Ordenar por:

relevancia fecha

06/06/2017

La ereta, nos gustó mucho el menú

La ereta, nos gustó mucho el menú

Resumen
VISITADO: Abril de 2017
PRECIO: €€€€€ (más de 50€ por persona sin bebidas)
DISTINCIONES: De lo bueno lo mejor; Relacion satisfacción precio; Guía Repsol; Pintoresco; Recomendado; Terraza

Hacía muchísimos años que no visitaba el restaurante la Ereta pero todo lo que había oído hablar últimamente, era tan bueno que no podía el retrasarlo más y fue todo un acierto.

Éramos dos y nos decidimos por el menú intermedio, “ni tanto ni tan calvo”, a 59 € por persona.

Precio:
─ La nota de esta comida fue de 70€ por persona todo incluido y de 61€ por persona sin incluir las bebidas (vino, agua, cafés, cervezas, refrescos, copas…).
Nota. Como ya he indicado previamente el vino lo lleve yo y nos cobraron el descorche, de ahi la escasa diferencia entre ambos aspectos.

Platos:
─ Mientras te traen la carta y decides menú y bebida, te sirven dos boles de una especie de obleas de pan. Uno con curry y otro con tomate y orégano, ambos de sabor intenso. Una curiosidad.
─ El menú comienza con las tapas, cuatro en total y todas ellas estupendas: esferificación de aceituna verde, ventresca de atún, royal de foie y por último un guiso con pelota de sepia. Como he dicho, todos estupendos y francamente no sabría con cual quedarme, quizás la ventresca...
─ Antes del primer plato te traen dos trozos de pan (focaccia y rústico) con un aceite de primera calidad. Muy buenos los dos pero me encantó la focaccia.
─ El primer plato era una ensalada con atún de lata y me pareció excelente y, no sólo por un atún maravilloso, sino que las verduras y sobre todo el aliño, con una acidez equilibrada y perfecta, daban el plato un toque maravilloso.
─ Negra con placton y caldo de caldero. Muy bueno. Había tomado este pescado no hacía mucho en el Moments y me dejó alucinado. Obviamente al repetir en tan breve espacio de tiempo ya no te sorprende, pero eso no quita que disfrutáramos un montón con este plato, perfecto de punto y con un toque de humo que lo hacía excelente. Mención especial al caldo de caldero, con un sabor delicado y profundo.
─ Presa ibérica. Extraordinaria. En Orobianco, el restaurante de Calpe, había tomado una presa que hasta ese momento era la mejor que había probado; puedo decir que en la Ereta han superado eso listón. Es espectacular tanto de sabor como su textura super tierna. A pesar del excelente nivel de toda la comida, creo que este fue el mejor plato.

Postres:
─ Prepostre. Espuma de albahaca con naranja sanguina. Excelente. Como pre postre me pareció que tiene todas las características que un pre postre debe reunir: frescura, ligereza, sabor y aunque no debe ser salado tampoco debe ser dulce.
─ Tapas de postres. La verdad es que ya te sorprende bastante el número de cucharillas que te ponen en la mesa para esto concretamente cinco, una de ellas para el pre postre del que ya hemos hablado. Con estos datos las cuentas salen fácil, es decir no tendremos un postre sino cuatro. Por no entrar en demasiados detalles y alargar esta crónica en exceso, decir que todos ellos estuvieron muy buenos y que si no sería capaz de destacar ninguno. La verdad es que es muy original y donde los amantes del dulce disfrutarían mucho, porque hasta yo que no lo soy, lo hice.
─ Postre, si estáis leyendo bien, para terminar viene la muerte por avellana, que aunque por desgracia no hice foto, nos gustó mucho a los dos.

Bebida:
─ Empezamos con un fino y una cerveza de aperitivo, el fino Lustau muy rico, quizás un poco escaso el servicio.
─ Alion 2009. Les preguntamos si podíamos llevar nuestro vino y nos dijeron que si cobrando un descorche, la verdad es que lo agradezco un montón, pues tengo unas botellas que parece que en casa nunca es el momento... un ejemplo a seguir desde mi modesto entender.
─ Para los postres pedimos dos copas de cristali. El vino me decepcionó un poco, después de probar en el murri el casta diva reserva real se me quedo un poco corto... con el cariño que tenia a este vino!

16/03/2016

Menú perfecto para una ubicación excepcional

Tras llegar, nos ubicaron en la que dicen ser la mejor mesa del restaurante: justo en la esquina del fondo, que dota al comensal de unas increíbles vistas del Castillo Santa Bárbara, del Puerto de Alicante y la Concatedral. De fondo, suave jazz instrumental que casaba a la perfección con el espacio.

Como entrantes nos ofertaron un vermú o una cerveza acompañados de una torta con curry y comino más unos palitos de pan de aceitunas negras. Al centro, un aceite de oliva virgen extra de Señoríos de Relleu que nos enamoró.

Seguimos con las tapas, acompañado de una copa de vino blanco, que contaban de una tarrina de magret de pato con un bullit, un canelón de pimiento relleno de atún con una salsa de turrón y aceitunas negras, caldo de pescado con bogavante y algas, ensalada caprese con espuma de mozzarella y tataki de atún con mermelada de cebolla.

Continuamos con el primer entrante, foie de pato y foie de rape bañado con vinagreta de alcaparras, remolacha y coca amb tonyina, que se trataba sólo de la pasta de la coca con cierto toque a tomate y cebolla.

Y como segundo entrante, morro de ternera con cardo, guisantes, gambas y una espuma del jugo de la cabeza de la gamba con picante. El contraste «mar y montaña» de los sabores me pareció sublime. No relamí el plato por vergüenza.

El primer plato, pescado, fue un jugoso negre con alcachofas y salsa de alcachofas y tubérculos. El segundo plato, carne, constó de un cabrito a baja temperatura (69º) —tostado por fuera y un excepcionalmente tierno por dentro— sobre leche de oveja, ajo negro y migas, que al parecer también traían frutos secos y tomillo. Para este plato me cambiaron el vino blanco por un rioja, diría que crianza.

Para rebajar la ristra de platos anterior, nos ofrecieron un cocktail de granizado de naranja sanguina con espuma de moscatel y azafrán.

Y de ahí ya saltamos a los postres con un ácido mousse de maracuyá con crujiente de yogur, un dulce mousse de café con leche y coca de mollitas, un sabroso brownie con crema de brioche y un punto de canela, un intenso helado de kojak y un sencillamente espectacular bombón de mascarpone que explota al introducirlo de la boca.

El café demasiado suave y caliente para mi gusto, a pesar de haberlo pedido largo de café. El servicio ha sido excepcionalmente atento. Impecable, diría.

Al ser una invitación, no elegimos el menú, pero por la carta que hay en su web se trató del menú de 45 euros. Existen 2 menús más, de 55 euros y de 65 euros. Por la cantidad de platos, sólo los recomendaría para comer mientras que éste es perfecto para cenar.

01/04/2013

Para mi, el mejor restaurante de Alicante. Vistas espectaculares de todo Alicante. Sensacional menú degustación. No es barato, para darse un capricho.

09/05/2009

Ralphy lo descubrió en mayo de 2009

Disfrutad de la comida, y de las vistas

No voy a decir mucho de este restaurante salvo que la calidad de la comida es excelente, el servicio muy bueno (un pelín lento, pero no mucho) y la localización increíble. Id a la web y os haréis una una idea
No puedo deciros si es muy caro porque no pagué yo, jeje, pero barato seguro que no es