Aquí encontrarás una cocina donde se funden los sabores de tres culturas gastronómicas, Perú, Singapur y España. Un concepto diferente basado sobre todo en la calidad del producto. Una carta con platos llenos de matices, que te transportarán a esos países donde los hermanos Hernández han forjado su inspiración.

Ordenar por:

relevancia fecha

03/01/2017

excelente RCP de comida asiatica americanizada

LATASIA entra fuerte en mi lista de nuevos sitios descubiertos que te sorprenderán, con una buena RCP, una cocina atrevida y muy conseguida a base de mezclar productos que por sí solos ya están buenos y que juntos forman un gran plato. Empezamos por el ceviche limeño de ají amarillo (15.25€) , mucho más completo que el habitual de restaurantes peruanos, ración generosa con mucho sabor y textura gracias al ají y buena calidad de pescado. Dos Bao´s tan de moda, sobresaliente en sabor. Panceta glaseada en salsa bourbon (11.8€) espectacular, nada pesada ni de textura grasa gracias al glaseado. Chili crab (15.8€), hecho estilo softshell crab, se come la cascara y todo, bien pero esperaba un poco más, el cangrejo me encanta hecho de esta forma. Me quedé con ganas de pedir todos los platos, así que repetiré 100%. Sorprendente también su carta de postres, muy elaborados, bien puestos y cojonudos de sabor. Probamos la tarta de zanahoria, muy original y el Pie de limón también muy rico. Con vino y agua salimos a 30€ach. Gran RCP. El sitio está bien puesto, no había demasiada gente, la zona no es muy habitual en restauración pero sí bastante cómoda para aparcar el coche y no meterte en pleno centro de Madrid.

01/11/2016

CASA DE COMIDAS DEL SIGLO XXI

El nuevo proyecto de dos tercios del trío que inició su andadura en la Chusquery, demuestra más solidez y claridad en el concepto, en las formas y, por supuesto, en el plato.

El local, ubicado en una buena zona en la Castellana, es pequeño, pero con una sala muy bien distribuida y acogedora, decorada con maderas claras y tonos ocres, naranjas y rojizos que le aportan calidez. Varias mesas independientes con capacidad para dos comensales, un par de mesas altas con taburetes para cuatro, otras dos mesas para cuatro o hasta cinco personas al lado de un gran ventanal que aporta luz natural a la sala, una zona de mesitas para dos con sillón corrido y sillas enfrente y, una mesa redonda con sillas tapizadas a juego con los taburetes de las mesas altas para un grupo de seis personas.

Ayer, lunes laborable víspera de festivo, el ambiente era fundamentalmente de compañeros de oficina o parejas que se emplazaban para una comida agradable pero relativamente rápida después de la jornada laboral o para tomar fuerzas para continuar con la misma. En nuestro caso aprovechábamos el puente para celebrar onomástica.

Ambiente algo ruidoso y servicio amable, pendiente de los detalles, aunque me pareció que con alguna mesa se retrasaban.

Me sorprendió que no es posible pedir medias raciones, algo muy generalizado y que permite probar más platos de la carta, bien es cierto que en Latasia la oferta es breve, unas ocho o diez referencias en los entrantes y otro tanto de principales con varios platos fuera de carta, pero aún así, la posibilidad de medias sería muy aconsejable.

Los precios me parecieron moderados, pero recuerdo opciones de altura más competitivas como por ejemplo Ronda 14 o Bacira. Sin embargo, es de agradecer que en la bebida no se excedan. Pan y aperitivo 2,50€ pax, que en nuestro caso rentabilizamos porque mi pareja se tomo su ración de pan y la mía las cuatro veces que nos repusieron el cestillo individual. Damos fe de que es un pan de mucha calidad, ayer nos ofrecieron pan blanco y pan de centeno.

En cuanto al comercio, esta fue nuestra comanda para compartir:

Aperitivo de pañuelos de pasta brick rellenos de cochinita pibil. Crujientes, calentitos, muy ricos.

Tiradito de lubina con leche de pantera rosa con brotes y unos camaroncitos crujientes que le aportaban un extra de sabor (14€). Pescado muy fresco, plato refrescante, mil sabores. Repetible.

Pez mantequilla al horno, marinado en miso y amontillado (16,40€) Espectacular, lo mejor, plato generoso, de ejecución perfecta y un sabor maravilloso. Acompañado de pot choy crujiente que nos recordó a la Chusquery.

Raya macerada a la plancha sobre hoja de plátano y patatas asadas (17,60€) Plato sencillo, pero de nuevo muy rico. Si hay raya en la carta no dejamos de pedirla nunca. En estas ocasiones siempre nos acordamos de la raya de las rayas por antonomasia, la que preparan en la Buena Vida, si tenéis oportunidad no os la perdáis.

Aquí ya estábamos llenos, porque aunque parezca poco los platos, como decía, son generosos, de hecho comprobamos que casi todo el mundo pedía dos entrantes y un principal o un entrante y dos principales, pero nosotros habíamos pedido dos y dos y se habían olvidado del segundo entrante, cuando se lo dijimos al camarero dudamos si dejarlo así y pedir un postre para compartir del que solemos prescindir, pero al final decimos tomarnos esas mollejas de ternera confitadas y salteadas al wok (15,50€) que estaban estupendas y que remataron la comanda para salir de allí rodando.

Se les había terminado la oreja de cochinillo, una pena, porque tenía muchas ganas de probarla.

Acompañamos la comida con vino por copas. Para los pescados tres copas de un verdejo que no conocía llamado Mocen, riquísimo. Y para rematar la jugada con las mollejas una copa de vino tinto del que no recordamos la referencia. 2,80€ cada una y en cantidad generosa.

Para finalizar y ayudar a la digestión, un café solo (1,50€) y una infusión de manzanilla (1,80€). Con una botella de agua de 0,5l (2€), cuenta total 85€. Como decía, creo que 42,5€/pax es un precio un poco elevado para el ranking capitalino actual, pero la visita merece la pena, sin duda.

31/05/2017

Magnífico contenido! un continente normalito

En Latasia he comido bien, super bien! una mezcolanza de fusión de no-se-cuántos-sitios que funciona y está buenísimo. Un tiradito de lubina fresco, delicioso con ese toque cítrico tan potente. La caballa ahumada es un descubrimiento tope, un plato muy curioso y rico. Las mollejas... ay esas mollejas!!! Qué idiota fui pidiendo media ración, cuando de ese plato hay que pedir, al menos, 5 o 6 raciones para disfrutar la complejidad de su sabor. Y un sorprendente Aji gallina. Lástima que mi compañera de mesa no tome postres, tengo que volver.

El restaurante parece (o es) la clásica casa de comidas, nada destacable aparte del excesivo ruido que la ausencia de materiales absorbentes provoca. Algo más de tela o placas especiales ahorrarían un montón de reverberación y sería muy de agradecer. Un amabilísimo servicio de mesa

11/10/2016

Un gran descubrimiento del Paseo de la Castella

¡Por fin! Ya se hacía esperar después de un verano lleno de idas y venidas y un septiembre que no se quiere olvidar del verano, total, que al final de quien me estaba olvidado, era de mi querida amiga M.H.

Quedamos en vernos y me propone esta apertura. La cojo con muchas ganas porque así salgo de la zona de siempre y conozco un lugar nuevo. Sorpresa total cuando llego a Latasia y encima aparco en la puerta. A mi el tema del coche me trae por la calle de la amargura.

Pedimos bien de coca colas y nos sirven un pequeño aperitivo; algo intermedio entre una gyoza y una quesadilla. Como veníamos con hambre no dejamos ná.

Después de darle bien al pico y ponernos al día (que aquel lunes iba cargadito de buenas noticias y novedades ... que ya era hora por cierto), nos podemos a pedir:

- Ceviche picante: ´Volvería a repetirlo con los ojos cerrados. Aliñado en su punto justo de cilantro, su leche de tigre, su pescado fresco y con su corte perfecto y con sus kikotes que nunca llego a recordar como se llaman estos maíces enorme latinos. Plato TOP

- Tira de cerdo marinada con salsa barbacoa: No soy muy fan del cerdo salvo del ibérico y sus jamones pero fue una buena elección también.

- Zamburiñas: Deliciosas y buena presentación sin ostentosidades.

- Wok de verduras: Verduras de temporadas al wok con salsa de soja. Estupendas para una comida que no pretendía ser muy pesada.

- Carrot cake: Y para guinda, esta tarta de zanahoria servida con una generosa bola de helado. Esponjosa y sabrosa, sin ser la mejor de todas las catadas, conseguía bien un merecido 7 en una escala del 1 al 10.

Como dato curioso, me sé de uno que me chivaba por el móvil qué pedir ... tipo mollejas y orejas de cerdo por ejemplo que por lo visto debían estar buenísimas. Lástima que no me gusten ;). Esta va por ti, amigo!

Sin lugar a dudas, lo mejor la compañía y todo lo que chapurreamos. ¿Cuántas dicen que son las palabras que llegan a salir de la boda de una mujer? Pues en este caso, siendo dos y con muchas ganas, se multiplican por 4!!!

Por si fueran de interés, los siguientes datos:

- Lunes septiembre 2016
- Comida
- 2 personas
- 33 € persona aprox

Sergiete

Los "kikotes" son "cancha", si la memoria no me falla, y entre las recomendaciones, no tan acertada por las circunstancias, también fue la de "lo único malo es que la caña es de Heineken" :P

11 de octubre de 2016

Helen Holms

Eso eso Canchas ... pero a qué me has entendido con lo de los kikotes, eh??? Jajajaja ... lo de la cerveza es una de mis etiquetas, pongo en cada sitio lo que se bebe .. se nota que somos de Madrid eh?

11 de octubre de 2016

25/07/2017

Para los amantes de la fusión asíatica

Después de leer las buenas críticas nos animamos a probar Latasia y no nos defraudó. No les doy las 5 estrellas porque en concepto de comida asiatica fusión creo que van por delante de él Nakeima y StreetXo incluso Triciclo (aunque este último no tiene tanta influencia asiática).
Pero al lío:

Comida:
Erámos tres comensales y pedimos todo para compartir, empzamos con la ensaladilla rusa que estaba bastante buena, si volviera probablemente me centraría en otros platos ya que ensaladilla de calidad la puedes tomar en muchos sitios. Cebiche (muy rico), panceta glaseada (imprescindible), baos (imprescindibles), aguachile de gamba (la próxima vez probaré otra cosa), alcachofas (normales, mucho mejor como las pone paco Quirós en cualquiera de sus restaurantes). Aún así la experiencia muy satisfactoria, al ser la primera vez es dificil acertar 100% pero ya optimizaremos la comanda y editaré la opinión.
De postre tomamos el pie de limón que nos sorprendió muy gratamente por bueno, original y ligero. Estupendo para acabar la comida.
De beber mis acompañantes eligieron un vino de Jumilla que no me gustó, muy fuerte para este tipo de comida y yo me pasé a la cerveza.

Local:
En este caso el local no destaca ni por bueno, ni por malo. Es bastante normalito. No esperéis un sitio de moda con decoración a la última. Mesas y sillas como de cafetería de toda la vida y nada de manteles (esto último, ya es práctica habitual en casi todos los sitios ya que se ahorran un dineral en tintorería)

30/09/2017

Mi último gran descubrimiento

Me gusta leer las críticas de Alberto de Luna. Si él dice que un restaurante merece la pena es que hay que ir y punto. Y eso fue lo que pasó con Latasia.

Nos fliparon los baos de atún (fuera de carta), el aguachile de gambas, la caballa y la torrija.

A mí me gustó mucho también la panceta pero a mí acompañantes les dejó un poco indiferentes y los callos al curry rojo (fuera de carta) muy ricos pero mejores los de mi madre.

El único pero se lo pongo al aperitivo. Te cobran 2,5 euros por aperitivo y pan. Ya me parece feo, pero ya que cobran.... que por lo menos pongan un buen trozo y no un bocadito....

Salimos por 35 por persona con cervezas.

28/06/2016

Fusion apresurada

25/6/16

Cena de amigos glotones

Llamamos el miércoles para reservar, nos dicen que tiene que ser pronto,
-Sobre las ¿9,30?
-Mejor venir a las 9,15 pero por favor no os retraseis que solo guardamos la reserva 10 minutos.

Piensas que estará teniendo un éxito increíble y que tendrán dos turnos, por lo que con resignación aceptas.
Nos presentamos en el restaurante, somos los primeros, y no tiene pinta de que lo tengan lleno, pero al ser sábado noche nunca se sabe, nos sentamos y nos ofrecen algo de aperitivo.
Desde el momento que nuestro culo hizo contacto con la silla sentimos una presión constante del personal para meternos prisa, hasta 3 veces vinieron a tomarnos comanda, pedimos y decimos lo típico de "y ya te iremos pidiendo más".
El camarero pone cara de no haber entendido nuestra propuesta y nos responde que "a poder ser que lo pidamos todo a la vez que sino luego cocina tarda mucho en sacarlo".

Uno no sale de su asombro, sobretodo mirando a mi alrededor y ver que el restaurante esta a medio gas, que a las 11 seguimos las 3 mesas que entramos.
Estos detalles hacen que no disfrutes de la misma manera la comida.

APERITIVO (2,5€/ud) una especie de ensaladilla. OK
DIMSUM (12€), la pasta era super fina, la salsa estaba muy rica con aromas trufados, pero el interior, de carne, tenia poco que decir.
OREJA FRITA (12€) , el mejor plato de la cena sin duda. UN MUST.
MOLLEJAS DE TERNERA (15,8€), estaba muy buenas, con una salsa dulzona que lo envolvia a todo y alcaparrones.
FINGERS DE TERNERA (15,8€). Un corte sacado del espacio entre costillas, totalmente prescindible, no estaba bueno.
CHILI CRAB AL ESTILO SINGAPUR (15,8€). Las comparaciones son odiosas, pero mi referencia absoluta de chili crab es la del StreetXO y no llegan a ese nivel.

TARTA DE ZANAHORIA (5€) y CUAJADA CON CAVIAR DE TAPIOCA (5€) , totalmente prescindibles los dos, que manía tiene la gente con pedir postre =b

Esto con una botella de Navaherreros blanco (19€) salio por 38,5€ p.p no creo que vuelva de forma inmediata.

Yanzoo

Nosotros cuando fuímos (un sábado a mediodía) llamamos para decir que nos retrasábamos 15 minutos y por la respuesta que dieron.. si me pilla en un día malo cancelo la reserva, vamos que era de las 14:15 hasta las 14:30 y había muchas, muchas mesas libres... son detalles que no es que sean definitivos pero no gustan...

27 de junio de 2016

Javier B.

Los fingers a mi tampoco me gustaron

27 de junio de 2016

fresandco

Exactamente EUM, no son definitivos pero ya estás con otra predisposición durante la comida. El personal hace mucho para disfrutar o no del momento.

30 de junio de 2016

fresandco

JAVIER, un sin más en toda regla.

30 de junio de 2016

08/06/2016

CEVICHE, OREJITAS DE CERDO Y MOLLEJAS

Cena Sábado Junio 2016.

Tenía pensado dar un descanso a fusiones, currys, salsas dulces y picantes. Pero no pude resistir la tentación Latasiera antes de que la cosa se complique. Después de mi pequeña odisea para aparcar, llegué y efectivamente es un sitio bastante mono, cómodo y más bien pequeño.
El sitio casi vacío y no creo que llegara después a más de un 60% de ocupación, eso sí, se nos veía a todos buena gente, limpia y buena comedora. No creo que haya razón, por comida, atención, local, zona, etc. para que en breve no lo esté petando.

CEVICHE LIMEÑO - Me gustó muchísimo. Muy buen ceviche en su punto justo de todo. Uno de los platos TOP de la cena.

CABALLA MARINADA - Como ya había leído por aquí el tomate es una delicia. La caballa está rica, pero no termina de convencerme el plato en su conjunto. O me comería la caballa más sola, rollo sashimi, o le daría más fuerza a su sabor para que destacara sobre el resto.

OREJA BBQ (Fuera de carta) - Buenísimas. Otro plato TOP de la cena.

TATAKI PRESA (Fuera de carta) - Recuerda al "Chuletón Cenital" de Sala de Despiece, y creo que me quedaría con aquel. Venía con algo de exceso de aceite, pero está muy bueno y se puede pedir sin problema.

MOLLEJAS TERNERA - Cuando caí en la cuenta de recordar que esas mollejas eran las asequerosas y babosas glándulas salivales de una vaca gorda llena de barro ya era tarde. El resto de comensales ya se ventilaban las mollejas con los palillos como el viejo de Karate Kid las moscas. Lucha de palillos en la arena (que es el plato).
Muchas cocciones a muchas temperaturas, movidas varias, incluídas setas, y un toque dulce. Buenísimas. Completa el TOP 3 de la cena.

CALLOS (Fuera de carta) - Muy buenos. Son como unos buenos callos tradicionales, pero con un toque de curry, simplemente una manera diferente, e igualmente buena.

CHILI CRAB - Me dejó un poco asá. El Cangrejo bien rebozado, bueno y tal, con soba debajo con una salsa fuerte algo picante, y acompañado de los panecillos chinos. Está correcto pero nada emocionante, yo probaría otra cosa.

XXX (Fuera de carta) - Ibamos a pedir creo recordar que el lagarto de la carta (como en las ferias), lo cambiamos por otra cosa y finalmente nos recomendaron otra fuera de carta. Así que ya ni recuerdo qué diantres era. No fue lagarto, ni lágrima que es lo que vino en la cuenta, eran unas tajadas anchas de carne, carne en la que el músculo viene en secciones, como si fuera un rabo de toro u osso buco sin hueso, o morcillo, yo qué sé, me lo como tó.
Aparte de su preparación la adornaron con unos "petazetas", que no explotaban, una risa. Premio al emprendimiento para el que ha montado la fábrica de petazetas que no explotan. ¿Sería otra cosa?. Olvidé preguntarlo.
Muchas dudas y misterios con este plato pero, aunque no fue lo más sorprendente, estaba bastante rico y la carne súmamente tierna.

PIE DE LIMÓN Y MANGO - Bueno. Refrescante.

TEXTURAS DE CHOCOLATE - Bueno. Chocolateros.

BEBIDA. Cervezas, refrescos, agua y un par de botellas de Abadía San Quirce que entró bastante bien.

ATENCIÓN. Muy buena. Muy atentos, explicaron todo, nos aconsejaron, etc. Hay a quien no le gusta que no pongan mantel ni camino de mesa. Yo, teniendo una buena servilleta no lo acuso tanto.

PRECIO. Con bastante bebida, demasiada comida y demasiado vino, y algún café, la cosa se quedó en 43€ por cabeza. Sin excesos me parece fácil salir por menos de 40€.

ME GUSTA:
- El ceviche, la orejas y las mollejas. Especialmente.
- El local, a pesar de ser más bien pequeño, me parece muy chulo y agradable, tanto estéticamente como nuestra mesa, cómoda y ámplia, junto al ventanal.
- La atención.

NO ME GUSTA:
- Que al pedir una cerveza traigan Heineken.

nindiola

Lo de Heineken es imperdonable... (tampoco tenían Barceló)

7 de junio de 2016

Antonio Álvarez

A ver, para mí, mientras los sitios no tengan una carta de cervezas decente, variada en estilos y pensando en maridajes,.cualquier restaurante está suspenso en tema birras.

7 de junio de 2016

Miss Superlike Aveli...

Estoy con Antonio por que no llaman a la reina? Quedada ya. .Se lo digo ahora mismo a los latasios...

7 de junio de 2016

Pamplinero

Totalmente de acuerdo con lo de la Heineken, también se me quedaron los ojos como platos cuando la vi aparecer. El problema de un sitio tan bueno como éste y al que hemos ido todos de golpe es que no puedo escribir reseña porque escribimos todos prácticamente la misma. Los callos picantes eran deliciosos.

8 de junio de 2016

Sergiete

Yo pensé un poco lo mismo, me ha animado a hacerla lo de tener las friki-fotos de la carta.
Tengo ya ganas de volver y de probar el pez mantequilla y los otros pescados. ¿Alguien sabe qué es o ha probado el "Suquet Latasia"? Porque por 16,50€ no creo que sea un caldito para entonar el cuerpo...

8 de junio de 2016

spider72

Pues no, no lo he probado...la verdad es que los días en que he ido, el cuerpo no me pedía el "suquet".

8 de junio de 2016

01/06/2016

CCC : Callos con Curry en Castellana. Pequeño bistrot fusión para rejuvenecer Castellana Rive Gauche

Después de Santurce (sí, al que se llega por la orilla) la segunda zona con más cantidad de cosas marineras/sailing stuff por m2 es el eje Castellana Norte en su orilla izquierda: que si el Patrón, que si el Bergantín, que si Portobello...total que hay más ojos de buey que en la película de Piratas del Caribe.

Con este panorama Latasia propone la "asiatic-but-not-too-much" revolution: olvidad el salpicón de marisco y abrazad el chillycrab.

Me asomo desde la terraza, desde mi torre de Sauron, y lo huelo: curry, kimtchy, quizá cilantro...hay esperanza entre tanta mojama y cañaillas.

Local pequeño, mesas bajas y altas en un mismo espacio con cocina vista. Cómodo y acogedor aún sin grandes alardes decorativos. Uno más de esa nueva hornada de locales que defienden en un pequeño espacio una cocina de autor de calidad y a precios ajustados. Piensen en Bistronómika, Bache, Triciclo, Tandem y por supuesto en La Chuskery.

NUESTRA OPCIÓN:

CEVICHE LIMEÑO 15.15 euros-. Nos gustó mucho-muchísimo. El camote sirve de contrapunto a la acidez de la leche de tigre. Muy bien de cantidad y excelente calidad de pescado.

PANCETA GLASEADA 11.80 euros. De nuevo un plato sencillo que sin embargo funcionó muy bien para centro de mesa. Bien.

TATAKI DE BUEY. 12 euros. Sin entrar en la discución buey sí-buey no, excelente plato a medio camino entre un tataky y un carpaccio. Servido con un toque de melón macerado. Muy bien.

OREJA BBQ. 9 euros. Divertido y asiático...nada que ver con la oreja a la plancha que esperaba. Orejas enteras crujientes con salsa agridulce. Muy kitsh y muy divertido.

CALLOS AL CURRY. 10 euros. Buen plato al que yo le hubiera puesto ración XXL de picante. Anotado para avisarlo la próxima vez. Muy en el estilo de Tasquería, cortados pequeñitos. Lo que menos me impresionó, aún siendo más que bueno.

CHILLY CRAB. 15.80 eur. Imposible no comparar con Streetxo. Éste empata. Servido también con pan chino. También lo pediré extra picante la próxima vez. En este caso de concha blanda, se come entero. Muy recomendable.

CROQUETAS 9 euros (invitación de la casa). Muy bien, bolondrios de considerable tamaño en su punto.

Con agua, tres cafés y dos botellas (sí, dos) de Estancia La Piedra a 16 euros, salimos a 31 eur persona, que con las croquetas hubiera ido a 33 euros, saliendo rodando. Nos sobró un plato. Luego no me digáis que si es caro o que la abuela fuma, que no lo es.

DETALLES QUE NO SE VEN PERO ESTÁN:

Palillos de metal, de los de lujo (asiático) claro.

Aperitivo chulo, algo así como un pequeño wonton de carne casero.

Eché de menos un poco de música canalla. Este sitio puede ser muy divertido.

CONCLUSIÓN:

Latasia es para compartir. No es para venir sólo. Se disfruta en grupo, con sus platos al centro, con un vino (o mejor con dos). Es un local al que volveré con amigos, con familia, rollo anuncio de cerveza de Love of Lesbian.

Hay un nuevo chilly crab en la ciudad.

Venid.

Antonio Álvarez

Jobar!

1 de junio de 2016

Miss Superlike Aveli...

El wonton era de conejo a la cazadora amigo...muy buena velada...hay que repetirlas a menudo....con quien quiera apuntarse tambien.

1 de junio de 2016

Lady Spider76

Como siempre la compañía sube una estrella

1 de junio de 2016

Sergiete

Panceta, Oreja, Callos y Cangrejo de concha blanda... ¡Me apunto!, pero desde ya voy pensando cómo se lo explico a los colegas... Dime que no tienen filete con papas en la carta.

1 de junio de 2016

Comelomano

Pintaza. Estoy con las papilas gustativas de punta¡¡¡
Por cierto los palillos metálicos son los típicos coreanos.

1 de junio de 2016

spider72

@comelómano Gracias por el apunte. Soy cuasi-ignorante en temas asiáticos, salvo en comérmelo

2 de junio de 2016

Pamplinero

¡Qué expectación! Me muero por ir el sábado.

Excelente crítica pero vamos a reflexionar sobre el uso del adjetivo "canalla" todos, que estamos caminando por la cuerda floja en este tema.

3 de junio de 2016

monica iglesias

Ja! Yo creí que con canalla estabas criticando el termino en cocina y hostelería, la traducción directa de canaille o conceptos- palabras como bistronomique, hablando de musica no tengo ni idea de por donde vais teniendo en cuenta que nos pareció escuchar Autechre y que canaille se traduce por tunante

3 de junio de 2016

spider72

bueno, bueno...aquí hay que hilar fisno fisno...sí ahora que me releo lo de "música canalla" suena muy pero que muy chusco. Indigno de moi. Pensaré en otra cosa: descartamos "música pirata", "música extranjera", "música-que-lo-pete"...

@monicaiglesias al final creo que me quedo con lo de "música tunante". Podría ser también un trampantojo-palabro de "atún" y "tuno" con lo que aúno el trasunto gastro con la incomprensiblemente perdida tradición de los clavelitos y el balcón.

8 de junio de 2016

29/05/2016

Fusión latino-asiática con fundamento

Cena sábado – mayo 2016

Como pasó con Bacira o Triciclo, la Chuskery era un proyecto de tres cocineros, Ángel Jiménez y los hermanos Hernández (Sergio y Roberto). Al final éstos últimos han separado sus caminos, Ángel se quedó en la Chuskery y hace apenas dos semanas, los hermanos han abierto un nuevo local en el tramo superior del Paseo de la Castellana, a la altura de Cuzco, que responde al nombre de LATASIA.

No es que vendan latas, el nombre del negocio es una combinación de las palabras Latinoamérica y Asia, su propuesta tiene influencia de estas dos cocinas, pues ambos tienen experiencia en restaurantes en Singapur y en Perú, en los que han conocido las técnicas e ingredientes que ahora nos ofrecen en sus platos.

No somos futboleros y se nos ocurrió reservar el día de la final de la Champions, llegamos, y como era de esperar el restaurante vacío, con este panorama nos dio corte pedir la carta y le dijimos a Roberto que nos pusiera lo que quisiera. Todo un acierto. Tras un aperitivo de unas excelentes aceitunas cornicabras nos pusieron (en raciones para compartir pero emplatadas individualmente):

- Dim-sum de conejo a la cazadora y langostino en tempura envuelto en panceta, buen comienzo.
- Coca de sardinas ahumadas con germinados. Muy buena.
- Orejas de cochinillo confitadas con salsa barbacoa coreana. Adictivas, este plato es una auténtica delicia.
- Ceviche limeño de corvina, al modo clásico, con cebolla morada, puré de boniato y canchita. Con el pescado cortado en trocitos más bien grandes, como a mí me gusta, y una leche de tigre nada ácida. Estaba extraordinario, de los mejores que hemos probado.
- Mollejas de ternera salteadas con setas de primavera. Sabor recio y contundente, imprescindible para fanáticos de la casquería.

Aquí nos plantamos, y les dijimos que nos pusieran algo fresquito de postre, que consistió en un pastel de limón con helado, rico y refrescante, que sirvió para desengrasar y bajar la comida.

Carta de vino corta pero con referencias interesantes, de la que escogimos un blanco de la Ribera Sacra “Brandán” de godello y treixadura, que acompañó muy bien todos los platos.

Atención excelente, explicación detallada de los platos y atentos a rellenar la copa. Pagamos por todo 66 euros, un regalo.

Agradable charla con Roberto y Sergio, en la que nos explicaron su proyecto y pudimos comprobar que tienen las ideas muy claras. Pues nos ha encantado este LATASIA, junto con Bistronomika, La Malaje o Angelita, nos parece que va a ser una de las sensaciones de la temporada. Esto sí que es cocina de fusión con fundamento y no lo que venden en algunos sitios. No tardaremos en volver a probar más cosas.

Yanzoo

Me has dejado con la intriga pero lo voy a ir añadiendo en la lista de pendientes...

29 de mayo de 2016

nindiola

Ciertamente, nos tienes en ascuas...

29 de mayo de 2016

gastrolola

Pintaza! Agendado :-)

29 de mayo de 2016

spider72

Sí a éste le toca ronda de visitas

30 de mayo de 2016

Lady Spider76

abren el lunes?

30 de mayo de 2016

Javier B.

Gracias Avelio, este año estás abriendo camino! Este caerá este verano!
Por cierto, ya hubo un Amasia que conjugaba Asia y América donde se ubica Bacira. No dan con la conjunción, porque este nombre tampoco resulta muy atractivo.

30 de mayo de 2016

Avelio

Para Lady: Abren el lunes, sólo cierran el domingo, pero no seáis ansiosos coñe!

Para Javier: El nombre no es muy agraciado pero el restaurante promete más que el amasia, ya te lo digo yo...

30 de mayo de 2016

06/10/2016

Conocimos a Roberto y a Sergio en La Chusquery, probablemente nuestra taberna no-latinera favorita (aunque lo parece, no es una más de las de La Latina: ¡sus platos fusión están de escándalo!). En Latasia -su nueva aventura- son fieles a la receta que hizo famosa a La Chusquery: productazo español y guiños internacionales -concretamente, de Latinoamérica y el Sudeste asiático-. Y ojo, que esto no es “postureo”: los dos hermanos han viajado, mochila a la espalda, a países como Perú, Filipinas o Singapur. Las experiencias vividas por aquellos lares guían hoy sus manos tras los fogones, y eso se nota (y nos encanta).

La carta es cortita, pero muy equilibrada, con platos variados pensados para compartir. Encontrarás propuestas con claras raíces peruanas (ceviches, tiraditos); platos con influencias del sudeste asiático (chili crab, dim sum, algún curry y las exitosas mollejas de ternera confitadas con salsa yakiniku y salteadas al wok) y algunos cuyo protagonista es el buen producto patrio (riquísimo su chuletón de ternera madurada a la parrilla). Además, siempre tienen un buen puñado de sugerencias fuera de carta muy adaptadas al producto de temporada. Y ojito a los postres caseros: exóticos y espectaculares.

¿Y el local? Nada que no hayas visto, pero coqueto y muy agradable, con un interiorismo moderno y luminoso, con paredes claras de madera, baldosas de estilo vintage y cocina a la vista, para que puedas ver a los chefs en acción.

Además, también tienen una buena carta de vinos, en las que nos hemos encontrado con denominaciones de origen interesantes y vinos tan equilibrados como los mencía de bodegas Algueira (Ribeira Sacra) uno de nuestros preferidos de la tierra de Fabio (Galicia).

Tenéis más información, detalles y fotos de los platos que pedimos en nuestro blog:

eatandlovemadrid.es/latasia-madrid

Buen provecho e Eat & Love!

13/06/2016

Fusion y ruido

Cena Junio 2016

Cumpleaños familiar de consanguíneo. Quiero dar el sorpaso y reservo en Latasia. Nuestro hijo y sus gustos raros...

Local agradable, nos sitúan en una mesa redonda ideal para un pequeño grupo, sillas cómodas, sin manteles y platos duralex. Nada que objetar. Se está cómodo.
Pedimos como entrantes:
Dumplings de conejo,(12€) buenos, se nota el sabor del guiso. Empiezo a pensar que los dumplings se pueden rellenar de muchas cosas.
Croquetas de cocido (9€), al traerlas nos dicen que son de jamón, y realmente es a lo que saben. Muy buena la textura, pero demasiado lechosas.
Panceta glaseada (11,80€), Glaseada en bourbon con un toque picante por encima. Triunfador.
Pasamos a los segundos:
Finger de vaca (15,80€), según nos explicaron, utilizan la carne que está entre las costillas, llegó asada. A mi particularmente no me gustó porque tenía un sabor fuerte, cercano al morcillo. Así que lo compartí con los mas carnívoros.
Pez mantequilla (15,85€), Riquísimo, me recordó a lo mejor de la chusquery (y al parecer es una excisión de la misa). Un trozo enorme en el punto perfecto.
También pedimos costillas BBQ y el lagarto, aunque no llegué a comer tanto. Si me pareció quizá demasiado abuso de la salsa dulce. Pero buenos en general.
De postre (5€ ambos) un plato de cítricos que me suena mucho haberlo probado en algún estrellado, texturas de bizcocho, helado, crema..rico
Y una cuajada de leche de soja, que al tener un diámetro tan pequeño, todo el sabor de la mermelada y la galleta se iban en las primeras cucharadas. Fallo de performance.
Acompañado todo con un muy agradable Altico, de Jumilla (18€).

Total 160 €.

Ahora bien, el local estaba casi lleno y la acústica es muy mala. De esas de cuando sales a la calle sientes un tremendo descanso. Eso hace que estés deseando levantarte o acabar la cena en otro sitio con una copa tranquila. Creo que esto es vital, sobre todo en cenas de grupo.
Tuvimos también un error abultado en la cuenta, seguramente involuntario.

Seguramente volveremos porque la propuesta nos gusta y la calidad y precio acompañan. Cuatro estrellas con un toque de generosidad

Yanzoo

El ruido es brutal!! eso que yo cuando fuí no había demasiada gente... pero sí un grupo grande en la parte más alejada de nosotros, al que le escuchamos todaaa su conversación (en inglés)..

13 de junio de 2016

28/05/2016

El problema de ir con los cuñados.

Cuando en mi familia política se presenta un cumpleaños a mi me entra cierta ansiedad, no es que me caigan mal, todo lo contrario, me parecen una gente encantadora, interesante y con los que disfruto un montón en cualquier lugar menos en una mesa. En la mesa son lo que se viene denominando unos ultraconsevadores gastronómicos, los cuales no han salido del huevo frito en su vida ni ya con canas en las criadilla parece que vayan a cambiar. Es un tema realmente frustrante porque lo tíos (y tías) son muy especialitos y cualquier cosa o les hace daño al estomago, o eso no me lo meto yo en la boca o me puede usted sacar una milanesa que lo que ha pedido mi hermana (mi otra mitad) no me convence. Entiendan que una persona como yo quien disfruta mentiendose en la boca alimentos nuevos, la situación le descoloqué

Como digo teníamos el cumpleaños de mis cuñados (son gemelos ellos) y a mi señora le cayó como siempre buscar sitio. Viendo el panorama que se nos iba a presentar esta disparo a lo clásico conocido. Rubayat, su padre, y mi suegro, que es el único aventurero de la familia, y que todo hay que decirlo deja el pabellón alto en toda ocasión, le dice que quería algo más divertido – adjetivo calificativo por cierto que nunca me ha gustado en especial para la comida - y esta acabó recibiendo los consejos de Avelio (11870.com/avelino-casas-lorden) que sin duda dio, de nuevo, en la diana.

Nos avisaron los camareros que solo llevaban 3 semanas abiertos y que por favor disculpásemos cualquier fallo. Sin duda es un punto a su favor. No lo hicieron mal.

El servicio fue atento y amable. Ni una sola queja.

Mesa sin mantel y unos platos tipo los que duralex fabricaba en su momento. Sinceramente no me fijo generalmente mucho en las mesas, pero esta me pareció un poco pobre (entiendo que a gente les guste), pero los caminos de la modernidad son inexpugnables.

Abrió el fuego por cuenta de la casa unos dimsums de liebre, para mi, un poco sosos. Quizás una pizca de sal hubiesen dado nota a los mismos. Da gusto encontrarse con un detalle tan bien elaborado, realmente se aprecia que te pongan algo currado cuando corre por cuenta de la casa.

Ya dentro de la comanda llegó una caballa marinada acompañada de unos tomates hervidos, marinados en soya y jengibre 12 horas y después al horno a muy baja temperatura no se cuantas, que estaban para llorar de emoción. Los mejores tomates, ojo los mejores, que he tomado en años (no crudos que ese titulo se lo lleva El Brote). La caballa estaba buena, pero era lo esperado, lo de los tomates era un pecado.

Siguió un excelente foie micuit, rico de verdad. Generalmente a mi este plano no me suele sorprender, lo tomo bastante pues siempre lo suele pedir la que duerme a mi vera, pero en esta ocasión me pareció excepcional.

Pidió la que me acompaña un pulpo al olivo, que ni fu ni fa. No estaba mal, pero al final el pulpo al olivo es como los anuncios con música de ukelele, no dejas de verlo por todas y se convierte un poco por parte de los que elaboran las cartas en tirar a seguro. Este estaba dentro de lo habitual ni malo ni bueno, como todos.

Chilli Crab, fue lo siguiente que llego. A ver este plato fue completamente blanco y negro. Los crabs, un crustáceo de cascara blanda vaya, estaban muy bien hechos y con una buena tempura alrededor. Aquí la parte buena, el plato iba acompañado de una pasta que a su vez iba acompañada de una salsa que seguro que tiene su aquel y sus ingredientes super exóticos, pero el resultado fue una salsa de pasta muy del montón que a mi por lo menos no me emocionó. No me convenció. Eso si, solo por el bicho vale la pena pedirlo.

Cuando llegó la oreja había que ver la cara de mi familia política. Yo creo que alguno estuvo tentado de levantarse. Hablamos de un plato presentado con unas obvias orejas de cerdo puestas en pie, son orejas de cochinillo según nos explico el cocinero Que lejos quedaban los filetes empanados de mama debían pensar la mayoría en la mesa. Si fuera un poco más listo seguramente pensaría que “a más tocamos”, pero me jode que los que estén a mi alrededor, no disfruten la comida, lo paso mal, no disfruto Bueno, volvamos a las orejas. Pues si, excepcionales, impresionantes, colosales. No se puede ir a este sitio sin pedir la oreja. Tiene una especie salsa agridulce-picante por encima muy lograda. La oreja sabe más a piel de cochinillo que a oreja a la gallega, personalmente ni noté el cartílago que suele ser lo que más echa pa´ atrás a la gente cuando toma este manjar. Como digo creo que lo mejor de la noche. La perseverancia de mi santa hizo por cierto que todos los probasen, y a todos les gusto (es que cuantas cosas nos perdemos por falta de atrevimiento)

Siguió una aji de gallina. Sinceramente lo peor de la noche. Uno esta enamorado de la cocina Peruana, no solo ante la duda voy a Tampu a ver que dan, sino que tengo una hermana viviendo en Lima y cuando vamos a verla, en realidad solo vamos a comer, lo de la familia es secundario en Lima. No me convenció nada y creo que le debería dar una vuelta hacía lo peruano. En vez de trozos de gallina aquí se presenta como una suerte de solomillo de cerdo (era una pechuga entera, lo de cerdo es para dar una idea de la forma) fileteado, lo cual dejaba la carne un tanto seca. La salsa no estaba demasiada lograda.

La traca final fue un excelentísimo lomo fileteado “de buey gallego”. De las mejores carnes que he tomado en mucho mucho tiempo, Bien hecha, calidad buenísima, pero seamos serios. ¿Buey?. Quien me haya leído alguna vez, ya sabe sobre mi obcecación con la puñetera manía de poner a cualquier carne medio buena (o medio mala) aquello de buey gallego. El buey gallego murió con la llegada del tractor, en Galicia se mata de media 40 bueyes al año, bueyes que están más que vendidos antes de que el animal vea al matarife. Estuve hablando con el cocinero sobre el tema, me insistía que a él se lo vendía alguien de confianza como buey gallego y a precio de oro, no tengo porque dudar…

Los postres ni fu ni fa. Ojo yo no soy muy de postres.

No tenían Barcelo, casi les cuesta una estrella ;-)

En fin, volveremos sin la mochila de los cuñados. Me gusto mucho y creo que corrigiendo dos chorradas van a convertirse en uno de esos que hay que ir entre semana para lograr mesa.

PD: No creo que mi familia política lea esto, pero fuera de la mesa son gente respetable y aventurera pero que el altísimo no les llamó por este camino.

Miss Superlike Aveli...

Me gusta mucho tu comentario...muy currado...estoy pensando en conocer a tu familia politica.

28 de mayo de 2016

nindiola

Valen mucho la pena, todos, solo que tienes que alejarlos de ciertas cosas porque no acaban de estar comodos...

28 de mayo de 2016

Miss Migas

Nindi, eres un hombre generoso.

28 de mayo de 2016

nindiola

lo sé. ;-)

28 de mayo de 2016

monica iglesias

Vaya miedini a que te lean! A la tercera frase de disculpa si te están leyendo ya se estarán sintiendo incómodos, ye broma, eh. Pero esas orejas... No debiste decirlo ahora habrá que ir a por ellas, había algo mas en la carta que quedaras con las ganas?

28 de mayo de 2016

Cristina Altozano

Monica, nos quedamos con ganas de probar las mollejas y el ceviche... No nos va a quedar otra que repetir :)

29 de mayo de 2016

monica iglesias

Pues fui y probé las mollejas y el ceviche que os faltaban a vosotros. Ceviche increíble! Mas suave de lo acostumbrado, cortado mas pequeño y muy sedoso, delicia. La caballa con tomates, buenisimos, los dos. No había las orejinas, que pena, así que pedimos la panceta que aunque está preparada impecable, tierna, sabrosa...pero se nos hizo pesada, media ración sería guay. Las mollejas una pasada de textura pero el plato quedó arrasado por un exceso de sal, por la concentración de la salsa de soja quizá, sin este defecto seria un plato inmenso! Muy bien la visita, gracias por la recomendación.

6 de junio de 2016

nindiola

El viernes pasado volvimos y probamos el ceviche. Yo iba un poco cagado porque compartíamos mesa con unos que acababan de volver de vivir 6 años en Perú. Pero estaba bien.

6 de junio de 2016

10/06/2016

Fusión Latino-Asiática en gradable local. Dueños encantadores.

Junio 2016

Tras lo mucho leído por estos lares sobre la apertura del nuevo Latasia, a manos de los hermanos ex-Chusquery, la visita se hacía más que obligada sobretodo teniendo en cuenta que la zona ahora es muchísimo más accesible y el local una maravilla comparado con el anterior.

Lo cierto es que la decoración está preciosa, con mesas bajas y alguna alta, una cocina pequeñita, maderas y todo pensado al detalle para que el comensal se encuentre cómodo: me encantan los ventanales enormes que estoy segura que llenarán de luz el restaurante cuando el sol esté en el cielo.

La carta es corta, con dos páginas que diferencian entre "Platos para compartir", rondando los 12€ todos, y "Platos Principales" sobre los 17€ aproximadamente, a los que se suman los especiales del día fuera de carta. El servicio es atento y simpático, siempre pendiente de las bebidas y el pan y la carta de vinos tiene buenas referencias siendo bastante variada.

Nos dejamos guiar por Sergio y Roberto y aunque les dijimos que no teníamos mucho apetito los platos fueron saliendo sin compasión para conformar un ágape en toda regla. De aperitivo comenzamos con un bocadito de ENSALADILLA sobre pan carasau, crujiente y rica, bien.

A eso le siguió el CEVICHE DE CORVINA AL AJÍ AMARILLO (15,25€) con un pescado de textura perfecta, buen sabor, una acidez muy suave y un picante totalmente desaparecido. Se acompaña con una crema dulce - demasiado para mi gusto - de batata. Así se comienza realmente bien. Nos sirvieron también una TOSTA DE CABALLA MARINADA (12,50€) complicada de comer ya que se desmoronaba por los dedos tras darle el primer bocado. El pescado estaba elegantemente cocinado y los sabores eran suaves.
Deliciosa y magnifica la MINI HAMBURGUESA con un contraste de pepino completamente acertado, estaba jugosa y perfecta. Me encantó.
También catamos la OREJA DE COCHINILLO crujientísima y las MOLLEJAS salteadas con setas todo ello con un punto dulzón fuertemente marcado y terminamos con su versión del CHILLI CRAB que, lamentablemente, dista mucho de lo que yo reconozco como tal pues no era más que una pasta de sambal en la base con un cangrejo de concha blanda en témpura encima y acompañado por unos panecillos al vapor y luego fritos.
De postre una TARTA DE ZANAHORIA desestructurada con muchos matices dentro del plato que hacen que la cena termine con una sonrisa.

Desde luego esta apertura pinta muy bien y es que ahora sólo llevan un mes abiertos, estoy convencida que poco a poco se irán perfilando los platos y el resto de los detalles para conseguir un restaurante al que el público acuda y disfrute, su éxito me alegraría muchísimo porque sus propietarios - y cocineros - son encantadores.