Musée Carnavalet

Ordenar por:

relevancia fecha

17/12/2011

Allons enfants de la Patrie....

No está mal, abre de martes a domingo, y cierra los lunes.Tarifas desde 7'50 euros a 13. Aparte las audioguias. Había bastante gente. No hemos podido ver todo el arte antiguo o prehistoria, porque las salas estaban cerradas o reacondicionandose. Tienen mucho,¡¡ cómo no !! de la Revolución y de la época del Terror. Mucha pintura, y material didáctico. Muy interesante pintura del siglo XVII, XVIII y del XIX. Está en el Marais,y no lejos de la plaza de los Vosgos, y también del museo Cognacq. Expone más de 2600 pinturas, siendo algunas muy famosas,como los retratos de Madame de Sévigné por Lefebvre, Madame Récamier por el baron Gérard o Franz Liszt por Lehma.Mucho y muy interesante,insisto, sobre la Revolución francesa, también mobiliario,maquetas, bustos y esculturas, relojes, armas, y una increible escalera, con pinturas al fresco,que mientras asciendes por ella, los personajes pintados parece que te observan también desde sus balaustradas. Se abrió al público en 1880. Habitó las dependencias la Marquesa de Sévigné entre 1677 y 1696.

El Carnavalet Hotel es uno de los raros ejemplos de arquitectura renacentista en París junto con el patio del Louvre. Es uno de los hoteles más antiguos en el Marais, construido desde 1548 hasta 1560 para la Ligneris Jacques, presidente del Parlamento de París. En 1578, el hotel tomó su nombre actual, por la deformación del nombre de su siguiente propietario de origen bretón, la señora de Kernevenoy.
El hotel original era diferente de lo que vemos hoy: está compuesto por una planta baja, sólo en tres lados y un gran edificio principal con patio,donde muy posteriormente se colocó una estatua de Luis XV. Las esculturas que adornan sus fachadas son atribuidos a Jean Goujon, el autor que también está presente en el Louvre de Francisco I y la Fuente de los Inocentes. La entrada, con sus alegorías en alto relieve (leones, con los trofeos de las armas antiguas y armaduras), causa una fuerte impresión. En el patio, las cuatro estaciones, representadas por los personajes entre las ventanas del primer piso están coronadas por los signos del zodiaco correspondiente (el carnero de la primavera, el cáncer en el verano, el saldo de la caída y Capricornio para el invierno). Hay máscaras y cuernos decorando las arcadas en la planta baja. Es precisamente las arcadas de los antiguos establos de la derecha, donde ahora está la entrada a las salas del museo. Realmente el museo ocupa dos edificios, unidos entre sí. Desde 1655, el hotel fue terminado por el arquitecto François Mansart.
Es muy entretenida e instructiva la visita si te gustan las curiosidades y la Historia, sea o no del país galo. Y estás en pleno Marais,un barrio en que cada vez descubres nuevas tiendas, talleres, galerias,o restaurantes. Hace falta más de una mañana para verlo con detenimiento.. Estuvios 3 horas, y eso que sólo vimos la historia a partir del, digamos fines de Las Luces, del XVIII. En la exposición temporal,planta baja, había una sobre el pueblo,las gentes de París.Y cuelgan, carteles, farolillos antiguos de la ciudad, etc. , restos de historia.

10/02/2009

Madame Tafetán lo descubrió en diciembre de 2008

Museo de historia de Paris

Es el museo de la ciudad, en el cual puedes encontrar información relativa a los diferentes reyes de Francia (por aquello de que era la capital del reino) o a otros personajes notables de la ciudad. Parece que su parte más importante es la que se refiere a la Revolución Francesa, pero yo me quedo con la reproducción de diferentes habitaciones (como la de Marcel Proust), la de una tienda de estilo Art Decó (realmente impresionante, lo que más me gustó) o el salón de baile.
Si no os han resultado curiosas estas tres últimas cosas, os diré que es gratis y que está al lado de la Plaza de los Vosgos, y que aunque su organización es un poco caótica, no se hace pesada su visita y se tarda muy poquito.
Si no vais es porque no queréis :D