Ordenar por:

relevancia fecha

09/07/2011

Restaurante Murmuri

Hacía tiempo que quería probar el restaurante Murmuri, de Rambla de Catalunya. Así es que el viernes, aprovechando que había quedado para comer con un amigo, decidimos ir .
El restaurante, en el que se elabora cocina de fusión asiática-mediterránea, está situado en una sala rectangular amplia y luminosa, decorada en tonos blancos y negros (sillas y mesas) . Llama la atención un enorme sofá morado que ocupa toda la pared derecha del restaurante. Las lámparas de las mesas, hechas con tiras de bolitas de metal y de grandes dimensiones, le dan un toque muy original a todo el conjunto.
Como se trataba de probar y de no arruinarnos en el intento, elegimos el menú del día que tienen marcado a un precio de 16 euros.
El menú está compuesto de 5 primeros, 5 segundos y 5 postres . Agua, copa de vino, café y pan.
Nos decidimos por una tempura moriwiase de verdura, langostino y calamares, de primero. Correcta, simplemente. No acabó de convencerme la textura de la tempura (algo blanda).
Los segundos fueron una merluza con wok de verduras y salsa americana. El punto de cocción de la merluza, bien logrado.
Arroz meloso de ceps y parmesano al aroma de trufa. Muy bueno. El arroz en su punto justo.
Los postres fueron una macedonia de frutas y un carpaccio de melón con yogur.
Pedimos 1 copa de garnacha y otra de verdejo
La relación calidad/precio, es razonable y las raciones son generosas.
Vajilla de diseño, inglesa. Servilletas de papel.
El servicio es amable y correcto

01/01/2010

Jesús Encinar lo descubrió en diciembre de 2009

Restaurante en el hotel Murmuri del chef Ian Chalermkittichai

Comida asiática creativa.

Estuve en el restaurante que el mismo Chef tiene en Nueva York, el Kittichai (11870.com/pro/kittichai-thai-restaurant) y me gusta más el restaurante de Barcelona. Es una de las comidas más interesantes y originales que puedes probar hoy en Barcelona, sabores originales bien mezclados de distintas cocinas del sudeste asiático. No había plato que fallase, una delicia, para volver muchas veces. El restaurante está puesto en plan modernillo, con un diseño internacional. Sitio de moda con mucha gente guapa para ver y ser vista. El servicio super majo y muy profesional. No es caro para lo bueno que es, creo recordar que salimos a unos 40 euros la cena.

Una única pega, al reservar asegúrate que no te ponen en la mesa de la entrada, es una mesa con taburetes elevados de esos que no puedes apoyar los pies en el suelo y resulta incómoda para cenar.

Servilletas y manteles de tela.

12/12/2011

Riquisísimo y calidad/precio inmejorable

Que sorpresón el de este lugar.

Carta muy completa, cuidada presentación, perfecto para comer a base de picar y todo de una calidad brutal.

Por destacar: el pollo con aderezo de coco y crujiente de arroz y el Tataki de hamachi

Déjate hueco para los postres!