Un pedazo de Galicia en el corazón de Chamberí. Vanguardia y tradición de la mano del Chef Manuel Domínguez.

Ordenar por:

relevancia fecha

06/08/2016

¿Sin estrella michelin?: Incomprensiible

Una escapada gastronómica y artística de fin de semana a Madrid en pareja, motivo nuestra visita al Lúa, un sábado de finales de enero al mediodía, previa reserva de mesa para dos.

Las buenas críticas del lugar que circulan por Internet nos acabaron de decidir que sería el lugar para disfrutar de una tranquila y asequible comida en Madrid. ¡Ojo! Que los precios de los platos no son para poder disfrutar cada día de su cocina, pero sí para un capricho o escapada gastronómica.

Excelente ubicación, en el tranquilo barrio de Almagro, a pocos metros de la plaza de Chamberí y a un paseo de Chueca.

Disponen de una agradable terraza para días en que el tiempo acompañe; no fue la ocasión de poder disfrutarla. La primera grata sorpresa fue la enorme puerta centenaria que franquea la entrada al comedor. Una puerta con historia y mucho peso que -aviso- cuesta abrir.

Nos acomodaron en una amplia mesa redonda, bien vestida ubicada en el comedor de la entrada, con el resto de mesas ya ocupadas. Disponen de un comedor en la planta de abajo con aproximadamente la misma capacidad. Sin problemas de espacio y con la separación adecuada entre ellas.

Decoración elegante, clásica con toques modernos, donde se respira tranquilidad. No es un local para ir con niños, o al menos no lo recomiendo, ya que al Lúa se viene a disfrutar de la A la presentación del personal de sala, ya teníamos decidido que íbamos a por el menú degustación. Su precio 52€ (IVA incluido) con 3 aperitivos, 2 entrantes, 2 principales y 2 postres. Ese día renunciamos al maridaje de vinos (amplía el PVP del menú degustación a 78€).

La amplia y bien seleccionada carta de vinos nos acabó por decidir que comeríamos con un vino catalán de mi lista de favoritos: un Furvus 2009 de DO Montsant. De precio correcto (29€) teniendo en cuenta que en la calle sobrepasa los 15€.

Mientras acabamos de seleccionar el vino nos invitaron a elegir el pan; había tres tipos disponibles, entre los que destacó el de maíz, que incitaba a repetir, y más con el aperitivo que nos sirvieron mientras decidíamos la elección del vino: una esferificación de aceituna bañada de forma espléndida en un excelente aceite de oliva virgen. Con la creativa aceituna acabamos con la primera remesa de pan.

Empezamos la experiencia gastronómica con los tres apertivos: una torrija de tomate y arengue marinado, un royal de espárragos con verduritas, del que destacó su presentación en una enorme piedra de mármol, y una sopa de ají de gallina con crujiente de bacalao. Éste último fue el que menos disfrutamos, por el excesivo sabor a ave, no se notaba el gusto a bacalao ni a las huevas de caviar que le acompañaban.

Seguimos con los dos entrantes y nuevo avituallamiento de pan para acabar de rematar el plato. Siguieron las alcachofas con un ceviche de salmón marinado y el plato con referencias catalanas en el nombre: socarrat (chamuscado) de conejo con carabinero. Sin duda, de los que más me gustaron, con una excelente materia prima y muy bien presentado. Plato muy creativo montado sobre una base de arroz y bañado por una mayonesa de chile que combinaba muy bien los sabores. Habría repetido varias veces.

Pasamos a los dos platos principales: raya sobre crema de ibéricos y ajada, y venado con crema, que substituía al plato de ternera. Buena elección el plato de raya, que no es un pescado con una gran tradición gastronòmica en España, pero de carne muy sabrosa. El plato de venado, de potente sabor, con una ligera salsa de soja.

Dejamos sitio para los 3 postres, exquisitos: piña colada, brownie con helado de turrón y sopa de vainilla de excelente sabor y, cómo no, presentación.Acabamos la velada gastronómica con un pequeño intercambio de impresiones con Manuel, el chef, y sus futuros proyectos del lugar, mientras admiramos la excelente bodega a la vista. En breve reformarán el local para apuntarse a la ola de los gastrobares, que viendo el panorama de la restauración en Barcelona, son mucho más rentables que un restaurante gourmet.

Poníamos fin a la experiencia con unos petit fours acompañando un café italiano, al cual nos invitaron.

Más de dos horas de espectáculo gastronómico donde se cuida cada detalle, desde la comodidad, la presentación y un excelente servicio.

El precio final de la cuenta poco más de 70€ por comensal, de un excelente menú degustación.

Como digo en el título, resulta sorprende que no disponga de algún reconocimiento internacional, aunque casi puede ser mejor.

No dudo en recomendarlo para veladas tranquilas.

Una lástima que la distancia y la economía no me permita disfrutarlo más veces.

Actualización noviembre del 2015

¡Ya tiene su estrella michelín!. Muy merecida por cierto.


Pues ya tiene su estrella michelin

acme

Hace mucho que no voy pero aunque sea solo por proselitismo aplaudo tu criterio. Yo disfruté mucho en Lúa, en su primer y terrible local de Zurbano

3 de febrero de 2015

spider72

Cómo andan ahora de precio...éste era de los caros-caros...

4 de febrero de 2015

Guillermo Castilla

Pendiente publicar mi experiencia, pero como avanzo en el título: me pareció "barato", para calidad, comodidad y atención. Sobre unos 70€ cubierto completo del menú degustación con botella de vino Furvus 2010 Do Montsant que ya se llevaba casi 30€ del presupuesto :)

4 de febrero de 2015

spider72

Pues han bajado yo creo. Me suena que hace años era como poco 170-180 dos personas.

4 de febrero de 2015

spider72

Bueno soy un poco exagerado. No como poco, era comiendo mucho y bien.

4 de febrero de 2015

Guillermo Castilla

Nos invitaron a los cafes, por cortesia del gallego, que es como le llaman al Chef Manuel, y renunciamos a la cerveza de aperitivo, pero no llegó a 150€ dos personas....

Por los que nos informaron pronto estarán de obras, porque se apuntan a la moda del gastrobar. En Barcelona ya son muchos los estrellados o resturantes gourmet que se están apuntando a una moda que no me convence....

Así que a darse un lujo que no os defraudará :)

4 de febrero de 2015

spider72

Sin duda es de los pendientes

4 de febrero de 2015

Guillermo Castilla

¡Una merecida estrella michelin!

27 de noviembre de 2015

Alforomeo

Estuve hace poco y me gusto mucho. Mesas grandes, buen servicio, tempos un poco rápidos (aunque va por gustos) y del menú algunos platos excelentes y otros que no fueron redondos es lo que me dejó al 90%, pero la RcP me parece muy buena. A 80 por barba con muy buen vino y una copa. Muy aceptable.

28 de noviembre de 2015

26/03/2017

Gracias

Estaba Lua en mi lista de "PENDIENTES"; pase el deseo a mi lista "TOUR 2017", y al final, pude hacer una reserva en una fecha que me venia bien.
Pedimos el Menú Degustación; el resultado, más alla de los 90 euros/pax (con maridaje) es EXCELENCIA.
Evidentemente, cada uno puede contar "la feria según le va", aunque el conocimiento sobre la cocina y la restauración también tienen influencia sobre nuestros comentarios en cualquier medio. El crítico francés Gilles Pudlowski, dijo que "para poder hablar con criterio de un restaurante, hay que haber comido antes en 1.000".

A pesar de que MI valoración, como he indicado antes, es de EXCELENCIA,salgo de Lua, con la completa seguridad, de que a MI, no me gusta la "nueva cocina de mercado" o mejor dijo, prefiero otra cocina, quizá más tradicional (sobre todo basado en el "Lingote de cochinillo bañado con salsa hoisin", que aunque esta muy bueno, y el menú era degustación, estoy acostumbrado a otra cosa)
Prefiero los platos de @ClaraMChef en @hola_cocina

Centrandome en nuestra visita a Lua..............
- el local, muy bien acondicionado. Decia mi pareja en clave de humor, tras ver el estilo de las paredes, y la visita al baño, que se preocupan más en decorar ese último que el resto del local.
- staff de sala: correcto; bien servido y explicados los platos (aunque le entidiamos poquito), por parte de camarero y sumiller
- bodega: pedimos maridaje (viendo el precio de los vinos en la carta, preferimos esta opción; creo que acertamos).
- menú: DEGUSTACION (conocido con sus tres aperitivos, dos entrantes, pescado y carne, y los postres)
Aperitivos: Navaja, Carpaccio y Capuchino.
Entrantes: Colmenilla y Foie mi-cuit
Pescado: Corvina; Carne: Cochinillo.
Postres: Melocoton, Brownie y Petit fours.

NOS GUSTARON MUCHO: el Capuchino, el foie, y la Corvina (el pescado me recordo mucho a la "Merluza con piel de curry rojo" del 38 de Larumbe.

RECOMENDABLE: A MIS amigos, NO; a otros que amen la cocina y el buen hacer, SI. (y que no les escueza el dinero del menú, porque si no, no disfrutaran pensando en los euros).
¿VOLVERE?: Espero volver en la BARRA, y probar (entre otros) el famoso "salpicon de mariscos" que me recomiendan.

08/12/2016

2-3 estrellas...estaba dudando, porque el servicio que recibimos no era lo mejor. (sabía poco de vinos, olvido platos etc)
Algunos platos muy buenos y algunos malos. De los 4 platos de carne había solo uno que no era solo de grasa.
Y salimos los 4 con hambre después el menú (menos mal que pedimos 2 postres más)

25/06/2017

GALLEGO 10

Sencillamente espectacular.
Pulpo. Tacos de cerdo. Tartar de corvina. Ceviche. Ensaladilla.... todo de 10 (servicio incluido). Mi consejo es que te dejes asesorar por ellos.

Muy buena RCP.

20/12/2016

Excelente

El menú es fantástico y la atención es magnífica! Me encantó

12/09/2016

Nueva estrella

Bien, pero no sorprendió. Local muy agradable. Ajustado en precio para ser estrellado, menú sin bebidas a 60€.
Por probar picoteo (deluxe) en barra.

19/04/2016

Gran sitio

Nos acercamos debido a los buenos comentarios respecto al pulpo a feira (muy bien de punto, algo raro en Madrid) y no decepcionó. A destacar la ensaladilla, el tartar de atún, los fritos de merluza, las bravas de langostinos (en tempura), nos gustaron algo menos las verdinas y el rabo de toro.
Los postres a buen nivel, el más flojo la tarta de queso
El local muy agradable.

13/05/2016

Trás dos intentos de ir por mi cuenta que dieron ambos el mismo resultado de local lleno, por fin conocí Lua hace unos meses en una cena de la Asociación de Gourmets de Madrid.

Este fue el menú completo que degustamos:

Zamburiña en ceviche con perla de leche de coco
Irlandés de boletus y crema de lentejas
Foie mi cuit con queso San Simón caramelizado sobre coca de pan de cereales
Huevo poché con crema de patata, tierra de torreznos fritos y trufa
Merluza al vapor sobre crema de maíz, verduritas y praliné de cacahuete
Carrilera de ternera glaseada en salsa de curry verde y setas shitake
Ensalada de pan, chocolate amargo, rúcula y frutos rojos

Todo rico.

Servicio muy atento y servicial.

19/01/2016

No fue el día

Lunes 30-11-15

Impresionante llegar a un sitio recién estrellado y tener tan mala experiencia. Soy de los que vuelve tras buenas recomendaciones, pero aquí me va a costar.

Los detalles del servicio fueron tan malos y tantos que me da cosa hasta contarlos. Detalles muchos:
- No me dieron opción a pedir, de primeras empezaron con el menú.
- Dos platos con la cerveza vacía, tuve que llamarles para pedir que me sirvieran.
- Dudas entre manzanilla y te y la camarera olió las teteras allí delante! WTF!

Parecía de chiste lo del servicio, no se si les pille en fichajes nuevos de golpe pero muy mal.

El menú bien, compensado, justo para una cena, aunque nada me llamó en exceso la atención.

Salimos a 70€ por cabeza con dos cervezas y una copa de vino. Me quedé con la sensación de que, por ese importe, puedo disfrutar mucho mas en otros sitios.

Esperaré buenas nuevas del resto de la familia 11870tera

spider72

pues a tenor de las últimas experiencias...me parece que la sensación es parecida en todos

20 de enero de 2016

03/01/2016

¿Michelin?

2-01-2016. Mediodía.

Segundas partes nunca fueron buenas. A veces, tengo que reconocer que esa máxima se cumple.

Mira que intento ser comedido y razonable en mis comentarios, mira que intento quedarme siempre con la parte positiva de lo que veo y experimento, y trato de disculpar los errores que cualquier cocinero, - son seres humanos -, pueden cometer en su noble trabajo: aportar satisfacción y alegría a sus clientes, a través del estomago. Pero cuando no se puede, pues no se puede y ademas es imposible.

Primera visita después de la obtención de la estrella michelin, y casi siete meses después de la ultima visita. A pesar de haberlo calificado, en aquella ocasión con cuatro estrellas, uno no salió de aquella experiencia con la convicción de estar ante un grande de la cocina, salió, mas bien, reconociendo un buen lugar, una buena cocina, pero como muchos otros lugares.

Pues para despejar las dudas y ver que cambios se han producido que justifiquen ese reconocimiento al que tantos aspiran, pocos consiguen y que genera tantas controversias, rendimos visita en esta primera visita del año. (En este punto debo reconocer que este no era el lugar elegido inicialmente para este evento, pero al estar completo el seleccionado, opte por este lugar. Craso error)

Obviamente voy a utilizar las conclusiones de la anterior visita, para justificar mis nuevas opiniones.

Respecto a la anterior visita, mucha mas afluencia de publico (se nota el tirón del premio obtenido), hoy incluso la sala inferior habilitada, donde nos ubican. Todas las salas llenas.

Se había dicho que en esa sala inferior, la temperatura era mas bien baja, hoy, en cambio tenia temperatura variable, tan pronto tenia una temperatura agradable, como saltaba el aire acondicionado y daban ganas de ponerse un abrigo.

Servicio de sala, correcto, atentos a los detalles, buen ritmo de salida de platos, no asi las explicaciones, un tanto "mecánicas".

Opción de menú degustación, a 60€/pax. Carta de vinos, con algunas cosas interesantes, a precios medio altos, de los cuales optamos por una referencia curiosa: A Tiro Fijo 2012, una mezcla de uvas de Treixadura, Godello, Albariño, Loureira y Lado. Diferente y agradable.

Solicito una guía del menú para poder hacer el seguimiento, se me informa que uno de los platos ha sido sustituido, concretamente la raya por corvina, bien, no hay problema.

Una vez en mi poder la guía y vista con detenimiento, sorpresa, muchos de los platos/ingredientes ya estaban aquí hace siete meses. Caray, ¿se ha quedado el chef sin imaginación? Tan solo ha movido algunos ingredientes de un plato a otro, pero la base es la misma. ¿Como? ¿Esto es un michelin? Yo tenia leído que las bases para la concesión son o eran: producto, creatividad, cocción, sabor, RCP y regularidad. Esta claro que algo ha cambiado, salvo la regularidad, lo demás brilla por su ausencia. Mal empezamos.

Aparece el aperitivo de turno: Esferificaciones de aceituna con aceite Oro de Bailen. Hombre, cuanto tiempo. Repetición de la experiencia anterior, salvo por el aceite de acompañamiento, hoy jienense en lugar de orensano. ¿Pero después de siete meses aun seguimos con esto? Las esferificaciones tuvieron su momento, pero esto ya debería estar superado, ¿Donde esta la creatividad y la innovación que se espera de un michelin?

- Salmón ahumado y marinado en miso y crujiente de tinta de calamar. Salmón correcto pero en la experiencia anterior el crujiente ya estaba, en aquella ocasión acompañaba al pulpo en ceviche.

- Sopa de aji de gallina, zamburiña y torreznos de bacalao. Al coincidir con un momento de funcionamiento del aire acondicionado y ser un plato tibio, hasta resulta agradable.

- Pulpo con espuma de ceviche. Plato repetición de la experiencia anterior, aunque hay que confesar que en un alarde de imaginación se ha añadido como decoración unas huevas de salmón y de pez volador. Ah, no, que esas huevas también estaban antes, aunque en otro plato.

- Tartar de carabinero sobre gazpacho de manzana, apio y fruta de la pasión. Version innovadora de un tartar o tal vez trampantojo. Mas que tartar es una papilla con un sabor que no podría definir. En cambio el acompañamiento, - el gazpacho-, si lo sirven como postre, hasta me valdría. No entiendo que quiso hacer el chef con este plato, no me ha gustado nada, no obstante, le concederé el beneficio de la duda.

- Foie micuit sobre empanada de pera y queso San Simon caramelizado, polvo de pipas de calabaza y compota de membrillo. Plato realmente bueno, no diré que está inspirado pero si parece seguir la escuela creada por Pedro Larumbe con su afamada milhojas de foie y papaya caramelizada.

- Lomo de venado con puré de castañas y cuscus de frutos rojos. Plato super clásico, de manual, la combinación de carne de caza, con los frutos rojos y la castaña, denota un altísimo grado de creatividad.

- Corvina, polvo de romescu y gelatina/sopa de callos. Vamos al lío. He de reconocer que la idea del plato no está nada mal, pero sorprende encontrar un pescado que tiene la piel no en el exterior del cuerpo sino en su interior. ¿Como? Ah, no, si es que han doblado el pescado para que parezca una tajada normal, pero son tan cortitos que lo han dejado crudo en su interior, y son tan cortitos, que piensan que el cliente no se va a dar cuenta, claro como están siempre llenos, y somos michelin, pues claro, nadie va a decir nada. Pues va a ser que no, desdoblo el pescado para que se pueda apreciar mejor su estado de crudo, llamada al camarero, este lívido, reconoce que nunca ha visto el pescado hecho así, se lleva los platos, para comunicarlo en cocina, han pasado las horas, y aun estamos esperando no ya una disculpa, que seria deseable, sino simplemente una explicación. Y ello a pesar de haber solicitado por twiter , tanto al chef como al propio restaurante una explicación, hasta ahora, ni puñetero caso,.... Asi da gusto. Solo subo foto de este plato, una general y otra de detalle.

- Sorbete de mandarina con espuma de coco. Cumple su función, refresca y limpia la boca.

- Brownie de chocolate, helado de turrón, crema de vainilla, trufa negra y ralladura de lima. Postre, con una ligerísima variante, ya ofrecido en la anterior experiencia. Como ya dije entonces, muchas cosas en el plato pero poco mas.

Cafés con hielo y petits fours, no incluidos en factura, ahora no se, si es invitación o si está incluido en el precio del menú.

Por todo lo dicho, por su falta de innovación, creatividad y respuesta, no volveré a pisar este local, han perdido un cliente, que por otra parte tampoco les importa demasiado, viendo como tienen de llenas sus salas, por mi parte, les ayudaré no ocupando ninguna mesa.

Obviamente, el contenido de este comentario se ciñe solo a cuestiones gastronómicas, pero en esta visita han acontecido otras cuestiones que no son objeto de este comentario, pero que estar, están.

---------------------------
23-5-2015. Mediodia.

Despues de mucho tiempo ( mas de un año), y atraido por los buenos comentarios que la remodelacion del local, ha suscitado entre criticos y usuarios de diferentes portales gastro, - curioso el grado de consenso -, volvemos para comprobar in situ todas estas bondades de las que tanto se habla.

Efectivamente, el local ha cambiado radicalmente. Planta de calle, con barra y zona de mesas altas, para una comida mas informal (practicamente vacia), pequeño espacio de mesas para restaurante propiamente dicho (lleno), una zona privada a la que se accede a traves de la cocina (llena), planta inferior dedicada a restaurante (llena) y una terraza exterior (llena).

Lo primero a destacar y que percibes nada mas entrar, es un espacio mas acogedor, mas apetecible, predispone positivamente y eso, de entrada, es muy satisfactorio. Lejos queda ya, aquella sensacion del pasado, de entrar en un espacio, rigido, formal, silencioso en extremo, austero en la decoracion, gente de sala vestidos de manera "academica", trato serio, marcando distancias con el cliente, y que fueron la causa por la que no repetimos experiencia. A veces, por muy bien que funcione la cocina si no conectas con la sala, puede provocar una reaccion de rechazo.

Para este reencuentro, nos hemos decantado por el menu de degustación, cuyos comentarios no tienen excesivo interes toda vez que al ser cambiantes, de hecho el proximo lunes se cambia, lo degustado probablementeno tendra vigencia, salvo en el momento de la ingesta.

Nos ubican en la pequeña zona de mesas "formales" de la planta de entrada, lo cual me permite visualizar la barra y la zona de mesas "informales", con resultado positivo, no tanto por el manejo de la misma, - practicamente vacias -, cuanto por haberla escudriñado bien. Por cierto, esta zona es la unica por la que transita el chef, si estas por las zonas "formales" solo le ves pasar.

Carta de vinos, como ya se ha explicado por otros usuarios, no esta mal concebida salvo los precios, subiditos de tono. En este capitulo nos decantamos por un Monsant, de garnacha blanca, Les Sorts del 2013.

Con caracter previo al menu degustacion, y siguiendo las muchas reseñas leidas, hemos comenzado con su afamado pulpo a feira, servido, como mandan los canones, en plato de madera, con su aove, su sal y su pimenton, pero sin cachelos. Muy bueno, aunque algunos trozos, emho, estaban un poco blandos, no obstante y para proximas visitas, volvera a ser requerido.

Pasamos al menu de degustacion de hoy.

- Esferificacion de aceituna, un clasico en la cocina de este lugar, que se repite en el tiempo, tal vez la unica novedad, no lo recuerdo de veces anteriores, sea el acompañar con un aove gallego de la zona de Orense, Eidos.

- Pulpo en cebiche con crujiente de tinta de calamar. No tiene el sabor de los cebiches peruanos, pero se deja comer, agradable en boca.

- Salmorejo de melocoton, zamburiña marinada en limon, huevas de salmon y pez volador. Plato tecnico, bien resuelto, en nuestra mesa ha recibido el aplauso.

- Molleja de cordero, romescu y mahonesa de chile. Tierna y jugosa, aunque no hemos apreciado, en boca, ni el romescu ni la mahonesa.

- Royal de esparragos, verduritas, sardina ahumada y tierra de oliva negra. Bastante bien, aunque en este plato, no ha habido quorum.

- Socarrat de conejo y carabinero. Debo decir que no me gusta el conejo, pero hoy, debia ser mutuo, al menos a nivel de sabor no lo he apreciado, lo cual agradezco, deber ser que el bicho al verme salio corriendo, y como consecuencia de su huida, me ha gustado el plato, con un fuerte sabor a carabinero.

- Raya sobre crema de ibericos y ajada. Sabroso, potente de sabor, muy bueno.

- Jarrete de ternera sobre acompañado de una crema de batata y zanahoria. Otro gran plato, a un correctisimo jarrete, muy meloso le va de cine, el sabor ligeramente dulzon de la batata..

- Piña colada, formada por helado de piña, espuma de coco, porciones de piña y una crema ee arroz blanco. Un muy buen prepostre, rico, refrescante, limpiador. Muy bueno.

- Brownie de chocolate, crema de vainilla, praliné de cacahuetes, helado de turron, crujiente de frutos rojos y ralladura de limon y trufa de temporada. Postre de contiene muchas cosas, ninguna mala, pero me ha parecido simplemente eso, muchas cosas en el plato. No me ha convencido.

Petit fours y nuestros cafes con hielo, obsequio de la casa, completan esta experiencia, que ha servido para redescubrir un lugar que tenia olvidado, que nos deja buenas sensaciones y al que, sin duda, volveremos.

Yanzoo

Este lo tengo en futuribles.. esperaré a tu reseña.

18 de mayo de 2015

acme

Si José luis le ha puesto una estrella a un local es que el mismo Belcebú se ha aparecido en modo cocinero o jefe de sala. Voy cociendo las palomitas para leer el relato.

2 de enero de 2016

Avelio

Se masca la gastro-tragedia...

3 de enero de 2016

Yanzoo

apufff al irte tenías que haber dicho que eras "enviado" de la guía Michelín, igual así te hubieran hecho caso...siguiendo tu estela les voy a dejar otra mesa libre. No tanto por el desacierto del plato pero sí por la falta de consideración con el cliente. De un estrella Michelín se espera otra cosa.

3 de enero de 2016

Cristina

@acme, eso mismo he pensado yo, ¿una estrella? Debe de haber sido algo similar al Apocalipsis... La esferificacion debe llevar ya mas de 4 años, yo la recuerdo de mi primera visita.

3 de enero de 2016

acme

Atención Jose Luis, que al hilo de lo que ha dicho Cristina me he ido a mi opinión y resulta que esa corvina la tomé yo en 2011. Tela.

3 de enero de 2016

Gath

@acme. Lei tu reseña y vi que efectivamente ya la degustaste en el pasado. Esto es una rueda continua, de tal suerte que parece que solo manejan determinados productos/preparaciones que van rotando. Ahora, ¿recuerdas si tu corvina tambien tenia la piel en el interior? Confieso que la idea del plato me ha parecido muy buena, pero la nuestra, era solo piel y carne cruda, sin cocinar, y todavia, ...., sin contestar.

3 de enero de 2016

acme

Releo y debió gustarme pero ya no lo recuerdo, José Luis. A mi aquel Lúa me gustó y, hasta tu reseña, lo tenía en futuribles próximos

3 de enero de 2016

Gath

Debes volver, estoy convencido que la barra y las mesas altas (primera sala) es otro concepto totalmente diferente.

3 de enero de 2016

acme

A la barra ya he ido y me gustó, a pesar del tamaño de las raciones.

3 de enero de 2016

Gloria in the sky

Nosotros estuvimos el año pasado y, efectivamente, estaban la esferificación de aceituna, la sopa de ají en aquella con salmón, el cebiche de pulpo. Eso sí, al menos han cambiado el jarrete por el lomo de venado :-D

El sitio no me llamó la atención. Cocina correcta pero sin gracia.

4 de enero de 2016

Pamplinero

Madre mía, un pescado relleno de su propia piel, eso sí es innovar.

21 de enero de 2016

Lady Spider76

COINCIDO CON JLG. aquí la Guía Michelin se ha columpiado, pero bien.

21 de enero de 2016

fresandco

En algún momento se dignaron a contestar sobre la intrapiel? Sería una trampantojo "el buen pescado que quería ser malo"

17 de septiembre de 2016

Gath

Jamas, Fresandco, nunca recibi respuesta. A estas alturas comprenderas que ya no tenga ningún interés en recibirla, y por otra parte, a aquellos lugares que puntuo como a este, no tengo intencion de volver.

17 de septiembre de 2016

30/12/2015

Buena cocina que sin embargo no me emocionó. Servicio y ambiente mejorable.

4-

Después de la polémica de las últimas estrellas del muñeco lorzas de las ruedas y ver como mis queridos Alabaster o Spai Kru se iban a casita como vinieron decidimos terminar el año en este Lúa, el tapado del 2015 y comprobar si la fórmula mesa & mantel nos encajaba un poco mejor que la barra, que en su día y before-star, nos dejó un poco igual.

Local en dos ambientes, que diría mi madre: piso de arriba para carta de barra y piso de abajo para los menús. Hay que decir que los camareros tienen muy ensayado el "caña-downstairs" con las bandejas.

Mientras que la parte de arriba me gusta como ambiente de barra, la de abajo me dejó un poco igual (ojo que estamos juzgando esto con monóculo, que hablamos de un restaurante con estrella michela, que aunque se supone que la primera no cuenta el local, por precio hay que ponerse en modo Sargento-de-hierro y sus camisetas de colores). En fin, una sala de sótano bien acondicionada pero sin ningún interés (ni para bien ni para mal). Mesas amplias y sillones cómodos, eso sí.

Al bajar la escalera tuvimos que decir por la gloria de su madre que dieran la calefata...el frío era tremendo. Me pregunto el porqué ninguna de las otras mesas lo había solicitado.

Primer detalle curioso: 7-8 mesas y sólo hay una carta de vino (y además ya con más ferias que el Palomo de la Torre). Es decir, que hasta que la mesa previa no decida, pues a esperar. Sí ya lo sé, esto no es comprensible. En cualquier caso, una carta muy completa con muchas referencias y precios no demasiado subidos para ser un estrellado.

**** Nota .- Desde que un cíber-colega que sabe mucho más de esto que yo me confesó que en los maridajes se mete mucho vino regulero-rarito junto a alguno bueno, ya no pido maridaje. Lo noto en mi bolsillo y en mi disfrute.****

NUESTRA OPCIÓN:

Lúa solo sirve un menú a 60 euros (86 euros si se marida) muy completito: 3 aperitivos, dos entrantes, una carne, un pescado, un prepostre (forma pija de llamar a un sorbetillo) y un postre. Petit Fours Yes pero cafeles To be Paid Separately.

En general aunque la impresión es buena (y el precio no es exagerado) nos pareció un menú un tanto desigual en cuanto a resultado.

SALMÓN MARINADO Y AHUMADO SOBRE CRUJIENTE DE TINTA DE CALAMAR. Buen aperitivo. Correcto como inicio del sarao.

SOPA DE AJÍ DE GALLINA, ZAMBURIÑA Y TORREZNO DE BACALAO. Muy notable, y eso que el ají mata un poco el resto de sabores. A mi me gustó mucho.

PULPO CON ESPUMA DE CEVICHE. Me dejó igual. La espuma me mató el sabor del pulpo y la textura de ambos no me convencieron. Esperaba más del pulpo de Lúa.

TARTAR DE CARABINERO SOBRE GAZPACHO DE MANZANA Y APIO. Único fail del menú. Toda la mesa opinó similar, la textura del tartar, demasiado blanda junto con el gazpacho lo hacían poco gustoso de comer.

FOIE MICUIT SOBRE EMPANADA DE PERA Y QUESO.- Un platazo. Suave y untuoso el foie y perfectamente equilibrado con la contundencia de la empanada, apenas una fina lámina que apoyaba sin llevarse nada por delante.

CORVINA SOBRE SOPA DE CALLOS Y CORONADA CON TIERRA DE ROMESCU. También un gran plato. Redondo y contundente sin ser pesado. Maravilloso maridaje callo + pescado. Quien lo diría. Muy bien.

VENADO SOBRE PURÉ DE CASTAÑAS Y CUSCUS DE FRUTOS ROJOS. Buena calidad de carne, pero decepcionante como fin de fiesta. Por debajo de los platos anteriores, me supo casi-casi a plato de boda.

Flojísimos los prepostres y postres, un sorbete de mandarina con espuma de coco y un brownie...¡un brownie!...con helado de turrón cuya única novedad era que estaba coronado con trufa fresca (inútil por insípida en un helado).

Con dos botellas correctísimas de Crozes-Hermitage a 32 eur unidad, agua y cafés, tocamos a 76 eur/pax, 307 euros 4 cabezas.

DETALLES QUE NO SE VEN PERO ESTÁN:

Creo que la experiencia mejoraría con un servicio de sala un poco más amplio. Si bien el que está ejecuta todo de forma correcta, sólo hay una persona para 8 mesas. Como dan servicio de vino, no te quiero contar la de paseos que esta chica, como ya digo correcta y profesional, se da para servir el vino, los platos, retirar los cubiertos...a mitad del servicio ya es asistida por uno de los camareros del piso de arriba, si no no hay quien emplate una mesa de 4 a la vez.

Pasión. Dónde está mi pasión. Como decía el libro de A. Espinosa, "Si tu me dices ven lo dejo todo, pero dime ven". Explícame el plato pero con un poco de emoción. No hace falta que seas como Paco Valladares declamando a Antonio Machado, pero por favor, que suene un poco menos mecánico.

No hay aparcacoches. De nuevo a estos precios no debería ser así. Al menos un concierto en el parking de al lado sería un buen detalle.

Servicio de pan correcto con algún toque exótico: "me pone más pan de maíz por favor". respuesta: "de momento, no hay". Fully True. En el siguiente pase de pan ya lo había, unos 10 min después. Digo yo que si se trataba de cortarlo, pues se hace antes y todos contentos. Detalles. Detalles. Detalles.

CONCLUSIÓN: Si bien la cocina de Lúa es muy notable y algunos platos nos parecieron soberbios, el conjunto no nos terminó de convencer. Aparte de pulir algunos platos, el servicio en sala es muy mejorable (me viene a la cabeza el de Alabaster, impecable, por señalar a los nominados o por supuesto el de mi querido Aldaba). En suma, no me fue mal, sin terminar de funcionar del todo. Y aunque las comparaciones son odiosas, y esto va en gustos, sigo viendo este Lúa un escalón por debajo de Alabaster, Spai Kru o Dstage con el que comparte una estrella, si bien éste tiene un precio muy superior.


**********************************************
Opinión de barra - 2015.

3-

Nos ha dejado igual la barra de Lúa, aunque hay que decir únicamente probamos 3 medias raciones. Ya sabéis estamos quizá ante un caso de "habré pedido yo mal".

3 estrellas que se nos van a 3- debido a la RCP.

Local cómodo, fresquito y muy bonito. Las mismas paredes de ladrillo visto que tenemos en Dstage u Hortensio...en cualquier caso se está muy a gusto en un ambiente de luz tenue pero suficiente.

Carta de tamaño considerable para la barra, con platos muy apetecibles, posibilidad de raciones y medias raciones.

NUESTRA OPCIÓN:

MEDIA (2 TACOS) DE SALMÓN AHUMADO CON MISO, YUZU Y CHILE DULCE. Regular. El Taco de salmón me resultó muy duro.11 EUROS. Caro para la cantidad que es, especialmente siendo salmón.

MEDIA DE CEBICHE DE PULPO. Correcto de sabor. A mi me gustó más que a mi acompañante, aunque en cualquier caso no enamora. 7 EUROS.

MEDIA DE NUGGETS DE MOLLEJA. Caro y flojo. 10 eur por una pequeña cazuelita de mollejas rebozadas fallidas, el empanado le resta casi todo el sabor.

Con 4 copas de vino Albariño muy fresquito, 44 EUROS.

DETALLES QUE NO SE VEN PERO ESTÁN

1 eur por el servicio de pan...en la barra. No es de recibo. Qué cuesta obviar esos detalles?

Albariño a 3,50 eur en barra es demasiado.

CONCLUSIÓN: Aún siendo un local muy agradable para estar, la barra no me convence...y siento decir que la oferta de mesa + mantel no es de las prioritarias después de esta mini-exploración taburetera,

Sr Rodriguez

Fluctuación del precio del pan en Lúa: mayo sin coste y en julio pasa de 2€ a 1€ en una semana....igual meten a mano el precio a discreción

8 de julio de 2015

spider72

1 eur por persona...osea 2 euros.

8 de julio de 2015

Sr Rodriguez

Ahhhh

8 de julio de 2015

Guillermo Castilla

No se si es generalizado, pero la estrella suele venir acompañada con una subida de tarifas. Al menos en los que he visitado ante y pos estrella en BCN. Mi experiencia en el Lúa, hace casi un año, fue excelente. Me pareció de estrella.
En febrero repito en el Disfrutar, que visité sin estrella y volveré con estrella. Veremos si se repite la historia.
Buen fin de año!!

30 de diciembre de 2015

spider72

Hola @guillermo. Pues en este caso sí, pero no demasiado. Nosotros pagamos 60 y veo en tu post que tu 50 y tantos. Disfrutar está en la spider agenda hace tiempo...

De hecho nos decantamos por Lúa por, entre otras cosas, tus comentarios.

Feliz 2016!!!

30 de diciembre de 2015

18/12/2015

Galicia en una barra para disfrutar

Diciembre 2015 - visita a la barra estelar de Lúa. ¡Qué pulpo!

Conocía el menú degustación de Lúa cuando en febrero del 2014 visité el local previo a la reforma. Una cocina sobria, bien ejecutada, inspirada fuertemente en Galicia, la simpatía y cercanía de Manuel y una raya en caldeirada con risotto de wakame fue lo que quedó en la memoria.

Una estrella Michelín, una reforma integral del local incluyendo una barra y un año y medio más tarde he vuelto para encontrar un local que me ha parecido precioso y en el que me he sentido muy cómoda. La luz entrando a raudales por los ventanales, las maderas que lo hacen acogedor y un servicio muy atento han sumado a que mis sensaciones fuesen de lo más placenteras.

En cuanto a la oferta gastronómica de la parte informal, Manuel se ha mantenido fiel a la tradición gallega incluyendo algunos platos con giros más actuales que se pueden pedir tanto en ración completa como en media la mayor parte de ellos. El pulpo, de obligada presencia en esta casa, aparece en tres versiones: ceviche, al horno y À FEIRA; y fueron las dos últimas versiones las que catamos destacando el fantástico clásico "a la gallega" (1/2 ración 8€) que llega sin cachelos pero en un punto glorioso. El PULPITO AL HORNO con crema de patata y ajada (14€) también es notable y se presenta como un cefalópodo de tamaño mini, con su cabeza y todo, donde destaca una vez más el punto de cocción del animal. Para no dejar de mojar ese surtido de Madre Hizo pan que sirven.

La ENSALADILLA de MARISCOS (1/2 ración, 12€) es suave y cremosa y aunque ligeramente fría entremezcla las carnes de los productos del mar con una suave y casi imperceptible patata convirtiéndola en un gran entrante para la comida al igual que la EMPANADA del día que en este caso fue de pollo y cortesía de la casa, jugosa y tierna.

Sorprenden las BRAVAS de LANGOSTINOS (1/2 ración 8€) que se asemejan a la tempura del 99Sushi bar pero presentándose las porciones más individualizadas, perfectamente fritas, nada grasientas y con una mayonesa picante casi adictiva en la que posteriormente manchamos algunos de los NUGGETS DE MOLLEJAS (1/2 ración 10€) que nos recomendaron pedir y que perdían el sabor del producto por el rebozado.

Para terminar, y por todo lo alto, sublimes las VERDINAS CON CARABINERO (1/2 ración 10€) en las que uno se puede perder tranquilamente entre la textura completamente mantequillosa de la fabe, el punto perfecto del animal y el potente sabor de todo el guiso a este; seguimos sin dejar de mojar.

A los postres no llegamos puesto que las raciones, aún en media, me resultaron muy correctas. Me han puesto sobre aviso de sus callos con garbanzos y no dudo en pasarme por allí con brevedad a probarlos, dicen que son un lujo.

Como ven, la cocina es sencilla, sin ningún alarde ni efectismo, pero está perfectamente ejecutada y el producto de fondo está muy bien elegido. Me ha gustado, mucho, esta versión informal de Lúa y me alegro por Manuel, que tras más de 10 años luchando en la capital ha demostrado ser todo un gladiador.

Sr Rodriguez

Ese pulpo inflaccionado de la vidaaa...

18 de diciembre de 2015

Miss Migas

Pues 62€ dos personas abundantemente comidas no me parece nada mal....

18 de diciembre de 2015

Gath

Para lo que habeis comido, ese precio esta bastante bien, maxime teniendo en cuenta que el menu "serio" en mesa, se cotiza a 60€/pax. El cual, tampoco me parece caro.

18 de diciembre de 2015

Sr Rodriguez

En la nota no hay señal de bebida, imagino que habrá que sumarlo.

18 de diciembre de 2015

Miss Migas

Agua de Doña Isabel para el niño y la niña, que estamos en fiestas y no es bueno excederse. L cocido de hoy será una excepción, por supuesto.

18 de diciembre de 2015

Sr Rodriguez

A tener en cuenta

18 de diciembre de 2015

30/12/2015

No se me enamora el alma, no se me enamora

4--

Ya se que es muy complicado encontrar un restaurante de esos que te enamoran. Lúa es un lugar donde comer bien, pero le falta la magia que uno busca para repetir, para comentar, para que una simple comida te deje huella.

No podría poner muchas pegas a su cocina (ojo sí al tema de la sala). Ayer disfrutamos de uno de esos menús que te gustan casi al 100% pero ...nada más.

Platos perfectamente ejecutados y de una redondez destacable, junto a otros que, sin duda, son merecedores de una vuelta más de tuerca.

A destacar en positivo la ronda de aperitivos que a mi me gustaron todos de mucho a bastante a excepción de la sopa de ají que no me dijo gran cosa.

De los dos entrantes uno muy bueno y otro realmente malo (para mi). Destaco como mejor plato del menú un micuit sobre empanada de pera y queso que estaba muy muy rico. Como contrapartida un Tartar de carabinero con gazpacho de manzana que claramente anuncia que no todo vale en fusión. Mal.

De los principales mucho mejor la corvina que el venado que francamente no me aportó más que el sabor del cus cus de frutos rojos, en realidad sólo me supo a mermelada de frutos rojos.

Los postres...el sorbete olvidable y el postre no estaba mal, pero la trufa sobre el helado sabía a papel.

Si tengo que dar una valoración de la cocina de Lúa para mi sería un 8.

Pero el servicio, ese servicio no está a la altura de la cocina. Y no les culpo. Había una persona para atender 8 mesas y luego se sumó algún ayudante.

Creo que tan importante como comer bien en un restaurante de estas características es beber bien. Aquí no hay servicio de sumiller, ni se le espera. Ni recomiendan ni hacen amago. Recuerdo el servicio de sala de Aldaba, o de Caray (muy lejos de una estrella), y de tantos otros y me echo las manos a la cabeza.

En resumen la gente de sala hace lo que puede, pero no hay pasión por lo que hacen, no explican los platos, no te recomiendan un vino...el servicio sólo te marca la mesa y te pone los platos, de forma profesional eso si.

Así es que el servicio se queda en un 6.

Siempre valoro la decoración pero en este caso me bajaría la media. Lúa no es bonito, al menos la parte de abajo donde está el comedor principal. La barra es mucho más bonita.

Volveré?. pues creo que no.

Cocina: 8
Servicio: 6
Decoración: 6

spider72

Sí te explican los platos...aunque a uña de caballo.

30 de diciembre de 2015

Lady Spider76

Los cantan casi, yo a eso no lo llamo "explicar"

30 de diciembre de 2015

Lady Spider76

Sin el casi, los cantan y punto. Para eso lo leo en la carta del menú.....ah no! que no nos dieron

30 de diciembre de 2015