Ordenar por:

relevancia fecha

04/03/2017

Javier Güenechea lo descubrió en noviembre de 2016

Ejemplo claro de como echar a perder un buen restaurante

ACTUALIZACIÓN MARZO 2017
Cuando veas tantos cambios de camarer@s, pregúntate el motivo. O pregúntaselo a las dueñas en este caso.
El cambio de cocinero también se ha notado y mucho. Un servicio lentísimo y muy poco atento con formas que debieran de mejorar.

Una pena, la verdad.

************************************************************************************************************
Una decoración curiosa, mucha planta natural, madera reciclada, dos espacios bien divididos y buen rollizo. Acaban de abrir hace un par de meses.
Menú del día a 10.5€ difícilmente superable en calidad de cocina, presentación y servicio.
Carta amplia, buenísimos los huevos rotos con trufa, la carrillera, las croquetas, cualquier pasta, la tortilla de betanzos, el tataki.
Es una gozada poder comer así de carta o menú con esa calidad y precio.
Excelentes postres, no pierdas las trata de queso estilo NY o la tarta de zanahoria.

Por la noche hay ambiente, copas bien puestas y coctelería.