Ordenar por:

relevancia fecha

02/07/2017

Sorprendente

En cuatro palabritas: decoración pintona, pequeñito pero nada agobiante, música ni muy alta ni muy baja, un trato correctísimo aunque la cocina un pelín tardona.
Para comer sencillo y descomplicado, con las manos y de manera informal, y beber muy rico.
El guacamole delicioso, con pipas de calabaza, la quesadilla de huitlacotche un poco demasiado grasienta pero sabrosa. El taco del pastor creo que es uno de los bocados más ricos que he probado últimamente: perfecto equilibrio de dulces, ácidos, salados, picantes, crujientes, cremosos...un estallido total de esos que quieres repetir y repetir. Gustosísimo.
Me quedé con las ganas de probar el ceviche.
ME ENCANTA. Voy a repetir

03/06/2016

Nomás el bar con las mejores botanas de Madrid, weyes

Ya le tenía yo ganas a La Tomata. Había mucha expectación creada por este bar minúsculo abierto a finales de 2015 por un antiguo jefe de sala de Punto MX y su esposa en las inmediaciones de la glorieta de Bilbao: hoy en día es imposible conseguir reserva sólo con un día de antelación. Esto probablemente se debe no sólo a que es pequeño sino a que hacen las cosas bien y se ha hecho muy popular.
Espacio nuevo y a pesar de ello bonito y acogedor, con apenas unas pocas mesas altas y una barra adosada a una de los lados.
Bar en el que sólo se sirven botanas, que es como llaman en México a los aperitivos o tapas, y bebidas típicas: desde zumos de frutas exóticas a cócteles, mezcales y diferentes chelas (cervezas).
Nos presentamos a las ocho de la tarde después del cine y nos informaron de que a pesar de encontrarlo completamente vacío tenían todas las mesas reservadas para la cena. Afortunadamente la barra estaba también vacía y allí nos hicimos fuertes dispuestos a resistir los envites de la cocina mexicana, nuestro El Álamo particular.
Pidiendo sendas de jarras de cubana con clamato (michelada aderezada con salsa de ostras y otros jugos picantes) hecha con Modelo Especial (no tenían la Negra Modelo fría) y que sabían como marcan los cánones -padrísima- nos pusimos a estudiar una carta corta pero en la que apetece pedirlo todo.
Finalmente nos decidimos por compartir:
PANUCHOS DE COCHINITA PIBIL: Excelentes, con justicia te llega conocimiento de ellos a través del boca-oreja en la villa y corte.
CHILAQUILES VERDES: Perfecto contraste entre el sabor láctico de la crema agría, el ácido de los tomates verdes y el frescor del cilantro. En su punto picoso con el chile verde. Quizás los totopos de maíz no estaban a la altura, pocos restaurantes en Madrid consiguen unos totopos a la altura de los de México, esto no es culpa de la cocina de la Tomata.
TACOS AL PASTOR: Un clásico de la cocina del DF, leyenda chilanga y también canónicamente perfectos.
QUESADILLA DE PIERNA DE CERDO EN CHILE NEGRO: Para mí el platillo más flojo de los cuatro pero aún así muy correcto.

La Tomata no es un restaurante ni lo pretende, es un Taco Bar como se definen ellos mismos. No vayáis si esperáis hechuras de restorán porque éste no lo es ni falta que le hace.

Tampoco es un espacio de innovación en el que tomando la cocina mexicana como origen del viaje intente crear algo nuevo. No es Punto MX y no es necesario que lo sea.

La Tomata es un bar que sirve una serie de botanas clásicas mexicanas cocinadas con buenas materias primas, buena técnica y todo el cariño en un bar chiquito, bonito y de personal agradable. Ahí alcanza sus cuatro estrellas. Vayan, mis weyes.

spider72

No te fíes de éste.

Es un fis-bloguero.

3 de junio de 2016

Lady Spider76

Pues rebién... Habrá que ir!

3 de junio de 2016

Alexo

Pamplinero.. y de precio...?

3 de junio de 2016

30/05/2016

Revisitable (3'5*)

Mayo 2016

la intención era tomar el menú pero al llegar nos dicen que hace tiempo que ya no lo tienen, ahora solo carta; no pasa ná, todo parece apetecible. Es una carta cortita y hay ingredientes que se repiten en varios platos.

El local es el de la antigua cervecería ¿Oldenburg?, muy chiquitito, solo tiene 5 mesas altas y muy estrechas; no apto para cenas románticas, largas sobremesas ni familiares achacosos.

Pedimos micheladas (5€), muy buenas, sí señor. La verdad es que la carta de bebidas es estupenda, muy variadita. Había que probar el guacamole (7€) rico rico, viene con totopos como los que había en Tepic, que parecen caseros. Pedimos también chilaquiles (10€) y aquí tropezamos: el plato es muy caro, no se parece en nada a los chilaquiles que yo conozco, eran los mismos totopos de antes con un poquito de salsa roja y salsa blanca, la ración era más bien pequeña y además tardaron como media hora en traerlo; vamos, la cagada padre.
En vez de pedir los tacos de cochinita pedimos los panuchos (7€ dos unidades), muy buena la cochinita con saborazo a naranja pero difícil de comer por el panucho raro en el que viene.
Por último los tacos de langostino (9€ dos unidades), este plato está de morirse, una auténtica delicia y cargadito de langostino.

La Tomata me parece un sitio ideal para sobrellevar los antojos de comida mejicana o para tomarse algún coctelito (parece ser que preparan muy buenos margarita) y picar algo pero no para comer o cenar plenamente (la carta no da para tanto). Hay platos muy ricos pero me parecen bastante caros teniendo en cuenta la materia prima y las incomodidades de las mesas y taburetes. Salimos a 43€ dos personas sin tomar postre ni estar llenísimos. Los tiempos entre plato y plato son mejorables, solo había tres mesas ocupadas cuando llegamos.

20/02/2016

Unos tacos que son palabras mayores

Realmente son 3++

Cena de la noche del jueves en la calle Alburqueque esquina con Cardenal Cisneros en La Tomata...

En una zona llena de bares, tabernas y restaurantes han abierto este pequeño local en una esquina con ventanas a las dos calles.

5 mesas altas , más bien pequeñas , de madera , con banquetas de plástico sin respaldo y otras 6 banquetas más en la barra ocupan todo el local con una decoración muy sencillita.

Regentado por Juan que estuvo trabajando en Punto MX, aqui se viene a comer sin mas pretensiones productos de su tierra mejicana.

No pedimos margaritas para beber y eso hizo que Juan nos comentase que no nos podía servir una botella de vino por un tema de espacio en la cámara, porque no tiene cubiteras ... (ó sea que por copas si...pues eso , al final cayeron 3 copas por cabeza por lo que entiendo fue una botella...pero vaya todavía tengo que pensar que fue lo que paso...

Dos personas todo para compartir:

Empezamos con unos totopos con queso fundido. La ración bastante amplia pero sin convencer.

Tortillas de huitlacoche, tortas de trigo con cebolla pochada y con una salsa de tomate picante, bastante buenas.

Tortas de cochinita pibil, con cebolla y un poco picantes...excelentes.

Pero lo mejor estaba por venir tacos de pastor de langostinos, con cilantro, lima...excelentes los mejores que he probado.Muy aconsejables.

El postre ....un flan con frutos rojos que aporto el toque dulce a la larga conversación con una nueva amiga.

Servicio simpático, cocina un poco lenta pero le auguro bastante éxito porque la comida esta bastante buena.

Volveré a probar cosas nuevas pronto.

SOLECITA

Impresionante memoria para los platos mexicanos! Aunque me encanta la cochinita pibil, estoy contigo en que los tacos de langostinos fueron una sorpresa! Pero la clave, como siempre, está en la compañía.

20 de febrero de 2016

Miss Superlike Aveli...

Ya sabes que asi me va asi lo cuento...nos vemos pronto

20 de febrero de 2016

Mims

Si lo llego a saber me bebo yo vuestros margaritas ;)

23 de febrero de 2016

20/07/2016

Taqueria de muy buen nivel

Ex de Punto MX decide abrir esta taqueria cerca de la Glorieta de BIlbao que funciona muy bien.

Tacos ricos y muy buen ambiente.

Vengan y disfruten.

22/06/2016

La Tomata, carta apetecible y ricas margaritas

Pequeña taquería con carta apetecible llena de recetas mejicanas clasicas, nada de Tex-Mex.

Guacamole bien, cochinita y pastor también. Algo peores sus carnitas y su tinga. Buenas margaritas.

17/12/2015

EL gozo de los tacos y los tragos

Una de las gastronomías que directamente más disfruto es la mexicana. Fundamentalmente por su sabrosura, su intensidad, sus picantes, por esa algarabía sápida que siempre está en lo alto. Tacos y tragos pueden ser una pareja inquebrantable que da lugar directamente al placer. Buscando un lugar informal encontramos La Tomata. Y vaya sorpresa al hallar de tras de la barra a Juan Sardou, exmaitre de Punto Mx. Juan se ha traído a su mujer Marcela para ofrecer conjuntamente cocina auténtica mexicana.

Cocina reconocible y genuina. En su breve carta, se combinan sopes, quesadillas, tacos con combinados de tequila, diferentes margaritas, y de mezcal. Tanto los totopos como las tortillas son caseras y las salsas están trabajadas a partir de ingredientes caseros.

Comenzamos con un guacamole apenas aderezado, solo reconocí cilantro, cebolla y lima. Aguacate en buena madurez para un resultado muy natural. Obligatorio comienzo.

A continuación las quesadillas de huitlacoche, acompañadas de una salsa de tomate ligeramente picante. En este caso la masa de la tortilla es de trigo, además queso fundido, cebolla pochada y el hongo del maíz. Un ingrediente que descubrí en aquella primera carta de Punto MX. Agradable.

Seguiríamos con los sopes de maíz y pollo poblano. Pollo deshilachado, servido a temperatura templada, de gusto suave y apetencia ligera. Recuerdos de ese pollo sobrante posterior a un cocido acompañado con ingredientes que le aportan cierto frescor. En este caso, chiles poblanos, pimientos verdes de muy ligero picor. Apetitoso.

EL trío taquero comenzó con los tacos de cochinita pibil con cebolla picante, sin duda el mejor de los probados. Tremendamente jugoso, se desgrana la lentitud del guiso. Sabores integrados con una textura ideal de la carta. Para repetir, sin duda el plato estrella.

Los tacos al pastor (carne, cebolla y cilantro) se acompañan de una salsa de cuatro chiles. Al principio ésta en boca es fresca y abre las papilas gustativas para ir tornando hacia un regusto bien picante. ¡Qué buena! El bocado diferente a los típicos “pastor” a los que estamos acostumbrados, sin ese punto dulce que le aporta la piña. La salsa tomata y su picaresca.

Probablemente, los menos redondos me parecieron los tacos de carnitas de ibérico y salsa verde de chile de árbol. Menos profundos que los anteriores ya que la carne no se presenta aderezada ni la salsa tiene tanto vigor.

En el apartado líquido, cervezas mexicanas ó cocktails. Para empezar, una suave margarita de guayaba, se contrasta el dulce de la fruta con la sal alrededor de la copa en un combinado de poca graduación alcohólica. Luego mezcal, piña asada y sirope de agave que a mi modo de ver combinaba mejor con el marcado gusto de los tacos y sus salsas.

En definitiva, un bar mexicano en su carta, sin más pretensión que servir manduca legítima de cierta calidad. Otro lugar que se suma a la lista de establecimientos madrileños donde disfrutar de esa dupla de tacos y tragos que tan felices nos hace estar.

Para el post completo complicidadgastronomica.es/2015/12/la-tomata-el-gozo-de-los-taco...

Pamplinero

¡Qué buena reseña! ¡Gracias!

17 de diciembre de 2015

26/10/2015

De los mejorcitos tacos de Madrid

Taquería de las de verdad con un toque moderno, de las que saborear una y mil veces.
Si vas a disfrutar de un poco de música a la sala clamores, dejate caer por aquí antes o después para picar algo.

El local, regentado por el que fuera jefe de sala de Punto MX y su mujer, es muy pequeño y apenas tienen 4 mesas y algunas zonas de barra, pero el trato es muy familiar y la comida digna de probar.

Para comenzar, los panuchos de cochinita pibil con cebollita picante son muy buenos, aunque no deja de ser el mismo sabor que el del taco de cochinita.

Los sopes de maiz frijol y tinga de pollo están bien pero nada del otro mundo.

Los totopos deliciosos, guacamole caserito como debe ser y todo 100% mexicano.

Un clásico la quesadilla de huitlacoche, de mis preferidas. Aunque la de maíz con pierna de cerdo también gana mucho por las tortillas.

El taco de cochinita pibil y cebollita picante es espectacular, la cochinita de las mejores que yo he probado, imprescindible pedirlo junto con los tacos al pastor de ibérico y salsa la tomata, que son muy frescos.

Si te gusta el picante pide un poco de salsa de tomatillo con chile habanero, pero no te pases de ponerle o arderás en llamas :D

El precio más que asequible, aunque las raciones no son grandes.

Una pega, que tardan mucho entre plato y plato, pero la espera merece la pena.

08/07/2015

Vivan los Tacos Wey!!!

Cena Julio 2015

4++

Tenia muchas ganas de probar la Tomata después de leer su descripción aquí madrid-confidential.com/a/la-tomata-urban-taco-baromata estaba muy pendiente y la espera ha merecido la pena.

Nos acercamos a reservar unos días antes que estabamos por la zona y menos mal porque es muy pequeño y hoy cuando llegamos estaba lleno. El local mola, decoración minimalista con algunos detalles, mesas altas, taburetes y barra.

Sentados y dispuestos a pedir el camarero muy amablemente nos pregunta si queremos que nos guarde los cascos de la moto, un detalle top, porque entre lo que ocupan y el poco espacio disponible así estuvimos mas cómodos. Echamos un ojo a la carta, breve y todo muy apetecible así que pedimos unas cervezas y empieza el desfile de platos, al principio tardan en llegar pero como no tenemos prisa disfrutamos de un aperitivo las cervezas y la música.

- Totopos con Guacamole, muy fresco y abundante, con un toque de cilantro, bastante bueno, además nos han traido algunos totopos mas para terminar el guacamole, buen detalle.

- Panuchos de cochinita pibil con cebolla picante, uno por cabeza, buena cantidad y mucha calidad, que buenos para repetir.

- Tacos de Carnitas con una salsa, buenos, pero como la cochinita no hay nada, insuperable.

- Quesadilla de Huitlacoche, yo no lo había probado nunca y muy rico un sabor diferente, totalmente recomendable.

Para beber un par de cervezas y una michelada, que el jefe (un tío encantador) nos ha explicado perfectamente como se hacen (que yo no tenia ni idea), los ingredientes, que es la bebida típica de mexico y que o te encantan o las odias, a nosotros nos ha molado, así que somos del segundo grupo.

Comida buena, precios baratos (40 lereles todo) y trato genial tanto por parte del camarero como el jefe ambos majisimos, por pedir que las raciones fuesen mas grandes, pero como los precios son ajustados se pueden probar mas cosas. Nos volverán a ver por allí sin duda.

14/06/2015

Comida mexicana

Encontramos este local por casualidad estando de paso por allí, y decidimos entrar a probarlo.
- La comida:
Tienen una carta no muy amplia, pero llena de auténticas recetas mexicanas. Pedimos el obligado guacamole, que está rico pero los hemos probado mejores; panuchos de cochinita pibil, plato típico de la zona de Mérida (Yucatán) y lo mejor de la noche: la cochinita estaba realmente jugosa; tacos de pollo poblano con rajas, también muy jugoso y rico, aunque las rajas no picaban nada; y tacos de carnitas, recomendados por el dueño y que no nos decepcionaron. Sirven micheladas de dos tipos. Nosotros pedimos la tradicional, que estuvo muy bien preparada.
- El servicio:
El dueño es muy majo y está siempre pendiente de la clientela. Aún así, la espera entre cada plato puede resultar un poco larga si el local se llena.
- El local:
Mínimo, con mesas y sillas altas. Al ser tan pequeño se llena con facilidad.
- Conclusión:
Comida mexicana de la más auténtica que hemos probado últimamente. El único pero es que le faltó picante a todos los platos.