solo pero, no da el sol y a poco viento que haga, da duro y hace fresco...

Sobre la comida, la carta no excesivamente larga pero todo muy apetecible sobre el papel, Pedi una ensaladilla rusa, un pulpo a la plancha y una croquetas de buey. La ensaladilla mas curiosa que sabrosa, viene en un vaso y basicamente viene a ser un pure de los distintos ingredientes de la ensaladilla (patata, zanahoria, pimineto, etc) meclada alguna de las capas con guisantes y MAIZ (lo cual le daba un sabor curioso, no acertado), el pulpo a la brasa sobre un pure de lima, realmente rico, pero la ración (son todas raquiticas) eran 9 minitrozos de pulpo, por ultimo unas croquetas de buey realizadas con leche de vaca (eso dijeron), las cuales eran ocho cubos enanos, realmente insipidas, sabian tanto a buey como a pollo. En sintesis comer, comer, lo que es comer, poco, sales con hambre.

El servicio aceptable.

Dudo que vuelva.

30/10/2011

un poco de todo y buen precio

Un sábado noche reservamos en La Coloquial por el buen precio y la cercanía con Liberata. Sorprendentemente, o no por la crisis y las críticas regulares, medio vacío.

La decoración no tiene nada de especial salvo que todas las sillas son distintas, como en Lamucca. Por lo demás, bastante diáfano y sin estridencias.

Como éramos una mesa de siete personas, pedimos dos raciones de casi toda la carta de picoteo. Destacaría las berenjenas crujientes con hummus, muy buenas y las minihamburguesas de buey, excelentes. Por el contrario, las bravas son muy normalitas y el pulpo, pese a lo refrescante de la salsa de lima, no sorprende.

Los gin tonics, caros pero bien servidos, 13 euros el de G Vine, quizá un poco caro en comparación con el resto de la carta. El servicio, un poco de todo, como en tantos otros sitios, algún camarero borde y alguno encantador.

Y es que lo que salva a la Coloquial es su más que razonable precio. Cena a base de raciones para siete personas con agua, algunas cañas, un par de postres, una botella de vino de precio medio y cinco copas en total por 32 euros por cabeza, lo que quiere decir que si omites la copa final y el vino, no llegaría a los 20 euros, más que competitivo.

Aunque bien pensado, si lo mejor que puedes decir de un restaurante nuevo es que está bien de precio, es que no volverás mucho por allí...

Le espartano

joder, que vino tomasteis que si lo borras cenando 7 la cuenta pasa de 32 a 20???

3 de noviembre de 2011

Andrés Domínguez

Tomamos un vino tan normalito que ni lo recuerdo, pero sí que cuatro de nosotros tomamos después sendos gin tonics de G Vine a 13 euros cada uno y otra persona un JB con Cola o similar, así que echa cuentas. Un saludo.

3 de noviembre de 2011

Le espartano

ahhhh perdona, no lei lo de la copa... un saludo!

3 de noviembre de 2011

21/09/2011

Globez Lopez lo descubrió en septiembre de 2011

¡Vaya agradable sorpresa!

El más agradable descubrimiento de los últimos tiempos es este atractivo lugar recién inaugurado por los propietarios de los restaurantes El Puchero que supone un giro radical no sólo a su cocina si no al concepto de negocio.

Se trata de un local cuidadosamente decorado que en un mismo espacio alberga barra, mesas altas y mesas bajas, además de una terraza en el exterior. El horario es continuo desde las 7:00h al cierre, después de la medianoche, y que abarca todos los servicios: Desayuno, comida, merienda, tapeo y copas, con una carta especializada para cada uno de ellos.

Mi comentario de hoy sólo abarca el tapeo, que fue lo que hicimos anoche. Habrá que volver para probar el resto. Éramos cuatro personas que tomamos: Crujientes de berenjena, láminas muy finas previamente deshidratadas y fritas sin rebozo a baja temperatura servidas sobre una cama de humus de garbanzo con un ligerísimo toque de miel y sésamo (7,50€) que son una delicia. Ensaladilla rusa, se sirve deconstruida ( ¡yo tomando deconstrucciones, Dios mío!) en una copa grande de coctel siendo el propio camarero quien se encarga de “construirla” y servirla (6,50€). Otra etérea delicia. Unas croquetas, pequeñas y en dados, que en su interior alberga un relleno casi líquido de leche de oveja y buey (8,20€). Impresionantes. Por último, unas mini-hamburguesas (4) que es un plato a corregir, buena carne, pero a mi gusto un pelín pasadas y con un pan muy mejorable (7,50€). Los postres son nombrados por los siete pecados capitales y la Ira, que fue el que probamos, era realmente de pecado, se trata de una milhojas crujiente de dulce de leche acompañada de helado de panacota (6,00€) que entiendo provoque el lloro de los dulceros.

El servicio lo compone un equipo de camareros jóvenes muy agradables, muy bien formados y profesionales que, como si se estuviera en un restaurante de 5 tenedores, van presentando y explicando cada uno de los platos que sirven. Impresionante.

Cometimos el error de no pedir una botella de vino y finalmente terminamos pidiendo 9 copas del Rioja de la Casa, Lan crianza, (2,50€ unidad) que a mi gusto no está a nivel.

Para celebrar el descubrimiento tomamos dos gintonic, uno de Beefeater 24 con pomelo y Fever Tree (10€) y otro con beefeater normal y cáscara de limón (7€) exquisitamente bien preparados y servidos.

Finalmente con cafés, agua y una cocacola salimos a 22€ por persona. Cumple perfectamente con las clásicas 3B: Bueno, bonito y barato.

La Coloquial, sin duda, se va a convertir en un local de referencia entre los que nos gusta comer y beber bien si mantienen la excelente calidad, tanto en las exquisiteces como en el servicio. Habrá que volver repetidas veces para probar todas sus cartas.

Es sin duda la más agradable sorpresa de esta temporada. Vayan corriendo a conocerlo, es imprescindible hacerlo .

Globez Lopez

Volvemos a picar y esta vez, además de las berenjenas, croquetas y ensaladilla, pedimos dos platos de la carta: El tartar de atún, dos bolas de fresco atún acompañado de una ligerísima leche de almendra servida aparte, que está buenísimo y una sencilla ensalada de lechugas varias con gambón y ligera salsa de soja como único aderezo, también rica, rica. No tenían el rico pecado Ira, una pena.

26 de septiembre de 2011

Globez Lopez

Juro que no soy el dueño del local, pero es que trabajo a 50 metros. Hoy he ido a la hora de comer por primera vez y, mira tú por donde, descubro que tienen menú por 15€. Rico, rico, sólo que no te presentan y explican cada plato, sería para nota.

27 de septiembre de 2011

Pepe Perez

Siento no compartir vuestra opinión, no se si todo el servicio pero tuve la mala suerte de ser atendida por una camarera malencarada. No creo que vuelva

4 de octubre de 2011

Globez Lopez

Pepe yo he vuelto unas cuantas veces por la proximidad a mi trabajo y no he tenido problemas de atención. También han ido amigos a los que les he comentado sobre el lugar y no han tenido problemas, que yo sepa. Entiendo que te siente mal si alguien del servicio no te atiende como toca.

5 de octubre de 2011

03/11/2011

El sitio agradable, amplio, bien decorado y con terraza. La primera vez que fui además el servicio fue no impecable sino lo siguiente. No me acuerdo del nombre del camarero, pero recuerdo que comentamos que era el típico al que ir a buscar en caso de querer montar un restaurante. Eduacado, atento a las más mínima de nuestras necesidades y lo mismo sabía de vinos, que del último ingrediente de cada receta.
La segunda vez, no sé qué pasó, al cambiar de mesa, el camarero ya no era el mismo, las croquetas líquidas de leche de oveja con buey, ya no eran de oveja y no sabían a nada, la ensaladilla deconstruida había incorporado maiz de lata a una de sus espumas perdiendo parte de la gracia con ello y el pulpo a la parrilla con salsa de lima (que hay que reconocer que estaba muy bueno), era un visto y no visto: apenas dos trocitos por comensal y gracias. Lo dicho, las raciones pequeñas y nada sorprendentes... o la compañía es inmejorable y vas a tomarte sólo una caña o hay infinidad de sitios a los que iría antes... Caña, porque para no variar, el vermut era martini... qué original...

09/07/2012

Cierra los domingos por la tarde...

Rosalía Martínez (Pi...

me encanta tu avatarrrrrrrrr

11 de julio de 2012

DexterMorgan & Olivi...

jajajaja... Sí, es buenísimo :)

21 de julio de 2012