"La Dominga, como en casa" es el lema que pregonan los creadores de este bar-restaurante, Pedro Natale y Micaela Germiniani, jóvenes cocineros argentinos, donde además de comer estupendamente, uno se siente acogido con toda calidez y naturalidad. Su cocina es de corte fusión vasco-mediterránea, en la que se sabe lo...

Ordenar por:

relevancia fecha

10/02/2017

Buena cocina

Me ha gustado mucho la comida:. Una croquetas variadas (de queso, de boletus y creo que de pollo) muy buenas. Unas berenjenas a la plancha muy buenas. Y, en mi caso, un cochinillo a baja temperatura muy bien hecho, con muy buen sabor y la carne se deshacía.

El pan, opcional, rico (aunque no soy muy sibarita en este tema, con que no sea del congelado, me basta) con un aceite riquísimo (aquí sí que soy exigente)l.

Respecto a la atención, hubo un pequeño detalle que me chirrió. Iba con reserva de El Tenedor y nos dieron una mesa para dos. En el momento de tomarnos nota, al pedir los dos segundos nos dijeron que ambos eran fuera de carta (en la carta estaban) y no entraban en la oferta reservada. Preferimos seguir con nuestra elección y contestamos que no importaba y que ¡adelante!. Momento en el que nos ofrecieron cambiarnos a una mesa más grande y, quizás sea cosa mía, creí notar cierta mejora en la atención.

Y este tipo de detalles son los que no me gustan. De un establecimiento al que acudo como cliente espero profesionalidad y me molestan las discriminaciones sean positivas o negativas. Y si un restaurante asume que tiene que gestionar sus reservas en una página con descuentos, también tiene que asumir que las personas que reservan mediante estas páginas merecen el mismo trato que las que van por libre.

devil's kitchen + seguir 75 sitios, 6 seguidores

11/04/2013

TERRIBLE.

Era asidua a La Dominga de Chueca (hoy me he enterado de que lo acaban de cerrar). Un lugar con mucho encanto y un servicio exquisito. En ningún sitio había encontrado un servicio igual por menos de 50 euros barba.
Pero, ay, amigo, La Domiga de Malasaña...

He tenido que ir a reservar en persona porque no nos cogían el teléfono. Bueno, puede ocurrir.
Cuando hemos llegado nos han sentado en el bar, en la única mesa que les quedaba libre. Había muchísimo ruido y tenían el salón vacío; pero quizá por eso, porque lo tenían vacío, he pensado que no nos querían poner allí y me he callado, pese a que sabía que iba a pagar una pasta para estar allí, en un bar, sin escichar al que tenía a 20 centímetros de mí.

Para mi sorpresa, y pese a que nos habían metido prisa para pedir porque cerraban la cocina a las 11, llega una pareja y le abren el salón. Apartado y bastante más silencioso.
Le digo al camarero si no les importaría, ya que lo han abierto, colocarnos allí, porque me resulta impsoible comer a gusto con tanto ruido.
Y se queda pensando, pone mala cara y va a preguntar a dentro. Sorprendente. Pero lo mejor es que, cuand sale, me dice que no, que... atención "cuando esos chicos cenen, cierran el salón". Vale, si yo voy a cenar a la vez que ellos. "Ya, pero mira, no".

¿WTF?

Mi cabreo comienza a elevarse a niveles estratosféricos cuando me dicen que no me ponen una jarra de agua, que tengo que comprar una botella (por cierto, es obligatorio por ley servir agua del grifo si lo pide el cliente). Atónita, me callo. Las malas maneras del camarero son una guinda para el pastel de mierda que nos están sirviendo.

Además, compruebo que es más caro que el local de Chueca.. que era caro, vale, pero los dos chicos que lo atendían eran tan increíblemente atentos que merecía la pena (os lo aseguro).
Mi novio se levanta y les dice, de muy buenas maneras, que hemos reservado y que le parece mal no nos permitan sentarnos en el salón, ya que los chicos que han entrado han llegado diez minutos antes de cerrar la cocina y sin reserva.
A regañadientes, nos dejan.

Menú más caro y con menos platos. Pedimos.
Nos traen el agua, abierta. Sabe a agua del grifo.
La comida tarda poco. Fría, insípida.
¿Quieren pan?. Pan. Aunque sabemos que nos lo van a cobrar pero, bueno, es por darnos una alegría.

Terminamos. La cuenta.
La botella (que estamos seguros que rellenaron en el grifo del bar, porque tenía grasa de hace unos cuantos meses) NOS CUESTA CINCO EUROS. Agua del grifo = cinco euros.
El pan, por el estilo.

Dos platos fríos y agua del grifo, casi treinta y cinco euros.
Y coronando la velada, los malos modos y la malísima educación de la gentuza que trabaja allí.

Lo siento pero es que La Dominga de Chueca era espectacular. y las comparaciones, cuando son pésimas, resultan odiosas.

Si queréis palmar pasta para que os traten como si fuérais tontos y os estuvieran perdonando la vida, adelante. Si no, no lo recomiendo en absoluto.

01/11/2013

La mejor tortilla de patatas

En pleno barrio de Malasaña, se encuentra este pequeño local donde he comido la mejor tortilla de patatas de Madrid, sólo por eso ya quedará en mí memoria. Buena cocina y cerveza Alhambra de barril. Para comer o para tomar algo. Precios moderados.

06/10/2012

El mejor de todos

Sin duda es mi sitio preferido para tapear en Malasaña y casi diría que en todo Madrid. Creo que he probado casi todo lo que tienen en la carta y no hay nada que no me haya gustado (ni a mi ni a nadie que estuviera conmigo cenando). ¡Todo está buenísimo! Pero, por recomendar algo, entre mis platos preferidos diría estos:
-La ensalada de rúcula, peras y jamón de bellota con vinagreta de miel y anacardos.
-El carpaccio de buey con alcaparras y parmesano.
-El revuelto de morcilla con pasas y piñones sobre patatas.
-Las croquetas de boletus y trufa blanca.
-El provolone ahumado con tomates secos
-El risotto de vieiras, crema de mariscos y albahaca.
-El secreto ibérico con cebollas caramelizadas.
-El lomo a la plancha.
-El magret de pato con confitura de manzanas verdes.
Bueno, mejor paro porque como siga acabo nombrando toda la carta...
Además tienen una buena carta de vinos, el sitio es agradable y tranquilo, el trato es bueno (siempre intentan aconsejarte sobre qué pedir, la cantidad y todo lo que necesites para que te quedes bien) y el precio también está bien. Con vino y postre sales pagando unos 20 euros por persona.
Y los postres también están todos deliciosos: el coulant de chocolate negro con helado, el brownie de chocolate y nuez y en especial la tarta de queso y la tarta crumble de manzanas y almendras.
La última vez organicé allí una cena con unos amigos y todos quedaron encantados. En definitiva, una apuesta 100% segura.

02/02/2014

Encantador y muy bueno

Fuimos sin reserva, y nos toco esperar (aprox 50 min) pero en la barra mientras que tomabamos unas cerves se paso volando.Y mereció la pena. El local super agradable, luz tenue, y cálido lo cual contrastaba estupendamente con el frio que hacia fuera. Tiene un punto vasco, con sus pintxos en la barra, pero luego tiene platos tambien mediterraneos. De comer probamos todo sugerencias (nada de la carta) pero entiendo que lo bueno que estaba seguramente se pueda aplicar a todo. Pedimos risoto, riquisimo, giozas (ni el mejor japo), y alcachofas (estas un poco mas normalitas, lo que no quiere decir que malas), y de postre una tarta de manzana con helado de vainilla super crujiente, y super buena. De beber 3 Alhambras + copa de vino. Precio 24 euros por cabeza. Perfecto.

Asi que sí, totalmente recomendable, yo al menos seguro que vuelvo.

06/01/2013

Buena comida, buena gente

Hacia semanas que pasaba por delante y quería parar a comer. Al final, nos hemos decidido un día nada cualquiera, el de Reyes, y ha sido una sorpresa muy agradable. Buen servicio, buena comida, buena gente. Esta vez, hemos probado las croquetas de boletus y la hamburguesa de ciervo, todo un placer.

07/10/2011

De mis favoritos

La dominga es un sitio al que siempre me apetece ir a cenar.
Me encanta la luz baja, la pared de ladrillos y las pocas mesas que tiene.
He probado casi todos los platos y son todos de repetir!!
Los crépes negros de brandada de bacalao, las croquetas de cabrales, el milhojas de verduras.
Tengo que volver pronto para probar algún postre y ver si merecen tanto la pena también!
El servicio correcto y la música baja como si les hubiera dado yo un Cd !
Muy recomendable!!

14/12/2011

Caí aquí por trabajo (por eso sé que tienen buena materia prima), y aunque hace mucho que no voy...volveré pronto...a casi todo el mundo que se lo he recomendado ha repetido. Gran ambiente, y un saloncito muy agradable, que está dentro, sin tener que estar en la barra.
Te atienden de miedo y da gusto el saber hacer de Micaela y Pedro. Todo muy recomendable, para repetir ya que no da tiempo a probarlo todo y todos los platos apetecen.