Este sitio ha cerrado, si crees que esta información no es correcta: ponte en contacto con nosotros

Ver otros restaurantes mexicanos en Madrid

Luz de Luna - CERRADO

Abraham García, flamante y elocuente chef de Viridiana, es el alma máter de este proyecto informal con claras influencias mexicanas tras la primera aventura que el cocinero tuvo con Comala. Quesadillas, tacos o guisos como las flamantes albóndigas al mole harán que vuelvas gracias a sus asequibles precios.

Ordenar por:

relevancia fecha

14/12/2016

El nuevo mexicano de Abraham García después de dejar Comala. Comida prácticamente igual.

3,5 estrellas.

Luz de Luna es el segundo mexicano en el que se aventura Abraham García, después de abrir hace un par de años Comala a escasos 100m de su restaurante principal, el aclamado Viridiana. Parece que se ha desvinculado de este primer proyecto y por ello ha creado un nuevo restaurante mexicano que, a mi parecer, es prácticamente igual, por lo que me gustaría saber porque ha dejado el primer proyecto.

Sería importante saber como cambia Comala a partir de ahora, pero en principio las diferencias que veo entre uno, en su etapa con Abraham a la cabeza, y este otro, son pocas.

En primer lugar, la amplitud del espacio. Luz de Luna ocupa un local muy grande en la calle General Pardiñas, al lado de Treze y muy cerca de Punto MX, mientras que el local de Comala, en la Plaza de la Lealtad al lado del Ritz, era un local enano. Por contra me gustaba mas la decoración de este último, y es que en Luz de Luna es austera, llegando a ser fría. Lo único que destaca es la gran barra en la entrada del restaurante y un cuadro de Abraham colgado en la pared del comedor.

En segundo lugar Luz de Luna no dispone de terraza.

Y en tercer lugar, la carta, con sus habitual prosa, es mas reducida que la de Comala, y aunque mantiene los hits, parecía mas apetecible la de su primer mexicano.

Todo lo anterior no me parece importante, si no que valoro mas su mayor similitud: La esencia no se ha perdido, ya que el concepto y los sabores son prácticamente iguales.

El servicio es amable en ambos, aunque en Comala me pareció mas profesional a pesar del problema de tiempos que sufrimos y también de las ganas de agradar en Luz de Luna.

En cuanto a la comida nos sirvieron de aperitivo unos nachos con un par de buenas salsas de zanahoria con chile habanero y de jalapeños. Luego empezamos los entrantes con 1/2 ración de CROQUETAS DE PINTADA Y JAMÓN insípidas, donde no aparecía la pintada ni con lupa y casi ni el jamón. Mejor las de Comala la primera vez.

Seguimos con unos correctos FRIJOLES CON SOBRASADA que no se pueden pedir por media ración. Me gusta el toque que le aporta la sobrasada.

Los tacos son bastante grandes por lo que no puedes probar muchos. En el plato no tienen la pinta mas apetecible, sin embargo los rellenos tienen sabores potentes y utilizan buenas tortillas. El sabor es exacto a los que probé en Comala.

Pedimos los TACOS DE ROPA VIEJA, DE HUITLACOCHE CON QUESO DE ARZÚA, DE PATO CON TAMARINDO y DE CALLOS, en orden según los que nos gustaron mas, teniendo en cuenta que todos son buenos y como he dicho, de sabores bastante potentes. Los callos estaban muy buenos pero no me agradó demasiado comerlo en forma de taco.

De postre la carta obliga a pedir PANNA COTTA DE COCO CON SALSA DE MARACUYÁ, ya que es inevitable no pensar en la de Viridiana. Muy buena manera de terminar.

En resumen, la sensación es como haber vuelto a Comala una segunda vez, ya que la comanda fue muy parecida y recordaba los sabores prácticamente igual, aunque el disfrute esta vez fue menor.

El precio también es muy similar a Comala. No lo recuerdo exactamente pero esto sale a entre 30 y 35€ por persona.

Miss Migas

Pero... ¿estás seguro que esto es un restaurante mexicano?

14 de diciembre de 2016

27/11/2016

Lo nuevo de abraham García

Esta es una crónica compuesta de varias experiencias, dado que he ido alrededor de 3 veces a el nuevo local informal mexicano- cañí de Abraham García (Viridiana, para los despistados). He ido tantas veces, entre otras cosas porque me pilla cerca de casa y porque su carta está compuesta por platillos muy compartibles para picar cualquier día entre semana con amigos, algo que se agradece.

El local es nuevo, huele a nuevo, se ve nuevo...quizá demasiado, le falta algo de calidez, dado que es amplio y resulta frío, sobre todo la parte del fondo, la del comedor. Como casi siempre (me doy cuenta que cada día me gusta más la informalidad), prefiero la zona de la entrada, con una barra y mesas altas.

Vamos allá, a hablar de lo importante, la comida. He probado prácticamente la mitad de la carta y no es porque coma mucho, si no porque tampoco es demasiado larga (no es una crítica, solo una apreciación). De los platillos destacaría sin duda las albóndigas de jabalí al mole poblano (16,5 euros) probarlas fue por unos segundos volver a México (cómo me gusta este país), en este caso acompañadas con unos ricos níscalos. También bueno el trío de alambres (12 euros) de pluma de ibérico enchilado, pollo de corral al cilantro y pierna de cordero a la canela. No nos gustó (aunque creo recordar que ya no está en carta) un bonito pibil (supuestamente) acompañado de quinoa, el bonito pibil no sé si estaba, pero seco sí, un mazacote, una pena.

Los tacos, en general están muy buenos, pero destacaría los de pato asado con tamarindo y los de huitlacoche con queso de arzúa (te tiene que gustar este hongo del maíz, con un sabor bastante particular, si no ni se te ocurra pedirlo, claro). En cambio aunque bueno de sabor, el de ropa vieja me resultó pasado de grasa, de hecho empapaba la propia tortilla, mejorable este detalle.

Por ultimo buenos los postres, curioso por ejemplo el queso fresco a la plancha con mermelada de jalapeño. Eso sí, para los precios comedidos que tiene toda la sección salada, en este caso los postres me parece que tienen un precio algo pasado.

Servicio sencillo y destacable propuesta de vinos por copas (un buen Baloiro, godello por 2 euros), incluyendo algunas referencias de generosos. Además, para los amantes de los mezcales y tequilas existe una carta verdaderamente amplia y curiosa.

Otro buen lugar en la calle General Pardiñas, que tiemblen Jorge Juan y Ponzano jejeje.

Bodega: 6

Personal: 5

Local: 5,5

Cocina: 6,5

RCP: muy buena tanto en bodega como en carta, a excepción de los postres, que no es que sean caros pero desentonan con el resto.

Precio medio: aprox. 25 euros por persona

Síganme, no se corten y vean todas las críticas, valoraciones y documentos gráficos en lamandarinavaliente.wordpress.com o a través de Twitter en @lamandarinaval

07/11/2017

Un rayo de creatividad para la cocina mexicana en Madrid

“Madrid, Madrid, Madrid en México se piensa mucho en ti”, cantaba Ramón Vargas. Y bien podía haberlo dicho al revés, porque los madrileños (gatos y de adopción) adoramos el país de los tacos y el guacamole. Buena prueba de ello son la cantidad de restaurantes mexicanos ‘top’ que están abriendo en nuestra ciudad: desde el sibarita Punto MX (1 estrella Michelin) a locales aptos para todos los públicos, como Tepic o Mexkisito, la lista es larga. A ella se une ahora otra propuesta firmada por el chef Abraham García (Viridiana): se llama Luz de Luna y te trae lo mejor de México con un puntillo de fusión mediterránea que nos ha gustado mucho.

Abraham García es un chef de esos que se ha ganado la fama a pulso. Y es que este cocinero lleva más de 40 años haciendo las delicias de los paladares madrileños en su restaurante Viridiana, uno de los locales con más solera de la capital, en el que -según cuentan- nació la cocina fusión en España. Pero la historia no termina aquí. Viajero incansable e inquieto por definición, Abraham García ha querido lanzarse a impulsar otros proyectos, ambos relacionados con México, país por el que siente devoción: en Comala, García empezó a desarrollar una interesante propuesta de fusión mediterráneo-mexicana que hoy continúa en Luz de Luna, junto a la chef Diana del Amo.

Luz de Luna, bautizado así por la famosa canción cantada por Chavela Vargas, está en el barrio de Salamanca, en un local de decoración sencilla, con guiños mexicanos y coloristas. El restaurante se divide en dos zonas: la de picoteo (barra y mesas altas), con carta de botanas (pequeños aperitivos, ideales para acompañar una cervecita -o un tequila, por qué no- a cualquier hora del día) y la sala, para disfrutar con más calma de su propuesta gastro.

¿Y la carta? Como te contábamos, la propuesta de Luz de Luna combina ingredientes y preparaciones españolas con aderezos y recetas mexicanas. Se sivide en una sección de botanas y antojitos (picoteo para compartir), otra de platillos y una última de tacos. La propuesta va variando en función del mercado y de la creatividad de Abraham y de Diana, pero suele haber invitados más o menos fijos, como frijoles con aderezos curiosos, ceviches, alambres y, por supuesto, tacos, servidos de dos en dos con todas las combinaciones de sabores que te puedas imaginar. Entre los platos míticos que suelen mantenerse en carta, no te pierdas el guacamole con plátano macho y cortezas, las patatas bravas con chile chipotle ahumado o las albóndigas de jabalí en mole poblano. ¡Ah! También tienen menú del día (ellos lo llaman asado del día, a la mexicana) a 17€, con platos tan apetecibles como fideos secos con chile guajillo y secreto ibérico para taquear, más bebida y postre.

Y una última nota para los que tenéis pavor al picante: aquí los platos vienen suavecitos, pero hay salsas picantes caseras de distinta intensidad (buenísima y diferente la de zanahoria con chile habanero) servidas aparte para que los fanáticos de lo spicy como nosotros nos pongamos las botas a gusto.

Tenéis más información, detalles y fotos de los platos que pedimos en nuestro blog:

eatandlovemadrid.es/luz-de-luna-madrid

Buen provecho e Eat & Love!

05/04/2017

Sabroso menú del día

Aunque intentaré volver para comer a la carta, esta vez dejo mi opinión del menú del día que me zampé esta semana:
- potaje de vigilia: plato de cuchara clásico lleno de sabor.
- Arrachera: asado de entraña con ensalada de nopales y tomate, que estaba jugosísimo y tiernísimo. Para repetir.
- Helado de frutos rojos. Fue un cambio a petición propia, ya que no soy muy chocolatero y tenía crepas con chocolate en el menú. Rico el helado, aunque se puede pasar sin él también.

Con 3 cañitas, salí a 21 euros.

01/11/2016

Gath lo descubrió en junio de 2016

Lo ultimo de Abraham Garcia.

8-9-2016. Mediodía.