Ordenar por:

relevancia fecha

06/10/2016

Magníficas croquetas de cecina en pleno barrio de salamanca

Ubicado en pleno barrio de Salamanca en un extraordinario local (merece la pena visitarlo), tenemos esta joya de la gastronomía madrileña. Es famoso por su steak tartar, pero para nosotros sin duda alguna la estrella de este restaurante son sus magníficas croquetas de cecina, las mejores que hemos probado, quedando realmente en segundo plano el steak tartar. También recomendamos probar su “Buenas noticias de nuestra tierra”, es una tapa ganadora del VII Concurso Nacional de Pinchos y Tapas Ciudad de Valladolid, que consiste periódico comestible relleno de “steak tartar” de carne de ternera con helado de suero de queso de cabra tierno, mostaza y miel; extraordinariamente bueno.

Tenéis más información, detalles y fotos de los platos que pedimos en nuestro blog:
zampurreando.com/2016/04/29/loft-39

Yanzoo

Había leído croquetas de ceviche!!! y estaba alucinando .. suena mucho mejor lo de la cecina. Habrá que acercarse a probarlas.

6 de octubre de 2016

monica iglesias

Y pq van a valladolid a concursar?

6 de octubre de 2016

14/01/2016

Un restaurante que me gusta, aunque no me sorprende.

Pascua Ortega detrás del interiorismo, gente fina y a ratos algo puesta del Barrio. Perfecto lugar para cenar despues de un dia de tiendas por la zona. Están ahora rememorando los 10 años y recuperaran platos exitosos. Creo que casi nunca defrauda y el servicio es correcto. Tomamos agua mineral y una botella de Terras Gauda, fresca.
Y lo que pedimos a la carta, fueron unos espárragos trigueros, un puré cremoso de patatas con ravioli de yema. Pollo relleno y Chipirones con su crujiente de tinta. Todo rico y que estaba francamante bueno, con sabor y textura. Para finalizar dos descafeinados por aquello no de quedar toda la noche con ojos como platos, y un postre discreto a compartir. Con un descuento de 28 euros por el Tenedor, nos salió la noche, la cena, a 85 euros para dos personas. Para repetir y sería ya mi cuarta vez que iría a este restaurante.

31/07/2015

Elegante. Se come bien

Sitio elegante y con buena comida.
Vale para celebrar algo en pareja.
Probé la carne de, supesto, Kobe y estaba muy bien. La salsa de carne logradísima.

28/03/2014

Hemos comido bien

Nos ha gustado todo, el local, la comida y la atención.
Destacar el buen trato de los camareros.
Probamos:
Las croquetas de cecina: sabrosas
La crema de castañas: casi, casi tan buenísima como la de "mi pueblo"
Magret de pato: en su punto y rico
Pez mantequilla: delicioso
Tarta de cítricos: buena
Oro parece... avellana es: muy bueno
Infusiones, botella de vino del "Bierzo", agua, pan, para dos personas, nos salio por unos 112 euros (con un descuento ya aplicado en los 112 euros)

Nos invitaron al chupito, se agradece.

Nos ha gustado.

Salud!

25/07/2014

Se come bien, pero la relación calidad precio es pésima.

Sólo unas breves notas: El local es bonito. La ubicación es ideal (para echar rostro, como decimos en mi pueblo). Evitar la terraza en verano! (no tienen los rociadores esos que tanto ayudan a soportar el calor en Madrid y otras ciudades con baja humedad ambiente). Comimos unos tacos de burrata con vegetales, frutas (creo que fresa ácida) y albahaca (bien, refrescante). De plato principal, arroz meloso con vieiras y alioli con almendras (bien, aunque un poco pesado… el alioli es muy rico pero por la almendra no aporta lo que uno espera del alioli… no sé, no contrasta lo suficiente con el arroz). Pez mantequilla con trigueros (bien, tal vez un poco pasado el punto del pez mantequilla). De postre un soufflé de chocolate que más bien era un coulant, con helado de maracuyá que no alcanzaba a aligerar lo pesado del coulant. Eso, regado con una copa de rueda y agua, nos salió por 60€ con 40% de descuento del tenedor. El precio, con descuento, es razonable. Sin embargo, sin el descuento, habríamos pagado lo mismo que por comer en Nikkei 225, por ejemplo. Estamos comparando dos restaurantes con locales bonitos, muy bien ubicados, buen servicio, pero en uno se come bien y en el otro te quedas contando los días hasta que puedas volver a probar algo de semejante nivel. Evitar si no es con descuento del tenedor.

26/04/2014

Buen Restaurante, correcto servicio

Ayer estuvimos mi marido y yo cenando en este restaurante.
La ubicación no podía ser mejor, Velazquez esquina Hermosilla.
Nos recibieron nada más entrar y decidimos quedarnos tomando algo en el bar de estilo neoyorkino que tienen, hasta que fuera la hora de la reserva ( con el tenedor).
Muy puntuales acudimos a nuestra mesa, con el miedo a que nos sentaran en la peor ubicación, como habíamos leido en reviews anteriores que hacían con los que íbamos con la oferta del tenedor, no fué así, nos dieron una mesa muy buena,
Al sentarnos nos tomaron nota de las bebidas rápidamente y nos las trajeron con un par de aperitivos muy apetitosos. Nos pedimos de entrantes "fardos crujientes de queso brie y frambuesa ácida sobre una cama de canónigos y tomatitos confitados" y la tapa ganadora de un premio ...steak tartar de ternera envuelta en un periodico (todo comestible), nos gustaron mucho.
De segundo pedimos el "pez mantequilla reposado en crema de cebolla caramelizada y trufa, crudite de espárragos" y el "solomillo de Buey a la Parrilla con cebollitas francesas mantecadas con azafrán, naranja y milhojas de pisto y berenjerna"....Increible el solomillo, buenísimo. E pez mantequilla también estuvo bien en cuanto a sabor, pero estaba frío. Y finalmente de postre un coulant de chocolate y helado de mandarina y dos cafes,
Salió con la oferta del tenedor por 85€, pero nos sentimos muy agusto en el restaurante, el servicio fue muy correcto y la comida cumplió las expectativas....Asi que volveremos!

07/09/2013

No esta mal, pero debe mejorar.

La primera sorpresa es la ubicación: En la terraza, lo cual hace, en el día de hoy, una comida muy agradable.

Como aperitivos iniciales, una crema de zanahorias y un buñuelo de pimientos del piquillo, ambos, muy agradables.

Como entrantes:

Buñuelos de trufa: Muy originales y con buen sabor
Croquetas de cecina: Bien, pero sin más.
El Periódico: Tapa premiada, pero que no transmite nada, salvo su originalidad.

Como platos principales:

Pez mantequilla: Lo mejor, suave, bien presentado y buen contraste de sabores
Tartar de atún rojo: Normalito, no transmite nada especial, el guacamole un pegote encima, excesivamente sólido y con sabor anodino.

Como postre:

Tarta de queso y frutos rojos: Anodino, en la carta dice que tiene un corazón líquido de galleta, hoy al menos, es falso, sólo llevaba una base de galleta sólida.

No obstante, si la ubicación es en la terraza, se puede ir.

Precios altos en relación con su calidad.

08/12/2013

no lo vale

Cena sábado. Diciembre 2013
Enredando enredando no entiendo aún cómo pero terminamos reservando con El Tenedor. No podía estar mal ¿no? ya conocíamos el sitio, habíamos leído críticas no muy malas.....

Lo primero que nos vino a la cabeza nada más llegar: "joder, ACME tiene razón y nos calzan en una de las mesas del centro destinada a los pobres que venimos de El Tenedor".

Servicio: propio de un resort Todo Incluido del caribe. Apresurado, malo y con el único objetivo de hacer "touch down" con el plato en la mesa y a seguir corriendo.

Comida: Normalita. Dos de los tres platos llegaron muy templados y con temperatura un tanto irregular.......mal asunto

Si nos descuidamos nos largan en una hora....¡ pero si tardo más en cenar en Lateral !! Iban a todo pasto, lo único positivo fue que al menos nunca nos faltó vino en la copa, rellenaban a saco

El precio nos pareció un robo con la oferta (41pp). Sin ella, creo que tendrían que llamar al SAMUR para atendernos. Sin la oferta hubiéramos pagado exactamente lo mismo que la semana pasada en Al Trapo que no es que esté en otra liga, está en otro mundo.

Por último, ningún vino que recuerde baja de 2.5 veces su precio en tienda.

En fin, que no siempre se acierta y ayer nos tocó pinchar. A ver si nos quitamos la mala leche hoy en el aperitivo.

----------------------------------------------------------------------------------------
No estuvimos en el restaurante. Queríamos probar la zona de pinchos de la terraza y bueno, no está mal.
Hay un poco de todo, tiene muy buena presentación y en general está todo rico. Por hacer menciones, muy buenas (y caras) anchoas, ricos dados de salmón y aceptable foie aunque no lo sirvieran como indicaba la carta. Las minihamburguesas me parecieron más flojas. El ambiente muy agradable, relajado.
A las 23.30h quisimos tomar una copa después de cenar y no nos dejaron ¿?. Resulta que la terraza cierra a las 12-12.30pm, pero en ningún momento nos ofrecieron el fabuloso (y vacío) lounge interior. Igual es que entre semana la maitre quería terminar pronto....

09/01/2014

Para momentazos

Un espacio amplio y acogedor.
Estuvimos en un reservado 6 personas: fantástico el trato, estábamos como en el salón de una casa (ninguno de los 6 tenemos un salón así, claro).
La calidad de la comida, fenomenal. Merece la pena pegarse un lujo así de vez en cuando.
A destacar las croquetas de cecina. Steak tartare, una delicia para no iniciados como yo.
Las cantidades de éste son enormes.
El solomillo que pidieron mis amigas, tenía un aspecto y sabor buenísimos.
Botella de Arzuaga crianza 25 €. Barman sirve las copas en la mesa preparándolas allí mismo con una barra portátil.
Lujo que merece la pena.

14/08/2013

Muy rico, algo caro

Estuvimos un viernes en pleno agosto y la terraza estaba casi llena pese a que hacía calor. La carta es fina y con muy buenas ideas, los buñuelos de trufa son muy originales y están muy ricos. El falso ravioli de pan es original pero se hunde en un suave pure de patata... mejor probar otra cosa. El tartar de atún muy rico y el pez mantequilla también. No llegamos a los postres pero tenían muy buena presentación.El sitio hace honor a su ubicación y al precio, mejor reservar con promoción porque si no es caro: dos cervezas, agua, dos primeros, dos segundos y dos cafes 93€ sin promoción, 63€ reservando con El Tenedor.El personal es muy amable y atento, la maitre es muy buena. Para una ocasión especial se puede repetir.

24/07/2013

Buena cocina que es lo que importa, y local espectacular. Para repetir pronto

Estuvimos anoche, miércoles, y pese a que la entrada podría pasar desapercibida completamente y no llama en absoluto a hacerse ilusiones sobre lo que espera dentro, una vez subes las escaleras de piedra te encuentras con, posiblemente, uno de los mejores restaurantes de Madrid en cuanto a lo que se refiere al local. Techos altísimos, una decoración lograda... A la izquierda una terraza dividida en dos zonas, una para copas con mesas altas y otra para cenar, luego un pasillo que cuenta con varios salones con reservados y al fondo el comedor principal. Debo decir que me parece que quizás las mesas están algo juntas, eso me pareció al sentarme. Son bastante amplias, pero se agradecería algo más de intimidad. También me fijé en las mesas que había preparadas para dos personas, nosotros éramos cuatro, y pensé que no sé si me gustaría comer ahí si fuese con mi novia por ejemplo. Están como en el medio del comedor, y pese a que no están contiguas una al lado de otra (sino que están puestas para que te sientes espalda con espalda con alguien de la otra mesa) me llamó la atención.
Pese a estos pequeños detalles y como comento, el sitio es increíble. Localización perfecta.
Nosotros cenamos dentro y el ambiente era tranquilo, estaba la terraza hasta arriba pese a que hacía algo de calor y el comedor interior tenía cuatro o cinco mesas a parte de la nuestra, sorprendente entre semana.

La carta no es muy extensa pero con platos que llaman la atención y apetece probar. Veníamos cuatro (tres chicas) con lo que las cantidades pedidas, y lo bebido, quizás no sean la mejor referencia.
Pese a ello como dije en mi primera opinión mantengo la idea de ir comentando plato por plato para que podáis haceros la mejor idea posible.

Muy correcto el servicio, todo a su tiempo, sin agobiar. Fueron amables, y atentos en todo momento. Nosotros no pedimos vino, pero me fijé que el servicio del mismo en la mesa de al lado fue más que bueno.

---------------------
---------------------

Antes de pedir nos trajeron un aperitivo similar a unas croquetas pero de pimiento, bien. Buen detalle ya que luego cobran el pan. No entiendo esos sitios que clavan 3€ de pan y no sirven ni unas aceitunas.

Después tomamos las croquetas de cecina (14€), muy buenas. Con una masa suave, y el punto crujiente que deben tener unas buenas croquetas. En la mesa coincidimos en que era una buena idea la cecina, porque tiene un sabor algo más intenso que el de un jamón normal. Dos por persona con lo que el reparto fue sencillo.

También para compartir, los fardos de queso brie crujientes (12€). Un plato que destacaba por la presentación pero que no quedaba atrás en sabor. Bien también.

Al mirar la carta vi que había como un anexo en el que salía una tapa del chef de Loft 39 premiada en 2011. Palabra clave: steak tartar. Así que como soy un loco de este plato no pude dejar pasar la oportunidad.
Lo llaman "El Periódico" porque viene presentado como un rollito envuelto en una mini-página de periódico comestible. Un aderezo de mostaza y miel. La presentación de 10, sobre un libro a modo de plato con un cristal encima. Quizás no sea el mejor tartar que puede probarse en Madrid, que creo es el de Zalacaín, y también algo por debajo de otros que también me gustan como en Maldonado 14 o Gala, pero aquí contaba el concepto. Y eso está logradísimo. Son 5€ y merece la pena pedirlo si te va la carne cruda.

Después un segundo por persona. Dos de ellas pidieron linguini (14€), pude probar y tenían buen sabor sin ser lo que yo hubiese pedido en un sitio como este. Acompañados de salsa de langostinos y parmesano, y con buen punto de cocción de pasta. A mi me gusta un poco más al dente porque luego en el plato acaba de ablandarse.

La tercera tomó el ravioli de pan y yema de huevo (10) con trufa y jamón ibérico. Ojo porque es un único ravioli, en realidad es un entrante. Si esto lo lee Alberto de Luna con las cantidades que come él, pensará que es una locura pedir esto como plato principal. El ravioli estaba fantástico. No sé si sería exclusivo de ayer por tener el chef un buen día pero todo hay que decirlo. Muy bueno.

Yo me decidí por el tartar (24€), pero esta vez de atún. Suelo evitar pedir este plato fuera de ciertos restaurantes, como Miyama, Kabuki y algún que otro japonés de primer nivel, pero he de decir que estaba muy bueno. Un toque picante sin ser excesivo, cebollino justo, y sobre el atún venía un poco de aguacate de forma que si a alguien no le gusta siempre puede apartarlo sin estar todo mezclado. Si te gusta el tartar, recomendaría probarlo aquí.

Dos postres y ambos merecían la pena, aunque a 9€ la pieza se me hace un pelín caro. La tarta de manzana y la de queso. Sobre todo esta segunda, fantástica. Con una base de galleta y nada empalagosa. Muy suave. Estuvimos a punto de repetir. La de manzana también estaba buena, pero no tanto.

Con tres cervezas, dos refrescos y un agua...

TOTAL DE LA CUENTA 140€. 35€ por persona.
Si se viene con algún descuento de los ya conocidos es fácil que se hubiera quedado alrededor de los 100€ (25€/pers).

---------------------
---------------------

En una cena en la que pida algún entrante más, segundos más potentes y una botella de vino, quizás se puede ir hasta los 50-60€ por persona.

¿Merecería la pena de ser el caso? En mi opinión sí. Estoy harto de ir a sitios en los que acabo pagando esto mismo y que no me aportan nada nuevo. Aquí solo el local y la ubicación ya hacen subir el precio. Si le sumas la opción de una terraza que no está en medio de una acera/coches aparcados en el Barrio de Salamanca y que la comida está muy cuidada, es normal que el precio suba un poco. Hay que pensar las cosas...

Para mi, 100% recomendable. Habría que ver si mantienen el nivel en el servicio durante los días de fin de semana cuando suele haber más agobio. Recomiendo reservar, porque apuesto a que es un sitio que viernes y sábado está hasta arriba.

03/04/2013

Muy bueno, con tu tenedor.

El local es una chulada, el servicio bastante profesional y la comida vamos por partes, el Ravioli de Pan y YEMA DE HUEVO, espuma de patata, trufa y jamón ibérico ni fu ni fa, el salmorejo (a quien se le ocurriria pedir esto aqui), regular, perdon pero es que soy cordobés y eso no era exactamente salmorejo, los buñuelos ricos, la crema trufada bastante bien y con mucha diferencia lo mejor de los entrantes fueron las milhojas de vieiras con trompetas de la muerte a la crema y mantequilla noissette, un plato muy rico, de los segundos el solomillo estaba imperdonablemente pasado de punto, aun asi tierno, y lo mejor que probé fue el pez mantequilla reposado en crema de cebolla caramelizada y trufa, crudite de espárragos verdes y tomate confitado al aroma de tomillo, me encanto, plato por encima del resto, de postre un helado para compartir con mandarina y adornitos que estaba rico y era helado, no se puede decir mucho más y una tarta de manzana correcta, con una botella de cava y cervezas, salimos a unos 36 por persona, precio impresionante, aunque si vas con gente de comer y pides mas vino se te puede escapar facil a 45, evidentemente con la oferta del tenedor, por tanto si hubiera tenido que pagar 60 - 65, por eso o poco más conozco restaurantes que preferiria con los ojos cerrados, por lo que pagamos, dificil de competir en calidad/precio con Loft 39, asi que le pongo 4 por el tenedor, sin el no le pondria 4 estrellas.

12/02/2013

Bonito pero,....

Febrero 2013. Cena Sábado

Finde de peros,....

Ya se ha dicho mucho lo de qué bonito, espectacular es este lugar y no por mucho decirlo deja de ser cierto. Yo de mayor me quiero mudar aquí, con escalera de piedra a la cochera, techos de 4 metros, terraza encima de la nespresso y a un paso de 'to'. Quizás la jode un poquito la entrada pero bueno, que el sitio es chulo es una verdad irrefutable, especialmente la zona de los pseudo salones privados, mejor si cabe que el gran comedor del fondo. En este último, huid como de la peste de la hilera de mesitas de dos en medio de la sala, claramente orientadas a parias de eltenedor, despistados o pijo-perroflautas porque no hay otra explicación a qué pintan esas mesas ahí otra que dar cobijo a 'restaurados' de segunda. Cosas de los descuentos, ¿o no?

Servicio: Pues amables lo justito y con algunos detalles feotes. Sensación de 'estrés' permanente, pides una copa de vino y no te preguntan por las opciones, pides primeros para compartir y te los traen casi juntos y haciendo malabarismos para que quepan en la mesa, la primera vez no te dan a escoger pan y la siguiente sí,.... ¿Cosas del tenedor?. En finx,...

Comida: Regulín.

Las raciones son grandes, con acabado en plato un tanto 'extravagante', hortera vamos y ya pasadito de moda, al menos en mi humilde opinión. Y lo peor que, aunque en carta todo parece apetecible, salí de allí con la certeza de que la comida no es , ni por calidad y ni por ejecución, el fuerte del local. Tomamos:

- Croquetas de cecina: Estaban buenas aunque la salsa de tomate que las acompañaba era bastante lamentable.

- Habitas con chistorra y puntitas de chipirón. Las habitas estaban duras para mi gusto y las puntitas eran casi rabas. No me gustó nada.

- Sapito a la brasa con boletus. Inaceptablemente seco.

- Carrillera de otoño. Quizás lo único medianamente aceptable. La carne tierna y bien preparada. Eso sí, le sobra adorno.

Con cañas, una copa de David Moreno, aguas y cafés 75€ total para dos ( sin la oferta del tenedor pasaría de 105€). Por hacer una comparación de calidades, precios y zonas, el Edulis le da mil vueltas.

Con respecto al ambiente, esperaba mayor pijería capitalina. Sólo había el puretismo habitual en los salones. En el comedor, es menos predecible en cuanto a fauna porque te toca un cumpleaños del barrio y ya estás jodido como fue el caso.

Por cierto, el lounge a las 23:45, como un solar.

Me da a mi que éste se va a quedar para comida de trabajo o para una copa en la terraza en verano pero lo que es para disfrutar del comercio, na de ná, de ná.

Regards.