Ordenar por:

relevancia fecha

17/02/2019

Me sorprendió y me encantó a partes iguales

Ya desde que entras y, en vez de llevarte a tu mesa, te sientan en unos sillones junto a la entrada sabes que esto va a ser diferente... Ahí te traen unas piedras de chocolate rellenas de foie, dentro de una cajita con muchas piedras más, de las de verdad. Muy buen comienzo para el paladar.

Además te traen una cartulina y rotuladores de colores para que marques las opciones que quieres de entrantes y platos principales. Otro punto de diferenciación cuando lo normal es que un menú degustación sea cerrado.

Después otro bocado muy rico, tipo galleta rellena cuyo nombre no recuerdo.

Entonces te pasan a la cocina, donde la segunda jefa te pone una especie de limonada con jengibre buenísima y un cono relleno tambien muy bueno.

A la mesa ya...

Empezamos con los platos, que al ser dos íbamos compartiendo y probando de lo que los dos habíamos elegido.

Entrantes:
-Ceviche de mero blanco, aceitunas y helado de lima y cilantro. Riquísimo, un 10.
-Tacos cazurros de botillo y lengua. También muy buenos, un 9.

Cremas y sopas:
-Crema de calabaza, tartar de vieira y palomitas de queso patacabra. Muy rica, un 7.
-Arroz con mollejas de cordero guisadas. De vicio, un 10.

Pescados:
-Atún con guacamole asado y tomatillo verde. Muy bueno, un 8.
-Bacalao con sus callos y sopa de espinacas. Delicioso, un 9.

Carnes:
-Ciervo, panacota de castañas, foei y boletus. Un 10 o más.
-Lechazo a baja temperatura, patata, comté, ciruela y rebozuelo. Un 8.

Postres:
-Otoño: Riquísimo, además de ser un plato precioso. Un 10.
-Milhojas de chocolate, lima, patata y vainilla. Muy bueno, un 9.

Y alguna sorpresita al final...

Con una botella de Albariño Mar de Frades pagamos 100 euros en total.

Y al final viene la misma segunda de cocina para ver qué tal todo, insistiendo en que les digas lo que no te ha gustado para poder mejorar... Vamos, que no se estancan y quieren seguir creciendo. Olé por ellos.

Por mi parte sólo decir que volveré y que a sus pies.

PD: He seguido volviendo muchas veces y sigue alucinándome... la comida, el equipo, los detalles... Aun sin el factor sorpresa me sigue encantando.

08/03/2017

“Un regalo gastrónomico ha aterrizado en León”

Empezar un negocio nunca es fácil, más aún cuando hay una ambición detrás y existe una gran exigencia por pertenecer a uno de los grupos hosteleros más fuertes del norte de España. Pero lo cierto es que tras tres meses, se puede decir que LAV mira ya de cerca a lo que pretende ser: un restaurante en el que se cocina rico por encima de todo y se divierte a la vez que se desmarcan de los menús encorsetados que solemos encontrarnos en los grandes restaurantes de este país.

Javi del Blanco ha logrado meter en vereda este complejo proyecto junto a Dani Giganto, el cual, como jefe de sala, hace un trabajo de auténtico escándalo. Y es que probablemente la sala de LAV (junto a Pablo) sea la mejor de todo León con un servicio excepcional, fresco, atento y una decoración más que acertada. El marco también suma.

En cuanto a la cocina, Javier saca su potencial en los pequeños bocados con un punto casi canalla para terminar desatándose especialmente en los principales donde pude encontrar dos platos más que interesantes como el pulpo y la presa. Lo más flojo, al igual que en mi primera visita, la crema. Un pase que cae en elaboraciones muy manidas, indudablemente ricas, pero muy manidas. Incluso me atravería a decir que están lejos del discurso del restaurante.

Los postres de Javier sin embargo, siempre merecen capítulo a parte. Es un repostero del copón con perdón de la expresión, que muchos restaurantes quisieran tener.

Quizás el aspecto más negativo del restaurante sea su precio. Y no porque sea caro ya que más bien es todo un regalo (35€). Pienso, aunque pueda parecer un acierto del cara al comensal, que es un error ya que limita mucho el despliegue de una cocina que posee un innegable talento para hacernos disfrutar como ya demostró Javier en su reciente pasado de chef Clandestino.

Lo mismo pasa al maridaje. Con 15€ no podemos esperar grandes cosas a nivel de referencias. No es de extrañar que la coctelería esté muy por encima de los caldos. A parte que la carta de vinos por copas es bastante escasa.

Creo que a medida que vayan rodando seguirán evolucionando imparablemente. Puliendo """ pequeñas """ cosas pueden llevarnos a una experiencia brutal. Por lo que os animo a seguirles de cerca ya que no me cabe la duda que lo mejor está por llegar. VAYAN!

Miss Migas

Me lo apunto,tiene pintaza!

13 de marzo de 2017