Ordenar por:

relevancia fecha

14/08/2017

Una pasada...

Restaurante a los pies de la casa de Omar Sharif con toque 100% César Manrique. Tiene 1 sala y la terraza que da a la piscina y al acceso a La Cueva.

En cuanto a la comida, una carta corta pero curiosa, pedimos croquetas, foie, solomillo y pluma ibérica que aún estando bastante bueno, no está a la altura de la arquitectura del restaurante.

Precio 75€ sin vino ni postre, pero salimos más que llenos y con sensación de buena calidad / precio.

Extra: En una zona del restaurante, metido dentro de la ladera está "La Cueva" una parte del restaurante con deephouse para tomarte una copa. Tiene entrada independiente por lo que puedes ir solo a copear sin tener que cenar.

19/10/2011

Comer con los ojos como platos

Otro de los puntos de obligada visita de Lanzarote para aquellos interesados en la obra de Manrique es el restaurante Lagomar, por encontrarse anexo a la casa de Omar Shariff, realizada por el artista y a cuya estética trata de ser fiel el resto del entorno.
De carácter privado, el complejo del Lagomar no lo encontrarás en las guías, más que reseñado exclusivamente como restaurante, pero la visita merece tanto la pena como cualquiera de las obras de Manrique que encontrarás en la isla.
Para realizar la ruta completa, tendrás que acudir en el horario de visita de la casa y el museo, que sólo abren hasta las 6 de la tarde, así que si tu intención es cenar, te tocará hacerlo en dos turnos (y, ojo, cierran los lunes).
La entrada principal es por el restaurante (de hecho da la impresión de que pagar la entrada de 5€ es un acto simbólico, porque la visita a la casa y el museo la pueden hacer de gratis todos los que hayan pasado al bar a tomarse una cerveza, pero shhh!) y poco a poco te irás viendo sumergido en un entorno mágico, que se hace hueco entre las rocas de Nazaret.
Como es marca en Manrique, la naturaleza se funde con la construcción que aprovecha cada rincón creando espacios íntimos pensados para propiciar "momentos".
Un entramado de escaleras blancas te van guiando hacia la casa que Omar Shariff perdió en una partida de bridge contra el mismo agente inmobiliario que se la había vendido (se le debió de quedar congelado el bigote).
Cada estancia y cada rincón invita a imaginar la casa en tiempos mejores, llena de vida, un paraíso pensado para ser disfrutado y compartido.
Una vez hecha la visita a la casa, puedes pasar al museo, que suele tener obras de artistas locales y que realmente merece más la pena por ofrecer otra perspectiva de las vistas de todo el LagOmar.
En cuanto al restaurante, en el que te sentarás después de haber dado al menos un paseo de reconocimiento del lugar, es como un Oasis en medio de la lava, en el que relajarte con un buen vino y una buena comida.
Tal vez la cocina no esté a la altura de semejante entorno, que ya querrían para sí los mejores cocineros del mundo, pero el mero hecho de estar disfrutando de sus platos con semejantes vistas, hace que más que una comida, sea toda una experiencia.
En cualquier caso la cocina es más que correcta, el trato impecable y el precio alto pero acorde (unos 40€ por persona) con lo que ofrecen. Merece mucho la pena.
Recomendados: Salmorejo y Tataki de atún.
Entre semana a mediodía hay una "carta secreta" más informal a base de tostas y raciones. Una buena opción, y más económica, para acompañar a la visita cultural a la casa. Preguntad por ella, que a los turistas no se la muestran, ¡pero existe! ;-)

30/01/2014

Visita obligada

Es restaurante también, pero aconsejo ir de noche, 22:00 a tomar un mojito molón por 7 euretes.

20/09/2011

Inclasificable por su entorno y de obligada visita

El Lagomar es un restaurante maravilloso, ubicado en un lugar impresionante. Aunque el Amura me gustó más, aquí preparan un atún excepcional, a la plancha, vuelta y vuelta, sobre una cama de aguacates y tomate, así de simple. La degustación de panes de colores es para empezar y no parar. El precio, muy razonable. Y, para terminar, indispensable tomarte unas copas en La Cueva. Con música en directo, a ser posible...

21/08/2010

lugar espectacular

El sitio es una joya, cena obligada si estás en Lanzarote. La antigua casa de Omar Sharif proyectada por el artista local César Manrique. El restaurante es correcto, sin más, no creo que sea el mejor de la isla, pero lo que comes está bien y los vinos, ya sean los blancos de El Grifo o El Bermejo... están bien.
Pero este lugar es mucho más que la comida, es un complejo con piscina en el centro y una zona de DJ en uno de sus extremos.
Lo dicho, el sitio tiene la suficiente magia y encanto como para ir y dejarse llevar.

21/08/2010

Lagomar

Lo mejor es el sitio, la antigua casa de Omar Shariff, proyectada por Cesar Manrique en una antigua cantera. El restaurante esta bien, pero no lo consideraria como el mejor de la isla.
La casa tiene varias zonas: el restaurante a la entrada, la casa sobre el acantilado, un estanque en el medio y un bar-cueva con varios ambientes y estancias en la roca y con vistas al estanque, a las estrellas y al mar.
En una estrellada, con musica en directo, luces de antorchas y la belleza de la construccion de Cesar Manrique, es una experiencia magica. Uno de los sitios de copas mas espectacular que haya visto nunca.

14/01/2010

Mejor el sitio que la comida

sinceramente, creo que solo por el lugar donde esta el restaurante este es un lugar que HAY que visistar si se va a Lanzarote unos dias, es realmente un sitio unico, ejemplo claro de la arquitectura de Marique (ojo no se si la casa es de Manrique pero si el estilo), emplazad en una antiguia cantera, una pasada de verdad.

el restaurante ni fu ni fa, pero como digo vale la pena el paseo por el sitio

Los sabados dan copas y una banda de jazz toca durante la cena

20/12/2009

Imprescindible

De los mejores sitios de la isla para estar y por supuesto para comer.
Cocina mediterránea,con productos autóctonos y con un absoluto respeto por el producto que hace que la comida sea totalmente inolvidable.
El servicio y el trato por parte de todos exquisito hasta más no poder, empezando por el alma de su cocina, sevillano afincando en Lanzarote desde hace más de 30 años y que ama su profesión....y lo transmite en todo.

06/05/2011

Bien para una cerveza en la barra

Nunca había visto un entramado de bar - restaurante medio excavado por la montaña. Las fiestas en verano prometen.

27/02/2009

un rincón singular

Dice alguno de los comentarios que es el mejor restaurante de la isla, pero creo firmemente, y conmigo coincidirían muchos conejeros, que el restaurante no es el mejor de la isla, ni lo mejor de Lagomar . Eso no quita para que el conjunto, si vas a cenar, sea envolevnte y altamente estimulante.

Su entorno, esto es, la intervención en Nazaret que hizo César Manrique es algo espectacular. Para mí de una gran belleza y tiene algo mágico, entrañable... aunque probablemente no soy objetivo porque en Lagomar he pasado algunos de los mejores momentos de mi vida.

El mayor encanto, creo, consiste en ir de noche a tomar algo a 'La Cueva', sobre todo si pincha un buen DJ. El entorno y las estrellas harán el resto...

Eso sí, ojo con el alcohol que suele haber controles la salida ;-)

14/03/2008

imprescindible para cenar!

El Lagomar es un restaurante espléndido que hay en el centro de la isla, en el pueblecito de Nazaret. No está bien señalizado en la carretera y tienes que ir buscando algo así como museo. Tampoco está especialmente iluminado y llegas más por intuición de "debe ser aquí" que porque esté bien señalizado. Pero una vez que llegas, es un sensacional descubrimiento. La comida es una delicia, con platos realmente extraordinarios (el mejor atún que he comido en mi vida!). El servicio es parco tirando a seco y los precios no están mal, para lo bien que se come. Sorprendentemente es un restaurante bien pequeño, con pocas mesas.

Lo malo es que no hay zona de no fumadores. Al ser tan pequeño el local han preferido arruinar la espléndida cena a los que no fumamos con el tabaco de la mesa de al lado. Un punto negativo por esto.

Servilletas de tela. Y lo mejor es que tras cenar puedes tomarte una copa en uno de los mejores locales que he conocido nunca: un sitio increible, con una arquitectura diseñada por César Manrique.

La leyenda dice que esta casa la construyó Manrique para Omar Shariff y que la perdió en una partida de cartas; pero en alguna página web he leído que esta historia no es cierta, aunque si non e vero e ben trovato como dicen los italianos.

13/03/2008

keko lo descubrió en agosto de 2007

Visita Obligada

Desde luego el mejor restaurante de Lanzarote. Lugar idílico e íntimo. El servicio es rápido y amable. La comida exquisita‚ prueba el atún‚ de lo mejorcito que he probado.

Es el sitio ideal para despedir las vacaciones con tu pareja o amigos. Acompaña la velada melodía de violín muy suave‚ no molesta‚ todo lo contrario‚ muy agradable.

Te recomiendo que vayas arreglado pero no de punta en blanco‚ porque luego no puedes dejar de salir a tomar una copa en el entorno de la casa diseñado por César Manrique‚ alucinante‚ con muchos ambientes y gente guapa.

No hay zona no fumadores‚ dentro de lo malo el local este bien ventilado‚ algo es algo.