Nuestro restaurante busca la comodidad del cliente, mientras come nuestras propuestas, que van desde la cocina mediterranea mas clasica con un entrecot de Villagodio al carbon con patatas o un gazapacho de verduras ecologicas, a la cocina internacional pasando por guiños de fusion a las recetas de la abuela. En fi...

Ordenar por:

relevancia fecha

27/10/2014

Buena cocina con terraza

Nos sentamos en la terraza sin pensarlo mucho ni haberlo planeado. Ni siquiera íbamos a comer nada, pero como era requisito indispensable para sentarte pues acabamos pidiendo.

Elegimos tres platos de la carta y cuando vino el camarero a tomarnos nota, por cada plato que le decíamos, nos hacía una contraoferta con otro que nos recomendaba especialmente.

Total que nos dejamos "embaucar" y final la cosa quedó así:

-Ensalada de rúcula con remolacha, piñones, queso de cabra y aceite de trufa. Rica. Un 7.

-Setas de temporada, muy recomendadas por él. Sencillas, estaban bien. Otro 7.

-Pulpo a la brasa con helado de mostaza y wasabi. A los clásicos del pulpo tal vez no les haga mucho. A mi que no lo soy me gustó, era original. Otro 7.

De postre, para compartir:

-La tarta de queso. Buenísima. Un 9.
-El helado de magdalenas con cola cao. Normalito. Un 6.
-La mousse de chocolate más normalita. Un 5,5.

Y así, sin planearlo ni pensarlo, con dos copas de vino cada una, pagamos 30 euros por persona. Se me hizo un poco caro, pero tal vez es por lo improvisado que fue.

Dado que me cuesta tanto encontrar restaurantes con terraza supongo que volveré.

26/09/2014

Restaurante con terraza en Malasaña

Terraza atestada muy cerca de la plaza del Dos de Mayo.
No me gustaron nada las zambouriñas a la plancha. No llevaban cebolla caramelizada como anunciaban. Los minúsculos pedacitos de jamón anulaban completamente el sabor.
El dueño recomendó encarecidamente el atún de almadraba a la plancha. Ración escasa, sin gracia.
El vino blanco Finca de la Colina, lo mejor. A 20 € ya puede. El camarero te lo describe malamente, mirando para otro lado.
Yo también lo haré cuando vueva a pasar por allí.

10/07/2014

Fallaron las expectativas.

El local me gustó paredes de ladrillo visto y forrado con puertas de madera decapadas. Bastante bonito.

Animada por las buenas críticas nos dejamos caer por allí pero no cuajó. Los platos que probamos sonaban muy bien, la apariencia era vistosa pero el resultado no terminó de convencernos.

Pedimos:

Pulpo a la brasa con helado de mostaza y wasabi regado con aceite de oliva virgen: Al principio la conjunción del pulpo con el helado resultó refrescante, al tercer bocado predominaba el sabor ahumado del pulpo.

Burrata ahumada con leña de arce y fresas silvestres. Muy buena la burrata, el resto del acompañamiento, sin más.

Chipirones rellenos de gambas y piquillos en tempura de tinta negra sobre crema suave de calabaza. No tendría que haber pedido este plato. Pocos días antes, en un restaurante frente al mar, me había pimplado un plato de chipirones a la plancha, magníficos y recién cogidos y las comparaciones casi siempre son odiosas.

Albóndigas de ciervo con peras Jack Daniels, salsa española clásica y chips de hierbabuena. Lo mejor, sabrosas y jugosas.

El precio, unos 50 euros por persona, a priori, hubiera estado en consonancia con las expectativas que suscitaba la carta pero excesivo para el resultado final.

30/08/2011

Espectacular descubrimiento!

La verdad es que la Fragua de Sebín está en un sitio por el que cualquiera que salga por Madrid ha pasado en alguna ocasión. Bien comunicado y en una situación privilegiada para seguir después de la cena o comida con lo que te pida el cuerpo.
Obviamente si el restaurante no fuese bueno no tendría sentido todo lo dicho anteriormente. Por 35€/px (vino incluido) cuatro personas pueden disfrutar una estupenda tempura de verdura, acompañados de unos orizos asturianos, y luego un plato principal como un exquisito bacalao, una magnífica lubina o unas vieiras horneadas de escándalo.
El local: agradable y moderno.
El servicio: profesional, atento.
Para repetir.

25/10/2014

Caro line

Hola! Si, he estado ya 2 o 3 veces, cada vez me gusta más y volveré seguro!

14 de noviembre de 2014

23/10/2013

Gran esperiencia

La comida es estupenda y el servicio atentísimo.

El tartar de atún es de lágrima, igual que el pulpo con helado de mostaza a la antigua.

28/11/2011

Comida correcta, dirección equivocada...

Un sashimi de atún rojo bastante correcto y una carne (entrecot) también buena, el servico atento y amable, pero uno de esos detalles que te hace salir "encabronado" y probablemente no volver:

nos ofrecieron un aperitivo de la casa antes del entrante (un salmón marinado con no se qué, bastante bueno), que equivocadamente creímos una atención de la casa porque tampoco nos comentaron nada de que nos lo fueran a cobrar, pero ahí estaba al final de la cena, en la factura. No era mucho, pero si lo van a cobrar que lo avisen al ofrecerlo, y ya decido yo si lo pago o no.

Esos pequeños detalles pueden tirar por tierra la fidelidad de un cliente, pero algunos hosteleros parece que no se dan cuenta.

14/12/2011

Sorprendente menú del día

A ver si le quitan ya los andamios de delante porque no le hacen ningún bien. He ido dos veces al menú del día. Las dos me ha sorprendido la atención del servicio (hay de todo) y la calidad de los platos. Es cocina tradicional renovada y todo sabe a casero. El arroz con leche de postre está tremendo aunque me quedo con la receta asturiana que hago yo.
Repetible siempre que pueda.
Servilletas de tela para Jesús Encinar.

25/02/2011

Degustar platos y variedad selecta

En este restaurante, podeis desde tomar unas cañas, un buen café o unas copitas de charla con los amigos a comer o cenar degustando cualquiera de sus exquisitos menús a cualquier sugerencia del día.
os recomiendo las croquetas de voletus, grandes y buenísimas.
La simpatia y profesionalidad de los jóvenes dueños, hacen que repitas la visita.
Dispone de una estupenda terraza en una zona preciosa del centro de Madrid.

05/08/2008

Terracita junto a la plaza del 2 de mayo

Un pequeño descubrimiento para los amantes de las terrazas. No hace falta irse a la plaza Olavide para disfrutar de una cena agradable al fresco.

Junto a la plaza del 2 de mayo, en una calle peatonal sin tráfico, con aire como de plaza de pueblo tienes La Fragua, una de las terrazas más agradables para cenar en verano.

Se cena de maneral casual, pero una comida estupenda. El servicio es majete y son gente rápida. Cenas en terraza por unos 15-20 euros. Las fajitas de pollo con guacamole estupendas.

En invierno (o en verano si la terraza está llena o hace mucho calor) también puedes cenar dentro. La carta es distinta, una cocina sofisticada y de copete pero a muy buen precio. El servicio es super amable y la comida estupenda.

Servilletas de papel.

28/01/2010

Opción preferida en Malasaña

Restaurante pequeño, con un servicio muy cuidado, consejos simpáticos y prácticos de la persona que sirve -en nuestro caso el dueño- unas raciones muy grandes (la de bacalao = "300 gramos o 350 si es la parte de la cola"). con constantes sorpresas en medio de la comida: tapita al llegar, un par de aperitivos experimentales, una ración de berberechos que nos regalaron "tenéis que probarlos"... Volveré sin duda. Opción de menú por 12 euros.

04/02/2009

restaurante con terraza en malasaña

En verano la terraza es genial para tomar unas raciones y tapas buenísimas a buen precio.
El restaurante es algo más caro (unos 30€ por persona) pero merece la pena. La comida es muy buena, con platos bastante sorprendentes. Lo que más destacaría es lo bien que te atienden siempre, amabilísimos en todo momento.

07/11/2011

Bastante más pobre que lo esperado. Buen servicio, pero cocina regulera. Tomates verdes fritos que ni eran verdes ni fritos, un rissoto de foie y hongos mal ligado, y unas croquetas de jamón simplemente correctas.