Javi Estévez ha conquistado Madrid con La Tasquería, un coqueto restaurante con barra en el que la casquería es la protagonista pero tratada de una forma sin igual: carpaccio de manitas con cigalas y alcachofas, tacos de asaduras, ensalada de hígado. Quien va se enamora y siempre repite, sabor y, además, simpatía.

Ordenar por:

relevancia fecha

03/06/2017

Casqueria "fina" y "para no casqueros", de gran nivel en zona de Retiro.

Mayo-2017

La Tasquería es un establecimiento que apuesta por la casquería como centro de su oferta gastronómica. Sin embargo, hay que decir que la casquería que se ofrece en este lugar, es una casquería "refinada y muy elaborada" apta para ser degustada por todos los públicos.

Y si a la especialización de su oferta le unimos la idea de crear un tasca típica madrileña, por la simple union de ambos nombres, tasca + casquería, obtenemos el nombre del lugar: La Tasqueria

Y al frente de ella se encuentra Javier Estevez, joven cocinero con un largo historial y experiencia, que se dio a conocer - de forma masiva -, por su participación en la primera edición del televisivo programa Top Chef.

Pero como decía, su recorrido y su experiencia es amplia.

Pueden leer la reseña completa en comercongusto.es/la-tasqueria

-------------

30-8-2015. Mediodía.

Casi cuatro meses despues de la ultima visita, en un domingo caluroso ¿otra ola de calor?, nos plantamos aqui, dispuestos a ver que tal siguen las cosas del comer, a ver que tal les ha sentado las vacaciones, siempre merecidas y siempre excesivamente cortas, para el que las disfruta, claro.

Adelantandome a la conclusion final, hay que decir, que les han sentado muy bien, al igual que ayer en Alabaster, la sensacion es altamente positiva. Han vuelto con las pilas bien cargadas.

En el capitulo aperitivo, no hay cambios respecto al pasado, siguen con ese excelente y adictivo fiambre de lengua, que en este caso viene acompañado de unas correctas aceitunitas aliñadas.

Con una jarra de agua y un blanco de uva Albillo que no conocia, Viadero y que deja buena sensacion, nos preparamos para dar buena cuenta de la comanda.

Algunos cambios, ligeros, en la carta, - que sigue pesando lo suyo -, y algunas propuestas fuera de carta, que por nuestra condición de no ser excesivamente casqueros, solo seleccionamos algunas, que para un buen amante de este genero, no pasaria de ser una eleccion "floja", pero bueno, poco a poco.

Sin mas preambulo, vamos al lio

- Terrina casera de foie con papada y lengua (fuera de carta). Extraordinaria, para que andarse por las ramas. Deberian incorporar el plato como un fijo de la carta.

- Ceviche de vieiras, aguacate, cebolla y lima. Plato ya clasico de la carta, refrescante y correcto.

- Coca de lomos de sardina ahumada, sofrito de tomate y ajo blanco. Este era un plato que teniamos pendiente de visitas anteriores. Para repetir en proximas visitas.

- Sandwich de carrillera y champiñon Portobello. Plato ya clasico en la carta, ya probado anteriormente, y que no nos cansa.

- Arroz de morcilla y piñones. Plato sabroso, contundente, ligeramente picante. Yo que soy arrocero, he disfrutado un monton con este plato.

- Alcachofa confitada y frita con una crema de foie (fuera de carta). Si la alcachofa esta buena, por suavidad y sabor, la crema pide pan hasta dejar el recipiente completamente limpio. Tambien abogaria por subir este plato a la carta.

- Tortilla vaga de patata con sesos y erizos. Hacia muchos años, que no comia sesos, viendo lo bien que cocinan en esta casa, me he dado un pequeño caprichito, a cambio de ceder en otros platos, casi en su totalidad ha ido caminito de mi estomago. Suavidad del seso, potencia del erizo, melosidad de la tortilla, riquisima.

- Panacota con frutos rojos. Postre ya clasico de la casa, hoy, bien de sabor pero demasiado blando.

- Natillas de mango, vainilla y fresas. Suavidad, buen conjunto de sabores.

Cafes con hielo y chupitos de pacharan, obsequio de la casa, ponen fin a esta nueva visita. Por las experiencias acumuladas y por la de hoy, en particular, aqui volvemos, si o si.

--------------------------

5-4-2015. Mediodia.

Nueva visita, para seguir subiendo peldaños en la escalera de la casqueria, tal como habia apuntado en la anterior reseña.

El comienzo es similar a la anterior visita, el fiambre de lengua que en esta ocasion ha gustado mas que el precedente.

La parte seria, comienza con el tarro de perdiz, manzana y gelatina de oloroso. Sencillamente espectacular, suave y de sabor delicado. Seguimos con la lima, cebiche de vieiras y aguacate, sabor menos intenso que los clasicos cebiches peruanos, pero se deja comer perfectamente. Repetimos el sandwich de carrillera, nos gustó, nos gusta y nos gustara, seguro. Pasamos a las manitas de cerdo, chips de alcachofas y cigala, tremendo plato, exquisito. Vamos a por el steak tartar con sus papas violetas y brotes, sabroso, bien de punto picante, o al menos a mi gusto. Bajamos un poco el peldaño, con el huevo, morcilla y setas, interesante, buen producto. Y ya finalizamos la parte seria, tomando un impulso hacia arriba, nos vamos por la fideua con tripas de bacalao y mejillon, plato muy original, bien pensado, y con buen sabor.

De aqui, pasamos a los postres, crema de naranja helada al momento, (fuera de carta), postre con un sabor delicado en boca, sin duda recomendable; y por ultimo el llamado, leche, cacao y avellanas, yo que no soy muy chocolatero, me ha parecido correcto, pero a alguien mas de esa via, me cuenta que le ha gustado.

Con agua, un Chardonnay de Borgoña, nuestros cafes con hielo y unos chupitos de pacharan, obsequio de la casa, ponemos fin a esta visita, a la que seguiran mas, pero cuando éstas se produzcan, se habran materializado cambios en la sala, no digo que sean peores, solo digo que la visita ya no sera igual..., faltara alguien, joven, alegre, con una conversacion facil, ... Mucha suerte.

-----------------------------

11-02-2014. Mediodia.

Primera visita a este nuevo restaurante, que desde su ubicacion en el barrio de Retiro, pretende ser un punto de referencia para los amantes de la casqueria fina, pero que tambien incluyen ofertas de casqueria para los no casqueros, asi como otras propuestas mas generalistas.

Presenta un espacio con una decoracion sencilla, con predominio de maderas, agradable y bastante comoda, con buena distribucion entre mesas altas, mesas bajas, un apartado al fondo a la derecha y una barra que permite cotillear directamente la cocina y el trabajo de los cocineros.

Hemos ocupado una mesa baja junto a uno de los ventanales, lo cual ha permitido hacer fotos con nitidez suficiente.

Excelente sala, tanto Javi como Clara, amables, sonrientes, dando explicaciones exhaustivas de los platos y buena predisposicion, en definitiva, para que la experiencia sea agradable.

Antes de entrar en detalles, un pequeño aviso, no somos casqueros, o al menos, con caracter previo, por ello en la comanda, y siguiendo las orientaciones de Clara, se introducen platos a modo de introduccion para no iniciados o Casqueria para no casqueros.

A modo de aperitivo, unas aceitunas y un fiambre de lengua, ... , empezamos fuerte, solo con el nombre nos deja un poco asi, pero ya que estamos aqui,.., pues no esta mal,

- Brandada de bacalao ahumado, orejones y tapenade. Este plato se sirve en un tarro de cristal, de los mas suaves y finos que hemos tomado

- Croquetas de jamon, cebolla. Originalísimo en su presentacion, en un recipiente de cristal transparente, con separacion de todos y cada uno de los ingredientes de que se compone, si ya en si, la presentacion predispone a su favor, el sabor es el remate. Muy bueno.

- Tacos de morro. ¿Os atreveis ? Venga, vamos a ello. Despues de comerlo, admito que estaba bueno y no me importaria repetirlo. ¿Me estare convirtiendo en casquero?

- Carrillera, sandwich, portobello. Otra presentacion muy original, y un resultado esplendido. Para mi gusto, esta tremendo.

- Ravioli, ropa vieja, caldo de cocido. Buen plato en general, mejor el ravioli, el caldo, bien de temperatura pero quiza un pelin flojo.

- Bacalao, pepitoria, yuca. Correcto, quizas el plato mas normalito.

- Callos, pata, morro. Solo por este plato, sin desmerecer al resto, merece la pena acudir a disfrutar. Con diferencia, entre los mejores platos de callos degustados en muuucho tiempo. Que gozada.

- Pannacotta, frutos rojos. Postre suave, delicado, importante sabor a caramelo.

- Flan, cafe, blanco. Otro similar al anterior. Suave y muy rico.

Con cervezas, La Virgen y Mustache negra, y cafes con hielo, ponemos fin a esta primera visita.

La sensacion general, es muy positiva, las propuestas disfrutadas y el trato recibido, nos motivan a volver, y en esa vuelta interaremos subir algun peldaño en la escalera casqueril, pero solo algun peldaño, poco a poco, a ver si nos vamos a caer.

Yanzoo

Tampoco soy yo muy "casquera" salvo los callos y las manitas de cerdo que hace años que no cato porque no conozco sitios donde las hagan.
Pero parece una experiencia para no iniciados.

11 de febrero de 2015

Gath

Para esas dos presentaciones, puedes ir con todo confianza. Te va a gustar, seguro.

11 de febrero de 2015

Martingala

Buena reseña! Estoy deseando ir! Solo pensar en esos callos

11 de febrero de 2015

acme

Buena reseña Jose Luis-. Casquero no serás pero saque se te supone que te has ventilao media carta :-).

Coincido en lo de los callos. Son de lo mejor ever.

11 de febrero de 2015

Gath

Pues venga, animate y no lo pienses más. No te vas a arrepentir.

11 de febrero de 2015

Gath

Gracias Acme, en la proxima visita, iremos "subiendo escalones", pero los callos seran un fijo. Ahora entiendo cuando comentabais, lo bien que los preparaba Javi, estan buenisimos.

11 de febrero de 2015

je suis béatrice

Jo, qué bueno...

11 de febrero de 2015

Cristina

Muchas ganas de catar los callos... Aunque voy a tener que esperar hasta Marzo con toda la impaciencia de mi corazón/estómago.. XD

11 de febrero de 2015

Gath

Un poquito de paciencia, Marzo esta a la vuelta de la esquina, total este finde ya estamos a mediados de Febrero, .....

11 de febrero de 2015

acme

Yo estoy pensando seriamente reducir mi ámbito gastronómico madrileño a Nakeima - Montia - Chuka - Mesón de la Filo - Brote - Tasquería - Cañadio y vuelta a empezar.

11 de febrero de 2015

Gath

En el fondo todos tenemos un metodo similar, todos tenemos un grupo de sitios fijo, mas o menos extenso donde volver, a casa, cuando estas hasta el moño de probaturas, pero la aventura nos pierde......ya sabes, la carne es debil y las ansias son muchas.

11 de febrero de 2015

Avelio

Excelente reseña Jose Luis, pinta fenomenal, vamos a intentar acercarnos este "finde".

11 de febrero de 2015

Gath

Buen disfrute, y llama para reservar cuanto antes, no sea que.....

11 de febrero de 2015

Miss Migas

Un placer teneros entre nosotros, me alegra que hayáis disfrutado y que la subida del escalón casquero haya sido positiva. Ya hay un carpaccio de manitas con salsa de callos esperando. =) ¡Gracias de verdad!

12 de febrero de 2015

Avelio

Ostras Miss! eso de "carpaccio de manitas con salsa de callos" me ha llegado al alma... es casi poético. Ganazas de ir a visitarte!

12 de febrero de 2015

gastrolola

Yo tampoco soy de casqueria, pero ya tengo los dientes largos!!!

12 de febrero de 2015

Gath

Pues no lo dudes, tienes muchas opciones, y nosotros salimos contentos, y desde luego, repetiremos.

12 de febrero de 2015

je suis béatrice

Qué envidia, Jose Luis....qué ganas de volver!

7 de abril de 2015

volga

JL, tendrás que contar algo más de eso del cambio de la sala, no? No nos dejes así!

7 de abril de 2015

Gath

Cuando hoy martes abran sus puertas, en la sala, ya no estará Clara.

7 de abril de 2015

volga

Sí, eso había entendido, se sabe a dónde va?

7 de abril de 2015

je suis béatrice

Vaya, lástima... Miss, espero que sea un cambio a mejor..

7 de abril de 2015

Gath

Toma un periodo "sabatico", pero por no parecer como "la vieja del visillo", quizas fuera mejor dejar que la protagonista se manifieste, si lo considera oportuno naturalmente.

7 de abril de 2015

Gath

Beatrice, por lo que me contó, aprecié que tiene las ideas muy claras, ademas, noté que tiene mucha ilusion, y hasta ahi puedo contar, proseguir seria quitar protagonismo, que solo le corresponde a ella y a el, al que tambien conocí, forman una pareja muy maja.

7 de abril de 2015

spider72

Estoy de acuerdo JL, muy de acuerdo en todo.

7 de abril de 2015

volga

Bueno, Jose Luis, yo te pregunto a ti, pero claro está, si lo explica ella pues mejor ;)

7 de abril de 2015

Miss Migas

Momento de paz y tranquilidad pre boda y dos últimas asignaturas universitarias para ser economista. Luego, todo se andará, suenan proyectos, os mantendré informados, maifriens =)

8 de abril de 2015

Gath

Desde el 11870: ¡ Vivan los noviooos ! (Aplauso general)

8 de abril de 2015

volga

Gracias, Clara, por la info! Que conste que yo solo me interesaba por tu futuro profesional, que lo personal es de cada uno :)

8 de abril de 2015

je suis béatrice

Y nosotros que lo veamos ( y lo comamos también)

8 de abril de 2015

Miss Migas

Cuantísimo me alegra leer esto de mis tasqueros queridos. Si es que son grandes, sísí.

31 de agosto de 2015

05/01/2018

Casqueria 2.0

19/11/16

Nueva visita a esta casa, mismas sensaciones.

La manera que Javi Estebez y su equipo trabajan la casquería es uno de esos ejemplos de saber provocar excelentes sensaciones en los paladares de sus comensales.

La sala es modernilla, no demasiado grande y con una luz algo incomoda, que más da cuando se hacen las cosas tan bien.
La carta se presenta en una chapa con un cerco de madera, modo antihurto. La verdad que todo es apetecible, lo más fácil es dejarse recomendar.

Comenzamos con un aperitivo de LENGUA y aceitunas, bien para ir abriendo boca con una "chacina” original.

TARRO DE PERDIZ, manzana y oloroso. Un paté casero con un final en el que predomina el oloroso. Correcto.

MOLEJA HUEVO CORAZON DE ATUN Un juego de texturas, untoso y crujiente con un profundo sabor a atún. Muy bueno.

MANITAS ALCACHOFA Y CIGALA. Un mar y montaña en el que de nuevo se juega con la untuosidad de las manitas, el crujiente de la alcachofa y la tersura de la cigala, un sabor muy conseguido. Muy bueno.

RABITOS ANGUILA QUESO. Es espectacular, gelatinoso, pegajoso y crujiente por fuera. Ese rabito sería espectacular por si solo pero la anguila le da un matiz único. El plato de la noche, tuvimos que repetir.

LASAGNA DE MOLLEJA. Muy rica pero no sorprendió tanto como otros platos.

CORAZON DE PATO. Como se puede esperar de un corazón, resulta fibroso, con un sabor que recuerda al hígado, al que se añade fresa deshidratada para dar un último toque acido.

El plato más original es un fuera de carta, CABEZA DE COCHINILLO, confitada toda la noche, para ir desprendiendo y disfrutando de la carne. Al final quedan solo los huesos, para algunos el plato puede resultar macabro, a mi me pareció bestial.

Terminamos la cena con una CRÈMEBRÛLÉE que para mi no estuvo al nivel del resto de la cena.

Con dos Gin Tonic y dos botellas de Condado de Haza Ribera del Duero del grupo Pesquera, salimos por 40€ p.p Con ese ticket medio, hay pocos sitios que le superen en Madrid. Se merece todos los reconocimientos. #Somoscasqueros

La única pega es que al tener la cocina abierta, los olores de la cocina se impregnan en la ropa.

Miss Migas

Tieens que probar la fideuá que ha vuelto a la carta, o los tacos de asadura!

24 de noviembre de 2016

12/11/2016

Hay un nuevo pistolero en la ciudad

Hace mucho tiempo que un restaurante no me sorprende tanto, hoy en día con tanta información vas casi a tiro hecho a los sitios (si no eres de los que se inmolan para beneficio ajeno en un sitio que acaba de abrir), y ya habiamos leido excelentes críticas, bueno, aún así sorpresón, intensidad en los sabores, originalidad, valentía, buen trato y por un precio muy razonable para tan excelente experiencia.

- De aperitivo chacina de lengua, riquísima, de entrante un paté de perdiz genial y una croqueta invertida rica, pero que llena mucho y para mi es prescindible porque te impide probar más cosas de las espectaculares de verdad.

- La ensalada con hígado es una cosa increíble, un sabor sorprendente.

- Las mollejas de cordero sin embargo fueron la única decepción de la noche, fritas quedaban poco sabrosas, se perdía el sabor a cordero.

- El curry era una cosa de ponerle un monumento.

- Los sesos, no son mi plato favorito, no termino de cogerles el punto, pero a los demás les gustaron-

- La cabeza de gallo, que en principio podria parecer una ocurrencia para llamar la atención, no lo es, esta buenísima.

- La cabeza de cochinillo es, sin lugar a dudas un must, cada parte es una cosa nueva y rica, platazo mítico.

En resumen, hay un nuevo sitio de referencia, de esos pocos que utilizas cuando ves la cuenta de otros restaurantes para medir lo que pagas, si alguien me cobra más de 50 EUR se me pasará por la cabeza, si no están justificados, un "tendría que haber ido a la tasquería". Como dato he de decir que volveremos a mediodía, no estoy ya para estas digestiones nocturnas.

Antonio Álvarez

Yo soy de los que me inmolo. Viva.

14 de noviembre de 2016

28/11/2017

Bueno, bueno, bueno

Comida noviembre 2017

Nada nuevo bajo el sol: siguen siendo 5 estrellas de libro

Hemos probado el higado y los riñones: de 9 el higado y de 11 los riñones (que cosa mas simple y mas rica, mon dieu)

Por 40 pavos, el cielo
--------------------------------------------

Comida marzo 2017

¿Que voy a deciros que no sepais?

Pues que la terrina, los rabitos, las manitas, los callos y la cabeza siguen estando de muerte

Hoy hemos probado las croquetas y la carrillera. Muy bien, pero no de sobresaliente

Me quede con las ganas de los sesitos con mantequilla negra, pero los colegas de mesa no me han acompañado. A ver si la proxima vez me acompaña el death metal de la casqueria y vamos a saco
-----------------------------------------------------
Comida octubre 2016

Dale a tu cuerpo alegria Macarena....

Insistimos en los clasicos que nunca fallan: el tarro de perdiz, los rabitos (joder, cada dia que los pruebo me parecen mas buenos...), las manitas, los callos nivel 3,... Incorporamos la carrillera con curry y cuscus, apuntandose al carro de los clasicos.

Gran servicio, gran local, ... Que mas queremos?

Pues eso: salir con una sonrisa del local diciendo: "Javi, sigue asi!"
-----------------------------------------------------------------
Cena sabado marzo 2016

Se mantienen las 5 estrellas: Gran servicio y los mismos grandes platos, donde siempre destacan la tarrina de perdiz y los rabitos.

Pero esta vez reconfirmada con la cabeza de cochinillo que nos hemos zampado. Aparte del punto que tiene comerlo con los dedos, es que estaba perfectamente hecha por dentro pero sobre todo el crujiente por fuera. Pedidla

Con unos callos de postre y media botella de vino por cabeza (Senda, de Madrid, aceptable), nos fuimos a 35 por barba.

Espero que mi nivel de colesterol me permita volver...
----------------------------------
Cena viernes febrero 2016

Tras intentar reservar varias veces (es verdad que sin mucho plazo) y no conseguirlo, alli que nos vamos a las 20.30 h a utillizar la barra enfrente de las cocinas. La verdad es que si vas dos casi merece la pena: No tienes plan un viernes por la noche, quieres cenar pronto (que dirian los guiris de esto de cenar pronto a las 8 y media) en un sitio molon, te atienden incluso mejor y ves el espectaculo de la cocina. Eso si: Son solo 6 sitios y alas 8,40 ya no hay.

Nos atiende Javier Estevez: cercano, afable, natural, pero sin compadreo,...vamos que te hace sentirte agusto.

De bebercio fuimos de cerveza: La virgen jamonera y Moustache trigo. Esta segunda me encantó.

De comercio, ademas de las olivas y la lengua de apertiivo, nos pedimos:
- Tarrina de pate; Terminamos las tostadas el pan y casi metimos el dedo en el tarro. Muy rico as usual
- Morro: Bueno, pero de lo mas flojito. El vinagre lo veo mas con pescado que con carne
- Manitas: Pasote de plato. El conjunto con la cigala le sale cuadrado
- Rabitos: Junto con las manitas del Echaurren, el mejor plato de casqueria que he probado
- Sesitos (fuera de carta): Cocidos con manterquilla. Esto si que son los sesitos que recordaba. Mucho mejor que en tortilla, para mi gusto.

¿Y de postre?...... Una de callos!!!. Al punto 2 de picante. Creia que era poco picante, pero va in crecendo cuando vas avanzando. Muyyyy ricos y muy melosos, pero se quedan en un 9, quizas por el punto de dulce.

Total cuenta: 36 per person, comiendo a saco.

I'll be back soon
----------------------------------------------------------------------------

Por suerte, la memoria es selectiva, y los malos momentos los olvidamos y solo recordamos los buenos. Esto lógicamente ocurre también con la comida: por mi edad, he calculado que han sido de momento 36.800 las veces que he comido y cenad en mi vida, y solo tengo vivo recuerdo de 10 de ellas. Pues tengo que incorporar una más por lo que me paso anoche en este sitio.

En primer lugar, el ser del altleti, pocas, pero a veces, tiene sus ventajas, pues ayer había partido del madrid y así no tuvimos problemas en encontrar mesa para cenar y estar superbién atendidos. El sitio de los que a mí me gusta: cocina abierta (aquí no hay nada que esconder), luz justa, sillas cómodas, distancia correcta entre mesas, muy chulo en conjunto. Esto no es Tatel ni hace falta que lo sea. Un único pero gran fallo: hacía un calor tremendo.

En cuanto al servicio, es de los que me gustan: cercanos, siempre atentos a tus necesidades, pero no agobiantes ni en plan compadres. Los tiempos entre platos, perfectos, pues iban saliendo uno a uno 5 minutos después de que terminábamos.

Las bebidas, bien, el vino de Jumilla recomendado, muy rico y a muy buen precio. También cayeron cervezas la virgen jamoneras, bien, sin más. A este respecto, una nota a los hosteleros: poned Estrella Galicia para cañeo y cervezas artesanas, pero de verdad, no estos quiero y no puedo, como cibeles, la virgen, sagras, etc. Hay gente como, entre otros, Dougalls o La Quince que les dan diez mil vueltas.

Ahora al lio. Esta fue nuestra comanda:
- Aperitivo: unas olivitas y lengua en fiambre. Comienza el espectáculo casqueril. Primeros olés
- Pate de perdiz. Con sus higaditos de pollo y el oloroso que lo refuerzan aún más. Nos quedamos sin pan y casi no había que fregar el tarro de cómo lo dejamos
- Tortilla de sesos. Recuerdos de la infancia, pero nada más. Sería un puntazo en cualquier otro sitio pero aquí fue el más flojito, con diferencia
- Manitas con cigala. Poned más cantidad y pan, que esto está de muerte!
- Rabitos con anguila. El clímax. Desde las mantas de cordero del Echaurren no había probado nada tan bueno. IMPRESCINDIBLE.
- Mollejas con huevo. Explotar ese huevo encima de esas mollejas tan crujientitas… Otro must.
- Nocilla. ¿Pero también hacen buenos postres? Pues sí. Y nos quedamos con ganas de tomar la panacotta, la papilla de frutas, incluso los quesos

Cometimos el pecado de no pedir callos, pero era cena y estábamos a 40 grados. Nos propusieron un carpaccio de hígado que espero este la próxima vez.

Factura: 67 euros, dos personas. Las raciones son tirando a justas, por lo que no os pasaréis si pedís 2 platos por persona (luego pedid una segunda vuelta si os quedáis con hambre). Barato para estar en la gloria.

Salvo el calor, un poco la cerveza y un poquito (casi nada) los sesitos, lo demás es de matrícula de honor.

Miss Migas

Los he cenado yo los sesitos.... y qué cosa rica!

2 de marzo de 2017

Sergiete

Eso suena mejor que la tortilla de sesos, que no me dijo gran cosa

2 de marzo de 2017

08/01/2017

La disfrutería

Enero 2017

Salir de un restaurante feliz y con la sensación de haber disfrutado con todos los sentidos es algo no del todo fácil. Esta noche en La Tasque sucedió.

La cocina, el maridaje, el servicio...todo bastante sobre ruedas

Poco más que añadir a lo dicho hasta ahora. A destacar: ensalada de hígado, rabitos y callos. Difícil no pedirlos la próxima vez que vuelva. La cabeza también caerá en la próxima.

Para repetir

Miss Migas

Esa ensalada me requetechifla

9 de enero de 2017

24/11/2016

Nunca defrauda

Enésima visita a La Tasqueria, esta vez con extranjeros que nunca habían comido órganos y partes que allí cocinan habitualmente y el asombro plato tras plato iba en aumento. Este sitio nunca defrauda.

- MANITAS DE CERDO CON CIGALAS: Uno de mis platos favoritos en La Tasquería, uno de tantos que te tienen haciendo sonidos obscenos hasta que terminas de mojar la última gota de salsa.

- ARROZ NEGRO CON CRESTAS DE GALLO Y CALAMARES: No sólo es uno de mis platos favoritos desde que lo metieron en su última carta sino que es uno de los mejores arroces negros que he comido en la vida.
La tinta no consigue enmascarar los sabores de los otros ingredientes a pesar de lo sabrosa que es y las distintas texturas hacen que se disfrute mucho mucho.

- CONEJO RELLENO DE TUÉTANO
Uno de los fuera de carta con los que me encontré en mi última visita. El tuétano hace que todo esté mejor!

- CABEZA DE COCHINILLO
No me canso de comerla! Confitada y luego frita. Lo mejor del cerdo concentrado en algo tan pequeño: orejas, morir y piel súper crujientes; carrilleras jugosas y no nos olvidemos de la lengua y los sesos!

18/11/2016

Me encanta

Tienen un personal realmente bueno, buenos modos y consejos que te ayudan a decidir en una carta amplia y bien preparada.
Parte de perdiz rico, lengua buenísima, steak tratar bien (una cata anterior ayudaría), la carrillera de premio y la tarta de chocolate brutal. Bueno también el nuevo postre con helado de cereza.
Excelente vino francés.
55 euros por persona. Gustazo

11/03/2017

Casquería para quien no le guste

La Tasqueria es, además de uno de los restaurantes más originales de Madrid, uno de los mejores que he probado en este último año. La carta está pensada para pedir varios platos y compartir.
Todo lo que comimos estaba rico, si bien es cierto que el tarro de perdiz (7€) con un sabor más corriente estaba un escalón por debajo. El resto todo estaba de notable alto o de sobresaliente en el caso de los callos, (12€) originales y de los más sabrosos y potentes que he probado nunca. Además, muy bueno el steak tartar (12,5€) servido sobre un hueso abierto como un falso tuétano aunque con un exceso de salsa y los tacos de asadura (9€). El invento de las croquetas (3€/Ud) servidas en un vaso con una capa de ropa vieja, otra de bechamel y con panko por encima puede resultar estrafalario a primera vista, pero el sabor en su conjunto es sorprendente y en boca recrea muy bien la textura de una croqueta. De la parte del cerdo optamos por unas manitas con alcachofas crujientes y cigala, (11,5€) plato excelente, muy equilibrado en el que las manitas se llevan el protagonismo. De postre una quesada con café y limón (6€) que para los amantes de este dulce cántabro tenía un sabor a queso demasiado fuerte con respecto a la receta original, pero que en conjunto estaba muy rico.
Sin duda, la Tasqueria de Javi Estévez es un local que recomiendo probar al menos una vez para conocer cómo se debe tomar la casquería. Los amantes de estás preparaciones encontrarán aquí un templo indispensable, mientras que para los que no seáis muy seguidores, a buen seguro encontrarán recetas que les sorprenderán.

07/04/2017

LA EVOLUCIÓN DEL HOMO CASQUERUS

Cena Viernes Diciembre 2016

Escribir sobre esta visita me hace reflexionar sobre algo que saca mi peor vena Naci-Gastronómica. Creo que ya lo he comentado alguna vez pero soy de las, no tan comunes, personas que come y prueba de todo, y cuando digo todo no me refiero a comer tierra, plásticos o cualquier cosa escatológica, pero sí, TODO. Evidentemente hay cosas que me gustan más o menos, como a todo el mundo ahí sí, pero no rechazo nada, y prefiero un "muy buen lo que sea", que un "normalito plato favorito".
Aunque no tenga ninguna autoridad (y menos mal) expulsaría de la comunidad foodie, gastronómica, bloguera y parrondera a todo aquel que no esté abierto a probar, comer y disfrutar de cualquier alimento, plato o preparación, sea lo que sea, e independientemente del nombre que tenga, porque "no le gusta". Los "no me gusta" son una discapacidad foodie, una limitación al disfrute, al conocimiento, una debilidad mental, un mojonaco de proporciones bíblicas, ...
Os lo dice alguien que de pequeño solo comía platanos y yogures y al que no le gustaba nada... una cucada.

Todo esto se agrava más todavía cuando la especialidad o una de las especialidades de la casa que visitas es algo que "no me gusta", y no lo pides... ¡¡¡NOOOOO!!! ¡Eres un jodido foodie! ¡Has venido a eso amigo! ¿!¿!Sino que narices estás haciendo?!?! ¿!¿!Te vas a quedar a medias?!!? ¿!¿!¿Crees que a algún humano le gustó el cilantro, el sushi o la colifror la primera vez que los probó?!?!?. Abre esa maldita boca (y tu mente) y prueba eso amarillo amigo. Cuando pruebes la cosa amarilla una, dos, ¡cinco veces! te sorprenderás exclamando ¡JODER HERMANO!¡ESTA MIERDA AMARILLA ESTÁ JODIDAMENTE BUENA HERMANO!! Y serás una persona nueva, alcanzarás el cielo, ya no tendrás limites, y podrás ir orgulloso por la calle estirando el cuello y pensando ¡Yo me lo como todo! ¡Ningún plato puede detenerme! ¡Ningún plato puede escapar a mi afilada lengua!.

Solo eximo de culpa a los rechazos por enfermedad, alergía, trauma por indigestión, y cosas así. También a los rechazos conscientes, no porque tu mente rechace comer algo, sino que podrías comerlo si quisieras pero no quieres porque eso es grasa pura para tu michelo, edulcorantes y conservantes que te matarían, o chorizo ultrapicante que evitaría que nadie te volviera a besar en 600 años. Obviamente, siempre y cuando no uses estos argumentos como cohartada para un verdadero "No me gusta".Los verdaderos "no me gusta" objeto de mi ira son esos caprichosos que están en tu cabeza porque te has empeñado, como desde que eras un/a mocoso/a, en que eso no te gusta, incluso sin haberlo probado, o habiéndolo probado solo una vez cuando, a lo mejor, te lo hizo el peor cocinero del mundo, que podría ser hasta tu madre ¿por qué no?.
A favor de mi reflexión os preguntaré. ¿Cuánta gente conocéis que con los años le vaya gustando cada vez menos cosas de comer?. Seguramente a nadie y, sin embargo, la mayoría de la gente con los años va aceptando más cosas, probando cosas nuevas, descubriendo el gusto por aquello que rechazaba, incluso adorando algo que odiaba, evolucionando... Sí, EVOLUCIONANDO, y de ahí el título de esta entrada...

Dicho esto... sí, efectivamente caranchoas, me zampé entera la cabeza del cerdo ¿!¿!QUÉ PASA?!?!, sin dejar nada más que los huesos, incluída la lengua, los sesos, las texturas raras en juntas y zonas desconocidas de la cabeza y también las cuencas de los ojos.. porque no había ojos... ¡Tiquismiquis! ¡Que sois unos tiquismiquis! Y es que quizá soy un radical, y doy más incluso de lo que exijo en estas lineas. De hecho, si junto a la cabeza confitada de guarro hubiera una pelotilla de carne, grasa y piel informe, y el chef lo pusiera y dijera con una sonrisa que es el jodido trasero del gorrino yo habría pensado: "Si lo pone es por algo y porque aporta al plato", y sí amigos... ese culito habría sido mío.

Y tras esta brevísima introducción, paso a comentar lo importante:

Nos pusimos en manos de Javi Estevez. Pensé que nos comentaría en ese momento qué nos iba a poner y así poder meter baza después de haber hecho los deberes. Pero puso pies en polvorosa y lo que venía era sorpresa. Como no me pude resistir fui comentando a los camareros si nos iban a poner los hits que tenía identificados y así fueron adaptando algo la comanda.

APERITIVO. Aceitunas y lengua. Rico rico.

PERDIZ#MANZANA#OLOROSO. Muy bueno, aunque quizá algo de exceso de dulce.

LENGUA#ESCABECHE#SETAS. Bueno.

LASAÑA#MOLLEJA#TOMATE. Buenísimo.

TORTILLA#SESOS#KOKOTXA. Pues no entiendo que le aportan los sesos a la tortilla ni la tortilla a los sesos. Poco sabor, no deja una textura que me emocione, peor que una buena tortilla bien hecha sin esos añadidos. Fue una de las propuestas de Javi que yo no habría elegido, y no me equivocaba, definitivamente no es mi plato.

MANITAS#ALCACHOFAS#CIGALAS. El plato en el que tenía más espectativas y quizá por eso me decepcionó un poco. Estaba bueno, pero pensaba que sería algo que me impactaría y fue algo rico sin más, bastante normal.

RABITOS#ANGUILA#QUESO. El mejor sin duda. Esto está brutal, y punto.

CABEZA#COCHINILLO. La prueba de fuego, aquí la mayoría de comensales se arruga, como mucho prueban un poco de piel, un trozo de orejita. Acabé yo solo ante el peligro. Es verdad que es algo más original que rico, porque lo rico rico es lo de fuera, lo que tiene piel churruscada, la oreja, el morro,... pero lo de dentro no está malo y dejar el resto sería pecado, sobretodo con el precio que tiene este plato (26€). No dejé ni las raspas.

CASTAÑA#CHOCOLATE#FRAMBUESA.
CREIME BRÛLE#VAINILLA#FRUTOS ROJOS.
MANZANA#YOGUR#HOJALDRE.
QUESADA#CAFÉ#LIMÓN.
Los postres irregulares y va en gustos. Alguno como la creme brulé me pareció muy normalito, y otros como la quesada me gustaron bastante.

PAN. Rico rico.

ATENCION. Muy buena.

PRECIO. 41 por cabeza. Siendo 5, compartiendo todo, con bebidas varias, agua y 2 botellas de Senda de Las Moradas. Precio correcto para una buena experiencia, original y en un local agradable.

ME GUSTA:
- Originalidad, atrevimiento, elaboraciones muy ricas.

NO ME GUSTA:
- Lo dificil que es conseguir gente que te acompañe a un sitio así, porque yo volvería a probar la carta entera.
- Preferiría que me comentasen lo que me van a poner al ponerse en sus manos.

28/05/2017

Una pasada

Que este chico tiene la clave del éxito, eso está claro. A mi juicio tiene un negocio redondo donde funciona todo bien, propuesta diferente y muy atractiva, un local bonito y acogedor, un exquisito trato al cliente y una RCP imbatible. Si a eso le sumas que Javier se trabaja la sala como uno más, éxito asegurado.

Buen aperitivo de embutido de lengua ahumada, aceitunas y aceite de oliva en una pipeta. Entró muy bien con la cerveza.

Vamos allá: Manitas, alcachofa y cigala, un mar y montaña clásico de la gastronomía catalana, estaba muy bueno, pero nos supo a poco, la ración es muy pequeña. Seguimos con carrillera de cerdo, migas y coliflor, una sorpresa lo bien que combina todo, estaba buenísimo. Sesos con lima y alcaparras, estaban buenos, pero la acidez de la lima mataba demasiado el sabor cremoso de los sesos, este fue el plato que menos nos gustó. Los callos muy buenos, pero no son los mejores de Madrid, además tenían un toque dulce que creo provenía de la morcilla y que no fue de mi agrado. Aun así, muy buenos. Y por último la cabeza de cochinillo comfitada y frita... Espectacular, ahí sí que disfruté de los sesos.

No nos entró nada más. Con una botella de vino de San Martín de Valdeiglesias, la cuenta se fue a unos 99 euritos más que razonables.

Volveré seguro porque me quedé con muchas ganas de probar otros platos.

Le auguro un gran porvenir, y desde luego se convierte en uno de los imprescindibles de mi lista en Madrid.

08/12/2016

Agradable sorpresa

Estuve anoche con unos amigos. No conocía el sitio ni había oído hablar de él así que al llegar no tenía ni idea de su propuesta.

Pedimos al empleado que nos atendió que nos la explicara y lo hizo con mucha amabilidad y detalle.

Estamos hablando de un restaurante enfocado en productos de casquería y con recetas modernas basadas en platos tradicionales.

Probamos bastantes cosas, las raciones son francamente pequeñas, y realmente salimos muy contentos con las mezclas de sabores y la potencia de muchos de los platos.

Yo recomendaría todos los platos que tomamos salvo el tarro de mejillones, que me pareció que no tenía mucho que ver con lo demás.
Si nos gustó el tarro de setas, cebolla y queso. Original y potente.
También la lengua estofada.
O la fideua con coliflor, mejillones y callos de bacalao. Una mezcla de sabores realmente sorprendente.
Los tres platos que más nos impresionaron fueron el foie, la lasaña de mollejas de ternera y el rabito con anguila. La lasaña y el rabito de los mejores platos que he probado este año.
Los postres también ricos. Probamos dos, la creme brulée con helado de frambuesa y la manzana asada con helado de yogur. Muy buenos los dos.

Y para beber primero Senda y después Valduero. Bien también.

El servicio atento y amable. Tras pagar nos invitaron a unos chupitos. La cuenta sobre treinta por persona.

Volveré pronto a probar el resto de la carta, aunque seguro que la lasaña de molleja y el rabito con anguila vuelven a caer de nuevo.

Una propuesta muy original y muy recomendable sin duda.

13/09/2017

Suculencia casquera

Otro sitio que tenía pendiente desde hacía muchísimo tiempo que puedo visitar al fin.

A pesar de tener presente que podría decepcionarme por el exceso de expectativas (ver las infinitas alabanzas a este sitio), la cosa salió muy bien.

Platos con la casquería como protagonista, bien vestida con unos fondos suntuosos y suculentos. Aquí el guisoteo es religión y yo me declaro creyente acérrimo.

Para dos personas probamos cinco platos: su versión de las croquetas de ropavieja (muy originales y deliciosas), callos exquisitos (preparados al punto de picante deseado), arroz con callos de bacalao, suqet de crestas y kolotxas y manitas con alcachofa y cigalas (3 guisotes fantásticos). Me harté de echar barquitos.

Detalle final: nos regalaron un postre que habían preparado de más para otra comanda. Algo con sorbete de limón, bizcocho y yogur. Estaba bueno.

El precio no es especialmente barato. Te puedes ir a los 50 euros por barba fácilmente, pero para mi lo vale.
Muchas ganas de volver y probar más cosas de la carta

27/01/2017

Llegó para quedarse

Hacía bastante tiempo que no visitaba La Tasquería de Javi Estévez y siendo sincero con ustedes, les diría que me cuesta perdonarme por semejante error. Más vale tarde que nunca.

La Tasquería es una propuesta única que desde el atrevimiento encuentra la distinción. Originalidad en un terreno de cierto riesgo, ciertamente fanganoso que a priori podría dejarse un porcentaje de potencial público fuera por ese foco esencial, en la casquería.

La palabra que mejor define la culinaria de Estévez más allá de la casquería es la finura. Su casquería la podríamos denominar como “casquefina”. El exceso de grasa brilla por su ausencia, los platos casi no tienen aceite. Dentro de los límites que el producto y la elaboración permiten, estamos ante una mirada elegante y ligera de la casquería.

Para abrir boca es ideal la ensalada de hígado con mostaza. La víscera tratada como un fiambre cocinado al vacío se acompaña con orejones, vinagreta y un helado de mostaza. Matices ácidos, temperatura que ayuda a abrir boca. Inteligente despertar de las papilas gustativas.

El taco de asadurilla casi se come solo. Tres bocados y matices que buscan armonizar la potencia de las vísceras. Cebolla encurtida, frita, cilantro y mayonesa de chipotle para completar una degustación de sabor y armonía. Los amargos y el ligero picante suavizan el impacto de la víscera.

Me tira la oreja: guisada, plancha, en todas sus versiones. En este caso orejas enteras que se confitan y fríen. Crujientes por fuera, por dentro con esa textura resistente del cartílago tan particular. Vicio. Se acompaña guiso de alubias en espuma, suave y etéreo y una ensalada ácida para limpiar y volver a degustar. Se piensa en el comensal y se busca la degustación de varios platos.

Los riñones de conejo a la meuniere son una verdadera delicia. ¡Qué buen producto ha buscado y encontrado Javi Estévez! Cada bocado es un buen golpe de sabor. Salsa limpia, sedosa, de esas que guiñan con picardía al pan. Obligatorios.

Uno de sus clásicos, la fideuá de tripas de bacalao, mejillones y tendones de ternera ha ganado en melosidad. La gelatina se cuela entre los fideos. En boca de nuevo, ni rastro de ninguna sensación pesada. Un mar y montaña que habla sin gritar, de corte suave y sabroso.

Los rabitos de cerdo con anguila denotan maestría: Cocinados a baja temperatura, durante el pase se marcan en la plancha de cara alcanzar ese crujiente de la piel que da cierto aire en boca a la degustación. Rico.

Difícil resulta no aprovechar la ocasión para probar por primera vez esa cabeza de cochinillo que ya se ha convertido en uno de los iconos de la fotografía gastronómica madrileña. Confitada durante toda la noche, se fríe a muy alta temperatura antes de servirla. Aparecen en la piel esas burbujas como embriones de cortezas de cerdo que crujen con estrépito al hincarlas el diente. Poco se puede decir. Perfecta ejecución para un disfrute animal y sin límites.

Se debe finalizar a modo de prepostre con unos callos. Melosos, ligeramente picantes, con patas y morro para aumentar esa pegajosidad que tanto nos gusta a los casqueros. No defraudan.

La finalización dulce es con la creme brulee y helado de yuzu. Los sabores no congeniaban en toda su extensión, pero la necesidad de movernos hacia la acidez provocaron que el yuzu tuviera sentido.

Casquería pulcra, refinada. Muestra de clase culinaria y necesaria para que el comensal pueda degustar más de una pareja de pases. De esta forma, Javi Estévez ennoblecen productos a veces denostados por parte del público: Riñones de conejo, hígado, pulmón, corazón, estómago y tendones de ternera, rabitos, cabeza, patas y morros de cerdo.

LA TAsquería: Llegó para quedarse.

Post completo en:
complicidadgastronomica.es/2017/01/la-tasqueria-llego-quedarse

27/03/2017

Bien, pero......

Coincido con muchas críticas en que la propuesta es original, y es una nueva forma de presentar y degustar platos de casquería.Muy rico el paté de liebre, buenísimo el taco, muy trabajados los rabillos y sabrosos callos, del postre ni me acuerdo, así que no debió sorprender demasiado. Hasta aquí todo bien, pero una cena que costó mas de 80 euros no puede fallar en cosas básicas. Parte del servicio es muy atento y profesional, pero no todos, y los despistes fueron de bulto, entre los que destaco que no se cambian los platos por muy sucios que estén . El local es pequeño y está abarrotado, hay unos 50 cm. entre mesas, por lo que oyes mas las conversaciones de los vecinos que de tu compañero. Hablando de mesas, las de este restaurante están raidas, y son comparables a las de cualquier terraza de bar de tercera. Son vergonzosas!!!!
Estoy de acuerdo en comer sin mantel, en dstage es así, pero las mesas están impolutas. Aquí ni siquiera son de madera, y además están descantilladas, descoloridas y gastadas.
En definitiva la propuesta gastronómica es buena, pero dado el precio que se paga, hay que envolverla con un poco mas de calidad.

Liliana

No soy fan de la casquería así que no creo que me pase por la Tasquería, pero hay detalles en los que no puede fallar un restaurante, no todo es lo que sale de cocina.

29 de marzo de 2017

27/09/2017

Buena casquería

Lugar informal pero elegante, con varias barras altas para comer y algunas mesas también.
Carta de vinos corta pero razonable.
La comida sí gustó, entre otras cosas la ensalada de hígado de ternera con mostaza y salsa de orejones muy buena, aunque preferiría que se notase un poco más el sabor del hígado.
Los Callos, con pata, y morro muy buenos (puedes elegir el punto de picante de 1 a 5).
Los rabitos de cerdo con anguila y queso también bien. Quedó pendiente la cabeza de cerdo confitada.
En definitiva, bastante bien. El único "pero", ya gusto personal mío, es que en algunos platos el sabor de la casquería se difumina.