La Nueva Karambola

Ordenar por:

relevancia fecha

17/02/2014

Javier Güenechea lo descubrió en febrero de 2014

Materia prima y cariño

Este restaurante ha pasado ya por unas cuantas manos. Espero - y me da que sí- que Javier haya dado con la tecla adecuada.

La receta: una gran materia prima, sin parafernalias a un precio razonable.

La decoración es acogedora, si puedes elegir, mejor que te pongan en el salón de dentro.
Maderita, crema, bien puesto.

Tiene además un salón privado para 26 comensales.

Una carta amplísima que recuerda a restaurante vasco por los platos y la preparación.
Tienes la opción de medias raciones y 4-5 menús degustación de todos los precios.
Ricas las antxoas, bien el pulpo.

En cuanto a los pescados, son excelentes. Comimos un sapito al horno con ajos y vale, realmente bueno.
Respecto a los postres, la pantxineta con chocolate caliente le falta algo. Los demás estaban buenos.

Bodega amplia y el precio es razonable.

120€/ 2 px

El servicio es correcto, y como apunte: !qué manía tienen algunos restaurantes con cobrarte el pan aparte!. Por favor, incluyanlo en la cuenta.

Hay que volver a celebrar algo allí. Lo que sea. ;-)

Abren los lunes.