11/05/2012

Fernando Encinar lo descubrió en abril de 2012

Buen japonés pero muy ruidoso

Al otro lado del Arno hay muchos buenos restaurantes. Y uno de los pocos japoneses de Florencia. La calidad de la comida es magnífica y se come en general bastante bien. Es algo caro (en torno a 50€) y lo que peor llevé fue el ruido de la segunda planta, un espacio algo bajo de altura que además tiene una boveda de ladrillo (ver las fotos) que hace que la velada sea demasiado ruidosa. Como además los italianos (como los españoles) no suelen hablar bajito el ambiente es un poco estruendoso. El servicio, escaso, es encantador.