Le Cocó resto bar de Chueca. Ambiente friendly, horario non stop, decoración con toques rústicos y vintage que, sumados a una cocina sencilla y deliciosa, dan a nuestra casa u...

Ordenar por:

relevancia fecha

23/09/2017

Pues mu mono!! Para un cafe sin prisa

Solo lo recomiendo para un cafe a primera hora, quiero decir en la "sobre mesa", primera hora de la tarde, que es cuando menos gente hay y el sitio es mono, tranquilo y espacioso. Bueno, una tarde fui a a tomar un cafe y dejo el "tranquilo" que tenian una musica que ni en el "after", tranquilo si no te ponen musica techno fiesta.
Para comer o cenar yo no iria y para desayunar me lo pienso.
A mi estos sitios solo me gustan para desayunar, o para un cafe de sobre mesa, yo no comeria ni cenaria aqui, es todo fachada desde la calle se "ve" el panorama.
Me pienso lo del desayuno porque dicen tartas caseras pero yo esto lo dudo mucho, muchismo... uuummm
cafe 1,65 euros
tarta 5 euros
Esto es para gente que le gusta la decoracion y no la comida.

20/07/2016

Le Coco

Opinion de 3+ clara por sus baos, que estaban jugosos y muy ricos.

Comida normal en local muy bien puesto y ambiente chulo...vamos, como el 90% de los sitios de Madrid ultimamente...pero denle una oportunidad!

09/03/2016

Mucho lirili poco lerele

La proliferación de este tipo de locales ya harta: decoración vintage con puertas de la casa de mi abuela pintadas de blanco y puestas a modo de armario, techos industrializados, lámparas con bombillas incandescentes... En la comida los platos más repetidos que la música de los 40 Principales: tartares, croquetas, pizza con trufa, ensalada césar, hamburguesas...

Lo que pedimos muy regulero (escala sobre 10):
Berenjenas fofas (esperábamos algo más crujiente): 3
Tartar de atún (después de ver equipo de investigación ya no me fío ni me di sombra): 4,5
Sandwich vietnamita con mucho pan y poco condumio: 3,5
Tarta de la abuela (recién sacada del frigorífico cortada el día anterior): 4,5

Para olvidar. No pienso recomendarlo.

25 €/pax.

15/04/2016

Ultra sin más

La decoración, la comida, el espacio. Ya está todo muy visto.

Las tartas ricas, pero claro, usando frosting mal se te tiene que dar.

02/10/2015

Excelente fotografía

Hay una broma privada que tengo con mi padre que consiste en sentenciar con un “Excelente fotografía” cuando una película tiene una buena dirección artística y nada más. Cuando lo que ocurre dentro de la pantalla no nos emociona ni nos conmueve. Cuando se echa en falta una historia original o el esforzado trabajo de los actores. El mejor ejemplo, y con el que empezó está broma, es Memorias de África. “Excelente fotografía”, dice mi padre solemnemente inclinando un poco la cabeza. Nos hacemos muchísima gracia.

Con Le Coco ocurre un caso análogo. Se trata de un restaurantito con barra, mesas altas y mesas “sentado” donde el envoltorio está muy cuidado pero la cocina no llega a emocionar en ningún momento.

Dando vueltas y sin haber reservado en ningún sitio (suspenso en 1º de Jueves Noche en Madrid) acabamos aquí ayer por la noche porque tenían sitio.
El local está decorado en ese estilo tan presente en las últimas aperturas de Madrid que mezcla industrial con rústico; sillas de metal de diferentes hechuras y colores, paredes de ladrillo cara vista, cubiertos en cubos de zinc y mesas corridas de madera gruesa separando ambientes en la misma mesa con tiestos. Es bonito y acogedor, la verdad. Además los camareros son eficientes, profesionales y muy amables. El servicio fue de diez.

Como ya habíamos pasado por una tarde de cañas a modo de warming-up (tampóco habíamos acudido a la convocatoria de examen de 1º de Jueves Noche en Madrid sin haber abierto el libro) decidimos pedir todo al centro para picar un poco.

Para dos personas y sin más dilación:

- PULPO A LA GALLEGA: No era pulpo a la gallega. Era pulpo a la brasa sobre una crema de patata salpimentado con pimentón y un chorrito de aceite de oliva. Estaba bien, sin más. Una reinterpretación pero una reinterpretación con sólo 6 trocitos de pulpo en una ración de 12 euros. Una reintepretación reducidita.
- MICUIT CON MARACUYÁ, REBANADAS DE SOBAO PASIEGO Y GELÉE DE MOSCATEL: Lo mismo que comentaba Víctor en su reseña lo suscribo punto por punto. Las rebanadas de sobao pasiego además de que son escasas están duras cuando con tostarlas un poco se habrían caramelizado, se habría disimulado que el sobao no estaba tierno y habría mejorado el plato. Afortunadamente había más pan porque si no se queda la mitad del micuit.
- TEMPURA DE GAMBAS CON ALL-I-OLI DE AJO ASADO: Este plato fue una concesión. Yo no lo habría pedido porque no me sorprende en absoluto pedir unas gambas rebozadas. Las gambas estaban buenas. Abrimos paréntesis. Lo de llamar all-i-oli a cualquier salsa desligada con ajo me parece un ejemplo de mal madrileñismo y lo de escribir “alioli” ya es madrileñismo del peor. Hay que abrir una reflexión sosegada sobre este tema; en un 90% de los casos lo que se sirve en Madrid no es all-i-oli y no cuesta nada escribirlo bien. Sólo por estar admitido en el DRAE nunca he visto “almóndiga” en la carta de ningún restaurante de la Villa. Pues eso. Cerramos paréntesis.
- HUEVOS ESTRELLADOS CON PATATAS: Más cara de sospecha que un actor de una película policiaca china; ¿las patatas son congeladas? Si las patatas eran congeladas eran las mejores patatas fritas congeladas que he comido, si no lo eran son las peores patatas fritas caseras que me han echado a la cara. No puede uno comerse algo y vivir en la duda. No es sano. Con esta queda todo dicho de este plato.

De postre un coulant de chocolate que afortunadamente se alejaba un poco del canon del coulant de chocolate madrileño conocido como “el congelao de La Sirena” y un crumble de manzana que ni fu, ni fa.

La carta de vinos es cortita pero está elaborada con buen gusto. Mucho vino de moda: The Flower and The Bee (Ribeiro), Camins (Priorat), Pétalos (Bierzo), etc. Los precios, sin embargo, están puestos con muy mal gusto. ¿25 euros un Pétalos del Bierzo? Pedimos el Ribeiro que es fresquito, era de los más baratos, a mí me gusta y la cesión ante las gambas me aseguraba poder de veto.

La fiesta salió a un poco menos de 38 euros pax. A mí me parece que una cena que es un continuo “Meh” no los vale. Nos la colaron con la fotografía.

P.D: Sí, te sacan un cubo de 5 kgs de mantequilla y unos cuchillos de palo para que untes pan. Pues vale, pues mira, pues me alegro. Este detalle no me va a hacer volver. Pan.. ¡con mantequilla! Como se entere Carlos Herrera.

spider72

Genial crítica! jajajaja.

Le Cocó dejó de gustarme hace ya un tiempo, aunque lo que de verdad nos pareció muy flojo fue El Columpio.

2 de octubre de 2015

Pamplinero

A mí este me pareció flojeras así que a El columpio ni me acerco. Estoy viendo unas fotos y, ¡son iguales!
Es bastante quieroynopuedista Le Coco, con bajar los precios se ahorrarían el leve cabreo con el que sales.

2 de octubre de 2015

spider72

La verdad es que hace años Le Cocó fue de los primeros en instaurar el estilo Hipster-maderero-campestre y llamaba la atención. A mis hijas les encantaba el rollo del cubo de mantequilla y no cenábamos nada mal ahí...pero ya digo que ha pasado mucho tiempo. Te confirmo que el Columpio nos pareció flojísimo (pero ojo que estaba hasta la bandera)

2 de octubre de 2015

12/10/2015

Uno más...

Llevaba tiempo teniendolo entre mis sitios pendientes y me ha dejado fria. Uno de tantos restaurantes "hipsters" de los que en Madrid hay ahora 200 iguales, con la misma carta. Pedimos berenjenas, que estaban bastante grasientas, y pizza (sin mas), para compartir. De segundo sandwich vietnamita, mini hamburguesitas y magret de pato. El sandwich venia frio, y el hecho de que no llevase casi salsa, ni vegetales, ni nada lo hacia seco y soso. Las hamburguesitas supuestamente eran 4 diferentes. No nos quedó claro en qué se diferenciaban. Y el magret, bien hecha la carne, pero escaseaba en el acompañamiento. De postre, tarta de oreo bastante cremosa y, posiblemente, lo mejor de todo.
No creo que repita

02/08/2014

Buen intento, pero le falta algo

Nota: 3--

No pretenden inventar la rueda en este sitio así que local amplio, con barra a la entrada y dos zonas de comedor, paredes blancas, maderas claras, detallitos decorativos cuquis, mesas de madera, sillas de varios tipos alternadas por las mesas (algunas con cojín, otras no). Mesas para 4-6, que no sé si en días de mucha afluencia se podrán compartir con desconocidos (algo me dice que sí), cubiertos en cubos sobre la mesa en plan sírvase usted mismo.

Como es primeros de agosto y sábado está al 50% de ocupación y se está tranquilo.Camareros muy majos y atentos.

De aperitivo traen un cubo de mantequilla de 5 kg (no estoy exagerando, de verdad eran 5kg, adjunto foto) para untar en pan. El pan era de cárcel sin fianza, no sé si por ser fin de semana tienen poca rotación, pero parecía pan del día anterior: frío, seco, casi duro. Para colmo te cobran 2 euros por el pan.

Carta cortita, con bastantes cosas a compartir, algo de pescado y más carne. Mucho crudo, entre tartar, tiradito, carpaccio, ensaladas...

Nosotros dos comimos:

- Micuit de foie con sobaos pasiegos, dulce de mango y gelatina de moscatel: La idea es buena pero tienen un problema grave de proporciones (y una presentación muy básica), dos bloques de foie, con cinco láminas finísimas al lado de sobao seco, un poco de dulce de maracuyá (la mitad semillas) y un poco de gelatina de moscatel muy rica. Si intentas poner en cantidades correctas una lámina fina de foie sobre una de sobao, un poco de maracuya y un poco de gelatina, cuando te has acabado el sobao te quedan todavía prácticamente enteros los ladrillos de foie. Nos dejamos más de medio bloque sin comer, pobre pato.

- Tiradito de pez mantequilla: cubierto con una salsa de cilantro y gajos de mandarina, estaba rico pero de nuevo una presentación fea. El pescado cortado en rodajas finísimas, dispuesto casi como un carpaccio en un plato redondo negro, cubierto totalmente de la salsa verde.

- Fish & chips: Tacos de merluza ricos, fritos recientes, crujientes, dispuestos sobre otro plato negro redondo sin cuidado, con unas patatas fritas de comedor de colegio, que se quedaron en el plato. Ni puré de guisantes, ni vinagre en las patatas. De acompañamiento ofrecen mahonesa o ketchup. Si le llaman merluza rebozada le hacen más favor.

-De postre tienen carrito con varias tartas del día pero optamos por una tarta fina de manzana con helado de vainilla que estaba bien pero no para recordar.

Con 3 cervezas 48,50€. Si hubiera estado bien no sería caro, por lo tanto sí.

En general muy mejorable. Si vas de sitio modernuqui tienes que cuidar la presentación del plato, las cantidades, el detalle en ingredientes... El servicio, eso sí, muy majo, en un día tranquilo, pero si no cuidan la presentación en días tranquilos no sé...

Al menos cuando hay poca gente aceptan carritos de bebés (y las camareras flipan al final cuando ven que los niños pueden portarse bien).No creo que vuelva, porque como este hay más.

spider72

A mi me gusta más que a tí, Víctor y es una opción muy buena para ir con niños. Entre el cubo de mantequilla y las hamburguesas yo apaño una cena decente. Opino igual que tú del tiradito...esa rueda en plato de pizarra...pero a mí me parece más que correcto por 20 y pocos euros pax. Y en general es verdad que a veces hay platos más flojos. El 15 de sept cambian la carta.

2 de agosto de 2014

volga

Igual es porque yo no como nunca mantequilla, pero no soy capaz de comer más de una nuez de mantequilla en un poco de pan, así que como aperitivo no me emocionó nada (sobre todo cuando no te dan un pan bueno, y caliente, que apetezca comer y que con el propio calor derrita la mantequilla).
El resto no es que esté mal, pero su clientela son instagramers compulsivos y con el emplatado simplón que hacen de todo no apetece echarle una foto ni con 20 filtros.

2 de agosto de 2014

spider72

La presentación es cutre, eso te doy la razón...y hay platos como los chupachups de pollo al curry que son realmente chuscos. Pero ya verás como cuando tu carrito-rider tenga 10 ó 12 años como agradeces un sitio como éste...que si no no sales de las hamburgueserías, o lo que es peor..del Hollywood.

2 de agosto de 2014

15/07/2014

Hipster con buena cocina: existe!

14 julio

Cena con ex-lady spider the 1st y con mis hijas.

Insisten en ir, aunque sospecho que simplemente es por lo del cubo de mantequilla en la mesa como entrante y porque con la cuenta traen chuches.

80 pct lleno (y es lunes)

Lo de siempre: buena comida aunque hecho de menos alguna carne más o algo un poco mas elaborado. Aún así a mí me gusta.

Mejor servicio que cuando está lleno que se nota saturado.

Mi opción de hoy: rabas y croquetas (2 de carabinero y 2 de idiazabal, ambas correctas), 3 hamburguers y para mí lubina en papillote. Todo muy bueno pero mi lubina la sirven en el recipiente de silicona...lo que le resta encanto y se vuelve incómodo de comer.

Se lo hago notar al dueño, que ya me conoce porque soy encantador y me dice que es cabezonería suya y que todo el mundo se lo dice...quw sigamos insistiendo.

Buenas tartas: excelente estrudel y correcta tarta de queso.

Con cafes y dos copas de vino y agua (of course bottled) 82 euros los cuatro. Está correcto.

Subo una estrella.

27 de junio. Cena. 4 personas (dos niñas).

Le bajo media estrella, de 3 y media a tres...con el local lleno pierde ese toque de proximidad y de trato al cliente que tanto nos gustó la primera vez.

Vuelvo a Le Cocó para ver que tal pita en un día normal...el local está petadillo. Tenemos reserva para 4 y después de algún pequeño lío (llega la cuarta persona y no le dicen que estamos ya dentro...) comenzamos a cenar.

Esta vez nos toca al fono, al lado de la cocina. No está mal, pero si vais pedid mesas en la parte delantera del local, mucho mejor ambientuqui.

El sitio es rollo hipster, ya lo dije, pero se confirma que la cocina intenta ir un puntito más allá.

Servicio regularcillo pero según que camarero te toque, perdido en la vorágine. El dueño se desesperaba de vez en cuando con ellos. Un poco lento.

Nuestra opción:

Ensalada de Kumato con helado de aceite de oliva. Lo emulsionan (es decir lo remueven) delante tuyo, lo que le da un toque gracioso. Ricos los kumatos pero el helado de aceite no le aporta nada especial...está frío pero los tomates también. Sabe a lo que sabe. kumato. 9,5 euros.

Rabas con manyonesa de limón. Correctas a mis hijas les encantaron. Ligeras y muy bien fritas. 9,5 eur.

Hamburguesa de buey. Pasan el corte de mis hijas. Pan de mollete. Muy generosa de cantidad. Carne perfecta nada que envidiar a las Mad Grills etc...11 euros.

Tiradito de pescado (pez mantequilla). Servido con una salsa cítrica. Muy rico de sabor aunque cutrero en presentación: plato negro redondo de pizarra junto con el color verde de la salsa le dan un aspecto nada apetecible. El tiradito debería servirse en plato alargado...comme il faut. 10 euros.

Suprema de cebón. Correcta, aunque a mí me pareció dura. 14 eur. Un poco alta de precio para el local.

Coulant de chocolate. En su punto (cosa que últimamente no me pasa mucho). 4,5 eur

Total: 80 y pocos euros con dos cafés.

*************************************************************************************************

Después de anular nuestra mesa en Las Raíces del Wellington por que hacía un frío que pelaba y dado que ya era tarde para Kaviares etc...nos dejamos caer por este Lé Cocó.

El sitio es como lo define Avelio en su crítica. Muy mono, con sus muebles decapados, sus mesas corridas para compartir y por supuesto que no falte el cubito de zinc con los cubiertos para todos. Puro hipster. Por si fuera poco, carta en una tabla (¡horror!) y oferta basada en tartares, tiraditos, papillotes y demás (¡pavor!).

Ya iba "calentito" por haber tenido que anular en el otro sitio, eran pasadas las diez y media, tenía frío y hambre....la visión de haber recalado en un Bon Vivant o en un Tandem-Saporem me estremeció...de nuevo atrapado por un micro-ondas hipster...

Más mosqueado que un pavo en Navidad comienzo a echar un ojo...y la cosa poco a poco va cambiando de color...

Primero la carta de vinos: corta pero completita...tienen Camins a 19 eur...y hasta Pétalos de Bierzo...quizá hay esperanza...quizá esa luz al final del túnel no es un tren.

Vino servido a la temperatura correcta. Segunda cosa que me hace pensar que evitaremos el desastre.

Aperitivo de mantequilla como el que vimos en Arzabal...un cubo con tres o cuatro cucharas de palo. Muy rica...pero el pan me pareció chusquero.

Servicio atentísimo (es cierto que el local sólo tenía media entrada, lo cual siendo martes ya indica que la cosa funciona...), nos dejamos aconsejar y de hecho sólo fallamos en el plato que precisamente elegimos solitos.

Nuestras opciones:

- Bombones de pollo al curry con salsa Le Cocó. 9,50 eur. Reguleras por ser generoso. Unos simples nuggets redondos de pollo con un ligerísimo sabor a curry que se pierde por el empanado. La salsa Le Cocó resulta ser una salsa rosa sin más.

- Steak Tartar. Muy rico. Carne cortada a mano. No es el típico steak, por ejemplo lleva cebolla roja, pero se come más que bien. 14 euros.

- Fish & Chips. Lo mejor de la noche. Simples dados de merluza de pincho rebozados...pero en su punto de frito, rebozado ligerísimo y una calidad de pescado extraordinario. Me supo como la que hacía mi madre...12,50 euros.

- Tartar de atún. Muy rico, bien cortado y con mucho sabor...quizá un poco pasado de sésamo para mi gusto. 13 euros.

- Tarta fina de manzana. Correcta sin más. 4,50 eur, aunque vi otras dos o tres tartas caseras con muy buena pinta, sobre todo una red velvet que se quedo mirándome con ganas...

Con cafés 76,30 euros. Muy buena relación calidad-precio que comimos como limas.

Conclusión: un bistrot más que decente con una buena relación calidad-precio, correctísima materia prima y servicio atento que lo "vende" bien. Muy buena opción para algo ligero y desenfadado.

Salí contento y creo que volveré a probar los perritos y las hamburguesas con mis hijas.

Le doy 3 estrellas y media...con perspectiva positiva.

EandradA

Me ha encantao lo de "80 pct"

15 de julio de 2014

spider72

maaaaaas o menooosssss que estamos en tóoooo

15 de julio de 2014

EandradA

No, si lo digo por la abreviatura, no la cantidad.

15 de julio de 2014

05/02/2015

CORRECTO..........

Local informal, decoración urban chic guay....fui con mi hija mayor y esa fue su impresión....le moló...
Ambiente agradable aunque nos sorprendió que estuviéramos casi solos a la hora de la comida........
Carta correcta y cortita, se agradece.
25 euros pp
Las raciones un tanto anárquicas, el tartar de atún para uno es poco y el fish and chips para otro es mucho...así que mejor compartir, eso si, antes una entradita,,,,,,
Calidad de producto muy aceptable.
El servicio de camareros mejor que el de su hermano EL COLUMPIO, la encargada súper atenta.....volveré por ella......
En cuanto al tema de la mantequilla,,,,,,,,,,,no son los primeros.......que cambien los cuchillos de "palo" por unos decentes!!!!!!!
desde las 9 am hasta el fin...........

08/06/2014

Comida buena - servicio regular

Comida de domingo en LE COCÓ, restaurante al que llegamos rebotados del Yaquitoro de Chicote, pues en éste último no tenían sitio (y eso que llevan sólo dos días abiertos...). LE COCÓ, está situado en la calle Barbieri, y se trata de uno de estos sitios que están ahora tan de moda, con una cocina "non-stop". Puedes desayunar, merendar, comer a cualquier hora y tomarte un coctel por la noche si te cuadra. Abierto hace unos dos meses, tiene una estética muy "cuqui", toques vintage, muebles decapados y un ambiente modernillo y desenfadado. Tiene una carta de corte mediterráneo, con preparaciones sencillas, pensada para contentar a cualquiera: ensaladas, tartares, pizzas, y en general platos pensados para compartir.

Dos adultos y una peque, nada más sentarnos nos ponen un cubo de una buenísima mantequilla francesa y una cesta de panes de la que dimos buena cuenta. Pedimos unos bastones de berenjena rebozados con miel muy ricos, crujientes, nada grasientos y con el punto justo de miel, de los mejores que hemos comido; hummus con pan de pita, cremoso y bien trabado, estaba también bastante bueno; una pizza de setas y trufa, con queso provolone, estaba sabrosa pero resultó un poco pesada; un tartar de atún con aguacate, que vino con muy poco aliño y nos pareció un poco insípido, la verdad es que sólo sabía a sésamo; y por último, para la cría, un perrito "Le Coco", con una salchicha frankfurt alemana de buen calibre y patatas fritas casera que nos dijo que estaba muy buena. Carta de vinos corta pero con referencias muy bien seleccionadas, elegimos un ribeiro "The flower and the bee", un vino que nos encanta y que en pocos sitios hemos encontrado, servido en cubitera con lito y copas adecuadas.

No pedimos postre pues quedamos muy llenos, aunque tenían unas tartas caseras con muy buena pinta que intentaremos probar otro día. Servicio regular, seguramente porque el sitio estaba a tope y los camareros y la cocina se encontraban desbordados. La verdad es que tardaron una eternidad en traer la comanda (unos cuarenta minutos), y cuando vinieron los platos... hala! todos a la vez, tipo chino de barrio (este detalle le baja una estrella). Menos mal que era todo para compartir y nos comimos primero lo que venía caliente dejando el tartar y el hummus para el final. Aunque no nos cambiará la vida, reconocemos que los platos estaban bastante buenos, la comida no es prefabricada, aquí hay cocinero... (o cocinera vaya). Buena rcp. Pagamos 70 euros, no llegó a 25 por barba. Una opción a tener en cuenta por la zona de Chueca.

spider72

Intenté ir el sábado pero estaba re-petado. Me tiraba para atrás el rollito Saporem...pero si tienen perritos me dejaré caer con las Spider-hijas a ver qué tal...

9 de junio de 2014

20/02/2015

Sitio monísimo para cualquier momento del día

Ya sea para tomar un café, una caña o sentarse a comer/cenar.. este sitio es ideal para compartir confidencias entre amigas, familia o pareja!

30/05/2014

JUVENIL, FRESCO Y ECONÓMICO

El último en incorporarse a la liga de los locales frescos y juveniles a los que ya pertenecen Pipa & Co, Dry Martina y BonVivant se ubica en Chueca y se llama Le Coco.

Aún más llamativo que los anteriores, incorpora a la decoración un fascinante color “tiffany” que automáticamente lo convierte en un local "girly&chic" y con grandes posibilidades de éxito.

Su carta, sencilla pero trabajada, destaca por unos precios imbatibles y al alcance de todos (incluso de esos bolsillos más juveniles y con menos medios).

Más info y fotos, aquí:
madridmuychic.com/le-coco-un-resto-bar-muy-cool-todo-un-must-go

16/09/2014

Un descubrimiento en Chueca

Esto de escribir y escribir sobre nuevos restaurantes , tiene la contrapartida de que al mismo tiempo te dedicas a leer todos los blogs que puedes sobre el tema. La verdad es que aprendes mucho de todos ellos. Hace unos días vi en Instagram unas fotos de Le Cocó Madrid que publicaba Ana Moya. Ana , creadora del blog food storming , aparte de una buena amiga es una auténtica buscadora de sitios nuevos. Así que rápidamente pusimos a Le Cocó en nuestro gastrorradar y recientemente acudimos a conocerlo para sugeríroslo desde GastroHunter.

Resto del comentario en GastroHunter de Miss & Chic
missandchicblog.com/le-coco-un-descubrimiento-en-chueca