La Fábrica 21 - Brewery

La Fábrica 21 es un concepto ociogastronómico diferente. Una fusión del saber hacer y la adaptación a lo que tú demandas de un restaurante en el siglo XXI: gran decoración, perfecta armonía de espacios, gastronomía moderna y la mejor y más cuidada selección de cervezas, vinos...

Ordenar por:

relevancia fecha

26/09/2016

¡Espectacular cambio!

Septiembre 2016

La Fábrica de la Cerveza, ahora apostillada como "brewery", es el claro ejemplo de esa buena frase que dice "renovarse o morir". Sus propietarios lo tenían claro y por ello han dado un lavado de cara y cuerpo a todo ese enorme local que regentan en la fantástica calle Génova para convertirlo en buque insignia de una nueva marca, más puesta al día, más pendiente de lo que se lleva ahora.

El local es espectacular, con varias zonas claramente diferenciadas y todos los detalles cuidados al máximo; ojo con su "falsa terraza" porque puede convertirse en un lugar ideal para tomar una copa en un sitio de lo más agradable.

Igual que toda su decoración, la carta también ha cambiado adaptándose a las nuevas tendencias y es por ello por lo que a sus grandes clásicos se han sumado algunos "hits" que hoy no pueden faltar en todo buen local de moda.

Mesa compartida con otros 6 buenos amigos y con muchas ganas de disfrutar delante, me encantó que cuenten con cerveza Paulaner de grifo, una de mis favoritas, y es que aunque tienen algunas referencias de vinos, aquí se viene a beber cerveza, ¿verdad?

Nos dejamos guiar por el camarero que decidió sobre nuestra comanda y así empezamos con el CEVICHE DE SALMÓN que en lugar de leche de tigre estaba marinado con una mezcla de soja, cítrico y aceite de sésamo y que venía con el pescado ligeramente cocinado y con un punto ahumado. ¡Y estaba rico! pero cuando te dicen "ceviche" esperas una cosa bien diferente.

También probamos el BAO DE PANCETA, con el pan mullido y jugoso, nada chicloso, y con la carne cortada finita y crujiente pero la estrella de la velada fue sin duda el CODILLO (13,95€). ¡Qué rico! Tierno, meloso, con una salsa pegalabios de gran sabor y buenas patatas fritas para acompañarlo. De diez. Vamos, que al día siguiente fui a comprar un codillo para prepararlo en casa de lo mucho que me gustó (y no me quedó ni parecido así que pienso volver muy pero que muy pronto a comerlo). Y también me gustó mucho el PICANTÓN (13,95€), adobado de forma similar a como hacen los peruanos y tremendamente jugoso, se deshacía. Bien acompañado con patata y cebolla asadas en su punto.

De postre triunfó la tarta huesitos aunque el arroz con leche es muy rico al igual que un postre bastante liviano de cítricos que tienen.

El servicio fue atento y encantador, todavía en rodaje pues ni siquiera han inaugurado oficialmente.

Al medio día tienen una fórmula de menú con platos de la carta por menos de 15€ que es muy atractiva.

¿He dicho ya que estoy soñando con volver ya a por ese codillo?

Avelio

Sin duda el codillo fue la estrella de la comida. Ganazas de repetir. Quedada ya!!!

26 de septiembre de 2016

24/09/2016

Una renovación adecuada

Comida viernes - Septiembre 2016

Buena experiencia en La Fábrica Museo de la Cerveza (hoy La Fábrica Brewery), restaurante que hace muchos años que no pisábamos, pues lo recordábamos como un sitio para grupos de adolescentes bebiendo jarras enormes de cerveza y comiendo salchichas alemanas.

Hoy por hoy nada que ver. El sitio ha sufrido una reforma en profundidad tanto en su decoración como en su propuesta culinaria. Los dueños, con buen critero, han pensado que para sobrevivir hay que adaptarse y lo que antes valía, ahora puede que resulte desfasado. Además parece que ahora buscan un perfil de cliente más maduro, y en consecuencia más exigente.

Del local han desaparecido la colección de posavasos y botellas de cerveza. Únicamente quedan algunos barriles convenientemente camuflados. Ahora la decoración es minimalista, tonos ocres, lámparas de araña, sillas desparejadas, butacas y sofás chester que invitan a la sobremesa con una copa en la mano. Delante de la entrada una terraza semi-abierta a la calle Génova, estilo la Maruca. Entrando en el local la barra con una enorme mesa alta corrida enfrente para apoyar las consumiciones y subiendo unas escaleritas un gran comedor.

En cuanto a la comida, íbamos en grupo y tomamos varias cosas para compartir. Empezanos con un "ceviche" de salmón con cebolla morada, salsa de soja y lima, mango y aguacate. No estaba mal, me recordó al salmón en cafetera que sirven en La Sopa Boba, aunque evidentemente no era un ceviche.

Después unos baos de panceta, el bocado de moda que no puede faltar en ninguna carta moderna que se precie. Estos no estaban mal.

Terminamos con codillo y pollo picantón asado. El pollo bueno pero nada sorprendente. El codillo de matrícula de honor. Nos explica el dueño que eligen codillos de jamón (no paleta) de cerdos de raza "duroc" y los cocinan al vacío a baja temperatura durante un montón de horas. La carne queda tierna como mantequilla y la corteza caramelizada, la salsa se pega a los labios, una delicia. No en vano sigue siendo el plato estrella de esta casa (nos cuentan que sirven unos 60.000 al año). Imprescindible.

De postre probamos una selección de tartas y arroz con leche. Todo correcto, con especial mención a la tarta de "huesitos", que efectivamente clava el sabor del snack de nuestra niñez.

En cuanto a la oferta líquida, una buena selección de cervezas de grifo y bastantes en botella, y una paupérrima oferta de vinos de la que escogimos un Ramón Bilbao crianza servido a temperatura y en copas adecuadas.

Precios comedidos. A la carta se come por unos 25 euros por barba, y además entre semana tienen un menú de 15 euros (10 si se elige sólo un segundo), en el que figuran casi todos los platos de la carta.

Nos ha gustado está versión de La Fabrica, nos ha parecido un sitio especialmente adecuado para grupos y celebraciones. Para repetir y recomendar.

10/10/2016

Renovarse o morir

OCTUBRE 2016

3,5 ⭐️ en esta primera re-visita.

La Fábrica de la calle Génova ha cambiado por completo. Lo que antes era un restaurante 'de batalla' hoy es un lugar muy acogedor, como una decoración muy cuidada y un servicio de 10.

Su carta también ha cambiado completamente, con platos de aquí y de allá a un precio medio muy sugerente.

- TARTAR DE PEZ ESPADA: Nunca había tomado este pescado, del que no soy muy fan, en tartar. Nada mal, me gustó tanto su sabor como su textura.

- TACOS DE CODILLO: Distintos por la jugosidad y melosidad del codillo, con cebolla encurtida. Habría agradecido algún extra más que los hubiese aligerado (unas gotas de picante, cilantro, etc.). Aunque ricos, y a pesar de la cebolla, me parecieron algo 'sosos' cuando de un taco esperas una explosión de sabores.

- CIERVO STROGANOFF: La carne estaba tierna y muy sabrosa. Lo sirven con arroz y en una tulipa para no tener ni que mojar pan.

- CODILLO CONFITADO: Cocinado en sus propios jugos; tierno, meloso y pegajoso. Con puré de patata –muy bueno!– y lombarda. Una opción distinta a las que solemos ver, cocido o al horno.

- BRATWURST, KRAKAWER & NÜRNBERGUER: Fantásticas!

- ARROZ CON LECHE: Cremoso, un poco dulce de más y con una pequeña costra de azúcar caramelizada. Para repetir.

- APFELSTRUDEL: Como postre está bien, me gustó. Como apfelsteudel... bueno, los he comido mejores. No termino de entender que hacía esa natilla espesa encima del pastel anulando su sabor en vez de poner una más ligera a un lado o en la base, como suele servirse este postre.

26/09/2016

LA FABRICA RELOADED. EL REGRESO DE LOS EX-JOVENES.

Comida Viernes Septiembre 2016

Nuestra querida fábrica se renueva. Sí, ese sitio al que los ex-jovenes íbamos hace años a ponernos finos de cerveza, codillo y salchichas... ¿¡¿Lo echabas de menos?!? Pues no llores, ahora tiene una nueva estética, un ambiente más moderno y una carta mejorada, más actual.
La fachada resulta más atractiva y tanto la parte de la barra como la de dentro están bien aprovechadas y con un nuevo aspecto moderno y agradable que no pierde la esencia de siempre. Además, dispone de nuevos asientos amplios, cómodos, sofás, butacones, yo diría que hasta tronos... Hay hasta quien aprovecha para echarse una cabezadita...

Se introducen nuevos platos siguiendo las tendencias del momento. Ceviche, Bao, Cachopo, Carne a baja temperatura... Los trendies no se van a perder nada pero, ¡oh amigo!, la estrella es el codillo, el codillazo, el de siempre era top pero este es aun mejor, una delicia y el mejor que puedas encontrar. Carne de jamón, no paletilla, tierna, que se deshace, melosa, con una salsa con su toque dulce que lo hace delicioso, y unas patatas fritas excepcionales.

CEVICHE DE SALMÓN. Normalito. Aquí tienen margen de mejora (mucho) para situarse en el panorama cevichero de Madrid.

BAO DE PANCETA. A los más curtidos ya casi no les entra un bao más en el cuerpo, los menos curtidos encontrarán un bao correcto, rico, en la media, y los novatos y despistados quedarán encantados probando este bocado tendencia...

POLLO ASADO AL PIRI-PIRI. Una receta muy rica y diferente para comer pollo. Con bastante salsa, oscura y muy sabrosa, patatas y cebollas asadas. Si te apetece pollo no lo pienses.

CODILLO CONFITADO. Best codillo in the city, y punto. Imprescindible.

TARTA DE HUESITOS. Muy buena, adoro los huesitos.

ARROZ CON LECHE. Sorprendentemente bueno. Bueno y brillante. ¿Cómo consiguen que sea así brillante y resplandeciente? ¿Lo barnizan?

FINGER ORIENTAL. Buena opción para el que quiera algo más "refrescante".

TRIO DE CHOCOLATES. Es la que menos me gustó, pero es que lo que tiende a bizcocho de chocolate no es lo mío. Para los chocolateros imagino que bien.

ATENCIÓN. Bien, todo correcto y rápidos.

PRECIO. No me tocó pagar, pero lo que comimos bien podría encajar en el menú, que da opción a muchos de los platos de la carta (el codillo también) y sale a 14,90€

ME GUSTA:
- El codillo, codillo, codillo. Y sus patatas fritas.
- El cambio, para bien sin duda.

NO ME GUSTA:
- Que la caña normal es de Heineken. Afortunadamente también tienen Paulaner, entre otras.
- El ceviche.

Ex-jovenes, se acerca el inverno, ya podéis volver...

Avelio

Dentro de unas semanas se impone una quedada para repetir ese codillaco

26 de septiembre de 2016

Miss Migas

Agree con Avelio, quedada en cuanto apriete el frío. Que el codillo sabrá todavía mejor (si se puede!)

26 de septiembre de 2016

Alvaro Armenteros

Dios! Heineken! Mi Némesis cervecil! No obstante, los dientes largos ante tanta buenas reseña de este sitio. Muchas ganas de probarlo!

26 de septiembre de 2016

25/10/2016

Re-Start con mucha mejor pinta

Gran lavado de cara que le han dado a La Fabrica, renovación con mucho gusto, con mesas en la entrada con apertura a la calle, tipo "falsa Terraza", gran barra central y mesas de 4 en el segundo salón y la planta primera, y salón bonito y acogedor con sofás y sillones en el comedor interior, en definitiva muy buena la reforma que le han pegado a este local.
La carta también ha sufrido ligeros cambios manteniendo los platos estrellas pero dándole una vuelta de tuerca y renovándose con toques de cocina de distintos países.
Todo estaba bastante rico, a un precio medio de unos 25€, lo cual hace que tenga una muy buena RCP.
A destacar el codillo quye estaba realmente excelente, el picantón que estaba tierno y jugoso con una salsa muy rica, los tacos y el arroz con leche.
A tener en cuenta ya que ha ganado mucho con esta renovación.
La cena de 10 al igual que el grupo de amigos que compartimos mesa.

24/09/2016

Acudimos a La Fábrica invitados por 11870 (lo cual no va a afectar mi crítica) a probar la nueva carta y ver la nueva versión del local.

La verdad es que le pedimos al encargado que eligiese él y así hacernos una idea.

Empezamos por un ceviche con soja de salmón. Bueno, no empezamos muy bien pues aunque no estaba malo, aquello tenía de ceviche lo que yo de cocinero. Aparentemente el salmón estaba ahumado y ni rastro de la leche de tigre. Aunque se dejaba comer no era lo esperado.

El segundo plato fue un Bao. Bien, sin descubrir la pólvora, desde luego, pero no estaba nada malo.

El tercer, bueno, tercero y cuarto plato, fueron unos increíbles codillos y un excelente pollo asado. Sorprendentemente ricos. El pollo tiernísimo y sabrososisimo y el codillo en su punto y con un gran sabor. Me atrevería a decir el mejor codillo en años.

Simplemente por el codillo y el pollo vale la pena la visita, ambos expectaciones.

Servicio bien, el local muy bien la parte de delante, menos bien la sala del fondo donde nos tocó.

No pagamos, pero el codillo creo que estaba a 16 €,. Muy buen precio.

Aun así, la compañía, lo mejor.

Repetiré seguro.

23/11/2016

La Fábrica se actualiza

3+

Este local es de los que mas tiempo lleva en la calle Génova o al menos es de los que recuerdo de siempre junto con un Tony Romas y un Foster. En mi época universitaria si había estado alguna vez comiendo y llevaba mucho tiempo sin volver hasta que Miss Migas organizó un plan onceochosetentero y para allá que fui a ponernos caras entre unos cuantos usuarios, desde aquí gracias otra vez fue una velada divertida en la que conocí a personas tan comilonas como yo, velada top!

En cuanto a la comida hubo de todo platos ricos, muy ricos, otros normales y alguno directamente malo. No pasa nada esto suele pasar cuando hay una renovación tan grande como esta, a parte de la carta que es casi nueva salvo algunos platos como el famoso codillo, el local es muy molón nada que ver con como era antes, mesas altas informales, un comedor nuevo y una zona en la entrada muy adecuada para tomar algún café o un cubalibre.

De lo que pedimos me gustó mucho el Kebab que estaba perfectamente sazonado y sabroso, los Tacos de codillo jugosos y equilibrados con pico de gallo o algo similar y el Codillo asado que es un plato infalible un must si te dejas caer. El pollo también estaba bueno junto con su guarnición de cebollitas y patatas asadas.

Hubo mas platos, de hecho hubo demasiada comida, que no me dijeron especial cosa como la ensaladilla rusa o el strogonof. A la hora de los postres que yo ya estaba mas que saciado apenas probé un poco de la tarta de huesitos que era uno de los dulces que mas me molaban de la infancia, también había un arroz con leche que no llegue a probar pero no tendría que estar malo porque dieron cuenta de ello sin problemas pese al festín que llevabamos entre pecho y espalda.

Me parece un sitio a tener en cuenta para ir con amigos y cenar de modo informal picando de todo un poco, tienen buena mano en la cocina y los precios no son elevados.

Larga vida al Codillo!

05/10/2016

El restyling del Museo de la Cerveza

LA FÁBRICA

3’5 estrellas con posibilidades.

Lo primero, dar las gracias a 11870 por la grata invitación al primer lunes de octubre y a todos sus acompañantes que, sin duda, fue lo mejor. Igualmente al servicio recibido por los camareros de la Fábrica.

Llegamos a Génova 21 y nos encontramos con un clásico para los madrileños de siempre pues quien haya tenido infancia, habrá estado aquí cuando este local era un tumulto de adolescentes pidiendo cervezas y cervezas hasta caer, bueno, unos más que otros. El archiconocido “Museo de la Cerveza”.

Entro en el local y parece mentira que sea el mismo. Sigue siendo espacioso pero la chapa y pintura que le han pegado el restaurante no tiene igual. Una chulada!!! Con una entrada amplia y mesas a los lados, acristaladas las paredes en esta primera instancia pasas a una segunda en forma de pasillo donde ya te encuentras con una segunda planta. Al fondo, a la izquierda, otro acogedor espacio éste ya más parecido a un salón – comedor que fue donde estuvimos.

La iluminación, la decoración del local, los distintos sillones y sillas cada uno de un tipo diferente, las mesas de madera decapadas, en fin, que me costaba pensar que fuera el mismo que tanto había frecuentado en mis tiempos mozos.

Vayamos a la comida:

- Tartar de pez espada: Súper curioso porque nunca antes lo había visto ni probado. Aquí no deje ni mijita! Me rechifló este entrante.

- Tacos de codillo con cebolla rosada: Estaba muy bien logrado pero para mi gusto donde se pongan los de cochinilla pibil …. se quita lo demás pero de sabor buenísimo.

- Degustación de salchichas: soy y seré incapaz de escribir su nombre en alemán así que resumo que había salchichas blancas y rojas de las grandes y un par de ellas de menor tamaño. Las acompañaron de kétchup y salsa de mostaza dulce servidas ambas aparte. Especialmente la de mostaza me trajo recuerdos de mi viaje a Alemania donde me di cuenta que las salchichas, SI que me gustaban, solo que las buenas, claro … es lo que tiene tener un “morro fino”. Personalmente me encantaron.

- Strogonoff de ciervo con setas: Delicioso plato, de sabor, de textura, de presentación. Para mí de los mejores.

- Codillo: TOP, TOP y TOP. De los mejores que he comido anteriormente. Es uno de los platos estrellas del local.

Las bebidas fueron varias. Cambiaría el Minute Maid de tomate por los de Granini o la Heineken por la Mahou pero a su favor he de decir que sirven también Paulaner que es una buena cerveza de trigo o una Affligem que por cierto, ambas bebidas las sirven con sus correspondientes copas que me parece un puntazo!! Un 10 también en esto.
Los postres:

- Arroz con leche: Disgusto que le daría a mi madre saber que no me como los suyos y con este me puse tibia. Le doy un 10 al arroz con leche. Pude reconocer cáscara de limón y leche condesada, estaba para chuparse los dedos.

- Strudel de manzana: Muy buena ración y buen helado.

Por si fueran de interés, los siguientes datos:
- Lunes octubre
- Cena
- 6 personas
- Fue invitación pero calculo que el ticket medio rondaría los 25 € aproximadamente manteniendo así la política del antiguo Museo de la Cerveza.

12/02/2015

Hace mucho tiempo que no voy, pero lo que más me gustaba era que podíamos cenar tarde....

29/11/2012

Bueno......uno más.

Siempre lo he visto por la calle Génova, pero nunca me decidí a entrar, hasta que un día tenía ganas de un perrito y pasamos. El local es como en dos pisos con un espacio central entorno al que están las mesas. Es como una especie de taberna alemana pero más modernilla. También creo recordar tiene un museo de cerveza Mahou, exponiendo las distintas etapas de su historia.

Respecto a la carta, pues lo clásico en estos sitios, patatas con salsa, salchichas y costillas mas menos. Nosotros pedimos la "MASTER DOG" (5,45), que es una salchicha larga con patatas fritas. La verdad que estaba buena pero nada fuera de lo normal, para mi gusto un poco cara.

Las birras a 2,80 la pinta. Lo bueno es que cierra tarde.

Nada de especial

Enrique Simone

Tío, ¡¡las salchichas están de lujo!! Si pides un Master Dog directamente no pides nada especial ;) prueba a pedir la tradicional. Se me hace la boca agua... soy fan.

4 de diciembre de 2012

09/02/2012

Decepcionante es quedarse corto.

Mi crítica es sobre el local de la calle Génova.

Fui con mis tios a comer y pedimos: unas croquetas de jamón sin sabor alguno, una ración de chistorra nada recomendable, un escalope incomible y lo único aceptable, la presa ibérica. Si ni siquiera un sorbete de limón fueron capaces de hacerlo en condiciones pues ya uno se puede hacer una idea... Hasta el servicio fue realmente malo, claramente contratado por su bajo coste y que no contribuye a disimular la ausencia de calidad que rodea a este restaurante. Experiencia nefasta.

Jorge Ferrero

No entiendo cómo puedes decir algo así de este sitio en concreto. Yo he ido muchas veces y a varios de sus locales porque es una franquicia que me ha ganado, justo por su calidad y buen hacer. La verdad que no me ha ocurrido nunca nada parecido. Bueno, supongo que pueden haber días y días, pero yo personalmente siempre he quedado muy satisfecho, sobre todo con la cocina.

16 de noviembre de 2012

Daniel SC

Por eso, como hay días y días, hay una media global de casa sitio. Yo lo que hago es comentar mi experiencia. Al igual que si fuera un "buen día" comentas aquí gustosamente una experiencia, pues lo mismo en el caso de que haya sidoun espanto como es mi caso y el de mis acompañantes.Creo que es fácil de entender.

16 de noviembre de 2012

08/01/2013

Calidad alemana

Un lugar imprescindible para los amantes de la cerveza y el buen comer. Además me encanta la extensa colección de cartelería antigua de la que presumen sus paredes. La calidad de la comida y el servicio siempre un 10. Meterme en su local es como una vuelta al pasado, me encanta. Muy recomendable.

22/05/2010

cristóbal fernández lo descubrió en octubre de 2007

Museo de la cerveza española

Este local es oficialmente el único museo dedicado a la cerveza española. Hay piezas de colección únicas que muestran la evolución del sector cerveceros español desde el siglo XIX. En España la cerveza ha estado presente desde la prehistoria. Los restos arqueológicos más antiguos de cerveza en Europa se han encontrado en España‚ cerca de Barcelona‚ en un yacimiento de la Edad de Bronce. La cerveza tiene su origen en mesopotamia y desde allí se extendió a Egipto y a todo el Mediterráneo. En este local‚ aunque pueda sorprender‚ hay unas croquetas‚ unas anchoas y unos mejillones estupendos. Por supuesto cerveza española.

20/10/2010

Menús del dia y cenas.

Tipica comida alemana y cervezas de importación. Bien de Precio y los menús son generosos.