Ordenar por:

relevancia fecha

25/03/2015

Fusión de culturas y gastronomía

Hoy, si cabe, damos un paso más en nuestro amplio y profundo recorrido culinario. Vamos a visitar algo realmente especial. Tras alcanzar una de las costas más bellas de Bizkaia, Uribe Kosta, concretamente, alcanzaremos Barrika, un municipio con las mejores vistas de la zona. Y una vez allí, para nuestra sorpresa, encontraremos unos cactus gigantes de hierro oxidado, o una mítica furgo Wolkswagen T2 azúl serigrafiada, según del sentido en la carretera de la que provengamos ¡¡Nos dijimos todos nosotros, esto promete muy mucho!!Si estas fueron las emociones que disfrutamos en el exterior del recinto, prepárense a conocer los encantos internos. Lugar, al que todavía, dadas las grandes emociones, no le hemos mencionado por su nombre. Estamos hablando del maravilloso El Milagros. Al César lo que es del César.

Para comenzar, decoración más bien mexicana con la que imagino será la Virgen de Guadalupe, “protegiendo” y dando el visto bueno al comedor. Y muchos espacios, lo que convierten al lugar en un divertido laberinto: el bar en sí (Sushi-bar), un cómodo salón, el restaurante y una estupenda terraza donde con días agradables y quizás, más aún, con noches de buena temperatura, puedes disfrutar de una buena copa con buena música. Este anticipo decorativo nos hace presagiar que estamos ante una fusión de comida mexicana y japonesa, que, por cierto, la bordan. Y la guinda para este lugar: El Milagros fue durante 2013 uno de los escenarios del rodaje de la película basada en la trilogía de intriga 'Versos, canciones y trocitos de carne' de César Pérez Gellida. Si es que el local es pura magia...

Como ya les ha anticipado en El Milagros encontraremos Cocina Latina y Japonesa. Es cierto, que últimamente este tipo de fusiones está muy de moda, pero en este caso no es cuestión de moda, simplemente, es cuestión de calidad. Para empezar el festival, los típicos Totopos con 3 salsas: 3 quesos fundidos, guacamole y chile chipotle. Los totopos, similares a los nachos, exquisitos, y la variedad de salsas, espectacular.

Y aun otro entrante más, para saciar nuestra gula nocturna: ceviche pacífico ¡¡Pero vaya ceviche, queridos amigos! Calidad e ingredientes muy especiales y exclusivos: pez platino, espuma de maíz y humo y cebolla encurtida en flor de Jamaica ¿Alguien da más? Como podrán ir comprobando la base del Milagros se centra en productos propios de sus culturas, difícilmente alcanzables. De veras que se agradece dicho esfuerzo.

Los platos principales, igualmente, soberbios. 3 fueron los escogidos y todos superaron el notable. En primer lugar, el taquito de ternera y verduritas a la plancha con salsa chipotle y verde más guacamole. Delicatessen pura. Producto que llegaba a la boca y sin esfuerzo alguno se depositaba en nuestro estómago. La máxima expresión de la delicadeza en un plato.

El segundo plato, tampoco se quedó corto para nada, sabiendo que además es uno de los símbolos de la gastronomía azteca, por lo que no nos podían decepcionar: enchilada de pollo y verduritas con salsa chipotle y verde más guacamole ¿Qué se puede decir acerca de este plato? Pues que si son amantes de las enchiladas, esta les va a dejar un recuerdo inolvidable. Se lo aseguro.

Y no se vayan, porque los postres también son de matrícula. Ya saben que la gastronomía mexicana tiene una mano especial en el tema de los dulces. Por lo que nosotros no fuimos una excepción y quisimos degustarlos Por un lado, fruta fresca con helado de guanábana y milo. Fruta exquisita, pero a destacar los helados. En El Milagros todo tiene su personalidad, hasta los helados. Nada de fresa, chocolate, plátano, vainilla...

Y por último, el postre que es ya todo un clásico en nuestras mesas: volcán de chocolate y dulce de leche más heladito casero. Pues para definir esta magia de postre solo con una palabra nos es más que suficiente: delicia. En pocas ocasiones existe la posibilidad de ver y saborear como el chocolate se derrama nada más romper el bizcocho. Bravo.

Ya ven, si quieren disfrutar de ambiente, vistas, cultura y una gastronomía de fusión de calidad, El Milagros es el lugar más indicado para ello.

Última visita: 18/03/15
Web del restaurante
Ver ubicación

Carretera Sopelana-Plentzia
Calle Bideondo nº1
(48650) Barrika-Bizkaia

+34 946770235

gastrodisfrute.blogspot.com.es/2015/03/fusion-de-culturas-y-gastrono...

13/12/2011

Exotismo a la bilbaina

El restaurante me sorprendió por su decoración y su excelente terraza/jardín. Ideal para tomar algo y escaparte a alguna de las playas cercanas. La web muy completa y recomendable, buenas fotos y menú para consultar.

En la pagina web se puede ver el menú, son platos eminentemente latinos con apariciones de productos locales (example: tiradito de navajas) También existe opción de sushi, un guiño a la modernidad y el coolismo quizas.

Nosotros fuimos a lo latino. En cuanto a los platos... aqui viene el problema, no me acuerdo del nombre de los platos, tenía el ticket pero me deje la agenda en un tren rumano hace un par de semanas con dicho ticket así que dejo fotos y mi sensación general... el menú de la web ha cambiado imagino que al de otoño-invierno.

La flor eléctrica, de esto si que no me olvido. Cuando el camarero (servicio atento) nos presentó el plato nos comento que dejaramos la flor para el final que era algo peculiar. Nos acabamos el plato y la probamos... sabor naaaddaaaaa... esto es otra cosa... sensaciones... La flor eléctrica o sechuán proviene del Amazonas y produce una extraña y combinada sensación: un ligero calambre, sedación y alta salivación.

La sensación dura unos 5 minutos y es realmente curiosa. Se utiliza como limpiador del paladar deja limpias y abiertas las papilas gustativas listas para el resto de sabores, especialmente adecuada tras platos con alta cantidad de grasas.

En cuanto al precio, salimos por unos 40 euros cada uno, algo más de lo que se esperaba a priori. Quizas me parecería un sitio más de 30 euros aunque hay que reconocer la originalidad de la carta, el toque cool y que estamos en el País Vasco y los precios en cuanto a lo gastronómico, por mi experiencia tiran un punto más arriba.

20/04/2012

Hace unas semanas mi pareja me llevo a este restaurante. Debo reconocer, que en un principio no fui muy convencido ya que me lo puso como un local de comida internacional y yo soy pelín rarito para las comer jeje. Pedimos un menú degustación y aunque había algún que otro ingrediente que se repetía plato tras plato (cosa que no comparto, porque en un menú degustación debería haber mas variedad) en general fue un menú correcto. El trato fue agradable aunque para mi gusto tardaron demasiado en atendernos y sentarnos en una mesa. Cabe destacar también el jardín y terraza que tienen en el exterior, que con un buen día como el que nos hizo a nosotros se puede aprovechar para pasar un buen rato tirados en una hamaca. Recomendable reserva ya que suele estar bastante lleno.

30/04/2010

nindiola lo descubrió en junio de 2007

Aire fresco en Bilbao

Restaurante en la zona de playas indie de Bilbao (osea Sopelana la playa surfer de la zona). Ademas copas y marchiqui.

Como restaurante no te sorprenderá ni bien ni mal, pero el ambiente es muy bueno (copas, musiqueta, etc) y tiene una terraza que cuando hace bueno, compensa incluso el ir andando desde Bilbao (cosa para la cual hay que ser muy bilbaino).

Los fines de semana tienen sushi bar, que tampoco sorprende (si estas acostumbrado a los japos en Madrid o Barna), pero al menos es un intento en la muy achinada (por restaurantes regentados por chinos que van de japos) Bilbao de ofrecer algo novedoso (algo en lo que estos mozos son bastante competentes)

Personal muy agradable y de precio?, acorde con el standares bilbainos.
Creo que es una sitio que vale la pena, por el ambiente y aunque no sea la mejor comida del mundo mundial, ni mucho menos sales echando pestes.

18/06/2010

No vale la pena el viaje...

Estando en Bilbao hice caso de las recomendaciones aqui descritas y lie a mis acompañantes para cenar aquí.

Lo primero que me sorprendió es que de ambiente surfero o de playa nada de nada, las playas quedan muy lejos y sombre todo la otro lado de la carretera, en el medio de la nada mas absoluta, llegamos pronto pero como llovía no pudimos disfrutar de la terraza del restaurante (como digo una casa al borde de la carretera con un jardín delante, el ambiente dentro no era de esos de decir, valio la pena venir aunque solo fuese por el ambiento, mucho modernillo, mucha camiseta de marca, y sobre todo mucho tio.

Aun asi, la cosa prometía, tenían un sushi bar, la verdad una birria, si ese es el mejor sushi de Bilbao, como decían allí, pues eso...

El servicio lento, como muy guays los camareros pero poco eficientes y como digo ultra lento, parecía que la cosa no iba con ellos.

No vale la pena visitarlo, el sitio no tiene nada y a poco exigente con el servicio, la estética y sobre todo la comida el sitio es un bluff, es el típico sitio que se pone de moda en todas las ciudades por lo relacione spublicas o por lo que queráis, pero poquito, muy poquito objetivamente que ofrecer.

No me pareció barato.

24/09/2007

tumbonas y mar

Unas copas en el jardín‚ en la tumbona‚ ver la puesta de sol‚ el mar...
El bar‚ la comida o las copas son normales‚ el sitio es lo que vale.

Le espartano

Se ve el mar desde la terraza?

3 de noviembre de 2011

Elena Veguillas

tienen una campa que si, pero creo que recordar que no hay terraza para sentarse con mesas y ver el mar. En el jardin tienen tumbonas, que tampoco está nada mal.

3 de noviembre de 2011