Ordenar por:

relevancia fecha

18/06/2013

Sentimientos encontrados

Sentimientos encontrados es lo que me genera este sitio.
Por una parte, me encanta porque tienen productos buenos a un precio inmejorable. Y porque todos sus locales están magníficamente ubicados. En concreto, este mola un montón por su enorme terraza.
Por otra, lo odio porque el servicio no puede ser más desagradable. Si quieres sentir el subidón de adrenalina de antes de una pelea, nada como ir venir aquí.Siempre pienso que no me volverán a ver el pelo, pero termino volviendo.
Y si queréis reiros y ver el debate que se generó en mi blog en torno a este restaurante, metéos en: lascenasdeingrid.wordpress.com/2013/04/16/lateral

23/09/2012

Cadena de pinchos

He estado en el del centro comercial de Arturo Soria y en este. La carta es idéntica, el servicio parecido, etc... La decoración del local de Castellana me gusta más. El ambiente ultrapijo. Supongo que será más variado e interesante en otros lugares de la ciudad.
Se puede comer rápido y bien. Me gusta de los Lateral que puedes comer de tapas sentado. Aunque tengas demasiado próxima la mesa de al lado. Hay bares de tapas buenísimos en los que tienes que hacer equilibrios en barras llenas de gente.
Si no tienes mucha hambre puedes pedir el surtido de tapas variado para compartir entre dos. No varía mucho el precio si las eliges directamente. Mi favorita la de bacalao. El solomillo con cebolla caramelizada no está mal.
Con vino por copas, agua, sin postre sales a unos 15 € por cabeza.
Correcto para ser una cadena.

03/09/2012

Justito

Se lleva las tres estrellas por justo, justísimo de espacio. Nos sentamos en la terraza y teníamos las mesas de al lado a menos de un palmo y encima las mesas muy bonitas y de diseño, pero pequeñas, un gran fallo para un restaurante de este tipo.

Las tapas/raciones que te ponen están bastante aceptables. Especialmente ricas las hamburguesitas al Pedro Ximenez. Por otro lado soy un apasionado de la tarta de crema de limón y merengue y reconozco que son mi perdición. En Lateral, la encontrarás y está buena, bastante buena aunque con cierto toque industrial.

En fin, un resturante con muy buena relación calidad/precio, pero una nefasta gestión de las mesas.

10/11/2011

Globez Lopez lo descubrió en noviembre de 2011

El mejor (más bonito) de los laterales

El último local abierto por el Grupo Lateral es, a mi gusto, el más bonito de toda la cadena. Se ubica en un edificio de oficinas de una de las mejores zonas de la Castellana, entre Juan Bravo y Hermanos Becquer. Además han podido montar una gran terraza justo en la amplia zona peatonal que queda delante del Registro Mercantil. Sin duda está llamado a ser el más exitoso de todos.

En su decoración mandan los grandes ventanales y un mobiliario sencillo. El color blanco es preponderante lo que contribuye a dar una sensación de amplitud en un local que no es pequeño. El servicio en línea con los otros Laterales.

De la bebida y comida poco tengo que opinar pues, sinceramente, no me gusta en demasía. No he encontrado ningún pincho ni ración que me encandile; tampoco la bodega de vinos, con dos riojas y dos riberas, de los que sólo uno de cada es pedible por copas.

Pero entiendo que el enfoque del negocio es el que es y al tipo de gente a quien va dirigido. Hay que reconocer que el proyecto empresarial que pusieron en marcha sus dueños, cuando se hicieron con La Tertulia, está siendo uno de los más triunfantes de la restauración madrileña.

28/02/2012

Como bien se ha comentado anteriormente, el restaurante del número 42 del Pº de la Castellana, es el último abierto por esta cadena.
Una apuesta segura, por varios motivos:
-Fama: Lateral ha creado marca. El tomar pinchos y raciones de calidad a precios asequibles es su sello.
-Emplazamiento: En uno de los centros neurálgicos del bussiness madrileño, se aseguran clientela para el turno de comida, el de afterwork y el de cena. Además, se encuentra justo enfrente de uno de los "mitos" del diseño actual en Madrid, LuziBombóm, con lo que como seguramente mucha gente vaya sin reserva, tienen esta segunda opción justo enfrente al no encontrar mesa.
-Terraza: Tienen una de las mayores terrazas que he visto en el centro de Madrid. Bien acotada, ventilada y agradable a la vista y al uso. Muy bien hecho.

Pero no es oro todo lo que reluce.
He ido en varias ocasiones y la satisfacción han sido altibajos.

En mi primera vista, de 4 personas, pedimos alrededor de 14 platos entre pinchos y raciones para compartir. Pues bien, a los 10 minutos, nos habían servido ya 10 de los 14 platos. E intentaban servirnos más. Supongo que querrían que me pusiera las berenjas por sombrero o algo por el estilo, porque aunque las mesas son de proporciones muy aptas y generosas, llega un momento que entre las velas, las vinagreras, las copas, los platos individuales y los platos de las raciones, ya no queda espacio por mucho que lo intentéis.
Van demasiado deprisa. Entiendo que quieran hacer la mayor caja posible al día, pero no se les puede notar tanto. Hay que servir con más calma ya que, aunque la comida esté muy buena, si no comes a gusto, no te vas a ir con un buen sabor de boca. Como me pasó a mi. Tuvimos que decirle en varias ocasiones al maitre que por favor no intentaran lanzarnos la comida u obligarnos a engullir. Que habíamos venido a cenar y que no les habíamos comentado que tuviéramos que coger ningún avión.
En mi segunda visita, me sorprendió la cantidad de gente que había esperando en la barra y en las mesas altas del centro. Muchísima gente. El acondicionamiento acústico instalado (seguramente tipo Knauf) funcionaba a las mil maravillas ya que no se notaba tampoco griterío ni agobio. No tardaron más de 5 minutos en darnos mesa (me lo imaginaba al ritmo que servían) y nos sentaron en una mesa, esta de vez para 2, que distaba de las contiguas por los dos lados unos 30cm. Algo totalmente inadmisible. Ya no es que no haya hueco para pasar al banco corrido, es que las mesas de al lado no tienen porque participar en mi conversación ni yo en la suya. ¿Tanta diferencia de caja habrá como para poder prescindir de una mesa de 2, para ganar 70cm y que los comensales coman a gusto y tranquilamente? Ya ni me quiero imaginar cómo estarían de cómodos los de la "Commonal Table", esas mesas largas contínuas que están tan de moda ahora, importadas de Europa, que siendo para 10 comensales estaban cenando 16 personas dándose codazos todo el rato: 2 en cada cabecera y 5 en cada lateral. Indignante simplemente a la vista.

Me encanta la comida, me gusta el servicio (son atentos y ambales), pero como sigan así van a perder a un cliente asiduo de los demás locales. Y por las caras de otros clientes, creo que perderán más.
Por favor, que aunque el ticket medio sea bajo para lo que se paga hoy en día, no se nos puede tratar como ganado, acinados unos contra otros.

02/09/2012

No me gusta demasiado. Muy pijo, pero poco más.
La gente habla muy bien de él, pero yo no se si es que lo están comparando con la comida de las universidades, porque no lo entiendo.
Yo a los restaurantes voy a comer, no a lucir modelitos.
El foie de las tostas no vale nada.

29/12/2011

Fui ayer, me gusto es el mismo concepto de todos los laterales, la comida es la misma, pero el local es muy bonito muy bien decorado con una terraza tmb muy comoda. Además como aún no es muy conocido poca gente.