Ordenar por:

relevancia fecha

22/07/2009

Una cena realmente especial

Este restaurante aparece en alguna lista de los más románticos del mundo y entiendo los motivos. Es muy difícil de encontrar, pero tienen gente que sale a buscarte a lugares más accesibles. Se encuentra en el patio de un precioso Riad, en un lado unos músicos gnawa amenizan la noche con estilo (ésta es una de las cosas que más me gustaron). Las mesas están preparadas a la perfección, con pétalos de rosa decorando las mismas y la leve luz de las velas iluminando.
Nos tocó en la parte cubierta y hacía calor, pero la estancia es algo increíble. Una vez que te recuperas de la impresión, viene lo eminentemente culinario. Sólo hay un menú, a 600 Dh por persona, sin bebidas. Aquí se puede tomar vino, en la carta hay franceses y marroquíes, elegí un Medaillon Cabernet 2006 (de la región marroquí de Meknès), al precio de 280 Dh. Resultó ser un vino muy interesante.
El menú constó de:
- Entrantes y ensaladas marroquíes (servidos en una infinidad de platos, una exquisitez, me quedo con los fritos, las judías y las berenjenas)
-Tajine de pollo al limón (con limón encurtido, azafrán y una mezcla de especias muy fresca y fragante, definitivamente el mejor plato con pollo que he comido nunca)
-Tajine de cordero con ciruelas ( también muy especiado, en su punto de cocción, muy bueno)
-Cuscús vegetal con salsa (como acompañamiento del cordero, muy adecuado)
-Melocotón en almíbar (una oportunidad única para probar una conserva de frutas de altísima calidad)
-Té y dulce (maravilloso té a la menta acompañado de una deliciosa golosina)
El servicio, extremadamente correcto.
Así pues, un sitio elegantísimo en el cual tu paladar descubre sabores de la alta gastronomía marroquí y no conseguirá olvidarlos nunca.

16/12/2010

comida marroquí en un lugar precioso

Todo lo que comenta francotirador en su descripción es cierto.
Buena comida, servicio impecable, sitio romántico, música agradable ( a final cansa un poco pero bueno), A nosotros lo que más nos gustó del menú fueron las ensaladas marroquíes que te ponen como entrante, una selección de distintos platos de verduras especiados en su punto justo con mezclas de sabores dulces y salados, picantes, ¡muy ricas!