Ordenar por:

relevancia fecha

26/03/2018

curiosa cocina, restaurante atronador

Local meticulosamente decorado para ser un plató de los capítulos de Cuéntame que podrían haber correspondido con los finales de los 70 y los ochenta. En la zona de la barra, en domingo hay una epidemia de hipsters aunque si bajas al sótano donde está el minúsculo restaurante la cosa cambia... aunque a cambio tienes un espacio ensordecedor. Sería muy recomendable que hagan algo con el sonido porque llega a ser agotador no poder oir a tus compañeros de mesa. Todo rebota. Algo de tela o incluso cartones de huevos ayudarían a paliar el girigay que se monta... y que es de las pocas pegas que le pongo al sitio.
Carta muy atractiva, curiosa, con numerosos guiños a Italia tanto en la comida con en la carta de vinos. La tosta mallorquina es un must que hay que probar, fue lo que más me gustó con diferencia. La tabla de quesos, más normalita, es generosa la media ración pero no me entusiasmó. Magníficas las opciones con mollejas, en mi caso un plato fuera de carta en el que acompañaban las mollejas a la brasa con verduras salteadas con toques cítricos y ácidos. Muy rico! Buen tiramisú, algo menos dulce de lo esperado.

04/12/2017

Una brasería mediterránea en Lavapiés

Diciembre 2017

Antón Martín, la zona alta de Lavapiés, cada vez se está poniendo más interesante. A las neotabernas recientemente abiertas acaba de sumarse La Esperanza. Abierto en un local de esquina, alargado y con una gran barra corrida, decorado en colores vivos, muy alegre. En el sótano, un acogedor reservado para tomar copas. La carta es de inspiración mediterránea: arroces, fideguá, cocas, carnes y pescados a la brasa, oficiados por un ex-jefe de cocina de Triciclo.

Dos personas, de entrada pedimos unas bravas cortadas en trozos pequeños y aliñadas con tomate y ali oli, y unos estupendos mejillones en escabeche casero con cebolla morada.

A continuación un arroz ibicenco a banda tipo "bullit", con pescado de roca, marisco y patata cocida servido aparte. Muy rico el cabracho y el marisco, y buen sabor del arroz, aunque de punto quedó un poco tieso.

Terminamos con una tabla de quesos de cinco variedades, bien servida.

En cuestión de vinos, aparte de los consabidos ribera-rioja tienen alguna cosa curiosa. Nosotros bebimos Al Muvedre, un monastrell alicantino de Telmo Rodríguez bastante rico.

Buen ambiente y servicio buenrrollista, aunque con detalles un poco raros. Al final de la comida pedimos un gin-tonic y nos lo trajeron ya servido. Ante nuestra sorpresa el camarero nos dijo que no lo servían en la mesa por indicación del encargado. Flipante.

De precio no está mal, pagamos 40 € por persona con una copa. Aunque necesita todavía un poco de rodaje, el sitio mola, volveremos a probar más cosas.

Alexo

Madre mia. 22 pavos por una racion de arroz.... esto solo pasa en Madrid!

4 de diciembre de 2017

Avelio

En la ración te entra la paellera de hierro (sólo arroz) y además un cuenco aparte con el pescado, un cabracho entero, almejas, berberechos, calamares y patata cocida. Da de sobra para repartir entre dos.

4 de diciembre de 2017

Avelio

La pena fue que el arroz se les quedó un poco duro, pero por el tamaño de la ración, el precio no nos pareció mal.

4 de diciembre de 2017

pandachorizo + seguir 61 sitios, 5 seguidores

29/01/2018