​Abrió sus puertas en 1977 de la mano del chef José Espasandín. El mejor lugar donde podrá degustar los platos más tradicionales y creativos de nuestra cocina Vasco-Gallega disfrutando de un acogedor ambiente y un servicio esmerado. Un nuevo concepto de restauración sin perder la esencia de toda la vida.

Ordenar por:

relevancia fecha

26/03/2017

Un lugar familiar

Escondido en la calle Azcona, del barrio de Guindalera se encuentra este concurrido y familiar restaurante de corte clásico pero con sus puntos de modernidad.

Renovado el local hace un par de años, los montes de Galicia parece haberle dado también una vuelta a su carta, sin perder las raíces que le han llevado a su éxito familiar. Una carta ecléctica pero en la que tanto si apuestas por platos clásicos como aquellos algo más atrevidos saldrás satisfecho.

Muy buenos los buñuelos de bacalao, verdaderamente bien rebozados y con un buen sabor. Muy muy buena (aunque tiene poco mérito) la cecina de wagyu, marmoleada a más no poder. Bueno y amplió el cebiche sashimi de vieira con pipirrana de mango y ají amarillo, plato fresquita y con una gran cantidad de vieiras. Por último un tataki (véase un buen filete poco hecho cortado algo más fino de lo habitual) aderezado tipo steak tartar y con aguacate, este último detalle no entendí por qué estaba en el plato ni qué sentido tenía.

Correcto servicio, local bonito y renovado. Buena bodega y si van a tomar un postre, no lo duden la tarta de queso está bastante buena. En general me recuerda demasiado a los locales del grupo Oter, de los cuales Madrid está plagado. Esta no es mala comparación, dado que simplemente son lugares familiares, donde se come bien y uno se siente bien tratado.

Bodega: 7

Local: 7

Servicio: 7

Cocina: 6,5

RCP: 6

Precio medio: 35 – 45 euros pp

Síganme, no se corten y vean todas las críticas, valoraciones y documentos gráficos en lamandarinavaliente.wordpress.com o a través de Twitter en @lamandarinaval

08/07/2018

Mucho y bueno y caro

Comida julio-2018

La verdad es que este sitio tiene muchas cosas positivas, como es un local muy chulo, buena distancia entre las mesas y sobre todo un servicio agil y empatico, controlando tiempos a la perfeccion. Y eso que habia tres macrocomidas famlilares (de los de mesas largas de 40 personas al menos cada una) que no hicieron resentirse a la cocina ni al ruido del local.

En cuanto al comercio:
- Doble aperitivo: tapita de crema de esparrago y buluelos de bacalao. El bacalao digno de pedirlo.
- Empanada de sardinillas: Un fijo a pedir. Excelsa,
- Ensaladilla: Monumental racion. digna pero no destacable
- Morcilla: No la pidais.
- De segundos, costilla (rica), merluza (muy rica) y rodaballo (fabulosa). Cocinado simple pero con un muy buen producto
- No se pidieron postres, pero trajeron una tarta de queso para que la probaramos. Muy buena pero dos escalones por debajo de Cañadio.

A destacar las enormes raciones que hizo que salieramos rodando.

Con solo un par de copas de vino, mucha agua y cerveza, asi como cafes, y con chupitos (muy buenos por cierto, no esos licores amarillos radiactivos que a veces te ponen), salimos a 48 por cabeza. Con vino, te puedes ir a 60 sin problemas. aunque puedes laminarlo con un primero para dos o para tres si no sois pantagruel

24/06/2016

Local chulísimo, producto y buena mano

Junio 2016

un clásico recién renovado con una estética preciosa, un lugar súper acogedor y agradable y una oferta gastronómica renovada con una larguísima carta en la que encontrar desde los clásicos de la casa (fabulosa empanada o pulpo a la gallega) hasta propuestas más actuales como ceviches y tatakis.
Lugar ideal para llevar a tus padres y que todo el mundo salga encantado gracias a su buen hacer, el gran producto que manejan y la simpatía del servicio de sala. Ticket medio 35-50€ pero hay opción de barra (con cócteles incluidos)

04/07/2016

Cocina gallega. Deja buenas sensaciones.

2-7-2016. Mediodía.

Consideraba a este lugar como un restaurante mas de cocina gallega, no destacable por nada en especial, en definitiva, uno mas. Sin embargo, al recibir noticia de cambios en sala y en sus propuestas, mas abiertas, mas creativas, motivó el realizar una primera visita, que no solo no ha defraudado sino que hará que volvamos por aquí.

Salas bien montadas, agradables, buena separación entre mesas, muy concurridas de clientela; un servicio de sala, profesional, de los de vieja escuela, con ese particular estilo que hace que te sientas cómodo.

Carta de comercio extensa, quizás demasiado extensa, con propuestas donde se mezclan los clásicos de esta cocina con otras mas creativos. En definitiva, una carta explorable para próximas visitas.

Carta de bebercio, amplia y con precios de tipo medio. En este capitulo nos hemos decantado por un Silva Daponte, godello, DO Monterrei, que no conocía, un vino equilibrado y muy fresco, que ha gustado y mucho.

Sin aperitivos previos, cosa poco vista en los últimos tiempos, comenzamos con la ingesta.

- Empanada de sardinas, con tomate y tomillo. Sabrosa empanada y generosa de contenido. No se si es la mejor o si esta entre las mejores, pero ha gustado tanto como para repetir.

- Ceviche-sashimi de vieiras, con pipirrana de mango y aji amarillo. Preparación que intenta acercar la cocina peruana. Un muy buen producto, bien fileteado, muy buen sabor, que queda realzado con la leve presencia del mango y con un muy bien logrado aji. Esta muy bueno.

- Rape a la plancha con chutney de zanahorias, puré de ajo negro y mahonesa de hierbas. Muy generosa ración de rape (este tamaño de ración, hacia mucho que no lo disfrutaba), bien plancheado, buen contraste con la zanahoria, algo falta de sabor la mahonesa pero compensada con la potencia del puré de ajo negro. Buen plato.

- Solomillo de vaca, mousse de foie y salsa de cerezas. Excelente carne, agradable la salsa de cereza con una mousse para nada cargada de foie, permanece el sabor pero no es cargante en boca, no anula el sabor de la carne.

- Tarta de queso gallego. La buena impresión que llevábamos hasta ahora, aquí se viene un poco abajo. Muy normalito, sabor escaso, demasiado compacto. No nos ha ha convencido.

Cafés con hielo, sin petit fours, con chupitos de pacharan, obsequio de la casa.

Como conclusión, buena experiencia y buenas sensaciones. Por aquí volveremos.

Yanzoo

Creo que hay/había otro en el Barrio del Pilar al que nunca nos hemos atrevido a entrar...

4 de julio de 2016

Gath

He leido que tienen otro establecimiento, pero no puedo opinar; esta es nuestra primera experiencia y desde luego, ha sido grata.

4 de julio de 2016

18/07/2016

Gallego actualizado en el "downtown" de La Guindalera

Comida domingo julio 2016

Experiencia redonda, por decoración, por ambiente, por servicio y por cocina.

Un imprescindible en La Guindalera, con permiso de sus majestades.

Continuará...

01/03/2015

para tapeo, de lo mejor

De los cinco estrellas del barrio de La Guindalera. Como restaurante no se, pero para ir de tapas es de lo mejorcito.

El otro día pedimos unas cañas. Nos pusieron de buenas a primeras un plato de canapés grandecitos y otro de jamón. Segunda ronda de cañas nos sacaron, atención, un plato de costillas y otro de ¡macarrones!

Con tapas tan generosas vale la pena ir siempre, para no perder el espíritu de las tabernas madrileñas

29/07/2014

se come muy bien

Voy a empezar por decir que descubri este restaurante por que me invitaron a comer ahi ,cuesta un poco encontrarlo pero se llega bien ,os quiero contar que el decorado es bastante unico y acogedor ,yo la verdad quise verlo entero como tiene dos salones y no son iguales pues la curiosidad me pico.La comida es realmente muy buena ,es imposible que mires en la carta y que no te quedes un rato pensando que pedirias mas de un plato o dos o probarlo todo casi de lo que hay y no es para menos por que despues de probarlos te quedas sorprendido en muchos aspectos (presentacion,sabor,cantidad ) los precios tampoco estan mal si te acoges a alguna promocion /oferta que tengan ,ah si mejor ir con reserva por que te puedes encontrar que no tengan mesa libre(es lo que nos paso a nosotros ) por si os pasa sepais que tiene una barra tambien y unas mesas para tomar algo mientras .Bueno pues ahi os dejo mi pensamiento y cuando vaya la proxima ves hare fotos y las subire ,Ciao a todos

07/12/2011

Buena comida a buen precio

Los Montes de Galicia es un restaurante que no defrauda. La materia prima es de buena calidad, el servicio es excelente, simpático y muy atento (lo cual lamentablemente es digno de mencionar en los tiempos que corren porque cada vez escasea). Pedimos el menú de 25 euros, con el cual puedes elegir cualquier primero + segundo + postre de la carta, sin restricción. eSs cierto que con IVA y bebidas sube un poco, y además hay ciertos platos de la carta que tienen suplemento de 6 euros, pero aun así, merece mucho la pena. Casi siempre que he ido está lleno, y creo que es para repetir.
Me gusta mucho.

22/05/2010

Yo he ido varias veces, reservando por teléfono. La comida bastante buena, para mí lo mejor de la carta la ensalada de jamón ibérico y jamón de pato, excelente. El lomo de buey (para dos) muy rico también y muy abundante. Los postres están ricos la mayoría, a mí el que más me gustaba el Parfait lo han quitado de la carta (que pena!!), probé el mousse de coco y mango y el mousse de sidra, mejor el primero. Yo siempre he cogído el menú de 25,95 euros, así no tienes mucha sorpresa, La bebida es aparte. En este menú puedes escoger un primer y un segundo plato de la carta y el postre.