Ordenar por:

relevancia fecha

11/08/2016

Terraza sobrevalorada en Castellana con comida de 5ª gama y servicio deficiente

Esto, al igual que puse el otro día en mi opinión sobre Amazonico, forma parte de esas cosas sobre los madrileños que jamás entenderé...

Por lo que sea siempre he encontrado mejor sitio para comer que Lateral, pero el otro día buscábamos una terraza en Madrid para comer y al ser posible acondicionada y la más cercana era la de Lateral en castellena suponiendo que la de Marietta iba a ser tarea imposible porque es muy pequeña y que Tatel no ha puesto nada... Así que allí acabamos..

Preguntamos de las tapas cuáles nos recomiendan y nos dicen que la tortilla de patatas... mal empezamos si lo mejor que hace un sitio que invierte tanto en decoración es un pincho de tortilla, pero bueno, estos son cosas mías y aun asi nos fiamos y la pedimos... Y junto a ella, unos tallarines con verduras, unas albondigas de merluza y gambas que eran especialidad de allí, unas croquetas de boletus y una fritura de berenjena. En fin, los típicos best sellers que están en cualquier sitio en Madrid.

Y qué tal? Pues todo basura. Tortilla cruda no, crudísima! les decimos si pueden pasarla un pelín más, que no sea todo el interior líquido y nos dicen que se va a cuajar en el micro... toma ya... no la pueden poner en la sartén...
Tallarines resecos como cuando dejas pasta hecha ya con salsa al aire sin filmar correctamente y la recalientas... Imposible de comerlos y mira que teníamos hambre...
Croquetas comestibles pero las peores que hemos probado en mucho tiempo y la fritura de berenjena grasienta pero pasable si cierras los ojos y la mojas en la salsa de yogurt que ponen al lado.
Y qué tal la especialidad de la casa? pues las albondigas estaban tan malas que no pudimos ni terminarnos una.

Anécdota del día: La camarera se lleva la comida y trae la cuenta y sin haber recibido ninguna queja de nosotros nos dice: "les he dicho que os descuenten las albondigas esas y la pasta porque eso no era comible. Disculpen."

En fin.. no vuelvo a un Lateral ni a rastras. Es de esos típicos lugares que deberían de arruinarse por el boca a boca de lo malo que está todo y que en lugar de eso, se llenan de gente... Entiendo que el único aliciente para propiciar que se llenen con tan mala comida es la ubicación, la decoración sobria y el precio, que es ridículo... (unos 15-17€ por persona)

De verdad que cuando hay gente que critica a un restaurante de 35-40€ como caro es para mandarles a Lateral a probar las cosas que cuestan 15-20€ y que entiendan que las materias primas de buena calidad, el personal cualificado y español y el tiempo en testar platos para que sean comestibles cuesta dinero y que por 15€ lo que tienes es eso, un Lateral.

Salimos muy indignados de este sitio.

05/06/2012

Un daño co-Lateral

Francamente, aterricé en este sitio por la zona en la que está y dejándome llevar por la recomendación de un buen amigo, que normalmente no me falla. Pero esta vez no fue el día. En mi modesta opinión, seguro que equivocada, no deja de ser un VIPS con ínfulas.

Empiezo: nuestra mini-mesa cojeaba y ni se molestaron en intentar remediarlo (la primera en la frente); éramos tres y nos despacharon con una sola carta (hasta que me vieron coger la de la mesa de al lado…); la mesa estaba sucia; nos trajeron todo lo que pedimos al mismo tiempo, por lo que o poníamos unos platos encima de los otros, o tragábamos sin masticar, o como nos recomendaron, juntamos las croquetas con las hamburguesas al Pedro Ximenez; el servicio, tirando a rancio...

... y la comida, tirando a mala: el solomillo estaba tan seco que parecía que el jodido cerdo había estado haciendo pesas con él; la tortilla, pésima (un puré de patata y huevo crudo recubierto de dos costras como dos crêppes, estuve a punto de pedir una cuchara); el “devuelto” de jamón, de nevera, bien lo podían haber puesto de postre; los pimientos “confitados” que acompañaban al queso de cabra estaban recién sacados de la lata, no habían visto ni la cocina, por supuesto, estaban “sinfitar”; la ensalada venía aderezada presuntamente de una vinagreta de mandarina y pimienta rosa, pero estamos esperando los análisis que le hemos encargado a Horatio para encontrar en qué hoja de canónigo estaba oculta; la tarta de limón venía sepultada en merengue (y yo que pensaba que las carolinas sólo las hacían en Bilbao), y para colmo, la jarrita de una especie de nata líquida que venía de acompañamiento estaba coronada de una linda pelusa azul; se lo advertimos y se la llevaron sin inmutarse, total para qué disculparse si sólo éramos… los clientes.

En fin, con estas mimbres, ya pueden hacer bien los gin-tonics con fifty pounds porque si no, no pasa de ser un sitio donde ir a tomar UNA tapilla y una caña después de llenar la cesta de cremas del Mercadona…

P.D.: Todas las críticas alaban la terraza y destacan el tipo de gente que habita el sitio... key fact! Moraleja: no vayas a menos que no tengas ninguna intención de comer. Y, por cierto, a cualquier sitio le llaman "de pinchos"...

GastronomoEC + seguir 96 sitios, 5 seguidores

07/11/2012

No llegan....

Precios caros, poco espacio, tapas justitas.... Lateral en estado puro. Una pena que sitios asi triunfen