Nace una nueva gastrococtelería de estilo neoyorquino y diseño italiano donde disfrutar a cualquier hora de la cocina de mercado en versión tapas-soft y de la oferta coctelera más atractiva de la capital Desde creaciones especiales con oro hasta propuestas inspiradas en la televisiva serie Mad Men componen la origi...

Ordenar por:

relevancia fecha

13/12/2015

LAMENTABLE

• Llamar restaurante a este espacio donde dicen que ofrecen productos frescos (no saben de lo que hablan) y materias primas de calidad, es de ciencia ficción. Aprovechar las navidades para servir comida de dudosa procedencia, recalentada y con una pésima presentación es incomprensible. Para acabar la actitud chulesca y desafiante por parte algún miembro del personal, no se donde se aprende. Suerte tuvieron en esta ocasión de como acabó la cosa, otro día no tendrán esa suerte.
• Les recomiendo que se dediquen exclusivamente a poner copas y la cocina la dejen en manos de los profesionales de la cocina que en Madrid los hay en cantidad y calidad.

27/02/2015

Bien pero...

De precio correcto, aunque no una pasada. Un servicio amable pero al que quizá hay que repetirle alguna vez las cosas porque se le olvide. Una carta de vinos que podría mejorar y una calidad de los platos que podría hacer lo mismo, quizá porque también fallé en la elección. No recomiendo las croquetas de carabineros, saben a harina. La parrillada de verduras bien y el risotto lo mejor. El ambiente y estancia muy buenos. En general es adecuado, pero tampoco para tanto...

18/12/2013

Ese nindiola

A veces hacerle caso a nindiola es bueno, como en este caso. Otras, como en el Maceiras, no tanto. El local es cool cool, pero se está cómodo, holgado y uno se puede entretener mirando para las lámparas y tal. Las bolitas de queso volaron, nos las pusieron mientras llegaban los primeros y casi ni dejamos que el camarero las pusiera en la mesa, a punto estuvo de perder un dedo el pobre. El salmorejo con berenjenas fritas estaba para repetir, rebañamos el plato y todo ¿quién dijo vergüenza?. Los huevos fritos con jamón nos supieron a poco por la cantidad, íbamos con hambre. Las mini-hamburguesas son una chuminá resultona, llenan poco pero estan ricas, vienen variadas, así que si se quiere probar un poco de cada una lo váis a tener difícil por esto de dividir cosas pequeñas, ya costó con el átomo teniendo el material adecuado, pues qué os voy a contar, nosotras desistimos. El Tataki de atún no defraudó.

De postre Dulce de las Islas, muy rico y Carmen de Mérimée que nos encantó, el crujiente de kikos nos dejó con el morro torcido.

Con agua y una botella de vino, 25€ por cabeza. Para repetir y recomendar.

05/06/2013

Si señor.

Cena de curro de esas de las que a pesar de ser de curro hay muy buena sintonia con los comensales.

Reservo la mesa (ante la sorpresa de uno de los comensales de Lanzarote que no entendia como podia reservar en un sitio que no conocia), sin problemas. Llegamos, nos atendieron de fabula, nos sentaron nos soltaron unas alcachofas rellenas de soseque que eran para morirse alli mismo (de buenas) y empezo el recital. Pedimos para compartir y la verdad es que el camarero nos aconsejo extremadamente bien.

No recuerdo exactamente lo que comimos pero desde luego todo de fabula. Salio el chef a saludar como hacia Paquirrin en los conciertos de su madres y no solo nos reimos un monton con el (un tio realmente simpatico) que ante la insularidad de uno de nuestros comensales ya comentado se volvio a la cocina y nos saco unas croquetas de noseque polladas que por lo visto son tipicas de las Afortunadas.

En fin, una autentica pasada.

Carta de vinos corta pero buena y muy bien de precio.

Salimos a 40 por persona pero con dos botellas de vino y cinco copas (yo llegue a casa insultando al cledo y a los sindicatos con el cebollon que llevaba).

Lo dicho, magnifico restaurante, buenisimo en todos los sentidos.

je suis béatrice

Pues me lo apunto para inagurar mi pertenencia al "selecto club" que veo que esta en la lista . Y viendo que saliste insultando a los sindicatos con más razón. A los de mi curro les tengo unas ganas, que me sale hasta sin beber...

5 de junio de 2013

nindiola

y a los curas...

5 de junio de 2013

je suis béatrice

...y al gobierno. Aunque a mi en esas cenas me da más por la exaltación de la amistad.

5 de junio de 2013

Sarah Connor

He reservado para ir mañana. Como no me guste, te hago directamente responsable nindiola. Ahí ahí entre éste y el Olé Lola pero tu opinión ha pesado más en ambos casos. A ver qué tal.

15 de noviembre de 2013

nindiola

Mujer de poca fe

15 de noviembre de 2013

12/07/2013

SOLO CON OFERTA DEL KVIAR Y SOLO PARA CENAS DE AMIGOS/PAREJAS QUE POR 20€ QUIEREN CENAR EN UN SITIO DE MODA QUE TUVO SU MOMENTO

Hace un par de semanas tenía una cena con varias amigas y, con eso del buen tiempo, decidimos ir a cenar a una terraza (decisión que, por cierto, cada noche de verano toman todos los madrileños).

Como era un martes e íbamos a quedar pronto, decidimos ir a TARTAN ROOF. Como nunca cogen el teléfono en ese restaurante, fuimos sin reserva a probar suerte y cuál fue nuestra sorpresa cuando nos encontramos una cola digna de un concierto del payaso de Justin Bieber. Increíble.

Lógicamente no hicimos esa cola y nos fuimos a probar suerte en otra terraza que me habían recomendado: THE PATIO, en Alonso Martínez. Aquí sí había sitio y la terraza es bastante chula pero no es un sitio para cenar sino que es una terraza de cocktails y copas. Ya que estábamos ahí tomamos unos ricos mojitos en unas sillas incómodas de cojones y luego a las 10 nos fuimos a MERIMÉE.

MERIMÉE se encuentra en la calle Fuencarral y cuando abrió hace como dos años se puso bastante de moda. De hecho, yo la primera vez que fui estaba hasta arriba, siendo una gran opción para ir a cenar con tus amigos, en un sitio de moda, y sin gastarte más de 25 €.

Pues bien, como siempre ocurre en Madrid, los restaurantes van pasando de moda y no iba a ser menos con MERIMÉE que ha tenido que apuntarse a las ofertas del Club Kviar para sobrevivir.

En esta ocasión MERIMÈE estaba medio vacío. De las dos plantas que hay, la de abajo estaba cerrada y en la de arriba habría 4 mesas más aparte de la nuestra. Cierto es que en época de verano lo que apetece es cenar en una terraza y no en un local cerrado pero oye, mira Ten con ten, que no tiene terraza y sigue petándose día tras día.

El local, sin tener una decoración que llame la atención, está bien puesto.

Respecto a la comida, en esta última visita éramos 4 y probamos (los precios ya incluyen el descuento del 30%):

Berenjenas crujientes (5,25 €). Ración bastante grande. Es un buen entrante para compartir.

Ravioli de trufa blanca (7,70 €). Exactamente igual que unos raviolis Rana que puedes comprar en el supermercado. Al llevar trufa la salsa, siempre va a tener buen sabor.

Pollo crujiente (6,65 €). Otro entrante a base de fingers de pollo, sencillo donde los haya, pero que también es buena opción como entrante para compartir.

Carret de cordero a baja temperatura (11,20 €). Muy malo. Venía frito y refrito por lo que quedaba más seco que Rajoy contando chistes.

Confit de pato (9,10 €). Estando mucho mejor que el carret, tampoco era nada especial.

Hamburguesa Merimée (7,35 €). Qué voy a decir de este plato, pues que era una hamburguesa normalilla más como las mil que hay en Madrid. No te esperes la del NY Burguer, claro está.

Postres prescindibles como la tarta de queso (3,15 €).

Al final, con 2 botellas de Marqués de Riscal (11,20 € cada una), y ya con el descuento del 30%, salimos a 88 €, es decir, 22 € cada uno.

Hay que reconocer que la comida era absolutamente sin más, pero coño, a esos bajos precios no vas a esperarte en cocina a Joan Roca. Por tanto, para todo lo que comimos y bebimos, 22 € me parece un precio totalmente aceptable.

Yo no creo que vuelva porque no es un sitio para repetir, pero sí que hay que tenerlo en cuenta como una opción para cenas de amigos o parejas que no quieren gastarse más de 20 € y quieren cenar en un sitio así ambientadillo y moderno. Eso sí, es un sitio más de invierno porque ahora en verano la gente solo va a las terrazas.

29/08/2013

Entre tres estrellas y cuatro

He ido con la promoción del Tenedor del 40 por ciento de descuento. Le pondría una calificación de tres estrellas y media pero sin llegar a cuatro tampoco. El sitio es muy agradable (pero las mesas estan muy juntas para mi gusto y el sitio estaba a tope). La comida está, en generaL, bien para el precio que tiene. El ceviche (en tosta) bueno, el pulpo, también. El tataki correcto y la hamburguesa de atún normalita.
El servicio muy bueno.
Lo peor, y creo que deben prestar más atención en mejorarlo, es el pan que ponen para acompañar la comida. Parecía del día anterior o descongelado. Y además te lo cobran a 1.5 x persona.
Hay carta de té (bien).
Relación calidad-precio con la oferta: buena. Sale a unos 20 x persona con un entrante cada uno, dos segundos, un té y un café (sin postre) y dos copas de vino.
Recomendable para comer si se está por la zona.

05/11/2013

Buena opción en pleno Fuencarral

Comida de domingo en MERIMÉE, restaurante situado en la parte alta de la calle Fuencarral. Se trata de un local multifuncional que aúna gastrobar, coctelería y restaurante. El sitio es grande, con dos plantas, moderno y bien decorado. Buen ambiente, un pojo pijillo, bastantes mesas grandes con grupos de amigos.

Nosotros fuimos 4 personas, de entradas para compartir pedimos pollo crujiente marinado en miel, mostaza, sésamo y lima, unos noodles con lima y anacardos, y bacalao ahumado con una base de tomate concassé y paté de oliva negra. Los tres platos muy bien cocinados, bien presentados, sabrosos y en una ración generosa. De segundo, probamos las hamburguesas, las ponen con queso curado o de cabra, con jamón ibérico, rúcula, parmesano... y patatas caseras. La verdad es que estaban sabrosísimas. Buen pan, buen punto de la carne y buenos ingredientes. De postre a compartir un "carmen de merimée", mousse de chocolate con crujiente de kikos, palomitas de maíz y bizcocho. Buena textura y buen sabor, dulce pero no empalagoso.

Para beber 2 botellas de albariño Bouza do rei, servido a buena temperatura y en su cubitera. Buena vajilla y copas. Falló un poco el servicio de camareros, pues entre plato y plato la espera fue excesiva. Entramos a comer a las dos y media y nos fuimos casi a las cinco, aunque hay que reconocer que aunque cuando entramos estaban a media entrada, acabó llenándose y parece que la cocina y el servicio no daban abasto. También hay que reconocer que ningún plato llegó frío a la mesa. Reservando por Internet, nos beneficiamos de un descuento del 30 por ciento y pagamos 85 euros por todo (unos 22 euros por cabeza), que me parece un precio muy bueno para lo consumido. Para volver y recomendar.

06/05/2013

Gastrobar con una decoración muy cuidada, con aires neoyorkinos, con una planta principal decorada con grandes espejos y originales lámparas; y una inferior, con más neón, paredes blancas y luces indirectas. En ambas puedes tanto comer como tomar cócteles.

A destacar, entrantes realmente buenos, como el Ceviche de lubina y fruta de la pasión con tostada multicereal, o el Pollo crujiente marinado en miel, mostaza, sésamo y lima, y como plato principal destacado, la Hamburguesa de atún con guacamole de mango y gambas.

Aquí puedes ver el post en nuestro blog:

conelmorrofino.wordpress.com/2013/05/06/merimee

16/10/2012

Una agradable sorpresa

Habíamos pasado por delante varias veces -lo han abierto hace relativamente poco tiempo- y desde fuera no nos resultaba atrayente y parecía dirigido al publico eventual que viene a comprar por la zona (comida rápida disfrazada de autor en plato grande) y finalmente nos lanzamos el pasado 5 de Agosto, una cenita y ...... ¡muy bien!.

Un total de 52,20€ por 2 cócteles (pisco sour y cosmopolitan) que se dejan tomar francamente bien, 4 copitas de rueda fresquito, 1 ensalada -apetecible-/1 berenjenas crujientes -excelente-/1 degustación mini hamburguesas -súper-; el pan -delicioso también- lo cobran aparte. Volveremos sin lugar a dudas, quedamos con ganas de probar más especialidades.

El trato fantástico, el servicio atento y amable y la decoración muy especial, estuvimos en una mesa redondita con unas sillas-sillón con espejos que nos encantaron.

Recomendable.

Vambira

Volvimos y con amigos. Sábado por la noche, sin reserva, tuvimos mucha suerte de ir pronto -luego íbamos a un concierto- porque estaba todo reservado a partir de las 21:30h

Compartimos "Ensalada de Rúcula..", "Berenjenas crujientes...", "Mini hamburguesas" y "Lomo alto de Cebón a la plancha ...".Cuando los locales se llenan de esta manera el servicio decae un poco y ... ¡lo notamos!, lo peor que nuestros amigos se quedaron un pelín desilusionados (habíamos cantado excelencias ...), a saber...:

Servicio atropellado o lento, el pan que no queremos -no, no lo queremos gracias-, se nos cobra, comida sin tanto mimo como recordábamos y lo peor ... el "Lomo Alto de Cebón .. -16€- ..... un filete de cerdo corriente con más grasa que nada ... ¡que desilusión!.

Lo dicho, a mayor demanda la oferta se "encutrece"
Volveremos, sí, pero nos quedamos un poco mal así que le quito un estrella hasta ver ......

4 de octubre de 2012

Vambira

Sigue en "caída libre", ahora es el menú el que ha perdido fuelle, uffff, ¡que pena!

16 de octubre de 2012

Vambira

Hemos vuelto y ha mejorado pero "Lubina salvaje" 17€, la verdad.... y los "dobles" de Heineken 2,90€, la verdad,,,,, y los mini-panes a 1,10 cada uno ..., la verdad.
Lo mejor el "Pollo crujiente marinado" y la "Tempura Thai de verduras", curiosamente lo menos caro de la cena.
4 personas, 87.80€. no es barato y a pesar de estar bueno todo, tardaron muchísimo entre plato y plato.

3 de octubre de 2013

Vambira

De nuevo nos encontramos allí, sin reserva, un domingo para comer y nos llevaron a la planta de abajo (huelen un poco las tuberías), escogimos un sitio alejado de los lavabos y pedimos la bebida, mientras esperábamos que nos tomaran nota se fue llenando y nos preguntaron si podíamos irnos a otra mesa para dejar sitio a unas 12 personas q iban juntas, no nos apetecía -por el olor, la verdad- acercarnos a la zona del lavabo y aunque nos levantamos, por supuesto, el encargado que nos lo pidió ni lo hizo amablemente ni parecía que conociera la amabilidad "para nada". Podéis imaginar que entre esta mesa de 12 comensales y el resto de las personas que fueron llegando aquello estaba a rebosar. Bueno para acabar, mal servido, tiempos larguiiiísmos entre plato y plato (15 minutos), malos modos del encargado (vaya malencarado) hacia el resto del personal, este corriendo por el local. Poca gente en la cocina para tanto negocio señores. Bien por el camarero de planta que lo intentó -servicio y amabilidad- a pesar el energúmeno al cargo: ¡Que lo cambien!.

28 de noviembre de 2013

13/02/2014

Me sorprendió (para bien)

Esperaba muy poco de este sitio, la verdad. Había pasado mil veces por delante y me parecía el típico sitio para wannabes, que ahora llaman postureo o algo así... En fin, un sitio de decoración minimalista-guay y cocina de plástico.

Pero no, está bastante bien, francamente. Eso pasa por pre-juzgar. Fui con la oferta de El Tenedor y, con ella, le pongo 4 estrellas.

24/05/2013

Insuperable relación calidad-precio

Nosotras fuimos con la oferta del 40% del Tenedor, pero vimos el menú degustación (6 platos y dos postres) tan apetecible que, al final, optamos por él.

No voy a negar que hay muchos restaurantes en los que se puede comer mejor (Sacha, La Paloma…), pero la relación calidad-precio de este es imposible de superar, pues la calidad es fantástica y los precios más que razonables (pagamos 60€ en total, 30€/cabeza) . El servicio insuperable (atento, amabilísimo y simpático), y la decoración muy agradable. Me quedé con ganas de probar los cócteles, porque vi pasar un mojito que tenía un pintón. Sin duda, pienso volver.

Si queréis ver más y con un montón de fotos, metéos en: lascenasdeingrid.wordpress.com/2013/05/24/merimee

12/05/2013

buenos menus!!

Descubrí este sitio porque fui a celebrar el Día de la Madre, ya que tenían un menú especial. Los platos eran muy variados y probamos un poco de todo, lo mejor fueron la presa ibérica y la lubina al vapor. El postre también nos sorprendió mucho, tomamos sopa de mango al jengibre con lima y también chocolate con leche y mouse de avellanas con helado. Por si aún no nos hubieran conquistado, lo mejor fue que invitaron a mi madre a un cocktail (era una de las sorpresas del menú, invitaban a todas las madres!!) y probó uno llamado "amor en francés suena mejor" muy dulce y muy bueno.
Volveré sin duda!!

07/04/2014

Bien puesto...

pero no me remató la comida... croquetas, huevos rotos, hamburguesas de carne y de atún, todo correcto pero sin destacar.
Además, fuimos con niños, y el servicio un poco desastre.
Con kviar apañao de precio

21/12/2011

Cocktails y tapas

Un nuevo local por Chueca, abierto en diciembre 2011. Para cocktails y comida ligera. Tiene una decoración preciosa, muy cuidado y cosmopolita. Un buen sitio para tomar cocktails después del trabajo, lo que ahora llaman afterdrinks, creo. En la misma onda que el Bar Del Diego (11870.com/pro/del-diego), Le Cabrera (11870.com/pro/le-cabrera) o el Bristol Bar (11870.com/pro/bristol-bar)

El servicio es muy atento. La única pega es que resulta bastante ruidoso.

Cuidan mucho los cocktails pero la comida es sólo de acompañamiento, platos ligeros en plan tapas. Cenar con cocktails sale por unos 30-40 euros.

Sin manteles. Servilletas de papel.

Mauro Costa

nindiola

me sorprende lo de que la comida sea de acompañamiento, tiene una dignisima carta y desde mi punto de vista una muy buena cocina..., vamos que ayer cenamos-cenamos.

5 de junio de 2013

chelo

Lamentable.
Al cocinero no sé dónde le dieron el título.
Debió suspender en fritura: la témpura ultra grasienta.
Unos simples huevos rotos hacerlos mal tiene delito. Las yemas estaban cocidas y los huevos sin sabor. Las patatas fritas con un aceite rancio y también muy grasientas.
Los raviolis: sólo 4 raviolis
El salmón escaso con teórica salsa de eneldo, más bien mayonesa, su guarnición 2 tiras de calabacín.
No quisimos pedir postres. Ya habíamos tenido suficiente.
No volvería ni aunque me pagaran por entrar.

20 de marzo de 2017

chelo

Lamentable.
Al cocinero no sé dónde le dieron el título.
Debió suspender en fritura: la témpura ultra grasienta.
Unos simples huevos rotos hacerlos mal tiene delito. Las yemas estaban cocidas y los huevos sin sabor. Las patatas fritas con un aceite rancio y también muy grasientas.
Los raviolis: sólo 4 raviolis
El salmón escaso con teórica salsa de eneldo, más bien mayonesa, su guarnición 2 tiras de calabacín.
No quisimos pedir postres. Ya habíamos tenido suficiente.
No volvería ni aunque me pagaran por entrar.

20 de marzo de 2017

02/05/2013

Buena comida, personal y local

Hemos pedido 4 entrantes y un postres y una botella de vino, todo nos ha salido por 57€ y la verdad que estaban buenisimos y con eso hemos comido dos personas estupendamente, de hecho incluso con un entrante menos nos hubieramos quedado tan contentos, la atencion del personal tambien ha estado a la altura de la comida, y el local es bastante agradable, vamso que seguramente vuelva!!!

peloxy ...

He vuelto dos veces más, y cada vez mejora mi opinion, la atencion impresionante, la comida estupenda, y el local precioso, la media sigue siendo unos 25-27€ personas, seguire repitiendo se ha convertido en uno de mis favoritos!!!

2 de mayo de 2013