Parada obligatoria en la calle Ballesta

descripción completa de La Pescadería

Ordenar por:

relevancia fecha

07/12/2016

Decepción

Muy ilusionada en ir a tomar su menú, llame ayer domingo para q me confirmaran si el lunes día 5 tenían menú y me confirmaron que claro como no. Llego hoy me sientan en la zona más chica la el invernadero traen el menú 15' y nadie se acerca a la mesa, entonces me acerco a la barra y me dicen que hoy no hay menú por qué los cocineros han decidido que ir esta semana hay día fiestas así que toda va a ser como fiesta, me he quedado a cuadros y me he ido, con la hora que era no pude ir a otros sitios estaban llenos. Decepcionada total no tengo ganas de volver.

10/04/2017

Sitio muy mono, bien decorado...nada mas

Me llevó un amigo, a el le encanta, y el sitio tiene mucho exito, estaba llenisimo.
A mi me parecio que muy mono, pero poco mas, nada destacable, yo personalmente no entiendo su exito, tampoco es que el sitio sea una pena sino normal.
Sitio mono para comer algo o tomar algo, bonito y llenisimo.
A mi no me gusto por el ambiente y porque estab demasiado llenisimo...pero tampoco esta mal, es normalito mas bonito que otra cosa

24/08/2016

No está mal

Comida rica: ensaladilla, chipirones, ceviche. Ni caro ni barato. Decoración agradable. Le sobra la música.

20/01/2016

nindiola lo descubrió en abril de 2013

Un imprescindible de Malasaña

Localizado en una antigua pescadería (y de ahí su nombre) y local utilizado por Lamucca como almacén durante muchos años. Había que verlo antes de la reforma y la maravilla en la que lo convirtieron después de ello.

La pescadería es uno de esos restaurantes a los que suelo ir cuando no se realmente a donde ir y estoy por la zona. Me gusta más que Lamucca (el mismo grupo) por alguna razón.

Una de la ventaja del restaurante es que puedes comer de una del mediodía a una de la mañana y eso desde luego es un puntazo, por lo menos para mi.

Aunque la cocina es un poco más currada que sus primos de lamucca, no se esperen ustedes platos extremadamente trabajados o sabores nunca antes probados, la cocina de La pescadería es sencilla, rica y sobre todo bien de precio.

Perfecto para grupos. Incluso puedes alquilar el salón de abajo que cuenta con equipo para presentaciones.

En fin, me gusta mucho y claro que lo recomiendo.

Helen Holms

Estoy de acuerdo con tus comentarios Nindiola, además, la cerveza de barril es Mahou y este detalle aún hace más apetecible este lugar.

12 de febrero de 2016

nindiola

Ciertamente, se me suele caer el alma a los pies cuando me traen una cruzcampo.

4 de marzo de 2016

26/01/2016

Excelente

Estuve este fin de semana y totalmente recomendable especialmente el tartar de salmon y langostinos salteados de aguacate y mango... buen sitio pero intentar que la reserva seea en la parte de arriba

19/10/2015

Local muy chulo, comida normal

Como tantos y tantos lugares de moda vale más la decoración que la comida. Siempre está lleno, ambiente pijillo. Las croquetas de cabrales ricas, los langostinos con aguacate también, pero el precio algo excesivo para las raciones.
Le preguntamos a la camarera que cual era la especialidad y se quedó con una cara... sorprendidísima nos dijo que todo estaba bien, que especialidades ninguna, como si le hubiésemos hecho una pregunta super extraña.

12/07/2015

Para grupos

Me encantan estos sitios para ir en grupo, la comida no es una maravilla pero el ambiente, la decoración y la variedad de su carta hace que todo el mundo se vaya contento. Si eres el organizador siempre aciertas.

En cuanto a la comida, tomamos unas rabas con salsa mojo, correctas, y una parrillada Argentina, rica.

Como dato de referencia, son los mismos de la archiconocida LaMucca.

27/10/2014

Opinión de barra. Sitio mono con cocina normal...nada destacable ni para bien ni para mal

Dando un paseo por el la zona de Ballesta nos llamó la atención el local, está francamente bonito y estaba bastante lleno para ser domingo por la tarde (20:00h).

La carta de raciones es muy completa a precios medio-altos y sin posibilidad de medias raciones en muchas de ellas. Suponemos que se debe a que las raciones completas no son demasiado grandes.

Nuestra elección:

2 vinos de Ribera a temperatura adecuada y una ración de mollejas con ajo blanco.

Sinceramente, decidimos no seguir la cena en este local debido a la calidad de la ración que pedimos.

Un plato de mollejas bastante cargadas de grasa, es decir poco limpias y poco pasadas por la plancha, acompañadas de una parrillada de verduras (muy correcta) y un ajo blanco que no era tal. Era más bien una mayonesa de ajo blanco, o bien ajoblanco que ya se había apelmazado en la cámara, no lo tengo claro. Demasiada grasa para un plato.

Como nos pareció que el resto de la carta era muy elevada en precio como para seguir tentando la suerte, cerramos aquí nuestra cata en La Pescadería...rumbo a StreetXo.

2 vinos y una ración de mollejas 15 euros.

Conclusión, sitio bonito para tomar un vino acompañado de alguna ración y seguir camino.

Lamucca de Pez

Buenas tardes, Lady Spider
Hemos leído con interés tu comentario y sentimos no haber sabido responder a tus expectativas. Por lo general, estos platos que comentas tienen muy buena aceptación, aunque este día no debieron estar preparados de la manera que se elaboran habitualmente, pues no son platos grasientos, o no deben serlo. Te pedimos disculpas por no haber sabido llegar al nivel de calidad que corresponde. En cualquier caso, si decides volver a visitarnos y la comida no resulta de tu total satisfacción, no tienes más que decirlo y estaremos encantados de cambiarla por lo que tú quieras. Te agradecemos tu opinión y tomamos nota de lo que dices. Por supuesto, revisaremos la manera de elaborar estos dos platos en concreto para saber en qué hemos podido fallar e intentar mejorarlos. Un saludo,
Nuria G. Barahona
Responsable Control de Calidad

18 de noviembre de 2014

05/09/2014

Sitio mono, comida normalita

Mejor decorado que comida. Un ceviche flojito y escaso, una ensaladilla buena, mucho pan para compensar lo escasitas que son las raciones, dos vinos y una cerveza, 29 euracos. No es mi tipo de sitio.

23/07/2014

Pescado de moda y algo más

Por la zona de Correduria baja, en la que últimamente abren sitios que son todos primos hermanos en cuanto a la decoración y comida, ha abierto la Pescaderia.

De todos los restaurantes de este tipo, como La Caña, Patio de Fisgon, La Mucca,etc.. me gusto la comida, a diferencia de los otros en los que es muy normalita, en este es mucho mas que aceptable, vamos que se come bien.

Fuimos a cenar un grupo de 10 y pedimos prácticamente todos los platos, destacar los tacos de rabo de toro, el risotto, ceviche (muy bueno), mollejas. En general muy bueno todo.

Mi impresión fue buena, salvo el tiempo de espera, estuvimos cenando 4 HORAS!!!!!! Entramos a las 10.30 y nos pusieron el ultimo plato a la 1.30, a pesar de estar media hora esperando a que llegase todo el mundo, tardaron casi 1 hora en traernos las bebidas y primeros platos, y casi otra media hora a que nos trajeran los siguientes. No se nos hizo muy pesado porque estábamos de risas y demás, pero si vuelvo y tardan eso en traerme el primer plato, recojo mis cosas y me piro.

22/08/2015

Buen sitio para ir de picoteo con amigos. Destacable el taco de rabo de toro. De precio: unos 20e por persona sin vino

15/03/2014

Ambiente divertido, cocina decepcionante

Este nuevo y enorme local del grupo Lamucca situado justo al final de la calle Ballesta tiene todos los ingredientes para triunfar: es moderno, acogedor y siempre está muy, muy animado. Aparentemente, el lugar ideal para irte con tu grupo de amigos antes de salir de copas por Malasaña.Y es que la primera impresión no puede ser mejor: decoración informal y acogedora, barra llena de gente pasándoselo pipa, pequeñas mesas de madera con parejas y grupos de amigos, distintas salitas y reservados… Sin embargo en nuestra visita a La Pescadería con un grupete de amigos nos llevamos una considerable decepción.

Éramos 6 personas con ganas de pasárnoslo bien y bastante hambre: pedimos vinitos y 8 platos para compartir. Primer punto negativo: trajeron todas las raciones prácticamente a la vez. Nada peor que tener la mesa completamente llena de platos que comienzas a comer con ansiedad en vista de que se van a enfriar rápidamente. Aún así, nada demasiado grave si te lo estás pasando bien y todo está bueno.

La cosa empezó bastante bien con un carpaccio de pulpo con salsa de aceituna: el pulpo estaba bastante sabroso y en su punto y el original toque de la salsa le daba bastante personalidad. Otra de las raciones, la de langostinos salteados con aguacate y mango, también estaba muy lograda: los langostinos braseados estaban muy sabrosos y la preparación -original y fresca- nos encantó. Pero ahí se acabaron prácticamente los aciertos.

Las croquetas de nueces y cabrales dejaban mucho que desear: el cabrales no se adivinaba por ninguna parte, la bechamel era un mazacote poco cremoso y estaban blandengues por fuera. Todos los pecados que no debe cometer una buena croqueta.

Los chipirones encebollados no nos dijeron absolutamente nada. Muy insípidos y gomosos, ni el producto ni la preparación nos convencieron mínimamente.

Las alitas de pollo -un plato sencillo que siempre está rico- eran un desastre: blanduchas, con la piel poco hecha, y acompañadas de una salsa aguada e insípida. Nos sorprendió que un plato tan simple les quedase tan mal.

Los tacos de rabo de toro estaban más sabrosos, pero tampoco nos sorprendieron especialmente, a pesar de la recomendación entusiasta de la, por otra parte, muy simpática camarera. Les faltaba sabor, textura… Algo. Y la ensalada griega, bien sin más.

Para los postres, nos fuimos a dos clásicos: torrijas con helado de vainilla y tarta de chocolate. Las torrijas estaban muy ricas: con el pan bien empapado y cremoso por dentro. ¡Muy golosas! Pero de nuevo la tarta de chocolate, otro clásico que no suele fallar, nos decepcionó mucho: seca, insípida, muy sosa.

Los precios, todo sea dicho, son bastante ajustados: nos salió a 20 euros por cabeza con vino (aún quedándonos con algo de hambre: las raciones son un poco escasas). Pero aún comprendiendo el modelo low-cost de este tipo de restaurante, creemos que se pueden hacer las cosas mucho mejor. Estamos seguro de que cuidando un poco más la cocina un sitio tan chulo como La Pescadería puede dar mucho más de sí. Como no nos gusta dar una valoración de “puede mejorar” sin dar otra oportunidad, volveremos de nuevo. Esperemos que para esa La Pescadería nos conquiste y la podamos incluir como recomendación en nuestro blog.

12/11/2013

Mucho ruido y pocas nueces

Cena 4 personas, viernes noche.
Reservamos con varios días de antelación a las 22,00h. Nos ubicaron en la planta inferior. El local está recién abierto. Tengo entendido que los propietarios son los mismos que los de La Mucca.Cuidado diseño estilo vintage, retro con toques industriales. Gran trabajo de interiorismo.

Compartimos 2 entrantes:
- Croquetas (4 unidades). Pasables.
- Huevos rotos con picadillo de chorizo. (Nada especial. Tirando a malos)

1 plato principal para cada uno.
- Yo pedí el Steak tartar. (Pasable)

- 1 botella de vino blanco. 2 Cervezas y una copa de sangría.

No quisimos tomar postre porque el ruido era insoportable. Estábamos deseando marcharnos a otro lugar para poder tomar un postre tranquilamente sin tener que hablar a gritos.... Literalmente "a gritos".

Cuando nos marchábamos se lo dijimos al personal del restaurante, y estaban de acuerdo con nosotros en que el sonido en la planta sótano era insoportable para una cena y que en la planta a nivel de calle, el ruido era más tolerable.

No volveré a la planta sótano de este sitio, a no ser que quiera celebrar una fiesta.
Precio por persona (sin postre): 25€