Restaurante La Montería

La Montería ha cumplido hoy medio siglo, agradecemos el apoyo y la confianza que nos habeis dado. Nos encantaría invitaros a disfrutar un buen vino o una cerveza bien fresquita, muchisimas gracias por estos años.

Ordenar por:

relevancia fecha

21/01/2018

TABERNEO DE ALTURA EN LO MEJOR DE MADRID

La calidad de la Montería ya está más que demostrada por estos lares gastronómicos y justo porque es un valor seguro, iban con total confianza de que saldríamos satisfechos de un picoteo informal después de sesión de cine el miércoles pasado.

La zona de barra es estrecha y no demasiado amplia y ya a las 20,30 horas la ocupación era casi completa, aunque pudimos apostarnos en uno de los ventanales al fondo sin taburetes; después conseguimos un par de ellos y pudimos estar más cómodos.

Comenzamos por una copa de rosado y otra de tinto mientras decidíamos la comanda. Aperitivo de boqueroncitos en tempura la mar de ricos.

Pedimos 1/2 de ortiguillas marinas (8€) y 1/2 de ventresca de toro (10,50€). Las ortiguillas brutales, lo mejor de la comanda, pero la ventresca también estaba buenísima. Añadimos una copa más de tinto rioja y una copa de blanco. Aperitivo de 4 navajas con mucho sabor.

Después de estos dos platos decidimos añadir uno más; pulpo frito con puré de boniato (11€). Buena fórmula que conjuga a la perfección, aunque el pulpo frito tenía algo de exceso de aceite. Una copa más de tinto y otro aperitivo de delicias de bacalao rebozado, igual de bueno que todo lo demás.

Ya no pudimos con algo de postre y además, a esa hora, 21,45, el local estaba a rebosar y el servicio estaba al máximo de su capacidad.

Cuenta total 36,50€, una maravilla para lo bien que se come y se bebe, los vinos por copas entre 1,5€ y 2€, creo que lo más caro en la carta eran 3,5€, que me parece un precio excepcional para la zona y la reputación del restaurante.

En otra ocasión, con más tiempo, probaremos la sala en la que vista esta primera experiencia, también se debe comer fenomenal con una RCP de las que ya hay pocas.

22/08/2017

Las cosas bien hechas

Agosto 2017

Muchos años hace que llevo visitando La Montería, desde que era una enana y todas las comidas del día de Reyes las celebrábamos aquí. 


Volver y comprobar que su cocina sigue igual de consistente o más, con gran producto, preparaciones cuidadas, excelentes frituras y recetas clásicas que no necesitan de kimchis ni salsas ponzu es una maravilla. 


Desde el aperitivo de cazón, chipirón y boquerones fritos pasando por todos los entrantes: excelsas ortiguillas, buenas chantarellas con foie, soberbia ventresca de bonito embotada allí mismo con pimientos asados en casa y buenas gambas en gabardina. 

De segundos se pidió el Bonito Rossini, del que probé un trozo y me encantó, un pixin asado cuyo punto de cocción era sublime, un correcto morrillo de atún y un buen lomo de venado. 

Para terminar sus clásicos y adictivos buñuelos de chocolate, una deliciosa crema de queso con PX y una simplemente correcta pero no emocionante torrija. 

Buena carta de vinos y fantástico servicio para un ticket, con refrescos y una botella de vino, de 43€.  

20/08/2017

Y saltó la chispa...

Agosto-2017

La Montería es una taberna / restaurante, que desde hace ya varios años goza del reconocimiento como Bib Gourmand por la guía roja y de una clientela fija que disfruta día tras día, de sus propuestas tanto a nivel de barra como a nivel de sala.

Aquí podríamos aplicar aquel dicho popular: "De casta le viene al galgo". Y es que la historia que hay detrás de este establecimiento es larga.

La primera Montería, fue abierta por la familia Román en el 1963, y a ella siguieron otros dos establecimientos mas, uno que comenzó con igual nombre en la calle Ortega y Gasset - hoy denominado Montecastela -, y algunos años mas tarde, otro establecimiento también bien conocido por los aficionados al buen comer: La Castela.

Tres lugares que mantenían un alto nivel de aceptación por parte de una clientela fiel a sus propuestas.

Desde hace ya algún tiempo, cada uno de los establecimientos esta regentado, de forma independiente, por cada uno de los hermanos Román. Al frente del que nos ocupa hoy: Miguel Angel Román.

Reseña completa y fotos en comercongusto.es/la-monteria

---------------

18-12-2016. Mediodía.

Primera visita "seria" a este Bib Gourmand, del que solo conocía su barra y que, por aquellas sensaciones y las buenas opiniones vertidas en los medios, tenia desde hace mucho tiempo, pendiente de catar sus propuestas de comedor.

Lo primero e importante es poder acceder al comedor, ni aun andando de perfil tuvimos fácil atravesar el espacio del bar, hubo que armarse de paciencia, solo después de unos un empujones por aquí, y unas sonrisas por allí, nos permitieron acceder a la sala.

Sala interior, pequeña, apenas nueve mesas, sin ventilación ni luz exterior, eso si, bien dotada de luz artificial, con mesas bien montadas aunque muy pegadas, tanto que es difícil no escuchar las conversaciones ajenas.

Cartas de comercio y bebercio, clásicas, con propuestas, en ambos casos, sin novedades.

Del capitulo bebercio, nos hemos decantado por un Robert Vedel del 2014, un verdejo segoviano, que ha gustado bastante.

- Aperitivo 1: Porciones de foie con galleta de queso y reducción de PX. Anodino e insulso.

- Aperitivo 2: Fritura variada (calamar, boquerón, pimiento verde) Bien de fritura, sin grasa sobrante, correcto comienzo.

- Boletus con huevo trufado. Muy buen plato, por cantidad y calidad de los ingredientes es un entrante para recomendar.

- Vieira a la plancha sobre puré de patata trufada y coronada con laminas de trufa negra. Entrante, fuera de carta, sabroso y muy bien cocinado.

- Merluza del Cantábrico con carabinero. Aun reconociendo que el producto era bueno, es un plato que no pasa a la lista, seguramente la presencia de numerosas espinas tiene mucho que ver en ello.

- Rape con arroz meloso y zamburiñas. Un ejemplo del buen producto que utilizan en esta casa, un muy buen plato, pero algo mas de arroz le hubiera venido muy bien, mas parecía un caldo que un arroz meloso.

- Torrija brioche con helado de vainilla al bourbon. Con este postre, remontamos después de los fallidos principales. Muy bueno.

Cafés con hielo y petit fours ponen punto final a esta visita, ahora ya puedo opinar, manejan buen producto, no se come mal, tienen un servicio de sala muy agradable, pero la experiencia no ha hecho "saltar la chispa", habrá que insistir.


-------------------
9-9-2014.

Primera parada técnica previa al almuerzo de hoy en Pedraza.

Ganas tenía de visitar este lugar, aunque fuese como hoy, equivalente a "la visita del médico"

Lugar con decoración modernita, predominio de tonos blancos, parroquianos de edades diversas, cañas bien tiradas con unos fritos de pescaditos ricos.

Nos ha gustado lo visto y degustado. Volveremos con más tiempo.

Sergiete

Ha llegado a mis oídos que se han hecho con un local muy cercano en previsión de abrir un nuevo local en la zona. Entiendo que una "jugada" parecida a la de La Castela con Castelados.

21 de agosto de 2017

Gath

@sergiete A mi tambien me ha llegado la info, pero, de momento, no puedo confirmar nada.

21 de agosto de 2017

05/02/2017

Un montón de visitas después y se mantiene entre nuestros favoritos de la zona para picoteos sencillos, sin complicaciones.

Para preconciertos, en grupo, para picoteo rápido recién vienes de un viaje...Montería multiusos.
Ricas las frituras, los guisos, estupendos arroces (el de verduras, cardamomo y perdiz, ole), de los mejores salmorejos de la capi. Vinos por copas con buena calidad y precio.

Ambiente y alegría asegurados. 4++

---------------------------------------------------
Noviembre 2015. Picoteo pre concierto. 4+

¿En qué estábamos pensando para estar más de un año sin pasar por aquí? Error subsanado y espero que no se vuelva a repetir.

Empecemos por lo peor. Lo incómodo. Creo que supera en eso a su hermano, nuestra querida Castela. Ayer, por cuestiones musicales debíamos hacer una merienda-cena. A las 20h en la puerta y tenemos que esperar 2 minutitos porque están abriendo. No somos lo únicos que estamos esperando a que abran. La leche.
A las 20:30h no entraba ni un alma y a las 21h cuando nos marchamos eso estaba peor que un garito malasañero a las 2 de la mañana.

En nuestro caso, ayer disfrute completo con taburete y en una esquinita apartada del mogollón.

Ojo a las lentejas, que anuncian con piparras y hortalizas. Vienen con un toque de curry y un agradable y fresco toque de rabanito. Para comerse diez cazos. Pero lo demás estuvo a la altura, desde cazón en adobo a una refrescante ensalada de ventresca con lemon gras (si es que igual se están modernizando !), o las famosas monterías.

Servicio como siempre, muy bueno. El día que se jubile Eugenio ya veremos.

Modo volver activado.

-----------------------------------------
Ya iba siendo hora de una revisión, pero es que la zona da para tanto que se nos acumulan las visitas.

Está todo en su sitio, sigue todo igual (de bien) y lleno total como de costumbre. Un puñetero martes y allí había más gente que en la cola del Nakeima. Llegamos en el momento justo con huequito al fondo, así que empezamos bien. Cañita, mejillones de aperitivo y a ojear la carta

Tentaciones nos daba de pedir salmorejo después de leer y releer a Zama, pero el día estaba feo y frío y no apetecía.

- Sardinas marinadas con tomate y queso fresco. Muy buenas.

- Perdiz al curry. Empezaba la cosa suave pero a medio plato el saboraco en la boca se hacía notar. Muy buen plato

- Sepionets a la plancha (media). Me han encantado, fresquitas y de buen sabor.

Nos sigue gustando más el hermano La Castela, pero no vamos a dejarles en el olvido. A tener en cuenta.

------------------------------------------------------------------
Estuvimos picando unas raciones y nos gustó mucho. Trato agradable y profesional. Muy buena calidad.
Pedimos habitas con jamón (jamón de verdad) y ensalada de perdiz, muy buena. Tienen detalles que gustan y no dudo en que repetiremos.

29/12/2016

Puntuación 8

Un sitio genial para tomar picoteo. No recuerdo lo que tomé, pero si recuerdo que el servicio fue genial y los platos muy sabrosos. Un gran lugar y a un precio razonable.