Este sitio ha cerrado, si crees que esta información no es correcta: ponte en contacto con nosotros

Ver otros restaurantes cocina mediterránea en Madrid

Loft 39 - CERRADO

Ordenar por:

relevancia fecha

14/01/2016

Un restaurante que me gusta, aunque no me sorprende.

Pascua Ortega detrás del interiorismo, gente fina y a ratos algo puesta del Barrio. Perfecto lugar para cenar despues de un dia de tiendas por la zona. Están ahora rememorando los 10 años y recuperaran platos exitosos. Creo que casi nunca defrauda y el servicio es correcto. Tomamos agua mineral y una botella de Terras Gauda, fresca.
Y lo que pedimos a la carta, fueron unos espárragos trigueros, un puré cremoso de patatas con ravioli de yema. Pollo relleno y Chipirones con su crujiente de tinta. Todo rico y que estaba francamante bueno, con sabor y textura. Para finalizar dos descafeinados por aquello no de quedar toda la noche con ojos como platos, y un postre discreto a compartir. Con un descuento de 28 euros por el Tenedor, nos salió la noche, la cena, a 85 euros para dos personas. Para repetir y sería ya mi cuarta vez que iría a este restaurante.

25/07/2014

Se come bien, pero la relación calidad precio es pésima.

Sólo unas breves notas: El local es bonito. La ubicación es ideal (para echar rostro, como decimos en mi pueblo). Evitar la terraza en verano! (no tienen los rociadores esos que tanto ayudan a soportar el calor en Madrid y otras ciudades con baja humedad ambiente). Comimos unos tacos de burrata con vegetales, frutas (creo que fresa ácida) y albahaca (bien, refrescante). De plato principal, arroz meloso con vieiras y alioli con almendras (bien, aunque un poco pesado… el alioli es muy rico pero por la almendra no aporta lo que uno espera del alioli… no sé, no contrasta lo suficiente con el arroz). Pez mantequilla con trigueros (bien, tal vez un poco pasado el punto del pez mantequilla). De postre un soufflé de chocolate que más bien era un coulant, con helado de maracuyá que no alcanzaba a aligerar lo pesado del coulant. Eso, regado con una copa de rueda y agua, nos salió por 60€ con 40% de descuento del tenedor. El precio, con descuento, es razonable. Sin embargo, sin el descuento, habríamos pagado lo mismo que por comer en Nikkei 225, por ejemplo. Estamos comparando dos restaurantes con locales bonitos, muy bien ubicados, buen servicio, pero en uno se come bien y en el otro te quedas contando los días hasta que puedas volver a probar algo de semejante nivel. Evitar si no es con descuento del tenedor.

07/09/2013

No esta mal, pero debe mejorar.

La primera sorpresa es la ubicación: En la terraza, lo cual hace, en el día de hoy, una comida muy agradable.

Como aperitivos iniciales, una crema de zanahorias y un buñuelo de pimientos del piquillo, ambos, muy agradables.

Como entrantes:

Buñuelos de trufa: Muy originales y con buen sabor
Croquetas de cecina: Bien, pero sin más.
El Periódico: Tapa premiada, pero que no transmite nada, salvo su originalidad.

Como platos principales:

Pez mantequilla: Lo mejor, suave, bien presentado y buen contraste de sabores
Tartar de atún rojo: Normalito, no transmite nada especial, el guacamole un pegote encima, excesivamente sólido y con sabor anodino.

Como postre:

Tarta de queso y frutos rojos: Anodino, en la carta dice que tiene un corazón líquido de galleta, hoy al menos, es falso, sólo llevaba una base de galleta sólida.

No obstante, si la ubicación es en la terraza, se puede ir.

Precios altos en relación con su calidad.

12/02/2013

Bonito pero,....

Febrero 2013. Cena Sábado

Finde de peros,....

Ya se ha dicho mucho lo de qué bonito, espectacular es este lugar y no por mucho decirlo deja de ser cierto. Yo de mayor me quiero mudar aquí, con escalera de piedra a la cochera, techos de 4 metros, terraza encima de la nespresso y a un paso de 'to'. Quizás la jode un poquito la entrada pero bueno, que el sitio es chulo es una verdad irrefutable, especialmente la zona de los pseudo salones privados, mejor si cabe que el gran comedor del fondo. En este último, huid como de la peste de la hilera de mesitas de dos en medio de la sala, claramente orientadas a parias de eltenedor, despistados o pijo-perroflautas porque no hay otra explicación a qué pintan esas mesas ahí otra que dar cobijo a 'restaurados' de segunda. Cosas de los descuentos, ¿o no?

Servicio: Pues amables lo justito y con algunos detalles feotes. Sensación de 'estrés' permanente, pides una copa de vino y no te preguntan por las opciones, pides primeros para compartir y te los traen casi juntos y haciendo malabarismos para que quepan en la mesa, la primera vez no te dan a escoger pan y la siguiente sí,.... ¿Cosas del tenedor?. En finx,...

Comida: Regulín.

Las raciones son grandes, con acabado en plato un tanto 'extravagante', hortera vamos y ya pasadito de moda, al menos en mi humilde opinión. Y lo peor que, aunque en carta todo parece apetecible, salí de allí con la certeza de que la comida no es , ni por calidad y ni por ejecución, el fuerte del local. Tomamos:

- Croquetas de cecina: Estaban buenas aunque la salsa de tomate que las acompañaba era bastante lamentable.

- Habitas con chistorra y puntitas de chipirón. Las habitas estaban duras para mi gusto y las puntitas eran casi rabas. No me gustó nada.

- Sapito a la brasa con boletus. Inaceptablemente seco.

- Carrillera de otoño. Quizás lo único medianamente aceptable. La carne tierna y bien preparada. Eso sí, le sobra adorno.

Con cañas, una copa de David Moreno, aguas y cafés 75€ total para dos ( sin la oferta del tenedor pasaría de 105€). Por hacer una comparación de calidades, precios y zonas, el Edulis le da mil vueltas.

Con respecto al ambiente, esperaba mayor pijería capitalina. Sólo había el puretismo habitual en los salones. En el comedor, es menos predecible en cuanto a fauna porque te toca un cumpleaños del barrio y ya estás jodido como fue el caso.

Por cierto, el lounge a las 23:45, como un solar.

Me da a mi que éste se va a quedar para comida de trabajo o para una copa en la terraza en verano pero lo que es para disfrutar del comercio, na de ná, de ná.

Regards.

23/08/2012

La entrada al Loft 39 es espectacular, unas escaleras elegantes de palacete nos llevan al piso de arriba donde están esperando para recibirte. La terraza es muy bonita, está muy agradable montada y por uno de sus lados está acotada por el propio palacete, pero la parte de mesas altas donde nos sentamos deberían cuidarla un poco más, da sensación de que no es acorde al resto. Teniendo en cuenta el calor de Madrid deberían tener unos chorritos o ventiladores que refresquen un poco, y algo de música ambiente para que no se oigan los coches.
La carta de tapeo está bien aunque no impresiona, lo mejor unos daditos de salmón y los panecillos que ponen con el foei, muy variados y calientes, pero deberían ampliar y modificar algunas cosas más normalitas. La atención correcta.

26/02/2010

Buenos mojitos

He estado varias veces en Loft 39 aunque nunca cenando, asignatura pendiente porque he escuchado comentarios favorables y desfavorables sobre este restaurante que tan de moda estupendo hace un año.
Lo que si recomiendo es ir a tomar una copa tempranera, los mojitos que prepara el barman son de los mejores de Madrid.
El ambiente es muy acogedor.

07/10/2006

Roberto lo descubrió en octubre de 2006

Viva el snobismo

Imagina la ostentación hecha imagen en la ropa, las colonias o los coches. Esto es a Loft39 en los restaurantes. Suelos de marmol, techos muy altos, columnas por el interior y suelo reluciente. Enclavado en un primer piso de la mejor zona del Barrio de Salamanca. Con una atención exageradamente formal y con un precio muy elevado para lo que es la carta (50-60€ sin vino). Normalmente podrás toparte con gente conocida (ex presidente de fútbol y empresarios el día que comí yo). Si necesitas impresionar sobremanera en una cena de trabajo es tu lugar, sino es tirar el dinero. Por cierto, la comida estaba buena :)