Cocina japonesa contemporánea, calidad de la materia prima y sabores puros y equilibrados

descripción completa de Miyama Castellana

Ordenar por:

relevancia fecha

03/06/2017

Por calidad de cocina y servicio de sala, merece su fama.

Mayo-2017

Decir que Miyama Castellana es uno de los restaurantes top de cocina japonesa en la capital, es una obviedad, pero sucede que para la critica especializada y para la inmensa mayoría de los muchos aficionados a dicha cocina, es así. Y además, desde su apertura.

Abierto desde comienzos del 2009, en pleno Paseo de la Castellana madrileño, y con vocación de convertirse en el buque insignia del grupo Miyama (tiene otro establecimiento de igual nombre en la calle Flor Baja) y situarse en el grupo de restaurantes japoneses de referencia. Y casi desde su comienzo lo consiguieron, hoy es un lugar donde para incluso los ciudadanos japoneses que habitan en la capital, significa un restaurante de alta calidad.

Pueden leer la reseña completa en comercongusto,es/miyama-castellana

--------------------------

9-5-2015. Mediodia.

Bueno pues con esta visita ya se ha completado, el que para muchos entendidos es el trio de ases de la cocina japo madrileña.

No voy a entrar en la dinamica de establecer comparaciones entre ellos, por una parte odiosas y por otra, que la lejania en el tiempo de una de las visitas (Kabuki Wellington) haria incompleta la comparacion. Me limitare, por tanto a tratar sobre el ultimo visitado.

Sala carente de ornamentación y decorado tipica de un restaurante de este tipo y/o categoria, o al menos, muy alejado del fasto que uno espera encontrar. Pero, en mi opinion, no les hace ninguna falta, eso si, lo esperaba con mayor capacidad. Barra de sushi a la derecha y sala alargada a la izquierda, segun cuentan la capacidad total son, mas o menos, 70 personas.

Equipo de sala de gran nivel, amables, sonrientes, te explican los platos, te ayudan a confeccionar tu comanda, dentro de una oferta que invita a pedir de todo, como ello no es posible, tendras que volver mas veces, y ademas proximamente, se nota que les han enseñado muy bien, y lo aplican con alegria.

Para esta primera visita, y para no recibir demasiadas collejas por parte de los entendidos en esta cocina, que en este portal hay unos cuantos, me he inspirado en las comandas hechas por algunos de los clientes a los que leo con interes. Tiempo habra de hacer experimentos en proximas visitas. Ahora hemos ido a lo facil.

Carta de vinos, importante, en cantidad y calidad de oferta, y en sus precios. Siempre existe la posibilidad de tomar cervezas, de hecho fuimos de los pocos, sala llena, que tomamos vino, en este caso un Mas Rodó Riesling, diferente, con un mas que apreciable regusto a vino jerezano.

Comenzamos con la clasica ensalada de alga wakame y sesamo, rica, y que ademas al poner dos porciones, pues termino comiendo las dos, que bien.

Tartar picante de atun. Uno de los platos mas demandados, y no me extraña, decir rico es decir poco, lo unico y segun mi gusto, tenia un picado excesivamente fino, me gusta sentir en la boca el atun. Pero ello no desmerece el plato, solo es un gusto personal.

Berenjena asada con picadillo de pollo y miso rojo. Una berenjena muy tierna, se desprende de la piel solo con mirarla fijamente, un sabor muy suave, y del miso, que segun cuentan, son tres misos diferentes si bien predomina el rojo, elaborado por ellos con no se cuantas horas de fuego suave y movimiento a mano, le confiere un sabor impresionante. Recomendable y repetible.

Aburi mix. Combinacion de nigiris flambeados (en este caso, fueron: wagyu, toro, atun, pez limon y anguila) y makis fritos. Esta version del maki frito no la habia probado nunca, me ha encantado, vamos que la proxima vez repito. De los nigiris destacaria el punto del arroz, perfecto.

Gindara (bacalao negro asado y marinado). Espectacular, las lascas se abren con tocar el bacalao, que sabor. Para repetir.

Tobanyaki de wagyu. Toma, toma. Se acompaña de unas laminas de ajo frito, y tres salsas (soja, siete pimientas y ponzu). No se si el wagyu es japo original o si es oriundo, pero esta para chuparse los dedos.

Mochi de fresa y te verde. Se trata de un Mochi relleno de nata y bizcocho de te verde, con helado de fresa y fresa liofilizada. Y decian que los japos no cuidan los postres, quien lo dijo seguro que no ha estado por aqui.

Sorbete de lichi, crema de chocolate blanco, hoja de sisho caramelizada, salsa de frambuesa y perlas de agua de rosas. Lo dicho con el anterior postre es de aplicacion tambien ahora.

Cafes con hielo, unos petit fours que combinaban los sabores de la fruta y el chocolate, y sin sake, - en ningun momento nos ofrecieron ningun tipo -, ponemos fin a esta primera visita, y ya deseando volver.

Miss Migas

A este le tengo unas ganas TREMENDAS.

28 de abril de 2015

Gath

Solo me queda este para completar el trio. Y ya, proximamente....

28 de abril de 2015

acme

¿Pero cómo? ¿Dos ilustres que aún no han catado Miyama?.
Se me caen dos mitos...

29 de abril de 2015

Gath

El de Flor Baja si lo conozco, pero el de Castellana no, lo admito. Pero esa mancha se lavará muy pronto.

29 de abril de 2015

Miss Migas

¿Se puede hacer la misma declaración? Dejé el de Castellana en cuarentena después de visitar Flor Baja, que no me dijo mucha cosa.
Pero el shabu shabu no se me escapa, qué pena que cierren el viernes.

29 de abril de 2015

Gath

Me adhiero a tu declaracion, el de Flor Baja me desanimó bastante, veremos a ver este otro.

29 de abril de 2015

acme

Acepto barco

29 de abril de 2015

Lady Spider76

Qué envidia, nada sana, por cierto!

29 de abril de 2015

Gath

Para eso, si hay tratamiento....

29 de abril de 2015

Cristina

Mundos distintos, Flor baja y Castellana...

29 de abril de 2015

Lady Spider76

Sabéis si en castellana siguen teniendo el menú diario para comer?

29 de abril de 2015

EandradA

Yo diría que sí, Lola.

29 de abril de 2015

EandradA

O que no, porque no lo encuentro por ningún sitio. Ante la duda mejor llamar.

29 de abril de 2015

Yanzoo

Estupenda descripción!! Miyama es un gran sitio. Todo lo que yo he probado está rico, rico.

12 de mayo de 2015

31/10/2016

Cerca de los grandes japoneses de Madrid

25/10/16

Miyama tiene la fama de ser el mejor restaurante Japonés "puro" de Madrid, jugando en la liga de los grandes con los 99 Sushi Bar y los Kabuki.

El local siguiendo una estética puramente japonesa se caracteriza por su minimalismo, todo decorado en madera clara, luz algo fría y una disposición del local alargada. Como en todo japonés que se precie, cuenta con una barra para observar los movimientos de los maestros, si vais 2 o 3 personas, yo no lo dudaría y reservaría en barra.

La sala suele estar dirigida por Hiroshi Kobayashi, en la noche que estuvimos no estaba presente y creo que eso se hizo notar, ya que tuvieron algún que otro fallo. Nos dejamos asesorar por el maitre de "sustitución", correcto pero se empeñó en que pidiéramos platos con wagyu y un california, sinceramente fueron de los bocados que menos gustaron.

Como aperitivo nos pusieron una pequeña ensalada de WAKAME, es mi alga favorita, pero me sabe igual en todos los sitios.
ROLLO DE BUEY WAGYU (13€) , dos rollitos de wangyu con setas enoki y cebollino y con una salsita teriyaki. Sin más, la carne estaba bien, pero no deja de ser un trozo de bistec enrollado.
SALTEADO DE SETAS JAPONESAS Y ESPINACAS (8,3€) el mejor de los entrantes, nos lo recomendaron y gustó mucho.

1/2 SASHIMI DE CALAMAR (5€), el calamar es uno de los cortes mas difíciles de ejecutar, a parte del espesor de la pieza, se le tienen que hacer unos cortes longitudinales poco profundos para romper las fibras del calamar y sacar todo el umami del cefalópodo. Tras haberlo probado en Spai Kru y haber flipado con la textura y el sabor del calamar, creí que en Miyama me podría encontrar algo parecido. No podía estar mas equivocado, fue realmente desagradable, duro y por mas que masticaba era imposible de tragar. Que decepción.

NIGIRIS DE TORO (4,9€/ud) aquí es donde se nota que estamos en un gran japonés, perfecta ejecución de los cortes y una materia prima de primera. El de toro no puede fallar, es la prueba de algodón de los restaurantes japoneses, te dirá la frescura y calidad del pescado con el que trabajan.
NIGIRI DE VIERA (3,25€/ud) con una especie de mayonesa de wasabi, delicioso, corte perfecto y el toque de picante nasal perfecto, casi a la altura del de Nakeima (mi nigiri favorito ever).
NIGIRI DE SALMON FLAMBEADO (2,4€/ud) bueno y NIGIRI DE WAGYU (4€/ud) con vieras y cebollino, mismo comentario que con los rollitos, un bistec sin pena ni gloria.

MAKI DE ATÚN PICANTE (16,5€) muy muy rico. Con una envoltura crujiente muy agradable.
MAKI CALIFORNIA (16,5€), muy pobre, nos lo recomendó el maitre y solo estaba relleno de cangrejo y aguacate. Lo mejor las huevas con la salsa que lo bordeaba.

GINDARA (27€), solo por este plato hay que venir a Miyama al menos una vez en la vida. Un bacalao negro de Alaska macerado en miso durante 36h, y horneado. El pescado tiene una textura, que se deshace como mantequilla, un sabor espectacular con unos matices dulzones deliciosos. Esa noche soñé con la guindara.

MOCHI DE FRESA (8€) con helado y trozos de fresa deshidratadas, de los mejores mochis que haya probado, y unos PETIT FOURS, de chocolate blanco y te verde, un final muy fresco y adecuado.

En general me esperaba algo más de Miyama, hubo luces y sombras, y para estar a la altura de 99 Sushi Bar y Kabuki hay que deslumbrar, pero si se tiene en cuenta que por 60€ en Miyama te metes un homenaje su fama está más que justificada. Volveré pronto, por Hiroshi, la gindara y el gunkam de erizo que se les acabó esa noche, y me quede con todas las ganas.

06/10/2016

Increíble

Reservé para el cumpleaños de mi chica, y aunque no estuve en la barra, la experiencia fue inmejorable.
El trato por parte del personal, a la altura del nivel de la cocina, y además, Hiroshi muy pendiente de que todo fuese correcto y de que disfrutásemos la experiencia.

Hace semanas que fui, por lo que no recuerdo exactamente los platos que comimos, pero si que voy a hacer mención del bacalao negro, plato que nos trajeron para cerrar, y que me pareció espectacular.
Muy buenos también el tartar de atún picante, y el tataki de pez limón, y los cuatro nigiris de toro que nos sacaro, dos hechos de una manera y 2 de otra, para poder identificar diferencias entre ellos y disfrutar de una presentación y explicación especial por parte de Hiroshi.

Con botella de vino, pidiendo 2 o 3 cosas, y dejandonos recomendar para el resto, salimos a unos 140€ en total (me pareció incluso barato).

Estoy deseando tener otra excusa para volver.

Miss Migas

Yo también tengo pendiente una visita a la barra....

6 de octubre de 2016

01/12/2016

Miyama, Quizás el mejor japonés de Madrid

4+
Mucho se ha hablado sobre cuál es el mejor restaurante japonés de Madrid… Sin duda, nombres como 99 sushi bar o Kabuki aparecen junto a Miyama y algunos otros cuando este tema sale a la luz. En mi opinión, estas 3 casas copan sin duda el pódium, y eso lo sé desde hace tiempo. La duda me surgía entre quien de los tres ocupa el puesto más alto, y creo que mi última visita a Miyama ha decantado la balanza…

Cierto es que la fusión de cocinas de Kabuki es única y extraordinaria, así como la versatilidad de 99 sushi bar donde comer es un auténtico placer. No obstante, creo que ponerse en la manos de Miyama y que sean ellos los que decidan que tienes que comer, se convierte en la experiencia más puramente japonesa que puedes encontrar en Madrid, por eso creo, que como nipón puro, es actualmente el mejor de Madrid.

Como os decía, además de los fantásticos y variados nigiris, sashimis y makis que por supuesto tienen y maravillosos, lo mejor que puedes encontrar en Miyama es todo lo relacionado con la cocina tradicional japonesa y sobre todo guisos japoneses de varios tipos que son perfectos para esta época del año y que si todavía no habéis probado os aconsejo que lo hagáis.

Por daros varias ideas he probado un plato de setas japonesas que es increíble. También riquísimo una especie de caldereta de almejas cuyo caldo es impresionante o el que para mí es el imprescindible del restaurante, el bacalao infusionado en sopa miso, un sabor espectacular.

SI QUIERES VER LAS FOTOS Y SEGUIR LEYENDO ENTRA EN:
cookinganddisfruting.es/2016/12/miyama-quizas-el-mejor-japones-d...

03/04/2017

De los pocos japoneses clásicos sin fusión de Madrid.

Soy muy adicto a japoneses y este ha sido durante bastante tiempo mi caballo de batalla para cualquier momento. Es caro, como cualquier japonés y no sales por menos de 60€ ni de broma, pero esta lligeramente por debajo de los 80€ de 99Sushibar y de los 100€ de Kabuki que suelo pagar. El punto fuerte del restaurante siempre ha sido lo majo que era el maitre, un japonés de pelo de punta a lo loco muy majo y que al parecer ya no trabaja allí, y el señor que hace sushi, que sabe lo que se hace y el sushi es posiblemente el mejor sushi clásico de Madrid. Está muy por debajo del sushi de Koy shunka por ejemplo y mucho más del que pruebas fuera de España, pero para los estandares madrileños es posiblemente el mejor junto al de Miki, otro sitio que probado un par de veces.

Donde flojea es en la cocina caliente... Probamos un nabe, que no recuerdo mal era un sukiyaki de wagyu y 1) no era wagyu, sino pseudo-wagyu de Chile o Burgos por lo menos y 2) era bastante flojete en sabor y con poco mimo. El chef de caliente es diferente del de frío y se nota demasiado. Los postres poco creativos pero bien ejecutados.

Recomendable especialmente para sushi clásico. Para cocina caliente japonesa tradicional, a mi Hattori Hanzo me parece que lo clava. Platos como okonomiyaki, takoyaki, vieiras con mentaiko o anguila asada son auténticas delicias en cocina caliente japonesa. También me gusta el excelente okonomiyaki de Sublime Tokyo Madrid, pero es más pequeño y me gusta más que le echen el katsuobushi en láminas. No obstante, cuando Hattori está lleno, me voy al Sublime que está al lado y suele tener mesa libre.

En definitiva, que me pierdo. Miyama sigue liderando los restaurantes japoneses de sushi clásico de la capital. Evitar cocina caliente y tomar un buen sake y un postre.

Especialmente recomdable para reuniones de negocios, ya que el ambiente y la decoración es muy sobria.

29/10/2016

Confirmado Octubre 2016. Simplemente perfecto. Comienzo con detalle al llegar: aunque hay mesas de 2 personas libres, nos emplazan en una de 4, con lo cual estuvimos mucho mas cómodos, siendo además la que hay junto a la ventana de la entrada con lo cual tuvimos menos ruido. Seguido nos reencontramos con Hiroshi Kobayasi, al cual conocimos en su época de Asiana y estuvimos recordando anécdotas.
En cuanto a la comida, comenzamos con tartar de atún picante, muy rico, tal vez demasiado fino pero para repetir. Seguimos con una recomendación de Hiroshi que fueron unas setas japonesas, y por lo sorprendente tal vez fue lo que mas me gusto de la cena. Seguimos con tataki de pez limon, con un punto cítrico diferente a otros probados. Después nigiris de toro, vieira, salmón, anguila...: el punto del arroz es una locura. El de toro espectacular pero mi ganador fue el de anguila, tal vez porque es mas difícil de encontrar, por lo menos en los japos de Bilbao. Por último gindara de bacalao negro, tal vez el plato mas flojo pues estaba un pelin seca, creo que se paso un poco. Para acabar un postre de chocolate y helado de vainilla del que me hubiera comido cinco raciones por lo menos. Con cuatro cervezas y unos petit fources, salimos a 168 euros el total. Pagados bien a gusto. Que pena que me pille tan lejos.

10/10/2016

Excelente japones, calidad en el producto, tradición.

Poco que decir, en mi top 3 junto a sushi 99 y kabuki.
Excelente japones, de los primeros locales que abrieron en madrid y siguen manteniendo una calidad inmejorable, mantienen la tradición.

28/11/2017

Divertido restaurante japonés.

Muy buenos los langostinos con gabardina y la comida japonesa,de precio bien.
Aquí no se puede desayunar,solo restaurante.
Ubicado en la Plaza del Doctor Marañón,en el Paseo de la Castellana.

Alexo

Divertido..? Acaso hay payasos..?

hace 3 semanas

LittleLady

No hay payasos,pero el personal es amabilísimo

hace 2 semanas

24/05/2016

Miyama... me llama!

Uno de los japos imprescindibles de Madrid. Salimos muy bien comidos y bebidos a 60€ por cabeza.

Imprescindible:
- Pedir el menú Omakase (i.e. "Junji Odaka, ponme y cóbrame lo que te de la gana")
- Probar el WC japo
- Pedirle al maître (Hiroshi Kobayashi) que te explique los secretos de la elaboración del sake

Para la próxima me apunto pedir barra y probar los menús de mediodia.

08/07/2016

Me encanta

Un lujazo de sitio, la comida de 10, para mi de los mejores japonés de Madrid

10/01/2016

Un japo espectacular!

Comida enero 2015

Muchas, muchísimas ganas de ir a este restaurante y ha cumplido totalmente las expectativas. Reserva para dos y nos pudimos posicionar en la barra para ver a esos maestros haciendo su magia, cinco artistas detrás de la misma super disciplinados y ordenados, trabajando sin pausa y en silencio, ya podrían seguir muchos restaurantes esta filosofía de trabajo.

Servicio muy profesional y atento desde que llegamos hasta nuestra salida, nos sentimos como en casa.

Empezamos a pedir, después de examinar exhaustivamente la carta y evitar los platos que son un rejón de primera división.

De aperitivo una ensalada de wakame que desaparece con rapidez

Queriamos pedir unos boquerones que nos habían recomendado pero al no tener nos decantamos por otra Ensalada de algas, que no estaba mal pero podríamos haber omitido; y un Tartar de Atún que a mi me encantó de sabor, rico rico, pero a mi novia le pareció un poco puré, ya que estaba deshecho.

Importante detalle que cada vez que nos traian algo cambiaban los platos y si el vaso estaba vacío, volvías a tener agua o te preguntaban si querías otra cervecita, el servicio de 10.

Seguimos con un surtido de Sashimi compuesto por Toro, Hamachi (pez limón) y Cangrejo real. El Toro simplemente espectacular, como mantequilla se deshace en el paladar. El Hamachi me sorprendió gratamente que no lo había probado, un sabor suave y rico y el Cangrejo que no soy su mayor fan y que nos habían recomendado estaba muy bueno, no parecía para nada que estuviese crudo.

Llegan los Temakis, mamma mia... Langostino tempurizado y Anguila fueron las opciones, las dos espectaculares, no soy muy objetivo porque estos conos me encantan pero de verdad estaban muy buenos me habría comido otro par sin despeinarme.

Makis especiales de Salmón y queso, estos venían fritos, una preparación diferente e igual de buena. Deliciosos, 9 piezas y un tamaño perfecto.

Hasta aquí llegaba el pedido inicial pero para rematar cayeron otros makis de salmón, los clásicos que nunca fallan y siempre gustan.

En el tema postre en el que yo estaba un poco reticente, vino el maitre a echarnos una mano en la decisión, nos explicó muy bien y en un castellano perfecto la composición y elaboración en los que teníamos dudas y la elección final fue muy acertada, Sorbete de Lichi cremoso que tenía chocolate blanco y toques de fresa. Bueno es poco, estaba cojonudo, delicioso y nada empalagoso.

Concluimos la visita con unos petit fours cortesía de la casa que sin ser nada del otro mundo se dejaban comer. Llega la dolorosa que fue menos de lo esperado, 55 per capita, RCP bastante buena y no nos privamos de nada. Me pareció un restaurante con precios dispares en los que puedes salir por un ojo de la cara o por algo mas que aceptable, todo depende de lo que pidas.

A mi me gustó mas que 99S, sin desmerecer este último, Miyama es mas japo de toda la vida con una calidad de aupa.

spider72

Y yo que aún no he ido a éste...imperdoneibol

11 de enero de 2016

Lady Spider76

eso eso imperdonable!

11 de enero de 2016

Gath

Eso no tiene nombre.....

11 de enero de 2016

CubaLibre

Pero tiene fácil solución, a ser posible en barra

11 de enero de 2016

Lady Spider76

agendado queda

11 de enero de 2016

Miss Migas

No os perdáis los nigiris...

11 de enero de 2016

08/12/2015

UNO DE LOS GRANDES

Quedaba pendiente conocer uno de los grandes restaurantes japoneses de Madrid junto con Kabuki y 99 Sushi Bar.

Una ocasión especial merecía un restaurante de altura y dado que apetecía japonés y que el resto de los grandes ya tenemos la fortuna de conocerlos, la elección era obligada.

Salón sobrio, enfocado al disfrute de los sentidos. Jefe de sala profesional, atento y resuelto. Servicio impecable, tempo perfecto, máquina perfectamente engrasada. Ambiente a tono con la zona, de clientela habitual y con poderío.

Mi objetivo era probar el mayor número de platos posible procurando que la comanda fuera variada y la experiencia completa. Había estudiado minuciosamente la carta y las recomendaciones de todos los foodies de 11870, pero aún así no me resistí a que el jefe de sala nos hiciera alguna recomendación.

Empezaré por el líquido elemento, al que había que dedicar especial atención dada la celebración de la onomástica y la honorabilidad de los manjares que íbamos a degustar. La elección no pudo ser más acertada; xarel.lo Pairal 2005 que el jefe de sala nos amenizó perfectamente con la historia de la bodega y sus impulsores (34€). Altamente recomendable si os gusta el cava, pero muy a vuestro pesar no podéis disfrutarlo toda una cena, como es mi caso.

En cuanto al elemento sólido, estos fueron los platos por orden de desaparición (con permiso del padre de esta acertada expresión):

-Tartare de atún picante (16,50€). Gran calidad del producto y perfecta ejecución, pero me sumo al bando de los que prefieren el atún más entero
.
-Surtido de 3 sashimi (26€). Salmón, atún y un pescado blanco que he olvidado (hace ya casi dos meses que lo visitamos y mi memoria ya falla). Corte y tamaño de las piezas de libro, calidad suprema. La esencia de la cocina nipona, sencillez y elegancia; emoción, de lo mejor de la noche.

-Tataki de pez limón (21,50€). Otra de las estrellas de la noche, pescado de frescura sublime acompañado de matices que no le restaban protagonismo. Estética preciosista.

-Nigiris de cangrejo real y vieira (8€ y 8€). Arroz espectacular en el tamaño de la pieza y en textura. Me gustó más el de vieira, sabor muy fino. El de cangrejo real correcto, pero esto no es más que una cuestión de gustos ya que la calidad también era muy buena.

-Maki especial (15€) de langostino crujiente. Estaba rico, pero en mi ranking particular en esta plaza siguen ganando por goleada los maxis del 99.

Aquí había terminado la comanda inicial, pero como íbamos a dar todo de nosotros teníamos hueco para algún plato más antes del postre, del que por supuesto tampoco podíamos prescindir; así es que pedimos recomendación al jefe de sala y, con cierta decepción por mi parte, tengo que decirlo, me sugirió la gindara, y digo decepción porque os había leído tanto bueno al respecto que no me sorprendió, así es que, por supuesto, aceptamos la sugerencia y la probamos. El bocado es estupendo, no lo niego, pero estoy de acuerdo con los que afirman que es un plato demasiado sobrio, sencillo y escueto para su precio (23€)

Y ya para los postres, mousse de chocolate y yuzu (8€). Mis expectativas eran altas por lo leído en estos lares con respecto al apartado dulce de Miyama, que se proclama como una oferta a la altura de su cocina. A mí no me lo pareció en absoluto, quizás es que la elección no fue acertada, pero me pareció completamente prescindible.

No tomamos café ni infusión, aún así nos pusieron los petit fours, correctos, pero eché de menos el vasito de sake del que todos habláis.

Cuenta final 160€ redondos. Una cena formidable que bien lo vale.

Si lo que os apetece es cocina clásica japonesa de altura, Miyama Castellana es, sin lugar a dudas, la mejor elección en Madrid.

Visita 30 de octubre de 2015.

Gath

Buena reseña Gastrolola. Sin duda Miyama Castellana este en el grupo de los grandes japos de la capital.

8 de diciembre de 2015

Yanzoo

Hay que pedir tarta de manzana de postre!! está estupenda ☺

8 de diciembre de 2015

gastrolola

Tomo nota Eum

8 de diciembre de 2015