Museu Nacional d'Art de Catalunya

Ordenar por:

relevancia fecha

22/05/2011

Todo el Románico, Gótico y mucho más

Este museo, después de sus repetidas reformas y ampliaciones, ha quedado como un lugar de obligada visita cuando se está en Barcelona.
La concentracíon de frescos y retablos y esculturas del románico y el gótico no tiene parangón en el mundo y está admirablemente instalado.
Además, tiene alojado el alucinante Llegat Cambó (el legado de 50 soberbias pinturas del renaciimiento que hiciera a Barcelona el político, financiero y filántropo Francesc Cambó), parte de la Coleción Thyssen Bornemisza, depositada en el Museo, una importante sección de arte moderno, de fotografía, etc.
Vale la pena ir, con calma y dedicarle una mañana. No es mala idea, como remate, quedarse a almorzar en el restaurante del propio mueso con unas vistas sobre Barcelona difíciles de igualar.

15/03/2007

Salva lo descubrió en marzo de 2007

Museu Nacional d'Art de Catalunya

El MNAC comprende todas las artes (escultura, pintura, artes del objeto, dibujos, grabados, carteles, colección de fotografía y colección de numismática) y tiene la misión de explicar un discurso global del arte catalán, desde el románico hasta mediados del siglo XX. En el caso de las colecciones de románico y de gótico, este discurso viene marcado por la procedencia catalana de gran parte de las piezas, a pesar de que, concretamente en el gótico, se hace una comparación con el arte de otras procedencias. En cuanto a la colección de renacimiento y barroco, las obras que la integran conducen hacia un discurso más internacional, de la mano de grandes pintores, como, por ejemplo, El Greco, Zurbarán, Velázquez, Cranach, Rubens... Los fondos del MNAC pertenecientes al arte de finales del siglo XIX y las primeras décadas del siglo XX vuelven a estar constituidos mayoritariamente por ejemplos de artistas catalanes, que se articulan en un discurso que explica el modernismo, el noucentisme y las vanguardias, siempre teniendo en cuenta todas las artes.

16/06/2010

Es un museo increíble. Puedes ver unas obras preciosas.

16/03/2007

Un museo con sorpresas

Pensaba que lo mejor era el románico hasta que descubrí el Gótico. Luego me sorprendió alguna cosa del Legado Cambó (com un Quentin de Latour, que resulta que es un pastel) y me fascinó la sala de Julio González. Hace poco me redescubrió el mobiliario modernista y cada día que subo al MNAC me encuentro con alguna otra sorpresa.