Con una aire modernista y un recetario mediterráneo clásico pero actualizado, La Finca de Susana es uno de esos locales que siempre está lleno por sus precios comedidos para el ambiente y la calidad ofrecida. Íntimo e ideal para ir con amigos y tener una comida de lo más agradable en el centro de Madrid.

Ordenar por:

relevancia fecha

16/07/2015

Es clonado del resto de su especie..

Puede que sea el más clásico en cunato decoración de sus amiguitos (la gloria d emontera, bazaar...), pero la comida es muy similar enlos 3.
Hay una zona en la que las mesas están demasiado juntas.
El vino de la casa no me gusto mucho.

31/03/2013

Siempre lleno

No es que su comida sea especialmente buena, ni su atención exquisita pero es cierto que el sitio está bien, su decoración es bonita y el precio de su menú es más que competitivo. No se puede pedir más por menos y ese es su éxito. Pertenece al Grupo Andilana, con varios locales en Barcelona y a los que pertenece Bazaar, Public o La Gloria de Montera en Madrid. Todos con el mismo concepto, local bien decorado, buen precio y comida más o menos correcta.Triunfan.

26/01/2013

Menú barato de cocina mediterránea y platos internacionales

El restaurante en pleno centro ofrece unos menús y carta a precios módicos para estar en el centro, no destaca por el personal y la atención es mala, siempre está a tope en horas puntas, hay colas y más colas... pero eso ya se sabe cuando de va a éste restaurante. La comida para el precio que tiene no se puede pedir más. Me gustan sus arroces, el salmorejo y los postres que suelen ser ricos. El menú varía en calidad según el día, y el cocinero de turno. En general la calidad es aceptable dado los precios, y el local es acogedor. Pero no se debe ir esperando un servicio memorable sino a comer un interesante menú barato mucho mejor opción que lo que se oferta en otras franquicias de la zona, en un entorno agradable. Suele llenarse de turistas y lugareños porque es muy conocido.

28/12/2012

no vuelvo más

La comida no está mal, no me parece que haga honor ni de lejos a la fama que tiene ni a lo solicitado que está el local, pero bueno. Es cierto que tiene algunos platos originales, y los precios son aceptables.

Además también es verdad que el local tiene su encanto.

Pero a partir de ahí... empieza el "salvese quien pueda"... el local está lleno, lleno, lleno, tan lleno que no sólo no dejan reservar, sino que como uno de los comensales llegue unos minutos tarde, ya te están diciendo que os tenéis que o pedís ya u os tenéis que levantar... la rotación de mesas se aprovecha al 1000%

pero además es que los camareros son sumamente desagradables, te traen la comida deprisa, te meten prisa para quitártela, son bordes, mmm... no sé que más decir, pero de verdad que de los peores servicios que he visto en mi vida con diferencia

pero, claro, mientras la caja registradora funcione tan bien.. para qué van a mejorar su servicio! :(

25/12/2013

Bien,pero..........

Muy rica la tarta de puerros y los mejillones,pero no pidáis el plato del día está estropajoso.
El plato del día vale 10,50 euros,pero merece la pena gastar un poco más.
No admite reservas y hay que esperar unas largas colas.

13/12/2012

habia oido maravillas sobre este sitio,acrecentado por el hecho de que no admiten reservas y siempre esta lleno.El menu es menos de 11€, con 5 primeros y 3 segundos a elegir,postre y cafe.yo probe la pizza de hojaldre de 2 quesos y uvas muy bueno y de segundo pollo con arroz con salsa tropical,el pollo estaba un poco soso pero bueno lo q estropea una comida buena es el servicio,te meten mucha prisa,corren de un lado para otro y lo peor para mi es que al pagar con tarjeta no te llevan el datafono a la mesa,tuve q pagar yo en la caja.

30/07/2011

Bueno y a buen precio

Hace un tiempo descubrí un restaurante que me llamó bastante la atención, dado que tenía un aspecto bastante elegante y digno de una celebración, pero los precios eran muy baratos. Desde entonces se ha convertido en un clásico y cuando podemos nos dejamos caer por allí.

La Finca de Susana está cerca de la Puerta del Sol y más concretamente del metro Sevilla, en la calla Arlabán paralela a la Carrera de San Jerónimo. Se trata de un restaurante cuyos dueños, que son filipinos, han visto el buen resultado de la idea y han montado diferentes restaurantes, de estilo parecido y distinto nombre, en ciudades como Madrid y Barcelona.

El local es bastante grande y está decorado con un estilo que más podría hacernos pensar que estamos en un lujoso restaurante, siempre que no nos pongamos a analizar los materiales. Por otro lado, se asemeja bastante a la filosofía neoyorkina de juntar las mesas tanto que puedas probar el plato de tu vecino antes de pedir el tuyo. Con esa salvedad y habiendo estrechado los lazos con las mesas de alrededor, puedes disfrutar de una buena velada.

La comida es fantástica, yo siempre intento cambiar el menú pero al final acabo pidiendo pato confitado con nabos y ciruelas que tan bien saben hacer. Mi novia siempre se pide el salmón, así que podemos asegurar que esos dos platos no van a fallar. Otras cosas que he tenido la oportunidad de probar allí son el carpaccio, el pulpo y el solomillo ibérico con salsa de soja, que del mismo modo son totalmente aconsejables.

Partes esenciales de toda comida son tanto la bebida como el postre. Decir que para beber tenemos muchas clases de vinos de diferentes orígenes y precios, por lo que no tendremos problemas en elegir el que más nos guste. El vino de la casa es el único que se puede pedir en botella más pequeña y podríamos decir que es pasable. En postres también poseen una amplia variedad entre las que quiero destacar la tarta Sacher con helado de vainilla, el sorbete de limón con cava o la tarta con crema inglesa.

En el servicio creo que está la clave del negocio, porque siempre que voy me intento preguntar de donde obtienen tanto beneficio. Son, en su gran mayoría, orientales y quizá filipinos como los dueños. El caso es que su carácter es bastante seco y son tremendamente funcionales. Basan su trabajo en la rapidez absoluta y la presión constante por verte acabar los platos, te vayas y entren los siguientes. Es algo a lo que me he acostumbrado allí, pero si terminas de cenar y quieres tranquilamente tomarte el vino o descansar, rápidamente te estarán agobiando con el postre y después con la cuenta. Si mandas esperar a uno, se turnará con el compañero para repetir la operación. La solución es fácil, tomártelo sin agobio, sin presión y que esperen.

Y por último el precio, es una razón de peso para volver. Los platos llegan como máximo a los 10€ (el pato cuesta eso) y lo normal es que estén a unos 8€. Los postres como media son 4€ y las botellas de vino normales por unos 13€. En total la cena nos salió esta vez por 31€ con dos platos, botella de vino de la casa y postre para compartir (el pan también lo cobran a 1€).

Concluiré diciendo que es un restaurante que recomiendo cien por cien, ya que con el local responde bastante bien a lo que se pide de un restaurante elegante, la comida está muy buena y el precio es bastante razonable. Las únicas pegas que le podemos poner son la cercanía de las mesas, que puedas quitarle la comida al de al lado y lo agobiantes que son los camareros a veces con que no haya un momento de quietud en tu comida. Pero si ellos son entrenados para meterte prisa yo fui educado para tomarme la vida con calma, así que todos cumplimos.

Si quieres conocer más lugares entra en elboqueronviajero.com o búscanos en Facebook o Twitter como El Boquerón Viajero.

21/12/2012

Menú medio día

Después de unos meses diciendo tengo que ir tengo que ir y no haber mesa libre hemos ido y hemos encontrado mesa :)

La comida esta bien de primero elegí una pizza de queso con uvas muy rica y de segundo pollo con salsa tropical que no esta mal, lo mejor por así decir algo es el postre un flan casero

El menú unos 10,35€ con iva el sitio esta bien siempre hay gente esperando

11/03/2013

no es lo que era

Debido a la fama y a las largas colas en la puerta el sitio adquirió una fama que hoy en día no le corresponde. Depende de lo que pidas la comida está más o menos buena pero queda muy lejos de lo que era hace unos años.

17/08/2011

En el centro, gran cocina, buen servicio y a precio razonable

Parece mentira que lleva años comiendo por la zona y no conociese este sitio. Hoy, por motivos de trabajo hemos ido 5 personas y aunque al principio me tiraba para atrás que no se pudiera reservar, hemos acabado aqui.

Lo mejor: la cocina; los espagueti con champiñones y salsa de jamón de jabugo y la torta de carne con verduras estaban espectaculares, y más, si cuentas que estaban dentro de un menú de poco más de 10 Euros. El postre? un flan dentro de la normalidad.

Lo peor: son cuadriculados para el tema de los sitios; hemos llegado 4 y aunque hemos avisado que venia otro más, hasta que no ha llegado nos han tenido en una mesa de 4 y luego nos han dicho que si nos queríamos apañar así o si nos esperábamos una de 5. Un poquito de por favor.... que hay que creer en la palabra de las personas.

En cualquier caso, repetiré. Seguro

07/07/2011

Si estas por el centro...

Si estás por el centro de Madrid y necesitas un sitio para llevar amigos, familiares, novi@, ya sean de Madrid o esten visitándote, este sitio resultaría perfecto.

Se trata de comida creativa mediterranea (esto no quiere decir que los platos son exiguos) con buena presentación y mejor sabor, todo ello a unos precios bastante asequibles. Una comida para 2 con tu entrante, bebidas, un plato para cada uno y un postre a compartir pueder salir a 15 euros por persona.Tienen tambien un menú diario a 9,50 euros.

El sitio es agradable, mesas grandes redondas y pequeñas, cuadradas para 2-4 personas, etc. bien decorado y con un toque elegante, el servico muy bueno.

Problemas: mucha gente, ya que no dejan reservar. Yo por ejemplo fuí un miércoles a las 14.45-15.00 y había una cola descomunal. Sin embargo otra semana fuí un martes a la misma hora y entré directamente.

Una amiga me lo recomendó y la verdad me sorprendió para bien.
Recomendado!!