Situado en la zona de la Gran Vía madrileña, se trata de un restaurante de referencia dentro del mundo de los japoneses. Gran calidad de producto y servicio esmerado.

descripción completa de Miyama

Ordenar por:

relevancia fecha

06/10/2017

A este precio mejor solo ir a Miyama Castellana.

Si existen varios restaurantes iguales de un mismo grupo lo mejor es ir al principal. Si hay que ir a un 99, que sea al del NH; si hay que ir a un Kabuki, al Wellington, aunque el de Presidente Carmona está a gran nivel; y si hay que ir a Miyama, al de Castellana.

Es simple, el producto puede ser similar, pero los cocineros que llevan a la fama al restaurante operan en la casa madre.

Pero por diversas razones podemos acabar, como en este caso, en un secundario. El segundo Miyama se situa en la calle Flor Baja, paralela a Leganitos, famosa por sus comercios chinos. La decoración del local es parecida al Miyama primigenio, aunque la disposición es peor y no destaca la barra, elemento principal en Castellana.

Empecé con 1/2 SASHIMI DE TORO. Si algo tiene fama en Miyama es su toro, y para mi siempre es obligatorio. Muy bueno, aunque se encuentra mejor en Castellana y en otros lugares.

A continuación CHAWANMUSHI, una ración pequeña de sopa caliente a base de huevo cuajado con langostinos, pollo y setas. Curioso el resultado, que nos muestra la otra parte de la cocina japonesa.

Seguimos con una serie de nigiris, en orden según la foto NIGIRI DE ATÚN, LUBINA, VIEIRA, LANGOSTINO TIGRE, CALAMAR Y ANGUILA.

Atún correcto, que es el indicador de calidad; lubina sin sabor; buena vieira, que no suele fallar; buen langostino tigre con bastante sabor aunque demasiado cocido; calamar correcto, con buen tacto. Se deja comer aunque me gustó mas el de Yokaloka por poner un sitio mas económico como ejemplo; y anguila a años luz de Kabuki ó 99.

Por último un BACALAO CON MISO que no estaba a la altura y como dulce un rico DAIFUKU.

La cuenta fue 80€ sin vino, un precio elevado con respecto al disfrute.

10/10/2016

Menú degustación de la pera

Pues sí, hemos disfrutamos como cochinos en el barro del menú degustación de Miyama.
Cena de sábado y menú a 46 lereles de 7 pases (esto es, a unos 6 euros el plato).
Y como todo, si vas pronto, 4 gatos; pero a partir de las 10 petado.

No entiendo la "mala fama" de este respecto al de castellana; sí que es verdad que a este sólo he venido a por el menú degustación (y es que el de castellana me queda más a mano) pero no he notado ninguna diferencia notable.

Antes de empezar ofrecen una toallita caliente para limpiarnos las manos y para la espera unas wakame.

- Sopa clara Dobin Mushi: de pescado blanco con setas y gambas. Traen además un gajo de lima xa exprimir al momento y al gusto. Espectacular.

- Sashimi variado: 3 de atún, 2 de mero y 2 de salmón, acompañado de salsa de soja, wasabi y rábano Corte y grosor impecable y pura mantequilla.

- Vieira y setas: Vieira caliente servida en su concha con yema de huevo, pimiento rojo y verde, cebolleta y setas cubierta con uni (erizo). Originalidad en todo su esplendor.

- Tempura de sardinitas: sardinitas envueltas en hoja de shiso, albahaca thai y ume, un tipo de ciruela, y fritas en tempura. Recomiendan primero comer solas, y después probar con la sal y el limón que traen a parte. Quizá el menos favorito de la noche; a nuestro gusto sabor muy potente y demasiada tempura.

- Gindara horneado al miso: bacalao negro procedente de Alaska horneado con pasta de miso dulce y presentado con una rama de jengibre de la que sólo se come la parte blanca. Este plato es pecado mortal; junto al pecado de gula y lujuria debería venir adjunta una foto de este plato.

- Sushi variado: se come de izquierda a derecha por este orden, atún marcado con salsa de alcaparra, mero con huevas de salmón, salmón con eneldo, y de vieira con wasabi. Inmejorables.

Los postres en el menú degustación son a elegir; nosotros pedimos:

- Yukimidaifuku: mochi (pastelillo de pasta de arroz) que envuelve un helado, con una base de tofe de miso, seta shitake en polvo y crujiente de caramelo. A punto estuve de soltar una lágrima; riquísimo.

- Harumaki de Chocolate: rollito crujiente y frito relleno de chocolate, acompañado de helado de vainilla, que si bien es un postre más típico, no tiene nada que envidiar a ningún otro.

¿El precio? pues sin trampa ni cartón: con una copa de vino blanco, que por cierto buenísimo y perfecto de temperatura, y 2 de agua..52 por persona.

Amenazo con volver pronto.

Yanzoo

Creo que este local lo reformaron hace unos años para que tuviera mejor cara. Si no recuerdo mal antes de la reforma había mucha humedad en el local y un olorcillo regulero. La última vez que fuimos hace ya un par de años nos gustó.

10 de octubre de 2016

LeSamp

uy pues no sabía yo...gracias eum! puede que fuese por eso

10 de octubre de 2016

Sergiete

Mis 3 estrellas de 2013 fueron precisamente, en gran parte al menos, por el olor a cloaca a la entrada y, algo menos, durante la cena... Bueno saber que está resuelto...

10 de octubre de 2016

Juan

Sin dudas el mejor japo que eh probado con diferencia..calidad precio aunque algo caro..y un servicio de 10.Muy recomendable para los amantes de la comida nipona.
Volveré

hace 9 meses

29/03/2017

Mi primer sushi, mi primer amor

Llegue yo de Tenerife hace ya mucho a Madrid, y no había probado nunca el sushi. Y me dijeron vas a probar uno de los mejores, que si te llevo al japotalego no lo vuelves a probar... El sushi no es mi cosa favorita del mundo en cuanto a comida, pero las cosas como son es aquí se come muy bien, se disfruta a la mesa y es una apuesta segura.

30/05/2017

Apuesta segura

Gran menú degustación que nos zampamos el otro día entre dos. Y no digo "gran" por el tamaño, que es óptimo, sino porque tocaba varios palos japos y de todos ellos salía airoso:

- Sopita de mar y montaña tomada en cacitos al estilo té: muy rica, con un sabor limpio a pollo y a la vez pescado.

- Sashimi: muy buenos los cortes aunque soy más de los nigiris que vendrán después.

- Vieira con setas y huevo: un plato muy rico aunque reconozco que la vieira quedaba oculta bajo un sabor como a revuelto de setas especial.

- Tempura de sardinas en hoja de shiso: prometía más de lo que fue.

- Gindara: bacalao asado a baja temperatura con un toque dulce de miso, terso como a mí me gusta y delicioso el toque de miso. Gran descubrimiento este plato.

- Nigiris: existe la opción de pedir los nigiris tradicionales, aunque nosotros optamos por la variante Miyama que son flambeados y, por tanto, algo más calentitos. Cada nigiri estaba mejor que el anterior. Aunque las salsas que los acompañaban estaban buenísimas, no sé si a veces es mejor dejar que se exprese el pescado por sí solo. Gran dilema.

- De postre pedimos una especie de crèpe de chocolate y una bolita de helado de nata envuelta en pasta de arroz. Como es casi norma, no es el fuerte de los japos, la verdad.

Con un par de botellines de Kirin y una jarrita de Sake, salimos a 55€ por persona.

26/07/2015

Uno de nuestros restaurantes favoritos

No sólo es nuestro restaurante japonés favorito. Es uno de nuestros locales favoritos sin más. El servicio es amable, simpático y profesional. Tres cualidades que no abundan, por desgracia. Seguramente por eso, repetimos siempre que podemos.

Como siempre, vamos en familia. A pesar del nivel de su cocina, tienen atención especial para los peques (menú infantil) que los chicos disfrutan mucho.

En cuanto a la comida, nos encantan las tempuras, tanto las clásicas como la de sardinas. El pescado es todo de primera calidad y la preparación y presentación de sashimi, makis y nigiris, no desmerecen la materia prima. Tienen unos rollos especiales con langostino y cangrejo que normalmente siempre rematan nuestros menús.

El menú degustación también es una buena opción. Nosotros preferimos pedir por nuestra cuenta, pero cuando hemos llevado a amigos les hemos insistido en que lo eligiesen.

¡Muy recomendable!

09/07/2015

Junio 2.015:

Me parece que se han vuelto un pelín tiquismiquis: Las botellas de agua no te las dejan (al menos en el menú), sino que se las llevan a unas cubitera comunes y de vez en cuando te rellenan la copa (a veces te dejan un rato sin rellenarla). Espero que a los que van a la carta, no les hagan lo mismo. En lo que sí estaban pendientes era en que si te goteaba una salsa, en un par de segundos ya estaba un camarero limpiando la mesa. Me ha agobiado y me ha hecho estar más pendiente de no ensuciar que de disfrutar la comida.

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Actualización febrero 2.013

Se ha convertido en mi restaurante japonés favorito. Sin embargo, sigo con el pero de los nigiris por parejas (que en realidad es general. Solo he visto que los sirvan individualmente en Janatomo y Donzoko).

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Buena comida y servicio aceptable. Por fin una barra en la que ves elaborar el sushi. El precio ajustado y un pelín más barato que el Janatomo al incluir en el menú el sushi y tempura (o sashimi y tempura, aunque en este caso salga más caro que el de Janatomo).

Dos peros que ponerles:

1.- no tienen actualizada la carta de precios en su página web (o no se tiene o se tiene actualizada).
2.- Que los nigiris haya que pedirlos de dos en dos, lo que los encarece.

30/08/2015

Miyama 2

Japonés con un muy buen servicio y un mejor producto. Su hermano de Castellana está un peldaño por encima.

Menú del día a 24 euros por persona.

Felipe

En realidad el 2 es el de Castellana. Este fue el primero.

31 de agosto de 2015

Alasa

Gracias por el apunte. Entonces, Miyama 1 en orden de aparición y 2 en nivel grastronómico.

3 de septiembre de 2015

06/08/2014

Recomendable

Si te gusta el japonés este es tu sitio siempre que tengas dinerito en la cartera.
Estuvo todo muy bueno y repetiría en ocasiones especiales.
Fue hace varios meses y no recuerdo todo lo que pedí pero recuerdo que tomamos el tartar de atún y el único problema que le vi es que la carne del atún estaba como triturada y para mi eso es un fallo. No digo que no sea así la forma de hacer de los japoneses pero a mi me gusta más cuando está picada a cuchillo, para gustos...
Otro plato que me gustó mucho (te ponen cucharillas para que te acabes tomando hasta la salsa) fue de atún toro, no recuerdo como se llamaba pero estaba un poco hecho por fuera y estaba muuuy bueno pero no sé porque lo esperaba semi caliente, es decir, recién hecho y en este caso no lo estaba.

Pero me gustaría volver para probarlo todo!!

Lo recomiendo

23/02/2014

En mi afán de conocer sitios nuevos, no me desplazo hasta Kokoro a saciar las ganas de pescado crudo de mi acompañante y busco en la lista de pendientes algún lugar que me permita comer cerca del trabajo. Así llegamos a Miyama un sábado a medio día, hasta la bandera de gente y reservas completas, sólo quedaba sitio (previa reserva, of course) en la barra. ¡Pues mucho más diverdido!
La oferta es puramente japonesa, con distintos entrantes bastante atractivos y diferentes de lo que se ve en los demás restaurantes de este tipo de comida, una buena selección de cortes de pescado tanto en sushis como en sashimis y una selección de platos calientes que suenan muy bien. También tienen un menú degustación por 46€ y, lo que me parece más atractivo de todo, los diferentes menús del día con los que parece que podrás comer por unos 20€.
Vamos a pedir de carta y pedimos recomendación, que rápidamente nos lleva a un soso pero efectivamente picante Tartar de Atún, elaborado casi como una pasta, unas correctas y simplonas vieiras con setas salteadas, salsa de soja y dashi, tres cortes de sashimi (excelente el atún que se deshacía en la boca, salmón y dorada) junto con finísimas lonchas de rodaballo con salsa ponzu. También nos traen una sopa de huevo cuajado con pollo, marisco y verduras, una textura extraña de sabor agradable y calmado con poca salinidad. Por último un mixto de sushi especial MIYAMA que resulta ser un nigiri de calamar, uno de vieira, uno de salmón, uno de pez mantequilla y dos de atún flameados y acompañados con distintas salsas (y aquí incido, si somos dos la disputa llega y tenemos que partir los nigiris por la mitad para probar todo, algo bastante poco ortodoxo) y cuatro rolls de langostino temporizado, muy rico y con sus salsas también fantásticas. Lo cierto es que esa obsesión por el soplete me resulta cansina y que además destroza el sabor del pescado dejando un regusto a llama sintética que elipse todo lo demás, una pena.
La sorpresa llega en los postres, muy buenos para lo que estamos acostumbrados en los japoneses, fantástica la copa de chocolate blanco, frambuesa, rosa y litchi y aún mejor la maceta de chocolates. Un acierto.
Y después de todo y de tres botellas de agua pequeñas llega la hora de pagar y nos cascan 60€ por persona, un total de 120€ por una comida que no sobresale en absoluto; y de ahí vienen las 3*, porque al final lo que pagas es importante. Hubiese pagado a gusto 40€ por lo que comí, pero sumarle 20 más me parece completamente excesivo y, por supuesto, no volveré y la próxima vez que el mono de sushi aparezca, volveré a mi querido Kokoro.

14/03/2015

Gran restaurante japones

Servicio muy atento y amable.

Calidad excelente de la comida. Uno de mis favoritos en madrid. sashimi excelente.

Buen ambiente en sala y tranquilo.

Seguro que vuelvo. El mejor de los que he estado