Del Grupo La Máquina, este restaurante se encuentra ubicado en un edificio de principios del siglo XX y cuenta con un espacio de más de 1000 metros divididos en cuatro plantas con zona de barra. Propone "un paseo gastronómico por el mundo", cocina fusión - asiática, italiana, mexicana y española - y cócteles de autor.

Ordenar por:

relevancia fecha

08/01/2018

Buena comida en un entorno estupendo

Lux es el último de los proyectos de Grupo La Máquina. En este caso, el segundo en la afamada y repleta de postureo, calle Jorge Juan. La zona no engaña, es lo que es, gente mona, lugares para ver y ser vistos, pero como particularidad en este caso, en este restaurante se come especialmente bien.

En un local enorme, de 3 pisos, el Grupo La Máquina ha sabido plasmar todo aquello que sabe hacer: cocinar bien, apostando con recetas que gustan a todos (mayores, pequeños y gente de todo pelaje) en un local muy bonito, amplio y con un servicio muy profesional. Todo esto puede parecer lo correcto, lo mínimo, pero creo que es más difícil de conseguir de lo que muchos piensan.

Aquí se come bien. Buen ejemplo es la tortilla francesa, poco hecha, jugosa, rellena de foie y colmenillas, un plato sencillo pero muy compensado de sabores. Correctos los buñuelos de bacalao, bien fritos pero quizá demasiado suaves. También buenas las patatas a la importancia con carabineros, un plato de toda la vida, refinado en este caso con un producto tan bueno. Verdaderamente excepcional el rape asado a la parrilla, perfecto de punto y de sabor, aunque le faltaba cierta gracia a sus acompañamientos. También quiero hacer un inciso, dado que probamos de forma puntual unos niguiris de vieira, cuyo arroz era verdaderamente sorprendente, recordando incluso al de los mejores retaurantes de Tokio. Suelto, bien aireado, de tamaño perfecto.

Buen apartado de vinos, aunque no haya medias botellas (¿qué está ocurriendo con ellas? cada vez es más complicado encontrarlas en restaurantes). Muy buen pan y especialmente buen servicio, correcto, profesional y muy atento. Mención especial a Alessandro, que dirije la sala con la facilidad de quien está haciéndolo disfrutando con ello. Los precios, acordes a la zona, no son bajos, pero me resultan mucho más adecuados a lo que uno disfruta, respecto a otros lugares cercanos. Si vuelvo algún día por la zona, repetiré probando la barra, seguro.

Local: 7,5

Bodega: 6,5

Servicio: 7

Cocina: 7

RCP: 6,5

Precio medio: 55/60€ pp

10/10/2017

Cena sábado 7/10/2017

Habrá que darle un tiempo, en la primera prueba no ha convencido, a pesar de lo apetecible que es la carta. Local lleno.

Compartimos de primeros el carpaccio de buey y las mollejas de cordero. El carpaccio muy bueno, las mollejas, que estaban buenas , son empanadas, las prefiero simplemente salteadas.

De segundos:
-Steak tartar, sin gracia, lo habíamos pedido con picante medio pero no tenía nada.
-Carabinero XXL, carabinero sobre hueso de caña con panceta ibérica, de sabor no estaba mal, pero el hueso de caña lo colocan sobre una cama de sal que hace que sea incómodo comer el plato.
-Patatas a la importancia, el guiso muy bueno pero las patatas zapatonas.
-Bacalao Club ranero,al parecer también soso.

De los postres nada reseñable, dos ya no quedaban, y otros dos eran para dos personas mínimo.

Servicio, bien al principio con desapariciones después.
La carta tiene varias opciones para compartir, sobre todo la parrilla, y una minicarta de la zona asiática.

12/07/2017

Maridar lo descubrió en julio de 2017

Próximamente lo nuevo del grupo La Máquina