Ordenar por:

relevancia fecha

10/03/2016

Rancio abolengo, pero esta bien.

Aire clasicon de sitio bien de los 80, servicio de traje y muy amable, caña bien tirada y te ponen patatitas, aceitunas y cacahuetes que casi cenas, pincho de tortilla aceptable, a mi me gusta para la primera caña (o para el primer café).

27/08/2015

Las barras de sky me ganan

y camareros con pajarita de toda la vida. Primo del Mazarino o el Richelieu. Mejor menú del día de la zona

27/12/2013

Mi sitio 1.000 y tenía que haber sido el primero!!!!

Bueno a lo tonto ya tenemos 1.000 sitios guardado y para cubrir tan honorable puesto que mejor que mi lugar de cabecera para el café del desayuno, la caña del mediodía o la copa de afterwork.
Las bridas es de esos sitios que enamoran: enamoran sus camareros, enamora Alfonso, la decoración clasicorra, el ambiente que se genera, la tortilla, los churros ...
No es barato, pero merece la pena. El menú del día buenísimo con comida caserota. El café es de los mejores que he tomado y las cañas van siempre acompañadas de generosas tapas.
Con una terracilla montada todo el año que casi siempre tiene gente aunque sea pleno invierno porque unas estufillas le dan una temperatura muy agradable.

08/01/2013

El menu de barrio por excelencia

Si, caro. Si, siempre lleno. Pero es que es tremendo lo de este local.

Siempre lleno de personajes de clase alta, tienen un menu espectacular que cuidan a diario y con la posibilidad de, si algo no te apetece, que el camarero te ofrezca algo para sustituir.

Recomiendo no perderse el Cocido y, si hablas con Alfonso, encargarle un Tartar de Atun puesto que lo clava.

Lugar de cañas y copas afterwork, siempre ponen algo de picar con la caña.

03/11/2009

After work

perfecto para una caña o gin tonic después del trabajo, siempre que estés entre los 35 - 60 años. También para comer merece la pena, todo en toque clásico y tranquilo.

20/03/2008

Cafetería con solera y personalidad propia

Cafetería de las que quedan pocas, con decoración clásica cuidada, mesas y sillones en un ambiente animado. El servicio excelente: los camareros profesionales como encontrarás pocos, afianzados en su puesto desde hace años, con ese toque personal de los uniformes azules que llevan, esmerándose para que no te falte de nada, siempre intentando que te encuentres como en tu casa; Alfonso, el dueño, un crack. A nada que te conozca, tiene detalles con la clientela que hacen que vuelvas tanto por lo bien que lo pasas, el buen trato recibido, como por la rapidez en el servicio y por lo esmerado del tapeo que acompaña a las cervezas.

La verdad es que es una cafetería todoterreno: los desayunos para todos los gustos, con un café buenísimo acompañado de churros, porras, barritas con tomate, pulgas de jamón con tomate o de lomo con queso fundido; sirven comidas también muy buenas, siempre con algún plato de comida casera (lentejas, fabada, potaje, y segundos tradicionales escalope, filetes, pescados todos con guarnición); de tapeo, no digamos, con ese jamoncito de bellota extremeño, esas gambas con gabardina, las tapas de chorizo y queso, hasta raciones de potaje riquísimas como en pocos sitios encontrarás. Y de noche, para tomar unas copas con buen ambiente, siempre lleno y animado.

06/11/2007

un clásico de chamberí

Lleva allí desde el principio de los tiempos. tiene un aire un poco espeso pero a mi me gusta. Se come bastante bien y suele estar lleno. Los camareros son los mísmos desde hace muucho y lo tienen todo controlado.
Se puede uno tomar un buen filete con ensalada a las 12 de la noche.
gran lugar

09/05/2007

paumadrid lo descubrió en mayo de 2007

De toda la vida

Auténtica cafetería con elegantes camareros de toda la vida. La caña la acompañan de patatas fritas, aceitunas y tercera tapa, el menú de mediodia de comida casera excelente. Tiene el mejor café del barrio, y seguro que al segundo que tomes conocerás a Alfonso.