Cocina tradicional y de mercado en un entorno agradable. Tenemos terraza.

Ordenar por:

relevancia fecha

30/05/2016

Buena opción de Menú (9,30€)

Por la zona de Avenida de América, con terraza y un local pequeño pero agradable.
Servicio amable y rápido.
Cocina correcta: 3 primeros a elegir, 2 segundos, varios postres caseros. Es curioso que haya más opciones de postre a elegir que de platos principales.
La cantidad es correcta tirando a abundante, la comida está rica.
Y yo, como siempre, suelo pedir 2 primeros (porque me gusta ver el mundo arder). La ensalada estaba muy rica y distinta, salvo por los tomates... que se dejaron el sabor en el otro bolso.
Las verduras a la portuguesa estaban bien, un pelin aceitosas para mi gusto. Tomé café, porque los postres entre semana son un pecado. Pero sé por mis amigas que tanto el yogur como el arroz con leche estaban muy ricos. Por cierto: los sirven en taza de café con leche.

PROS: Si estás por la zona es muy buena opción para menú de día, no iría adrede. Y la terraza es un +1. Precio competitivo.
CONTRAS: Poca opción en los segundos.

Sin más.

spider72

He puesto que me gusta porque Mims me cae bien, pero hasta que no vayan el Rey y la Reina yo no piso este sitio. No me fío un pelo de ésta desequilibrada (gastronómicamente hablando)

31 de mayo de 2016

Mims

Después del desastre del Maitake, ¡ni se te ocurra hacerme caso!

31 de mayo de 2016

Antonio Álvarez

Está al otro lado de la frontera. Lo tenemos localizado, pero lo miramos con prismáticos

31 de mayo de 2016

Mims

De quien realmente me fío es de La Reina. Tengo pendiente visita a Labirratorium, si alguien quiere que silbe ;)

31 de mayo de 2016

spider72

Vaya :( bueno siempre podéis hacer un rollo Black Hawk Down...una pequeña razzia vikinga...entráis, cenáis y salís con algún rehén, rollo Ragnar Lodbrok.

31 de mayo de 2016

13/09/2016

Terraza agradable en Francisco Silvela con una comida decente pero sin nada destacable y un interior de bar viejuno.
El camarero fue majete pero estaba desbordado porque estaba solo y las raciones del menú del día (3primeros+2segundos a elegir) son abundantes aunque de no mucha calidad: ensaladilla rusa aguada, boquerones secos por excesivamente fritos, ternera ídem.... de postre su versión de tarta de queso con sabor a quesito de la vaca que ríe, empalagosa y rica.
En definitiva, estuvimos a gusto por estar en la terraza y por la charla y la compañía pero la comida no da mucho de sí.