Ordenar por:

relevancia fecha

27/06/2017

Pues siguiendo las indicaciones de Daniel Calamonte, que ya dejó sus opiniones de este restaurante... y puesto que el rollete ya estaba asegurado....
Allá que nos fuimos la pareja, a comprobar si era verdad todo ese batiburrillo de cosas inconexas que formaban la decoración del sitio.
Y doy fe que tenía razón ... ALU-CINANTE.
Pero repuestos de la sorpresa y de la risa, he de decir que todo estaba buenísimo.
El servicio agradable atento y rápido. Las elaboraciones en su punto. Las materias primas de 10. Casi nada que objetar.
Y por poner alguna pega... pues no tenían ningún vino de Albariño. Tampoco se podía elegir un verdejo y ninguno de Ribera del Guadiana.
Hubo que recurrir a un somontano, riquísimo que tuvieron el detalle de no cobrarlo. ¡Olé!
Postres sorprendentes y abundantes
60€. !
Merece la pena!!!

05/04/2015

No vi la estrella por ningún lado

Me decepcionó, lo primero el lentísimo servicio, un solo camarero en la planta, para no sé si seis mesas, no es propio de un restaurante de categoría, los tiempos se alargaron muchísimo, y para comer un menú degustación que trae raciones mínimas no deberían emplearse las casi dos horas que allí nos pasamos. Y los platos, lo mismo, decepción, ninguno me llamó la atención, ni me acuerdo de ninguno en realidad.
No volveré.

20/02/2012

Buena experiencia

Otra de esas comidas que se me quedan en el tintero por más tiempo de lo debido. Se trata del Restaurante Torres en Huesca, uno de los más destacados de la ciudad.

En su carta encontramos productos de siempre presentados de un modo novedoso. Sin tratarse de un restaurante de vanguardia, ofrece menus interesantes, dandole una vuelta de tuerca a las clásicas recetas.

Los entrantes fueron correctos, sin embargo no acababan de cuadrar con el resto del menú, parecía que estuvieran diseñados para dar un mayor toque de modernidad al menú, pero no me acabaron de convencer, plato incluido... Lo mismo me paso con la decoración parecía que algo no acababa de encajar.

El resto de los platos buenos. Materias primas de gran calidad. Me quedo con la carne, buena hamburguesa de ternasco y muy buen pollo al chilindrón y su salsa solidificada, sabrosísima.

Se trataba de un menú degustación cerrado a través de una oferta por internet, 30 euros persona (valorado en 60 euros). El menú degustación que venía en carta era algo diferente (me gustaba más el nuestro) y valía 50 euros.

dadaistagastronomico.blogspot.com

04/12/2012

Excelente comida

Comida para 3,Sabado 1 de diciembre.

Recepción amable por parte del personal,el local es coqueto y con encanto, decorado con mucho gusto.Nos decantamos por el menú de temporada,acompañado por un gran vos del 2006 que estaba sensacional.

4 aperitivos:
Croqueta de ¿merluza?muy rica, recordaba por su esponjosidad y forma a un buñuelo.
Polvoron, super original.Cosas asi es lo que esperas cuando vas a comer a un sitio con estrella michelin.
Sushi de verduritas,atrevido, aunque me quedo con el de Miyama!!
Cremita de maiz, una especie de polenta enriquezida y reconfortante.

2snacks:
Bocadillito de calamares(una versión oscense del bocata de madrid de toda la vida).El pan de cristal excelso.Bien.
Bravas, quiza lo más flojito, aunque estaban más que correctas le faltaban un punto picante y algo de crujientito.Sin embargo no optaron por reproducir las archiconocidas bravas de Arola.(reproducidas en muchos locales).

Entrante.Pitaya con anchoas.

Me recordo a las anchoas con fresa de Arzak.Nos gusto a los 3.Materia prima impecable y raspa absolutamente deliciosa.

Salmonete con lechecillas.

El salmonete estaba perfecto, lo acompañaba una especie de bolita de coco que le daba un toque thai super original, el contrapunto de las lechecillas desde luego es un atrevimiento que depende mucho del gusto del comensal.A mi me gusto, a mis acompañantes algo menos.Salsa riquisima.

Sanwich de ternasco con galletas maría.Lo habiamos probado ya con anterioridad.

Muy bueno, una forma diferente de tratar el genero.No quedo nadaaaa.Aun seria un poquito mas generoso con las galletas en la salsa.Mmm...

Los dos postres excelentes.

Los petit four deliciosos, en especial el de queso de cabra con frutos rojos.Tampoco quedo nada.Infusión, y 2 cortados.

2 gintonic de Martin Millers y Bulldog con sweppes de Lavanda.Bien servidos.

En total 60 euros por cabeza.

15/03/2011

El sitio moderno y fetén de Huesca

Si te digo que a unos huevos con patatas y trufa en la carta lo llaman "Sencillez Oro Negro" ¿Cómo te quedas? Pues eso. La cocina está rica y sabrosa pero creo que se pasan un poco con el márketing.

El nombre de las Las Torres supongo que le viene por estar situado entre dos gigantescas torres de ladrillo para viviendas. Es un local con una decoración algo extraña. Por una parte casi todo, por separado, es bonito, pero por otra parte el conjunto de la decoración en sala creo que no acaba de encajar unas cosas con otras. De la decoración quizá lo mejor la cubertería en mesa. Pero yo quitaría el gotelé en las paredes y mucha madera pintada que le da un toque algo kitsch.

Es un sitio diminuto de apenas unas 8 mesas. En un barrio con colegios y viviendas, algo apartado del centro histórico, El servicio es amable y rápido, quizá algo frío.

De lo que tomamos estaban deliciosos los huevos con trufa y las migas de cordero (ternasco). Los postres son estupendos, pero ojo que ponen también unos estupendos petits fours y puedes acabar comiendo de más. Me ganaron el corazón al ver que tenían en una especie de altarcito un libro de Santi Santamaría. Comer sale por unos 50-60 euros, excelente valor para lo que ponen en la mesa.

Servilletas y manteles de tela.

18/04/2011

MANIERISMOS. Hasta a huesca ha llegado...

Si eres de madrid, Huesca es lo que queda entre la montaña a esquiar y tú. Lo que viene siendo una semana de vacaciones. Y tu momento de disfrute y diversión puede empezar en este Restaurante. (leer esta última frase otra vez con toniquete de teletienda)

Por partes.

¿Las torres? ¿de dónde viene este nombre que nos evoca a grandes asadores sitos en murallas medievales, o paradores nacionales escondidos en castillos y palacetes? Pues vienen de dos mastodontes de cemento y ladrillo setenteiro que tienen que ver con lo oscense lo mismo que los pitufos con el circo del sol.

El sitio es pequeño, lo que se agradece, porque las mesas estan bien atendidas.

Nada mas entrar hay cierto tufillo a "joe como molo pero cómo molo" del dueño. Sus premios, y cosas asi. Bueno, vale. Todos tenemos un david meca escondido en los más profundo de nuestro ser.

Y ahi viene el primer problema. Ese diseño. ESE DISEÑO MODERNO que combina papel pintado, con lámaparas de tulipa azul de chinos venidos a más, unos biombos con una imrpesion de una dama renacentista (que se parece a la dama del armiño de Leonardo, pero que no es)... o esas sillas de pan de oro y curva imposible sino es pre-escoliosis...? En fin, ser los modernos de la provincia tiene sus riesgos. El decorador lo ha corrido, y creo que ha perdido No siempre se puede ganar. Es una decoracion esquizofrénica: realidades estupendas pero inconexas entre si. Que termina provocando una enfermedad.

Luego viene la carta. Que por un momento piensas que se les han caido las hojas y las han grapado de cualquier manera y ahora tienes que averiguar tú cual es el orden correcto antes de que venga el maitre. Una especie de concurso mixed La 2 y Antena Nova. Minutos después, cuando los segundos pasan incansables y la voz de Costantino Romero ya retumba en tu cabeza al grito de "Tu TIEMPO SE ACABA... cual es el entrante?"... te das cuenta que no, que la carta es asi: enreversada. Menos mal que te la dan cuando estas sobrio, que si te largan eso con una copa de más acabas abrazado a un camarero con un ataque de risa.

Bien. Ya has decidido. Pides, y comienzan los apertivos del chef. Todo es raro. Malditaseasmilvecesferranadriá... pero pero qué ahora todo es raro? El pan parece discos de vinilo y las croquetas son Delicias de nubes de miga de pan sublimadas al aceite hirviendo? PORQUE!!?

Viene tu comida y oh! Sorpresa!! TA GÚENO!! nene GÜTTA!! Sí. Está bueno. Muy bueno incluso.

A los postres ya te han ganado y ahora viene lo mejor. PIM PAM PUM . Espectacular. Los restaurantes no saben lo que se juegan con el postre. Es como un buen orgasmo después de una noche de juerga: hará que recuerdes todo el fin de semana como uno de los mejores de tu vida.

El servicio lo encontré amanerado... bueno... no. Mas bien manierista. Eso es. Manierista de hacer las cosas de una "maniera raruna". No es naturalmente exquisito y correcto. Sino como forzadamente elevado. Pero termina, de alguna manera, resultando.

LA factura, como se la espera. Superalta para pronvincias, alta para Madrid. Pero lo vale. No nos engañemos.

A quien llevar? A estas cosas me pirra llevar a mis padres porque les da la risa y hace que la comida sea aun mucho mejor de lo esperado.

Si llevas a una pareja de reciente adquisicion va a pensar que eres de los que se encuentran en la dificil zona de sibarita a presuntuoso... y es una delgada linea roja que no quieres cruzar antes de un año.

Si está ya "asegurado" el rollete, id a daros un homenaje, hombreya!

Si vas con clientes, va a pensar que les estas cobrando mucho porque te lo estás gastando con ellos.

Con amigos, no me gusta ir a sitios tan caros, porque no sabes cómo está (de mal) la economía de la gente... y este restaurante a un presupuesto ajustado de mes le mete un jaretazo de cuidao'.

15/04/2012

Se disfrutó

Digamos que en este menú hay casi de todo, producto excelso, creatividad, bonitas presentaciones, alguna sombra y digna puesta en escena. Es un sitio para bolsillos despreocupados o para homenajes premeditados.
Todo en:
elfrancotiradorgourmet.blogspot.com.es/2012/01/las-torres-huesca.html

15/06/2009

alta cocina en Huesca

Cuando lo ves por fuera parece que vas a entrar en el típico asador de grandes carnes y humos. Una vez dentro la decoración es sofisticada y piensas ah pues no va a ser un asador. En realidad es uno de esos escasos restaurantes que gozan de la distinción de la Michelín (1 estrella) y creo que bien merecida. El local es bonito, muy cuidado, con muchos pequeños detalles de los que sorprenden (flores, luz, ambiente..). El servicio está atento y es ágil en los cambios y en atender las mesas. La carta es un poco (demasiado) liosa. Tengo ya cierta experiencia en leer cartas de restaurantes y la de éste tenía que preguntar varios platos y cómo se componían. No tienen menú degustación sino que por 55 euros (en junio 2009) te pueden preparar una serie de platos a elección del chef.

La cocina es magnífica. Muy currada y exquisita. Te desconciertan un poco con propuestas moleculares (aperitivos más propios de la cocina minimalista) y luego con otras propuestas contundentes. En general me gustó mucho. No es barato (precio medio 60 euros con media botella de vino).

25/12/2009

Javier Güenechea lo descubrió en marzo de 2007

impresionante. estrella michelín

se trata de un restaurante con platos de toda la vida "decorados", con muy buenas raciones y con un ternasco dificilmente superable.
Postres envidiables.
Una decoración mezcla de rococó-in, pero acogedora.
una buena bodega (6) y un excelente servicio, le hacen merecedor de esa estrella michelín
50 €.si vas a huesca, para en las torres.

el mejor de Huesca y provincia, sin duda.

08/01/2010

Impresionante cocina y presentación.
El pan, que es lo primero que te ponen, ya te deja contenta, con un colín de aceite de trufa, un rollito de olivas negras, y una mini chapata que parece un brioche.
Luego, multitud de aperitivos en forma de bocaditos exquisitos, la verdura buenísima, sabrosa y tierna, los pescados frescos y jugosos, y los postres sorprendentes.
Lo mejor, aunque parezca simple, unas olivas negras de Aragón con azúcar y canela que te ponen con el café, sorprendentes y deliciosas.
Buena bodega y buen servicio. Imprescindible para un homenaje en Huesca.

09/08/2010

Desde siempre me ha encantado.
El pasado 5 celebramos la comida anual de San Lorenzo del Banco. Un placer. Buena comida, muy bien preparada.
Lamentando la pérdida del padre hace unos días.
Adelante amigos !!!
Un fuerte abrazo.