Ordenar por:

relevancia fecha

12/10/2012

Globez Lopez lo descubrió en agosto de 2011

Amor y odio (De aquí es la avispa de mi foto)

La Parrera está en Niembro, uno de los lugares más "guapos" de Asturias conocido por su famosa playa (y mirador) de Torimbia y por su ría con la Iglesia-Cementerio de Nª Sª de los Dolores (ver foto). La Parrera está a escasos 50 metros de esta Iglesia.

Es una edificación a pié de una pequeña carretera con tres zonas diferenciadas. El bar-restaurante bajo techo, una terraza cerrada anexa al edificio y un pequeño y acogedor "prau" con unas ocho mesas bajo la sombra de los árboles, sin duda el espacio más agradable para comer.
Mi relación con este clásico de la restauración llanisca es de amor y odio, como intentaré contar.

La Parrera ya no es lo que era, la sopa, la fabada, las fabes con almejas ya se sirven en plato, muy atras quedó esa costumbre tan asturiana de dejar la fuente para que el comensal se sirva a su gusto. Y la calidad de estos platos, sin ser malos, tampoco es la de antes.

El marisco, cuando lo hay, es muy bueno, pero son muchos los días en que hay poco donde elegir. De todos ellos destaca su reconocida especialidad: La langosta desnuda, se sirve hervida y desprovista de todo su caparazón, incluso la cabeza, pero conservado su forma. Es un plato de presencia sublime pero su precio la hace inaccesible a la mayoría de los ciudadanos. Confieso que sólo la he visto pues el presupuesto nunca me dio para probarla.

El resto de primeros es escaso, jamón muy normalito, calamares, bocartes si hay, quesos y, eso sí, una sencilla y riquísima ensalada debido a la calidad de los productos locales.

De los segundos la ternera asada es muy buena, servida con unas patatas fritas cortadas de forma singular, los pescados que haya también son buenos y abundantes, destacando el económico, muy grande y rico gallo, así como los calamares en su tinta con arroz.

El arroz con leche absolutamente prescindible. Y eso en Asturias es pecado mortal.

La bodega es escasa, apenas media docena de referencias clásicas por denominación, eso sí a precios contenidos.

En la Parrera, sin marisco, y en función del segundo y el vino que se pidan, se puede comer por unos 30-40€ por persona.

La Parrera, desde hace años, está gestionada por la segunda generación y no sé si porque no les gusta el oficio o por vaya usted a saber porqué, no se esmeran en el servicio. Parece como si se tomaran un vasito de vinagre antes de empezar a servir las mesas. El uso o no del acogedor “prau” no depende del buen tiempo sino de un escueto “hoy no se sirve allí” y punto, para qué más explicaciones. Como ya tampoco se sirve para cenar, lo cual es (era) un auténtico placer. Son muchos los amigos llaniscos que han dejado de ir, no por la bajada de calidad, común en la zona, sino porque no aguantan que gente de su pueblo no les traten bien.

En fin, yo seguiré yendo a ver si vuelvo a coincidir con la avispa de la foto de mi perfil ya que fue en el “prau” de La Parrera donde compartimos un rico centollo.

03/07/2013

El mejor marisco de la zona

Es probable que sea el mejor marisco de Asturias oriental. Las nécoras son buenísimas, la langosta (120 euros el kg.) de nota, buenas almejas. Tampoco se queda atrás el pescado, maravilloso rape rebozado, sargos espectaculares, gallos magníficos. Bajan un poco las fabes con almejas. El precio está en función si se come marisco o no, aunque las nécoras y los pescados son un regalo si lo comparamos con Madrid.

22/06/2012

Local sencillo, personal de trato amable.
Buenos pescados, mariscos y postres caseros. La carta es reducida, son recomendables las verdinas con marisco.