Aquí disfrutarás de pequeños bocados: platos pequeños donde la originalidad y la calidad del producto son los protagonistas. Todo esto en un local de dos pisos, con dos espacios diferenciados: la barra y el comedor.

Ordenar por:

relevancia fecha

29/10/2016

Tapeo distinto

Un sitio donde de donde suelo salir satisfecho pero, a veces, me da la impresión de que la RCP no es tan buena o tengo la mala suerte de pedir alguna tapa o ración que me deja indiferente esperando más por lo que cuesta.

Servicio algo lento.


- ALCACHOFAS FRITAS, YEMA DE HUEVO Y JAMÓN: No hay que complicarse la vida para hacer platos disfrutones como éste.

- FOIE CURADO 10 HORAS EN SAL: Ni fu ni fa, no volvería a pedirlo.

- CROQUETAS DE JAMÓN IBÉRICO: Muy buenas, las venden por unidad.

- CONOMAKI DE CHANQUETES: Buenos.

- EL POTITO: Huevo, patata y trufa. Un clásico que nunca defrauda.

- TAPA DE VIEIRAS PLANCHA CON PIMIENTOS CONFITADÍSIMOS: El conjunto estaba buenísimo pero los pimientos se comían el resto de ingredientes. Y los pimientos están de flipar de buenos, así como para comerse un platazo de una sentada; lástima que el resto de ingredientes quedasen eclipsados.

- LA CARNE ROJA QUE ESTÁ ENTRE LAS COSTILLAS A LA LLAMA: A la llama llama, en tu mesa, con un olor que desprende mientras se quema maravilloso. Bien, sin más.

07/12/2016

Tapas diferentes y ricas en sitio divertido.

3+

La Gabinoteca fue en su día una idea con bastante sentido. Tapas diferentes en un formato de restaurante informal y divertido. Al final la comida esta buena y tienes mucha variedad donde elegir con un precio que tampoco está mal. A día de hoy aunque el concepto ya no es tan innovador como lo fue cuando abrieron sigue sirviendo para una cena o comida de amigos en la que no complicarse y pasarlo bien..

10/10/2016

Uno de mis preferidos

o lo era...porque me he enterado que han quitado el taco-pato, mi plato preferido y últimamente desde que sé eso me cuesta volver.
aún así es un clasico que nunca falla, con una cocina desenfadada y unos platos que sorprenden, servicio bueno.

18/04/2016

La comida bien, el servicio...

Estuve este fin de semana por primera vez. La comido estuvo bastante bien, a excepción de unas carrilleras que nos cambiaron. Lo que no me gustó fue el servicio, pasado el postre nos dejaron 25 minutos olvidados. Incluso después de decirles que pretendíamos tomar café nos dejaron otros 20 minutos, momento en que ya decidimos irnos

25/02/2016

Buen remember

Llega el viernes por la noche, después de haber cancelado un fin de semana de esquí y preguntas con mucha calma: ¿Dónde vamos a cenar? Responde I.R. proponiendo dos sitios. Me decanto por este último que hacía la tira que no venía, casi tanto como la última copa que me tomé en el bar de al lado, el “Turf”, que me recuerda que ya han pasado unos añitos desde entonces. Caminando hasta la Gabinoteca siento cierta nostalgia de todos los buenos momentos vividos por esa zona.

¡Genial! Aparco a menos de 5 minutos caminando y a la primera. Esto es mi caso es un gran logro y eso que últimamente estoy de suerte, así que suma positivamente a mi crítica.
Nos ponemos en la barra y comienza nuestra charleta. I.R. que había venido recientemente, hace sus sugerencias, las cuales suscribo en su mayoría.

Pedimos los siguientes platos a modo de picoteo informal:

- Tortilla de brandada de bacalao (6,60€): Servido de un modo muy original en un gran vaso de coñac. Realmente estaba buenísima. Según me dice mi amiga, los dueños vienen del local de las tortillas de Gabino. Ésta también es una buena foodie pero de las que le gusta tener criterio propio, que no se deja llevar por las invitaciones aun pudiendo sobradamente y paga el precio a su sinceridad e independencia. Me encanta la gente así.

- Gyozas de ropavieja (5,95€): Esto estaba que te chupabas los dedos. No había vuelto a comer ropavieja desde que vine de Cuba y para mi sorpresa, me supo riquísimo y muy original ya que a pesar de que las gyozas nunca las hubiera rellenado de este tipo de carne la combinación resultó muy gratificante.

- Croquetas de jamón (1,30€ por unidad): Agua, aquí pincho, pero es que no me puedo resistir a no pedir croquetas, soy muy pesada.

- Tapas de vieira a la plancha con pimientos confitadísimos (7,10 €): Dos tostas de pan de tamaño normal pero estupendo para una tapa doble. Deliciosas, así de fácil.

- Bao de albóndigas marranas (y no almóndigas, por mucho que esté aceptado por la RAE) (6,10€): La presentación tenía gracia. Venía servido en una especie de lata antigua. No entendí muy bien la conexión de un pan de origen asiático metido en una lata pero me pareció curioso. El pan BAO no me gustó mucho, la verdad sea dicha. Demasiado tosco para mi gusto e incluso grande, creo que sería más resultón si utilizaran los panes más pequeños para que no perdieran su textura original. Los que yo he preparado en alguna ocasión, que por cierto cuesta un montón conseguir este tipo de productos, para que se abran bien los panes tienes que ponerlos al vapor así que quizás, porque tenía un tamaño mayor, no llegó a coger su punto. Los mejores que he comido en mi vida son los del brunch de mi quería M.H. Aún lo recuerdo y se me cae la baba.

Si tengo que resumir este lugar en pocas palabras diría lo siguiente: tapas de buena calidad, a buen precio y sobresaliente para un picoteo informal en barra.

A lo que le pongo un 0 es a que el vino lo sirvan en vaso de chato; no, no y no. El vino se toma en copa. Está ya todo inventado así que este detalle no me gustó nada. Finalmente y siendo muy correcta, le expliqué al camarero mi indignación con este tema. No sé lo que pensaría y tampoco me importa pero el caso es que yo me tomé el vino en copa.

Por si fueran de interés, los siguientes datos:

- Cena informal febrero 2016
- 2 personas
- 3 consumiciones por persona
- Precio: 27 €

Pamplinero

A mí me gustó en su momento pero me pareció que pinchaba en la relación Cantidad-Precio (¿Cómo llamamos a esto? ¿RKP?)

25 de febrero de 2016

Helen Holms

Hola Pamplinero. No sé si fuiste hace mucho pero sinceramente me sorprendió para bien. Nosotras cenamos estupendamente y bastante rico para el precio. Dale otra oportunidad. Han cambiado la carta y hay cosas interesantes. ¿Sabrías recomendarme uno de este estilo que a ti te guste?

25 de febrero de 2016

17/02/2016

Decepcionado

Este sitio ha sido uno de mis favoritos durante años. He vuelto después de unos meses y algo ha cambiado. Nada estaba como solía ser. Ensalada rusa buena pero muy básica, nada para recordar y completamente tradicional (cosa que no suele ser el estilo de la casa). Gyozas que no tienen ni la forma, ni la masa, ni el relleno (rellenas con una salsa cremosa), ni la cocción de unas gyozas, pareciera que porque estén de moda hay que ponerlas en la carta porque sí. Bao, que ya estaba en la carta, menos bien ejecutado que antes. Lo peor, un ramen de boletus, también están de moda, pasta pasada de cocción, gusto a sopa agria china, ¿glutamato monosódico? Parecía (¿era?) de paquete (malo)... Lo mejor, el bocata de calamares, pero que es tan convencional que estaría muy bien en un buen bar de pinchos, no allí. Para terminar, antes cobraban el pan, pero ahora cobran "los cubiertos" (1,50€/cu) aunque no hayas comido pan, ¿WTF? ¿Se podrá ir con sus propios cubiertos?

Apuesto que han cambiado al encargado de la cocina.

Costará que vuelva, son demasiadas cosas juntas.

PS: El servicio sigue igual de bueno.

19/12/2015

Un lugar donde pagas la propina antes de empezar

Te cobran 1,50€ por persona porque sí, sin pan... Y después empieza a sumar platos que no son nada baratos. Fàcilmente pagas 40€ por persona por picar algo. Las tapas son originales, pero escasas y caras.