Restaurante Mercado de la Reina

Un concepto único que aúna ocio nocturno y gastronomía, con una barra para tapear, un restaurante de cocina de mercado y un Gin Club con una gran carta de ginebras.

20/07/2016

Cocina, precio y local correctos, animado

No iría ex profeso, aunque si te pilla por la zona y buscas algo animado, con cocina siempre abierta, que te atiendan rápido y que haya hueco (al menos entre semana), puede ser una buena opción.

Pedimos:
- Pimientos del padrón: en este caso ninguno picaba
- Ensaladilla rusa con picos: demasiado grandes los trozos de patata para mi gusto
- Tomate con ventresca: ok
- Croquetas de jamón: ok
- Revuelto de gambón rojo con hongos: me lo esperaba con más sabor pero me gustó la combinación gamba/seta
- Pulpo a la brasa: puede que lo más regulero, cortado muy fino y no se saboreaba

Aperitivo: aceitunas y pan con mantequilla

Como digo, nada para recordar ni destacar, ni para bien ni para mal.
Servicio muy rápido y atento.
Servilletas de tela.

5 personas, 6 platos y una bebida cada uno 17 euros por persona.

27/09/2015

Puntuación 6

Hace tanto que ya no recuerdo que tal fue la comida, pero si el establecimiento. Tienen turnos y nos tocó el último. La verdad que esto se puede mejorar porque es bastante caótico y da muy mala impresión cuando además llevas un grupo de gente que no es española.

La comida fue, un "lomaco" y tapas para compartir... Pulpo, Croquetas y Jamón.

18/02/2015

Un alto en la gran vía

Un local enorme y bien decorado, amplio y siempre con buen ambiente.
Un alto en el camino si estás de paso por la Gran vía.

A pesar de ser restaurante, a mi no me gusta para sentarse a cenar, yo lo veo mas un sitio de picoteo, para pedir una ración o una tosta en la barra acompañado de una cerveza o una copa de vino.

La comida está buena, el problema es que cuesta trabajo encontrar hueco en su barra

Dispone de tres ambientes diferenciados, la barra de picoteo (siempre llena), la zona de mesas ( a mi no me gusta como restaurante) y en la calle trasera (con entrada independiente por la calle de la reina o entrando al fondo del local) un bar para tomar una copa

26/09/2014

Bien

Sin tirar cohetes, pero bastante bien.

Las entradas regulares todas (ventresca con pimientos, pulpo a la brasa y espárragos), los segundos mucho mejor, atún, tartar de lubina salvaje, y brocheta de pescados, los tres platos muy ricos pero algo escasos.

Un Cuatro Pasos, Bierzo a 14€ correcto de rcp

La rcp algo floja para lo que comimos, total 111 € para tres, postre a compartir, sin cafes

08/04/2014

Está ok

Supongo que para valorarlo bien debería comer en él. Así que esta es una valoración entre comillas.

Fui a pasar un rato con una amiga. Tomamos un refresco en la barra. El local me pareció bonito, pero no me llamó especialmente la atención. Había mucha gente y demasiado ruido. Volveré para comer algo, a ver si cambia mi opinión. De momento no le encuentro nada especial.

20/08/2013

Tortilla caramelizada

Antes de nada, aclarar que nunca he comido ni cenado en este sitio. Únicamente en una ocasión estuvimos tomando unas ginebras holandesas, pero hace ya unos años de eso.
Sólo quiero comentar el desayuno que pedí hace unos días. Y no quiero hablar de los precios más o menos elevados ni de la pulga de jamón donde el jamón brilla, pero por su ausencia, y no porque sude.
Considero importantísimo tratar sobre el pincho de tortilla con cebolla caramelizada que sirven en este local. En un sitio céntrico como éste, en el que pueden entrar diariamente decenas de guiris, dar esa "tortilla" dulce puede llevar a confusión e impactar en la manida "Marca España".
Por favor, asuman su responsabilidad y empiecen a usar cebolla pochada y sal. En su defecto, dejen de llamarlo tortilla de patatas y utilicen otra denominación. Mis propuestas son: pastelitos de cebolla u onion brownies.

25/09/2014

comi bien

estube comiendo en este restaurante y quede muy bien con la calidad precio

02/09/2012

Buena opción en Gran Via

Estuvimos cenando en pleno agosto y estaba bastante lleno así que la primera impresión fue buena.

Pedimos (para 2),
- Salmorejo, no estaba mal pero no es de los mejores que he probado, el jamón venía totalmente apelmazado y debías hacer filigranas para no comertelo todo con la primera cucharada.
- Pulpo a la brasa, realmente bueno (lo mejor de todo), el pulpo en su punto y con una cubierta crujiente que lo hacía delicioso.
- Taco de bacalao, también muy bueno, en su punto de sal y de gran sabor.
- Brownie y flan de queso como postres, bastante buenos, sobre todo el flan de queso.

En total 69 euros, incluyendo una botella de vino (Mouriz Barrica del 2008 a 17€). Tal vez un pelín subido de precio, pero sin desentonar con la calidad de los productos.

Lo peor de todo, el ruido. Estuvimos cenando en el comedor de arriba y los techos tan bajos hacían que la acústica fuera incomoda para cenar, había que hablar bastante alto. Mejor para cenas de amigos.

16/08/2012

¡Qué estrés!

Pues me van ustedes a disculpar pero a mi este lugar no me ha gustado nada.

Buena decoración, si señores, y ahí se acaban los parabienes. Lugar ruidoso de por sí con, además, la musica alta a las 8:00 pm, trasegado por gente que va y viene, camareros atacados. Vaya, bullicio del que da estrés, aderezado con un intenso olor a fritura por la cercanía de la cocina.

Conseguimos sentarnos en la barra. Nos tomamos un zumo de tomate (1,90€), copa del Rioja de la casa (Ollamendi 2,10€), un pincho de pulpo con vinagreta (1,90€) enano y normalito y un huevo relleno (1,90€) que pica de pelotas por estar relleno con pimiento picante ¡Qué ocurrencia! Frente a mí, en el expositor de la barra, tengo una tortilla de patatas más fea que pegar
... opinión completa »

28/11/2012

Mucho ruido y pocas nueces

El sitio es precioso y siempre esta animado. Ademas tiene un horario muy amplio y lo mismo te ponen una copa que una tapa o cena sentado. Vale, eso por lo positivo. En cambio la comida no vale gran cosa.. la carta es atractiva, pero luego falta calidad: el pulpo duro, el queso fundido mazacote, el vino por copas escaso.. ademas el servicio es muy regular y las mesas para cenar son compartidas, por lo que no tienes intimidad.