Los puerros confitados con romesco, su salmón marinado en casa o el steak tartare ya son platos insignia de la Vinoteca Moratín, un diminuto local del barrio de Las Letras que siempre está lleno hasta la bandera ya que su relación calidad precio es de primera.

11/10/2016

Trocitos de amor comestibles

Tras meses intentándolo (la verdad es que somos un poco vagos y no nos hemos molestado en reservar) y aprovechando que finalizaba la temporada vacacional, por fin hemos tenido la suerte de comer en la Vinoteca Moratín.
Llegamos más o menos sobre las 14:45h y nos acomodaron sin problema. Hemos de puntualizar que desde el principio, el trato ha sido exquisito, muy cercano y agradable, nos hemos sentido como en casa. En lo relativo a la comida, la carta, no es excesivamente extensa pero sí de alta calidad.
Acorde con el lugar cuenta con una amplia carta de vinos muy interesante y que ofrece muchas posibilidades, para todos los gustos.
Desde el principio, nos hemos dejado aconsejar y con gran acierto, puesto que hemos disfrutado de una grata experiencia.
Tras pedir y mientras esperábamos, nos trajeron de aperitivo unas patatas
... opinión completa »

06/09/2016

Acogedor

Un rincón muy acogedor, muy tranquilo y muy recomendable para una velada de dos o de cuatro como mucho. La carta es corta pero el producto es muy bueno y está muy bien hecho, nos encantó el steak tartar y sobre todo el salmón marinado, y para rematar un toque original con un helado de cactus y lima, muy rico. El vino excelente y el servicio también, muy amables y muy profesionales.

20/08/2016

De esos especiales

Sitio especial con un servicio increíble. De esos que te hacen sentir como en casa. Más info en este enlace comerseunrosco.wordpress.com/2016/08/12/moratin

21/04/2017

reservada mesa para dentro de unos días... muchas expectativas

pronto impresiones de la visita

Javier B.

Muy buena opción, apuesta segura.

hace 1 semana

Avelio

Éste no falla, el mejor steak tartar de Madrid para mi gusto

hace 4 días

10/11/2015

Menos es (mucho) más

El barrio de Las Letras es, sin lugar a dudas, uno de nuestros barrios de culto de Madrid (los otros quizás sean Malasaña y Chueca). Durante una temporada tuvimos la suerte de trabajar por la zona y, entonces, suspirábamos por encontrar un sitio en la coqueta Vinoteca Moratín que -como sucede a menudo cuando algo merece la pena- siempre estaba hasta la bandera. Desde su apertura en el año 2013 es casi imposible conseguir una mesa en fin de semana (el hecho de que sólo tengan 6 mesas no ayuda), pero merece la pena intentarlo, porque este sitio tiene magia.

La Vinoteca Moratín es el proyecto personalísimo de Marcos Gil y su toque personal se nota en casi todo (por algo él está siempre ahí, atendiendo a las mesas, explicando los platos y cuidando a sus clientes: desde aquí le
... opinión completa »

Avelio

Me dejáis con muchas ganas de repetir en este sitio. Vinoteca Moratín está en el Top de "steak tartares" de la Capital. Además Marcos es un gran cocinero y un encanto de persona.

11 de noviembre de 2015

04/10/2015

Vinoteca Moratín, tenéis que ir..

4+

Fue el mismo propietario el que al acabar nuestra cena afirmó que Vinoteca Moratín no deja de ser una casa de comidas. La verdad es que su producto de mercado, el tratamiento que le dan y la carta escueta pero redonda que tiene, con recetas atemporales y siempre apetecibles, pueden hacer que encaje en esa descripción. Aunque su decoración acogedora, su luz tenue y su aspecto de bistró parisino lo hacen perfecto para una cena romántica en pareja.

Este tipo de cartas me encantan, no demasiados platos pero todos apetecibles, con producto del día y recetas bordadas. Además un servicio muy atento, donde es el propio cocinero-dueño el que viene a tomarte nota y aconsejarte. Y para bordar la jugada una carta de vinos logradísima donde probar cosas nuevas que se salen del típico Rioja o Ribera..

Nosotros decidimos compartir
... opinión completa »

spider72

Este sitio es el primero en la lista de pendientes pero está siempre lleno!!

25 de octubre de 2014

gastrolola

Soy una fan incondicional de Vinoteca Moratin. El único pero es q Marcos apenas introduce novedades en su carta y esto no favorece visitarla con frecuencia

25 de octubre de 2014

Cooking and Disfruti...

Hay que llamar con unas dos semanas de antelación pero merece la pena!

29 de octubre de 2014

27/07/2015

Muy rico y tranquilo

Pues si se come bien si... Pocas mesas, con banco corrido y una libreria en medio del comedor.

Carta con varias cosas para picar y platos principales. He probado:
- Alcachofas (para mi gusto le sobraba aceite)
- Antxoas (grandes y frescas)
- Salmon marinado (muy buen corte)
- Steak Tartar (picantito y bien cortado)
- Tarta Tatín

Con dos zumos de tomate preparados, dos botellas de agua y una cerveza, 71€

Ganas de probar la carta de vinos y perfecto para comer rápido por la zona. Estaba lleno! El servicio encantador.

A mejorar: hacía un pelín de frio!

27/08/2015

La mejor alternativa zona Huertas, salvando Triciclo

Carta de producto, quizás algo escasa y con poca rotación, pero cualquier cosa que pidas va estar rico.

03/11/2014

Servicio y producto

Bien situado, en pleno barrio de las letras, este local ofrece una carta corta pero muy apetecible y una selección de vinos muy atractiva.
Nos dejamos aconsejar para el vino y acertamos, compartimos unas excepcionales alcachofas a la sal de cecina y un salmón marinado (que no sorprendía tanto). Para los principales, el steak tartar es muy bueno, a destacar la calidad de la carne. De postre, la tarta tatin era excepcional.
Por último, pero muy importante, el servicio y el trato son inmejorables.
Muy recomendable y bien de precio, con vino unos 40€ por persona.

13/05/2014

Calidad y calidez

Cena Mayo 2014.
Casi todas mis comidas y cenas me dejo guiar por esta web y este año todas están dentro del grupo "mejor 2014". Y salvo 3 o 4 que claramente podrían ser (porque no puedo aspirar a los grandes) parece que en muchos casos se sobrevaloran muchos locales.
No es el caso del Moratín.
El local es sencillo y pequeño (antiguo bar de copas de la zona) con apenas 6 mesas muy bien repartidas. Ambiente muy cálido, luz baja pero las mesas bien iluminadas y tranquilo.
Los camareros son cordiales y educados, profesionales sin caer en el buenrollismos (que tampoco me importa). Lo que mas nos sorprendió fue que fuese el propio chef quien nos tomara nota y nos recomendara. En esa situación, tan excepcional, te dejas seducir por los consejos y explicaciones, hasta el punto de pedir
... opinión completa »

12 comentarios anteriores

EandradA

Vengo con retraso, sí. Gracias Sr. Acme por mencionarnos a unos cuantos (¿indeseables?) en su comentario y convertirnos en una mala influencia para otros onceochosetenteros. (¡Jaaaaa, mal rayo te paaaarta!)

14 de mayo de 2014

acme

Es mejor ser influencia, aunque sea mala

14 de mayo de 2014

23/11/2013

Otro buen lugar en el Barrio de las Letras

Nada más entrar, se aprecia la calidez del lugar, un sólo salón, pequeño, con vigas de madera, pocas mesas, muebles en algunos casos tipo vintage, una decoración cercana, muy alejada de esa costumbre, muy en boga hoy, de utilizar a esos gurús ultramodernos que repiten y repiten los mismos decorados en tantos lugares.

Tiene una carta escasa basada en productos de mercado y elaboraciones tradicionales, si bien, se aprecian toques propios que acercan esa cocina a los gustos actuales.

Muy interesante carta de vinos, algunos no muy conocidos, pero con un amplio abanico de D.O.

Una atención amable y cercana. Una más que correcta explicación de la carta y de la elaboración de los platos, una explicación que denota pasión por la cocina.

En esta primera toma de contacto, a la vista de los resultados, vendrán más,
... opinión completa »

3 comentarios anteriores

Gath

De nada.

24 de noviembre de 2013

spider72

Lleno. Lleno. Lleno. Los 3 días...ya no paro hasta que lo consiga.

16 de mayo de 2014

14/08/2014

Acierto seguro

Claudia me lo descubrió en una fiesta...me comentó que acaban de abrir una vinoteca en el barrio de Las Letras que hacían un pollo asado impresionante...y, desde entonces, no paré de acordarme del pollo asado hasta que quedé a comer con Jon un día de diario a mediodía.

Y claro, ¡probamos el pollo! Y efectivamente estaba muy sabroso. Jon pidió steak tartar y también comentó que estaba muy bien preparado.

Hablamos con el creador, dueño y cocinero del restaurante y nos sedujo todo lo que nos contó. Como selecciona los productos en el mercado por la mañana y como desde primera hora prepara los platos con paciencia y dedicación. Es un verdadero enamorado de los productos locales y de la buena materia prima.

La decoración es muy agradable. Es un espacio pequeño pero muy acogedor (por la noche
... opinión completa »